Bien­ve­ni­do a tu ca­sa

Cin­co his­to­rias so­bre el pri­mer ho­gar le­jos de los pa­dres

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - ROSALÍA SOU­ZA

In­de­pen­den­cia”. Esa es la pa­la­bra que ca­si to­dos los en­tre­vis­ta­dos de es­ta no­ta tu­vie­ron en co­mún. Esa o al­gún si­nó­ni­mo co­mo “ser res­pon­sa­ble de mí mis­mo” o “li­ber­tad”. La con­se­cuen­cia de esa in­de­pen­den­cia, pa­ra la ma­yo­ría, es la ma­du­rez. Cre­cer. Sa­lir de la ca­sa de los pa­dres pa­ra desa­rro­llar­se y em­pren­der un ca­mino pro­pio. Al­gu­nos an­tes, otros más tar­de. Otros lo pue­den pre­me­di­tar, a otros se les im­po­ne. Lo im­por­tan­te, di­ce la psi­có­lo­ga Ma­ria­na Álvez, es que “te­ner tu pro­pio es­pa­cio a ni­vel psi­co­ló­gi­co es un te­ma de or­gu­llo, de opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to, de in­de­pen­den­cia, de ma­du­rez, de desafío. Esa ex­pe­rien­cia nos en­ri­que­ce co­mo per­so­nas”. Tam­bién es­tán aque­llos que lo pos­ter­gan por acom­pa­ñar a sus fa­mi­lias y aque­llos otros que lo ade­lan­tan por­que no les que­da otra. Co­mo cuan­do hay que cam­biar de ciu­dad pa­ra es­tu­diar y ma­du­rar de gol­pe. Es­tas son his­to­rias de per­so­nas que ya die­ron el pa­so y es­tán cons­tru­yen­do su pri­mer ho­gar le­jos de la ca­sa fa­mi­liar.

ROM­PER LA TRA­DI­CIÓN. Pri­me­ro fue el di­bu­jo de la ca­si­ta de dos aguas, el sol bri­llan­do en el cie­lo ce­les­te, el pai­sa­je y la familia. Flo­ren­cia (27) vie­ne de una familia tra­di­cio­nal y de chi­qui­ta te­nía la idea de que iba a sa­lir de la ca­sa de sus pa­dres pa­ra ca­sar­se, “te­ner hi­jos y ser ve­te­ri­na­ria; co­sa que no va a su­ce­der. Por lo me­nos por aho­ra”. Lo de la ve­te­ri­na­ria es­tá des­car­ta­do, Flo­ren­cia fue por la ra­ma de la co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual.

Des­pués fue la idea de ir­se bien le­jos. “Tu­ve muy pre­sen­te la in­ten­ción de ir­me pa­ra afue­ra, in­clu­so hi­ce lo que se lla­ma ba­chi­lle­ra­to in­ter­na­cio­nal”, cuen­ta Flo­ren­cia, y ahí es­ta­ba im­plí­ci­to lo de vi­vir so­la. To­da­vía se acuer­da de un ca­tá­lo­go que lle­gó a la biblioteca de su co­le­gio, de la Lon­don Co­lle­ge of Com­mu­ni­ca­tion; lo vio, se enamo­ró, lo abra­zó y di­jo: “Yo voy a ir a es­te lu­gar”.

En el ca­mino, es­ta­ban esas pe­lí­cu­las holly­woo­den­ses, “co­me­dias bo­bas”, pe­ro que mos­tra­ban ca­da vez más a mu­je­res in­de­pen­dien­tes, pro­fe­sio­na­les, fuer­tes, vi­vien­do so­las. A Flo­ren­cia le en­can­ta­ba esa con­cep­ción, pe­ro era al­go que que­da­ba re­le­ga­do a un se­gun­do plano, por­que lo pri­me­ro era es­tu­diar y sa­lir al mun­do.

En­ton­ces to­do cam­bió. Lo de ir­se a otro país se con­vir­tió en de­seo del pa­sa­do. El pre­sen­te atra­pó a Flo­ren­cia con la ne­ce­si­dad de un es­pa­cio pa­ra ella. Por un la­do, que­ría acer­car­se más a la ciu­dad: des­de ha­cía ocho años vi­vía con su familia en La Flo­res­ta y la dis­tan­cia se sen­tía ca­da vez más, so­bre to­do por­que tie­ne cin­co tra­ba­jos muy de­man­dan­tes. “To­dos im­pli­can que to­me de­ci­sio­nes, que es­té pro­du­cien­do y por mo­men­tos ne­ce­si­ta­ba un es­pa­cio don­de lle­gar, es­tar cin­co mi­nu­tos, des­can­sar la cabeza, de­cir ‘es­toy acá y ya arran­co con otra ac­ti­vi­dad’.”

“Tam­bién que­ría des­cu­brir­me a mí mis­ma”, re­sal­ta. Flo­ren­cia que­ría co­no­cer­se co­mo adul­ta y cons­truir al­go pro­pio. La ca­sa, en la que vi­ve des­de ha­ce dos me­ses, no es de ella, es un al­qui­ler que com­par­te con una ami­ga. Pe­ro es su lu­gar y se va ma­te­ria­li­zan­do el ideal de es­pa­cio que an­tes cons­truía en su cabeza.

El so­fá ama­ri­llo, la me­sa con si­llas de co­lo­res y las flo­res fres­cas son el re­sul­ta­do vi­sual de al­go mu­cho más gran­de: el pri­mer ho­gar de Flo­ren­cia fue­ra de la ca­sa de sus pa­dres.

“El día que le con­té a mi abue­lo que me iba a mu­dar, me pre­gun­tó si es­ta­ba to­do bien, si te­nía al­gún pro­ble­ma con mis pa­dres y le tu­ve que ex­pli­car que no, que sim­ple­men­te me que­ría ir a vi­vir so­la y pa­ra él, en su cabeza, so­na­ba ra­ro”, cuen­ta. Fue la pri­me­ra mu­jer de su familia en sa­lir de su ca­sa por­que que­ría vi­vir so­la; sal­vo por su tía, que se fue a Pun­ta del Es­te, pe­ro por tra­ba­jo.

Aun­que fue­ron va­rios años de dar­le vuel­ta a la idea, en abril to­mó la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va. Fue­ron me­ses de bús­que­da y de aho­rro, y en el me­dio, ca­da vez que veía al­go que sa­bía que le po­día ser­vir pa­ra su ca­sa, lo com­pra­ba. “Mi ami­ga, cuan­do vio to­do lo que te­nía, me di­jo: ‘¿vos có­mo te­nés tan­tos pla­tos?’ Son ele­men­tos, son co­sas y no sig­ni­fi­can na­da por sí so­los, pe­ro eran par­te del ideal de cons­truc­ción del es­pa­cio que que­ría. Yo era una ado­les­cen­te ale

gre”. Lo de com­par­tir al­qui­ler se dio de ca­sua­li­dad, por­que jus­to su ami­ga ne­ce­si­ta­ba em­pe­zar de cero y por­que sa­bía que la con­vi­ven­cia se­ría com­pa­ti­ble. Aun­que Flo­ren­cia se re­co­no­ce más in­ten­sa y di­ce que sus es­ti­los de vi­da no son tan pa­re­ci­dos, am­bas sa­ben res­pe­tar los lí­mi­tes de la otra y pue­den, an­te to­do, te­ner un diá­lo­go sin­ce­ro. El otro pun­to im­por­tan­te fue el amor por los pe­rros, Flo­ren­cia tie­ne a Ber­lín, de gran ta­ma­ño, y su ami­ga a Li­sa y Ne­gra, por lo que la bús­que­da de ho­gar de­pen­día del es­pa­cio pa­ra ellos. Lo en­con­tra­ron.

EL PA­SO. La ca­sa de Max (29) no pa­re­ce el es­pa­cio de al­guien que se mu­dó ha­ce dos me­ses. To­do lo con­tra­rio, da la im­pre­sión de que ha­ce años que es­tá ahí. El cua­dro de Dra­gon Ball en la pa­red, los al­moha­do­nes de joys­ticks so­bre el so­fá y las más­ca­ras col­ga­das en el per­che­ro, más bien ha­blan de al­guien que ha­ce mu­cho es­tá ha­cien­do de su ca­sa al­go más su­yo.

Pe­ro sí, ha­ce dos me­ses que Max se mu­dó por pri­me­ra vez de la ca­sa de sus pa­dres, en Las Pie­dras. Aun­que ha­ce cua­tro que es­tá de­trás de los pa­pe­les y un año que re­sol­vió dar ese pa­so. Hu­bo va­rios fac­to­res que con­flu­ye­ron pa­ra que fue­ra po­si­ble, el pri­mor­dial, fue que ade­más de los tra­ba­jos free­lan­ce que ve­nía ha­cien­do des­de ha­cía tiem­po, con­si­guió un em­pleo fi­jo y pu­do em­pe­zar a ad­mi­nis­trar­se me­jor.

Apar­te, es­ta­ba la res­pon­sa­bi­li­dad de de­jar a sus pa­dres. “Mi nú­cleo fa­mi­liar es mi papá, mi ma­má y yo. Ellos son ju­bi­la­dos y el úni­co que co­bra ju­bi­la­ción, mí­ni-

ma, es mi papá, por lo que yo era el sos­tén de la familia”, cuen­ta. Pe­ro ha­cía mu­cho tiem­po que Max so­ña­ba con mu­dar­se, con vi­vir en Mon­te­vi­deo y es­tar cer­ca de sus ac­ti­vi­da­des del día a día. Lo re­te­nía el he­cho de que el di­ne­ro no era su­fi­cien­te co­mo pa­ra ayu­dar en su ca­sa y sub­sis­tir. Ade­más de ad­mi­nis­trar­se me­jor, di­ce que de­jó la ado­les­cen­cia de la­do y ya no se com­pra ni co­mics ni vi­deo­jue­gos por­que cree que “uno no pue­de ga­nar al­go sin sa­cri­fi­car al­go más a cam­bio. Tam­bién di­je: ‘Aho­ra real­men­te no voy a po­der ni via­jar ni sa­lir ni mu­chas co­sas, pe­ro voy a te­ner un es­pa­cio pa­ra mí que va a po­ten­ciar mi iden­ti­dad’.”

“Te pin­tan eso de que cuan­do vi­vís so­lo es un des­bun­de. Pe­ro pa­ra mí era más... No sé si te­ra­pia, por­que de ser así se­ría una te­ra­pia muy ca­ra. Pe­ro era un re­des­cu­bri­mien­to, sen­tir­me más res­pon­sa­ble de mí mis­mo”, ex­pli­ca Max. Si bien él era el prin­ci­pal apor­te eco­nó­mi­co de su ca­sa, en mu­chas otras áreas era una per­so­na de­pen­dien­te, por lo que dar el pa­so le sig­ni­fi­ca­ba em­pe­zar de cero, man­te­nien­do to­do aque­llo que le ha­cía bien, pe­ro sien­do res­pon­sa­ble “en for­ma ab­so­lu­ta” de su vi­da.

Ya en es­tos me­ses en­tre el en­con­trar apar­ta­men­to y la mu­dan­za, Max no­tó un cam­bio. Cuan­do el trá­mi­te de al­qui­ler, hu­bo va­rios con­flic­tos de in­tere­ses que su­po ma­ne­jar con pru­den­cia y re­sol­ver. Él, que di­ce ha­ber si­do siem­pre un “enojón”, se sor­pren­dió con cuan “di­plo­má­ti­co” se ha­bía con­ver­ti­do. “Ya no era el ti­po que igual te man­da­ba a ca­gar si te­nía que ha­cer­lo”, re­sal­ta.

El otro gran cam­bio fue en tér­mi­nos de “fe” y se­gu­ri­dad. Max no que­ría ir­se de ca­sa por sus pa­dres, que “es­tán vie­ji­tos y con to­dos esos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos”, te­nía ese mie­do de “y si me voy qué pa­sa”, pe­ro lo con­ver­só con su ma­dre y en­ten­dió que pa­ra ellos era im­por­tan­te ver­lo avan­zar. En es­tos me­ses, a ellos no les su­ce­dió na­da, “era más men­tal mi tra­ba”, di­ce, y eso le dio una se­gu­ri­dad in­ter­na que no te­nía: “A mis pa­dres los veo más fe­li­ces que an­tes”.

LA CA­SA DE SIEM­PRE. Los 52 años de su vi­da, An­drea los pa­só en la mis­ma ca­sa. Ahí, en esa cons­truc­ción de es­ti­lo co­lo­nial con ven­ta­nas al­tas que dan a la prin­ci­pal pla­za de Me­lo, ju­gó de ni­ña, cre­ció con sus her­ma­nos y los vio par­tir pa­ra for­mar sus fa­mi­lias. Ella se que­dó y ha­ce dos años, su vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te.

La ca­sa se­guía sien­do la mis­ma, esa con el pa­tio in­te­rior lleno de hor­ten­sias y un co­me­dor fa­mi­liar in­men­so don­de pa­só to­das sus na­vi­da­des. Lo que cam­bió fue que Aman­da, su ma­má, y a quien An­drea de­di­có to­da su vi­da a cui­dar, ha­bía muer­to. “Na­da de lo que pue­da de­cir va a ser lin­do”, acla­ra An­drea, ad­vir­tien­do la di­fi­cul­tad de es­ta char­la: “Pe­ro es una reali­dad que des­pués de to­da una vi­da de es­tar cui­dán­do­la — por­que en de­fi­ni­ti­va ma­má es­tu­vo siem­pre bas­tan­te en­fer­ma— no te­ner que ha­cer­lo más se sien­te”.

El due­lo fue gran­de. An­drea cam­bió. Los días fue­ron sua­vi­zan­do de a po­co el do­lor y me­ses des­pués, de­ci­dió que si iba a que­dar­se en esa ca­sa, el lu­gar de su vi­da, tam­bién te­nía que cam­biar­la. “Re­for­mé to­do ra­di­cal­men­te com­pa­ra­do a có­mo la te­nía ma­má, por­que el re­cuer­do era muy gran­de y que­ría em­pe­zar una nue­va vi­da”, cuen­ta. Pa­ra ella era “cam­biar lo fí­si­co, con el do­lor aden­tro”, pe­ro es­ta­ba se­gu­ra de que su ma­dre, “don­de quie­ra que es­té”, es­ta­ría dis­fru­tan­do por ella, por­que, acla­ra, to­da la vi­da qui­so que se que­da­ra en la ca­sa.

Su re­la­ción con el es­pa­cio tam­bién se trans­for­mó. An­tes, su es­ta­día allí era pa­ra cui­dar a Aman­da y dor­mir. Te­nía su cuarto co­mo lo que­ría, pe­ro tra­ta­ba de no mar­car mu­chos lí­mi­tes por­que, al fi­nal de cuen­tas, era la ca­sa de su ma­dre. Aun­que era la que ad­mi­nis­tra­ba la eco­no­mía fa­mi­liar y la que se ocu­pa­ba si ha­bía que lla­mar a un fon­ta­ne­ro o un elec­tri­cis­ta, An­drea no sen­tía en nin­gún mo­men­to que aque­lla ca­sa don­de ha­bía pa­sa­do cin­co dé­ca­das, fue­ra su­ya: “Mi ma­dre era muy ce­lo­sa de su ca­sa y no me de­ja­ba cam­biar na­da sin au­to­ri­za­ción”. Aho­ra sí. Dis­fru­ta del jar­dín —Da­niel, su pa­re­ja, es el que lo cui­da—, lle­nó to­das las ha­bi­ta­cio­nes de plan­tas y abre puer­tas y ven­ta­nas de sol a sol.

UN LU­GAR IDEAL. “Mu­chas ve­ces las per­so­nas se van de sus ca­sas por­que no les que­da otra, pe­ro en­mi ca­so no era así. Yo vi­vía con mi ma­má y es­ta­ba de fies­ta: nos lle­vá­ba­mos bien; era co­mo vi­vir so­la”, di­ce Step­ha­nie (33), que ha­ce ca­si un año se mu­dó con su no­vio, Fer­nan­do. Fue un desafío.

Tan di­fí­cil co­mo de­jar ese lu­gar don­de se sen­tía bien pa­ra arries­gar a la vi­da en pa­re­ja, fue ha­blar con su familia pa­ra con­tar­les las no­ve­da­des. La cla­ve de su diá­lo­go es­ta­ba en ex­pli­car­les que era una de­ci­sión pen­sa­da y que les iba a lle­var tiem­po dar el pa­so, des­pués de to­do, la bús­que­da de ca­sa nun­ca es co­sa fá­cil. Se equi­vo­có.

“To­da mi vi­da al­qui­lé con mi familia, de he­cho, an­tes de que mis pa­dres se di­vor­cia­ran, ya éra­mos ma­má y yo la que íba­mos a bus­car ca­sa y sa­bía que po­día de­mo­rar me­ses en con­se­guir al­go que nos gus­ta­ra”, cuen­ta. Tam­po­co te­nían apu­ro. En­ton­ces apa­re­ció la opor­tu­ni­dad en un edi­fi­cio que no so­lo que­da­ba en Bu­ceo — el ba­rrio don­de se crió y que le gus­ta más— sino que ade­más era fren­te a la ram­bla. “‘¡Es es­te!’, di­ji­mos”.

An­tes de to­mar la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va, aun­que sin per­der mu­cho tiem­po, Step­ha­nie se to­mó la mo­les­tia de re­co­rrer los 12

apar­ta­men­tos del edi­fi­cio. Si bien en la in­mo­bi­lia­ria le di­je­ron que eran to­dos igua­les, era ella la que te­nía que de­ci­dir eso. Fue cua­tro ve­ces a la agen­cia, por­que so­lo le pres­ta­ban tres lla­ves por vez, y cuan­do los vio to­dos, su­po que que­ría que­dar­se con el del bal­cón y la me­sa­da gran­de con vis­ta a la pla­ya, el se­gun­do que vi­si­tó. Sa­be que cuan­do hay in­mue­bles ba­ra­tos y de tan bue­na opor­tu­ni­dad, vue­lan, así que apu­ró los trá­mi­tes y aque­llo de to­mar­se un tiem­po pa­ra bus­car, se hi­zo agua.

La mu­dan­za trans­cu­rrió tran­qui­la. Step­ha­nie se mu­dó va­rias ve­ces y es­ta­ba acos­tum­bra­da al caos. Pe­ro Fer­nan­do es me­tó­di­co y ella le con­fió la ta­rea. Des­pués, fue cues­tión de acos­tum­brar­se el uno al otro. “Ca­paz no soy tan or­de­na­da co­mo Fer qui­sie­ra, pe­ro cam­bié sa­la­do”, re­la­ta Step­ha­nie, que con­fie­sa que su cuarto en ca­sa de su ma­dre era tal caos que to­da­vía no ter­mi­nó de des­ar­mar­lo. Si bien hay di­fe­ren­cias, co­mo en to­da re­la­ción, cree que lo im­por­tan­te es no dar na­da por sen­ta­do e in­cen­ti­var el diá­lo­go pa­ra me­jo­rar.

Aho­ra, sen­ta­da en el bal­cón que da a la ram­bla, su par­te fa­vo­ri­ta de la ca­sa, Step­ha­nie cuen­ta que lo pri­mor­dial a la ho­ra de mu­dar­se es en­con­trar un lu­gar que uno sien­ta que es el in­di­ca­do. Pa­ra ella, eso ayu­dó a sen­tir­se có­mo­da des­de un prin­ci­pio. Eso y el he­cho de que tan­to ella co­mo Fer­nan­do dis­fru­tan mu­cho de los mo­men­tos pa­ra uno. Si bien son ca­ri­ño­sos y afec­tuo­sos, ella tie­ne sus ra­tos pa­ra ver una pe­lí­cu­la so­la y él pue­de pa­sar el día mi­ran­do el fút­bol que quie­ra. “No nos ato­mi­za­mos”.

CRE­CER DE GOL­PE. A ve­ces, no hay mar­gen de elec­ción: hay que aban­do­nar la ca­sa de los pa­dres. Unos lo pro­gra­man y lo pien­san por años, otros lo de­ci­den de re­pen­te y aún otros na­cen con ese des­tino mar­ca­do. Al me­nos si el plan es ha­cer ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y se es del in­te­rior. Así les pa­só a Fran­co y Bruno, am­bos de 18, que es­te año se mu­da­ron de Nue­va Hel­ve­cia a Mon­te­vi­deo pa­ra es­tu­diar me­di­ci­na y qui­ne­sio­lo­gía, res­pec­ti­va­men­te.

Lo que sí de­ci­die­ron y pla­ni­fi­ca­ron fue mu­dar­se jun­tos y con dos ami­gos más, Nahuel y Ni­co­lás. Di­cen que así se ha­ce más lle­va­de­ro, y ya que hay que es­tar a unos cuan­tos kilómetros de las fa­mi­lias, por lo me­nos es­tán con ami­gos. En su ca­so, ade­más, ami­gos de la in­fan­cia.

La suer­te, cuen­tan, fue ha­llar el apar­ta­men­to. Les “ca­yó de arri­ba” cuan­do es­ta­ban en la bús­que­da. Vino con la ma­yo­ría de los mue­bles in­clui­do y so­lo hu­bo que re­sol­ver el te­ma de los cuar­tos, por­que ha­bía dos, y uno un po­co más gran­de que el otro. Lo so­lu­cio­na­ron fá­cil y sin mis­te­rios: ti­ra­ron una mo­ne­da. Otra de­ci­sión del prin­ci­pio —más bien de Bruno y Nahuel pa­ra sor­pren­der a Fran­co— fue com­prar un co­ne­jo. “En al­go te ayu­da te­ner una mas­co­ta, es com­pa­ñía”, ex­pli­ca Fran­co. Con­fie­san que el que más se ha­ce car­go es Nahuel, los de­más lo ali­men­tan cuan­do que­dan so­los.

Ade­más del cui­da­do del co­ne­jo, las ta­reas es­tán bas­tan­te re­par­ti­das. Se tur­nan a la ho­ra de lim­piar y Bruno es el que más co­ci­na, aun­que es al­go en lo que to­dos co­la­bo­ran. En­tre los cam­bios de pa­sar de vi­vir con ma­má y papá a es­tar so­los, es­tá el ha­cer­se car­go cuan­do al­go se rom­pe, y se les han ro­to unas cuan­tas co­sas. “La pa­lan­ga­na, la luz, la du­cha, de to­do”, di­ce Bruno y aña­de que siem­pre tra­tan de so­lu­cio­nar, aun­que, ad­mi­te, a ve­ces sus pa­dres los ayu­dan a bus­car al­gún con­tac­to y es cuan­do vie­ne al­guno de ellos a vi­si­tar­los que se ha­ce la lim­pie­za pro­fun­da: “no­so­tros la va­mos lle­van­do”.

“Yo ma­du­ré mu­cho más. Pien­so dis­tin­to”, re­fle­xio­na Bruno so­bre vi­vir por su cuen­ta. Fran­co cree que lo que más le gus­ta de es­ta nue­va vi­da es que, aun­que si­guen de­pen­dien­do de sus pa­dres, tie­ne otras li­ber­ta­des, so­bre to­do en los ho­ra­rios. Es un chi­qui­lín al que le gus­ta “vi­vir al re­vés, de no­che”, y los ho­ra­rios de la fa­cul­tad le per­mi­ten ma­ne­jar sus tiem­pos. Co­mo tie­nen mu­chos ami­gos en co­mún, las “jun­ta­das” de la ba­rra son en su ca­sa; un de­ta­lle que no era ca­si ne­ce­sa­rio men­cio­nar, por­que se in­tu­ye de las la­tas de cer­ve­za va­cías y or­de­na­das en una es­tan­te­ría.

No es­tán a tan­tos kilómetros de ca­sa, así que cuan­do ex­tra­ñan la co­mi­da o tie­nen ga­nas de com­par­tir un po­co con sus fa­mi­lias, se to­man el óm­ni­bus, al­go que su­ce­de ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na, sal­vo cuan­do el es­tu­dio no lo per­mi­te. In­clu­so es­te año, jus­to cuan­do se vino, a Fran­co le dio apen­di­ci­tis. Es­tan­do en fa­cul­tad sin­tió un do­lor mus­cu­lar fuer­te y cuan­do lle­gó al apar­ta­men­to se vol­vió más in­so­por­ta­ble, no se po­día mo­ver. Lla­mó a su padre, le di­jo que se hi­cie­ra di­fe­ren­tes prue­bas y cuan­do con­fir­mó lo que era, lo fue­ron a bus­car. Bruno, aten­to al re­la­to de su ami­go, re­ma­ta: “El chi­qui­ta­je acá lo arre­gla­mos no­so­tros, pe­ro pa­ra fuer­zas ma­yo­res los pa­dres siem­pre es­tán”.

Iden­ti­dad. Pa­ra Max sa­lir de la ca­sa de sus pa­dres sig­ni­fi­ca­ba co­no­cer­se más.

Fle­cha­zo. Step­ha­nie pi­só el apar­ta­men­to y su­po que era el lu­gar in­di­ca­do pa­ra mu­dar­se y em­pe­zar una nue­va vi­da jun­to Fer­nan­do, su no­vio.

Ami­gos. Bruno (d) y Fran­co se co­no­cen des­de chi­cos y se vi­nie­ron jun­tos a Mon­te­vi­deo pa­ra que el cam­bio de ciu­dad fue­ra más ameno y lle­va­de­ro.

Cam­bio. An­drea vi­ve en la mis­ma ca­sa, pe­ro su re­la­ción con el es­pa­cio es otra.

Ma­du­rez. No hay una edad pau­ta­da, pe­ro mu­dar­se so­lo es un pa­so im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.