Los triun­fos abs­trac­tos de Vicky Ba­rran­guet.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - FA­BIÁN MU­RO

VICKY BA­RRAN­GUET

Las ar­tis­ta uru­gua­ya triun­fa en Nue­va York con sus gran­des e in­ten­sos lien­zos que ex­hi­ben ener­gía, al­go de caos y mu­cha ins­pi­ra­ción.

To­dos me pre­gun­tan cuán­to tiem­po me lle­va pin­tar un cua­dro. Y siem­pre res­pon­do: ‘ 20 años’. Por­que ese es el tiem­po que lle­vo pin­tan­do”, di­ce Vicky Ba­rran­guet des­de el ba­rrio As­to­ria, par­te de Queens, uno de los cin­co dis­tri­tos de Nue­va York. La res­pues­ta es­tán­dar de Ba­rran­guet es bas­tan­te apro­pia­da pa­ra apre­ciar el es­ti­lo de su obra, don­de los lí­mi­tes son di­fu­sos y no que­da na­da cla­ro cuál es el prin­ci­pio y cuál el fin. Co­lo­res, for­mas y tra­zos se en­tre­mez­clan y su­per­po­nen en un mag­ma caó­ti­co y enér­gi­co. “Sí, hay caos en mi obra”, aco­ta la pin­to­ra.

Ese caos es­tá en­con­tran­do ca­da vez más adep­tos en el mer­ca­do del ar­te neo­yor­quino e in­ter­na­cio­nal. Ba­rran­guet es la ar­tis­ta de la tem­po­ra­da (oto­ño bo­real) de la ga­le­ría on­li­ne Saat­chi Art, una pla­ta­for­ma vir­tual que —por el vo­lu­men de ar­tis­tas que ma­ne­ja y tam­bién por sus equi­pos de cu­ra­do­res y pro­mo­to­res— se ha con­ver­ti­do en una de las más im­por­tan­tes de la ac­tua­li­dad. A tra­vés de esa pá­gi­na se pue­den ad­qui­rir obras de Ba­rran­guet, que pue­den ir de los 5.000 a los 28.000 dó­la­res. Pe­ro sus obras tam­bién pue­den com­prar­se a la vie­ja usan­za —en­tran­do a una ga­le­ría de ar­te— o in­clu­so a tra­vés de las re­des so­cia­les. “Sí, tam­bién ven­do gra­cias a Ins­ta­gram”, co­men­ta.

Ba­rran­guet es­tá en un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te fruc­tí­fe­ro e in­ten­so en su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca. Ade­más de ser pro­lí­fi­ca tam­bién es­tá ob­te­nien­do ca­da vez más re­co­no­ci­mien­to y al­can­ce. “Es­tos úl­ti­mos dos o tres años, mi ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal se ha in­ten­si­fi­ca­do mu­cho”, agre­ga y men­cio­na que es­te año va a cul­mi­nar con su par­ti­ci­pa­ción en seis fe­rias de ar­te (gran­des even­tos pa­ra di­fun­dir y co­mer­cia­li­zar ar­te), la pró­xi­ma de ellas en Mia­mi. Ade­más, tam­bién ha­ce ca­da vez más pin­tu­ras por en­car­go, co­mo el gran cua­dro que pin­tó el año pa­sa­do pa­ra uno de los lo­ca­les neo­yor­qui­nos de la em­pre­sa de con­sul­to­ría Pri­ceWa­ter­hou­se Coo­per.

A di­fe­ren­cia de quie­nes pri­me­ro se ha­cen un nom­bre en su país an­tes de tras­cen­der en otros la­dos, Ba­rran­guet no te­nía tra­yec­to­ria en Uru­guay an­tes de em­pe­zar a ha­cer­se no­tar en Es­ta­dos Uni­dos. La su­ya es una ca­rre­ra he­cha en­te­ra­men­te en ese país. En 1996, con 23 años, se mu­dó a Bos­ton a vi­vir con su en­ton­ces pa­re­ja y ac­tual es­po­so, el pia­nis­ta Gus­ta­vo Ca­se­na­ve, quien en ese mo­men­to iba a la Uni­ver­si­dad de Mú­si­ca de Ber­klee. Al año, la pa­re­ja se ha­bía mu­da­do a Nue­va York y ella — que ya ha­bía em­pe­za­do a to­mar cla­ses de di­bu­jo y pin­tu­ra en Bos­ton— em­pe­zó a ir a The Art Stu­dents Lea­gue, una es­cue­la de ar­te en la que, por ejem­plo, tam­bién se for­ma­ron ar­tis­tas co­mo Man Ray, Ro­bert Raus­chen­berg, Jack­son Po­llock y Mark Roth­ko.

Jus­ta­men­te, uno de los pro­fe­so­res más im­por­tan­tes pa­ra Ba­rran­guet, Wi­lliam Scharf, ha­bía si­do dis­cí­pu­lo de Roth­ko. Scharf fue una in­fluen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra Ba­rran­guet co­mo ar­tis­ta, aun­que ella se­ña­la que de to­dos los pro­fe­so­res que tu­vo —en­tre ellos, Cle­ver La­ra— apren­dió al­go im­por­tan­te.

“Scharf era un ti­po alu­ci­nan­te”, di­ce la ar­tis­ta re­cor­dan­do a su an­ti­guo maes­tro, con quien man­tu­vo con­tac­to lue­go de egre­sar de la es­cue­la y que fa­lle­ció es­te año. “Con él em­pe­cé ha­cien­do ar­te fi­gu­ra­ti­vo, di­bu­jan­do con mo­de­los y de­más. Pe­ro cuan­do es­tu­ve con él es­tu­dian­do de al­gu­na for­ma por su in­fluen­cia me fui yen­do ca­da vez más ha­cia lo abs­trac­to”.

Otra in­fluen­cia im­por­tan­te es la mú­si­ca de su ma­ri­do. Cuan­do em­pe­za­ron a con­vi­vir, él to­ca­ba el piano y ella pin­ta­ba. La re­la­ción en­tre los oí­dos y la mano de Ba­rran­guet se es­tre­chó tan­to que no pue­de crear sus gran­des lien­zos abs­trac­tos si no hay mú­si­ca so­nan­do: “Cuan­do él no es­ta­ba y fal­ta­ba la mú­si­ca, me fal­ta­ba al­go pa­ra la crea­ción. Nos lle­vó un tiem­po dar­nos cuen­ta de eso, pe­ro en un mo­men­to se nos dio por ha­cer un es­pec­tácu­lo en vi­vo, don­de él to­ca­ra y yo pin­ta­ra. Y la pri­me­ra vez que lo hi­ci­mos fue en 2005, en la Sa­la Zi­ta­rro­sa. Y lue­go se­gui­mos ha­cién­do­lo acá en Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do lo em­pe­za­mos a idear, le de­cía a Gus­ta­vo que me iba a cos­tar mu­cho es­tar fren­te al pú­bli­co, pe­ro no fue así. Pin­tan­do, me sien­to muy có­mo­da y de al­gu­na ma­ne­ra lle­va­mos lo que ha­cía­mos en ca­sa a los es­ce­na­rios”.

CA­LI­DAD. Ba­rran­guet ya no pin­ta en su ca­sa. Lue­go de deam­bu­lar por va­rios lu­ga­res, con­si­guió te­ner su pro­pio es­tu­dio en el ba­rrio de East Har­lem, al cual lle­ga cru­zan­do el río ( East Ri­ver) que se­pa­ra a Queens de Man­hat­tan. Ese fue un cam­bio im­por­tan­te pa­ra ella co­mo ar­tis­ta, y no du­da en atri­buir su buen mo­men­to a te­ner su pro­pio es­tu­dio. Tam­bién in­flu­ye en su ra­cha que sus hi­jas ya es­tán un po­co más gran­des (9 y 15 años res­pec­ti­va­men­te) y ella dis­po­ne de un po­co más de tiem­po pa­ra su crea­ción.

Tam­bién fue fun­da­men­tal el des­ta­que de Saat­chi Art, y la pro­mo­ción que esa ga­le­ría ha­ce de sus obras. “El mun­do del ar­te es­tá cam­bian­do drás­ti­ca­men­te y uno de esos cam­bios es que es­tá pa­san­do lo mis­mo que ha pa­sa­do con Uber o Airbnb”, di­ce en re­fe­ren­cia a que lo fí­si­co tien­de a des­apa­re­cer y ser re­em­pla­za­do por lo vir­tual. “Ca­da vez cie­rran más ga­le­rías. Eso se ve cons­tan­te­men­te acá en Nue­va York. Lo fí­si­co se va a la pla­ta­for­ma on­li­ne. Eso ha­ce que ha­ya ca­da vez más fe­rias de ar­te y la ofer­ta es mons­truo­sa. Han apa­re­ci­do mu­chas pla­ta­for­mas on­li­ne y dos de las pri­me­ras fue­ron Ar­tsy y Saat­chi Art. La di­fe­ren­cia es que Ar­tsy es ex­clu­si­va­men­te pa­ra ga­le­rías, mien­tras que a Saat­chi Art cual­quier per­so­na pue­de su­bir su ar­te, sea pro­fe­sio­nal o no. Eso es bas­tan­te po­lé­mi­co, pe­ro Saat­chi Art tie­ne un gru­po de cu­ra­do­res que tra­ba­jan cons­tan­te­men­te, y eso ha­ce la di­fe­ren­cia en cuan­to a la ca­li­dad”.

Esos cam­bios, con­ti­núa, le han da­do más po­der a los ar­tis­tas, pe­ro tam­bién le han da­do mu­cha más com­pe­ten­cia. Co­mo ella mis­ma di­ce, la ofer­ta es mons­truo­sa, y des­ta­car­se en­tre tan­tos no es fá­cil. “Yo tam­bién me pro­mo­ciono mu­cho más, le pon­go to­do lo que pue­do a eso, por­que ten­go una fa­mi­lia y ten­go que ven­der. Es ra­rí­si­mo pro­mo­cio­nar­se a sí mis­mo, es nar­ci­sis­ta”.

Aun­que di­ce que le en­can­ta­ría te­ner una pre­sen­cia más des­ta­ca­da en Uru­guay, sos­tie­ne que es muy di­fí­cil. En par­te por­que ac­tual­men­te tie­ne mu­cho tra­ba­jo en Nue­va York, y en par­te por­que la ciu­dad mis­ma “te ab­sor­be, te co­me”, co­mo ex­pli­ca. Sin em­bar­go, a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da tu­vo que re­gre­sar a Uru­guay y es­tu­vo por más de un año vi­vien­do acá. Ahí em­pe­zó a ir al ta­ller de Cle­ver La­ra, aun­que al prin­ci­pio no es­ta­ba se­gu­ra de si se­ría útil ir, por las gran­des di­fe­ren­cias de es­ti­lo en­tre ella y La­ra. “Pe­ro el in­put que me dio si­gue es­tan­do en mi obra”.

En par­te, lo que Ba­rran­guet des­ta­ca de ca­si to­dos sus maes­tros es que le per­mi­tie­ron y es­ti­mu­la­ron a ser li­bre y ex­pre­sar lo que qui­sie­ra. “Una so­la vez me pa­só, en Bos­ton, con una pro­fe­so­ra que —más allá de las en­se­ñan­zas téc­ni­cas— no me de­ja­ba ex­pre­sar­me. Y eso me blo­queó, no po­día pin­tar. Fue la pri­me­ra vez que me pa­só”.

—¿Te pa­só al­gu­na vez más?

— Cuan­do Do­nald Trump fue ele­gi­do pre­si­den­te. Fue co­mo un lu­to, te­rri­ble. No po­día pin­tar.

El ca­mino de vuel­ta ha­cia la pin­tu­ra lue­go de esa ex­pe­rien­cia vino de una in­vi­ta­ción a par­ti­ci­par de una mues­tra co­lec­ti­va lla­ma­da Trum­po­ma­nia, y rea­li­za­da el año pa­sa­do en la ga­le­ría Sa­lo­mon Arts Ga­llery. “Em­pe­cé a bus­car la for­ma de ex­pre­sar lo que sen­tía a mi ma­ne­ra, pin­tan­do abs­trac­to. Pe­ro no me sa­lía. Pen­sa­ba: ‘Es­to es muy lin­do pa­ra es­te ti­po’. No po­día”. La so­lu­ción fue vol­ver a pin­tar co­mo no ha­bía he­cho en mu­chos años: de ma­ne­ra fi­gu­ra­ti­va”. A esa obra, Ba­rran­guet le ado­só un tex­to de Eduar­do Ga­leano pa­ra re­don­dear su co­men­ta­rio so­bre la elec­ción de Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

—Vuel­vo a la pre­gun­ta del prin­ci­pio. ¿ Có­mo sa­bés cuán­do un cua­dro es­tá pron­to?

—Mien­tras pin­to, voy bus­can­do el ba­lan­ce per­fec­to, y lle­ga un mo­men­to en el cual la obra tie­ne vi­da pro­pia, ha­bla por sí mis­ma. A ve­ces, eso ocu­rre lue­go de me­ses de tra­ba­jo. Otras, so­lo lle­va unas ho­ras.

“SE INTENSIFICÓ MU­CHO MI TRA­BA­JO EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.