Dra­ma­tur­gia mi­cro

Tea­tro Bre­ve, que se desa­rro­lla en Si­ner­gia De­sign, pro­po­ne obras de cor­ta du­ra­ción, en es­pa­cios re­du­ci­dos y pa­ra po­co pú­bli­co. ¿La idea? Una ex­pe­rien­cia ín­ti­ma, in­ten­sa y di­ná­mi­ca.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - SO­LE­DAD GA­GO

EL MI­CRO TEA­TRO EM­PE­ZÓ EN MA­DRID Y ES TEN­DEN­CIA MUN­DIAL

SE PUE­DE VER DE MIÉR­CO­LES A DO­MIN­GOS EN SI­NER­GIA DE­SIGN

Hay tres sa­las chi­qui­tas, ín­ti­mas. Hay un es­ce­na­rio que no es es­ce­na­rio. Hay si­llas cer­ca, bien cer­ca. Hay dos pro­duc­to­res y di­rec­to­res ge­ne­ra­les. Hay cua­tro di­rec­to­res. Hay un gru­po de ac­to­res. Y hay gen­te. Por­que, ya lo sa­be­mos, pa­ra que ha­ya tea­tro, al­guien tie­ne que ac­tuar y al­guien, que mi­rar. Pe­ro en­ton­ces em­pie­za la obra, y uno sien­te que hay al­go más. Que aque­llo es tea­tro, pe­ro es una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te, una ex­pe­rien­cia en sí mis­ma. Que aque­llo no so­lo se mi­ra, sino que se sien­te, que es par­te de la es­ce­na, y que las ri­sas sue­nan más fuer­tes por la cer­ca­nía, por el con­ta­gio. Por el tea­tro.

Es do­min­go y Si­ner­gia De­sign pa­re­ce es­tar tran­qui­lo. Al­gu­nas per­so­nas es­tán to­man­do una cer­ve­za, un gru­po de ami­gos co­mien­do, y, lo que pa­re­ce una fa­mi­lia, to­ma ca­fé en una me­sa en­fren­ta­da a la en­tra­da de las sa­las. Son las ocho de la no­che y, si se en­tra al lo­cal por Co­lo­nia, a la iz­quier­da hay un car­tel que di­ce: Tea­tro Bre­ve. Bo­le­te­ría. Es que den­tro de me­dia ho­ra so­na­rá una cam­pa­na— co­mo la que so­na­ba pa­ra sa­lir a los re­creos de la es­cue­la— que da­rá ini­cio a la pri­me­ra de las tres obras que se ve­rán en la no­che en ca­da una de las tres sa­las que fue­ron acon­di­cio­na­das por Si­ner­gia pa­ra la oca­sión.

Tea­tro Bre­ve es una ini­cia­ti­va de Mar­co Man­fri­ni y Gas­tón To­re­llo, que son los pro­duc­to­res y di­rec­to­res ge­ne­ra­les de ca­da ci­clo; la mo­vi­da con­sis­te en pre­sen­tar tres o cua­tro obras de quin­ce mi­nu­tos, con un in­ter­va­lo de diez o quin­ce mi­nu­tos más y que se renuevan mes a mes. “Las obras de cor­ta du­ra­ción son ten­den­cia en un mun­do don­de se bus­ca in­me­dia­tez y la ex­pe­rien­cia del mo­men­to”, cuen­ta Mar­co. “Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ver có­mo fun­cio­na es­te ti­po de pro­pues­tas en gran­des ciu- da­des co­mo Ma­drid, Nue­va York, Mia­mi, Bue­nos Ai­res y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que va a te­ner la mis­ma res­pues­ta en nues­tra ciu­dad, en don­de el pú­bli­co de­man­da con­te­ni­dos in­no­va­do­res que sal­gan de su ru­ti­na o de lo que es­tán acos­tum­bra­dos a ver”, agre­ga. Así, to­das las se­ma­nas de miér­co­les a do­min­gos en­tre las 20.30 y las 23.30, se pue­de dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de Tea­tro Bre­ve.

El mi­cro tea­tro es un for­ma­to que co­men­zó en Ma­drid, en 2009, de la mano del di­rec­tor Mi­guel Alcantud. Un gru­po de 50 ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes en­tre di­rec­to­res, ac­to­res y dra­ma­tur­gos pre­sen­tó du­ran­te quin­ce días un pro­yec­to tea­tral que rea­li­za­ron en un an­ti­guo pros­tí­bu­lo. Ca­da pie­za se desa­rro­lla­ba en una de las ha­bi­ta­cio­nes y te­nían tres as­pec­tos en co­mún: te­nían que du­rar en­tre 10 y 15 mi­nu­tos, eran pa­ra 10 per­so­nas y de­bían tra­tar so­bre la pros­ti­tu­ción.

Tea­tro Bre­ve to­ma ese for­ma­to pa­ra ins­ta­lar­se co­mo una pro­pues­ta per­ma­nen­te en Uru­guay. Ade­más, es la pri­me­ra pro­pues­ta cul­tu­ral de Si­ner­gia De­sign. “Es­te año es­ta­mos apos­tan­do des­de agos­to, que hi­ci­mos el re­lan­za­mien­to de Si­ner­gia, a una pro­pues­ta cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca pa­ra el es­pa­cio, por­que en­ten­di­mos que en­tre co­pas y co­mi­das es que em­pie­zan a su­ce­der otras co­sas y el es­pa­cio que­ría pro­po­ner ex­pe­rien­cias. En­tre ellas, ex­pe­rien­cias cul­tu­ra­les, que atra­je­ran un pú­bli­co dis­tin­to”, cuen­ta Pao­la Ra­pet­ti, de Si­ner­gia.

A las 20.30 sue­na la pri­me­ra cam­pa­na. Sa­la 2. Foo­tix o la pe­sa­dum­bre de la per­se­ve­ran­cia. Jo­se­fi­na Trías, Ce­ci­lia Yá­ñez, Ali­na Ne­grin y Ni­co­lás Pe­rey­ra. El es­ce­na­rio es­tá a ni­vel del sue­lo, las si­llas ca­si pe­ga­das a los ac­to­res, y así, si ellos se ríen, res­pi­ran o gri­tan, no­so­tros tam­bién nos reí­mos y res­pi­ra­mos (no gri­ta­mos, cla­ro).

En 15 mi­nu­tos ocu­rre to­do y to­do es, ca­si siem­pre, una ri­sa ge­ne­ral a car­ca­ja­das. La tra­ma se cen­tra en los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el pri­mer cam­peo­na­to de lu­cha li­bre de mas­co­tas de mun­dia­les y Foo­tix (mas­co­ta de Fran­cia 98) bus­ca un ani­ma­dor que lo acom­pa­ñe. La ac­ción trans­cu­rre en el cas­ting pa­ra ser Foo­tix, en el que ocu­rre ab­so­lu­ta­men­te to­do (in­clu­so, has­ta una can­ción de Luis Mi­guel). “Siem­pre hay que con­tar una his­to­ria, por más mí­ni­ma que sea, esa es la res­pon­sa­bi­li­dad, el desafío acá es que te­nés me­nos tiem­po, pe­ro los me­ca­nis­mos ac­to­ra­les in­ter­nos de cons­truc­ción son siem­pre los mis­mos. Por su­pues­to que al ser me­nos tiem­po uno tie­ne que equi­li­brar la ener­gía de otra for­ma, lar­gar­la más rá­pi­do. Pe­ro se trans­for­ma en un muy buen en­tre­na­mien­to”, di­ce so­bre la ex­pe­rien­cia Jo­se­fi­na Trías, ac­triz.

A di­fe­ren­cia del tea­tro con­ven­cio­nal, di­ce Mar­co, que tam­bién es ac­tor, “el desafío es po­der cap­tar la aten­ción del es­pec­ta­dor ni más en­tra a la sa­la y no sol­tar­lo has­ta el mi­nu­to 15. La ex­pe­rien­cia no so­lo pa­sa por la du­ra­ción sino tam­bién por la pues­ta en es­ce­na de ca­da obra. El pú­bli­co es par­te de la es­ce­no­gra­fía y ve la obra des­de un pun­to de vis­ta dis­tin­to e ín­ti­mo que inevi­ta­ble­men­te ha­ce que se in­vo­lu­cre aún más en la his­to­ria que se quie­re con­tar”. En es­te sen­ti­do, el for­ma­to de es­te ti­po de tea­tro (que en esen­cia es siem­pre el mis­mo) im­pli­ca una es­ce­no­gra­fía mí­ni­ma y una dis­po­si­ción del pú­bli­co en la sa­la que ha­ga que to­dos es­tén cer­ca de lo que es­tá su­ce­dien­do.

La pro­pues­ta de Tea­tro Bre­ve se di­vi­de en ci­clos de un mes. El pri­me­ro, que em­pe­zó el 21 de se­tiem­bre y ter­mi­nó el do­min­go 21 de oc­tu­bre, tu­vo diez obras que reunie­ron a un equi­po de “más de 30 ar­tis­tas en­tre ac­to­res, dra­ma­tur­gos y di­rec­to­res que se pu­sie­ron la ca­mi­se­ta de Tea­tro Bre­ve des­de el ini­cio”, cuen­ta Mar­co. El se­gun­do, que se pue­de ver des­de el miér­co­les 24, su­mó 10 obras y ade­más man­tie­ne a va­rias de las pro­pues­tas del ci­clo an­te­rior.

Una vez que ter­mi­na la pri­me­ra obra, hay quin­ce o vein­te mi­nu­tos has­ta que co­mien­ce la se­gun­da. Por la pro­pues­ta de Si­ner­gia, hay va­rios pues­tos pa­ra apro­ve­char a co­mer o to­mar al­go. A las sa­las no se pue­de in­gre­sar con co­mi­da, pe­ro sí con la be­bi­da. Allí to­do pa­re­ce más des­con­trac­tu­ra­do, más sin tan­tas “re­glas”. Allí se pue­den con­ju­gar va­rias ideas, va­rios len­gua­jes: sa­lir a to­mar al­go y ver una obra de tea­tro y, si en­gan­cha, po­der ver otra, otra y otra.

“La pro­pues­ta tie­ne un for­ma­to ágil y de al­gu­na ma­ne­ra acer­ca el mun­do del tea­tro a gen­te que ca­paz no es­tá acos­tum­bra­da a ir al tea­tro o que no con­su­me una obra dos ho­ras en una sa­la. A ve­ces es un pú­bli­co más jo­ven, por­que los jó­ve­nes bus­can for­ma­tos más di­ná­mi­cos, pe­ro por qué no, el que se acer­ca al for­ma­to de tea­tro bre­ve, le aga­rre el gus­ti­to al tea­tro y pue­da ser co­mo el tram­po­lín pa­ra ver obras más lar­gas y col­gar­se con eso”, di­ce Pao­la, de Si­ner­gia.

Un po­co des­pués de las 21 vuel­ve a so­nar la cam­pa­na. Es­ta vez es en la sa­la 3 y lo que va­mos a ver se lla­ma La co­rrec­ción, una pie­za so­bre el idio­ma es­pa­ñol, un ta­xi boy y una fun­da­men­ta­lis­ta del len­gua­je. Sue­na a de­li­rio, y un po­co lo es. Pe­ro Es­te­fa­nía Acos­ta y Emi­li­ano Duar­te ha­cen un tra­ba­jo in­ten­so y apa­sio­na­do que, a pe­sar del de­li­rio y has­ta am­bi­güe­dad, ha­ce que la sa­la es­té en una so­la ri­sa du­ran­te los quin­ce mi­nu­tos que du­ra la fun­ción.

La si­guien­te y úl­ti­ma obra de la no­che es Swin­gers, una pie­za que cues­tio­na la do­ble mo­ral y el do­ble dis­cur­so des­de la si­tua­ción de una pa­re­ja que se de­ba­te en­tre ir o no a una fies­ta swin­ger. En el pri­mer ci­clo de Tea­tro bre­ve apun­ta­ron a la co­me­dia, pe­ro eso no im­pli­ca que el dra­ma que­de afue­ra de es­te for­ma­to.

To­dos los tex­tos, di­ce Mar­co, son de au­to­res na­cio­na­les y pa­ra se­guir ali­men­tan­do los ci­clos que vie­nen, hi­cie­ron “va­rios lla­ma­dos de dra­ma­tur­gia” y en un mes se pre­sen­ta­ron más de 100 tex­tos con his­to­rias pa­ra ser re­pre­sen­ta­das du­ran­te quin­ce mi­nu­tos.

“Si el tea­tro es una ex­pe­rien­cia de lo efí­me­ro acá se po­ten­cia más aún”, di­ce Jo­se­fi­na, ac­triz. Ter­mi­na la úl­ti­ma obra. Va­rias per­so­nas del pú­bli­co se que­dan en el lu­gar. Al­gu­nas co­men­tan la obra. Otras se si­guen rien­do. Otras di­cen que qué ma­ne­ra de reír­nos. Otros se van a to­mar al­go. En de­fi­ni­ti­va, esa era la idea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.