Más que co­rrer

Las ca­rre­ras de trail son una ten­den­cia a ni­vel mun­dial y lo­cal. Se tra­ta de re­co­rri­dos que siem­pre son en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za: sea en la pla­ya, la mon­ta­ña o el de­sier­to.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - SO­LE­DAD GA­GO

Pa­ra co­rrer trail hay que ser hu­mil­de. Es ne­ce­sa­rio sa­ber has­ta dón­de se pue­de dar, ni más ni me­nos, ni agran­dar­se ni te­ner fal­sa mo­des­tia. Pa­ra co­rrer trail hay que co­no­cer­se a sí mis­mo, y lo que que­da por co­no­cer, se lo­gra co­rrien­do. El trail, que es ten­den­cia a ni­vel mun­dial y lo­cal, sig­ni­fi­ca co­rrer en la na­tu­ra­le­za, sea una pla­ya, un de­sier­to o una mon­ta­ña, la con­sig­na es es­tar en con­tac­to con el am­bien­te y no tro­tar en el as­fal­to de una ciu­dad.

“Uno es mu­cho más pro­pen­so a sen­tir la fe­li­ci­dad de la ni­ñez co­rrien­do por un ám­bi­to na­tu­ral y en con­tac­to con la tie­rra, el pas­to, los olo­res de la na­tu­ra­le­za que co­rrien­do por el as­fal­to”, di­ce La­li Moratorio, co­rre­do­ra, en­tre­na­do­ra y or­ga­ni­za­do­ra de la se­gun­da edi­ción In­dias Trail Run­ning, una ca­rre­ra pa­ra mu­je­res que se rea­li­za el 10 de no­viem­bre en Pi­riá­po­lis.

“El trail es dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, es de­jar que te sor­pren­da, es apren­der a dis­fru­tar de aque­llo que en la ciu­dad no te gus­ta, co­mo el vien­to, el ba­rro o la llu­via”, cuen­ta Lau­ra Urruty, que tie­ne 54 años y em­pe­zó a co­rrer a los 52. “Vas co­rrien­do en­tre los ár­bo­les, re­co­no­cés el aro­ma de las plan­tas, es­cu­chás un cur­so de agua... Y más ade­lan­te te­nés la for­tu­na de cru­zar­lo, y si en­tras­te mal y te caís­te, te reís mu­cho, al­guien se acer­ca a ofre­cer­te ayu­da, y se­guís ade­lan­te. Los co­rre­do­res de trail son muy so­li­da­rios, se atien­den, se acom­pa­ñan”, agre­ga. “Pa­ra­mi el trail sig­ni­fi­ca po­ner­me me­tas y tra­tar de cum­plir­las. Es ha­cer lo que me gus­ta en lu­ga­res que me mo­ti­ven y no me abu­rran”, cuen­ta Ale­jan­dra Isa­be­lla, que tie­ne 46 años y co­rre ha­ce ocho.

Pe­ro, ade­más de lo lú­di­co que pue­de lle­gar a te­ner es­te ti­po de ca­rre­ra, di­ce La­li, tie­ne una exi­gen­cia ex­tra pa­ra los co­rre­do­res: “En el trail vos te­nés que to­mar de­ci­sio­nes to­do el tiem­po, te­nés que ha­cer­te car­go de mu­chas co­sas”. Es que en es­tos ca­sos no hay na­da pre­vis­to. O sí, pe­ro siem­pre la na­tu­ra­le­za es la que man­da. No hay for­ma, ex­pli­ca la en­tre­na­do­ra, de que se pue­da pla­ni­fi­car un re­co­rri­do ki­ló­me­tro a ki­ló­me­tro co­mo se pue­de ha­cer en una ca­rre­ra de ca­lle. “Acá vos te te­nés que ha­cer car­go de vos y de lo que se pre­sen­te, por­que se pre­sen­ta una va­ria­ble de di­fi­cul- ta­des mu­cho más am­plia, de re­pen­te en el ki­ló­me­tro 2 vos te­nías ga­nas de ir a to­pe pe­ro te to­có un ba­ña­do y te­nés que ir tran­qui­la, te­nés que de­ci­dir cuán­do ali­men­tar­te y cuán­do no, cuán­do hi­dra­tar­te y cuán­do no, cuán­do ace­le­rar y cuán­do no. Hay ca­rre­ras que son lar­guí­si­mas, pue­den du­rar 12 ho­ras igual. Te pue­den pa­sar tan­tas co­sas que no te­nías pre­vis­tas en 12 ho­ras”.

Di­cho así, sue­na ca­si a un im­po­si­ble. Que una per­so­na pue­da co­rrer 12 ho­ras sin pa­rar en el me­dio de una mon­ta­ña, de una pla­ya, de una sel­va o de un de­sier­to, pa­re­ce has­ta un chis­te. Sin em­bar­go, to­do es cues­tión de pre­pa­rar­se. So­bre to­do, de pre­pa­ra­se bien. Lle­gar a co­rrer una dis­tan­cia tan lar­ga re­quie­re de pa­cien­cia y de res­pe­tar los pro­ce­sos de ca­da uno, de en­ten­der que ca­da per­so­na tie­ne sus tiem­pos pe­ro que si se quie­re, siem­pre se pue­de lle­gar a la me­ta.

APREN­DER. La­li em­pe­zó a co­rrer de gran­de. To­da su vi­da ha­bía si­do se­den­ta­ria y fu­ma­ba mu­cho. Un día, uno de sus hi­jos le di­jo que te­nía que de­jar de fu­mar, que en la es­cue­la le ha­bían di­cho que eso era ma­lo. Y La­li, que te­nía a su ma­má en­fer­ma por­que, (su nie­to te­nía ra­zón), el ci­ga­rri­llo era ma­lo, de­ci­dió que lo te­nía que ha­cer. Iba a de­jar de fu­mar por sus hi­jos y por su ma­dre. Y bus­can­do ha­cer­le bien a su familia, tam­bién se hi­zo bien a ella mis­ma. Co­mo con­se­cuen­cia, cuan­do de­jó de fu­mar em­pe­zó a en­gor­dar, has­ta que un día, tam­bién co­mo su­ge­ren­cia de sus hi­jos, de­ci­dió ave­ri­guar qué po­día ha­cer pa­ra po­ner­se en for­ma. Le su­gi­rie­ron co­rrer. Y aun­que al prin­ci­pio le pa­re­ció que eso no era pa­ra ella, lo hi­zo. La pri­me­ra vez co­rrió un mi­nu­to y me­dio. La se­gun­da, 15. Y así has­ta par­ti­ci­par en una ca­rre­ra de ca­lle.

Al trail lle­gó cuan­do su ma­má fa­lle­ció. Se fue a co­rrer una ca­rre­ra al Ca­bo Po­lo­nio y co­rrien­do so­la en el me­dio del mon­te, sin­tió que el olor de los ár­bo­les la lle­va­ba a su in­fan­cia y que en­ton­ces su ma­má es­ta­ba co­rrien­do con ella. Des­de ese día nun­ca más de­jó de co­rrer en am­bien­tes na­tu­ra­les.

“A mi co­rrer me hi­zo ser una me­jor mu­jer”, ase­gu­ra La­li. “En trail, no hay for­ma de que si vos vi­ven­cias una ca­rre­ra real­men­te no vuel­vas sa­bien­do co­sas de vos que no sa­bías, que no vuel­vas, pa­ra mí, sien­do un po­co me­jor per­so­na de lo que eras. Co­rrer en la na­tu­ra­le­za tie­ne co­mo re­qui­si­to tam­bién ser res­pe­tuo­so del es­pa­cio. Co­rrer tan­tas ho­ras te obli­ga a co­no­cer­te y a en­tre­nar tu hu­mil­dad real. Vos te­nés que sa­ber exac­ta­men­te quién sos, ni más ni me­nos, por­que si vas a co­rrer una ca­rre­ra que te exi­ge de so­bre ma­ne­ra, vos te­nés que te­ner una co­ncien­cia real y ab­so­lu­ta de quién sos, si vas con fal­sa mo­des­tia a la mon­ta­ña, la vas a pa­sar muy mal, en esas ca­rre­ras la na­tu­ra­le­za es la que man­da Uno apren­de mu­cho, yo me he co­mi­do ca­da pa­li­za, vol­vés de una ca­rre­ra y de­cís: ‘Bueno, ¿qué ten­go que me­jo­rar?’ Y te­nés una lis­ta enor­me pa­ra se­guir me­jo­ran­do”, cuen­ta.

El trail no es so­lo co­rrer. Tam­bién im­pli­ca co­no­cer el te­rreno y los pai­sa­jes, po­der tre­par y ba­jar ce­rros, cru­zar arro­yos y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­se a las di­fi­cul­ta­des. Si bien to­dos pue­den co­rrer una ca­rre­ra de es­te ti­po, es ne­ce­sa­rio se­guir un pro­ce­so de en­tre­na­mien­to que em­pie­za por ani­mar­se a co­rrer y trans­for­mar la ac­ti­vi­dad en al­go placentero y en un mo­men­to de co­ne­xión con­si­go mis­mo.

La­li di­ce que cuan­do sus alum­nos lle­gan por pri­me­ra vez, lo pri­me­ro que ha­ce es ha­cer­los ca­mi­nar y de a po­co ir in­ter­ca­lán­do­lo con tro­tes. “Lo que hay que ha­cer en pri­me­ra ins­tan­cia es ge­ne­rar el há­bi­to y pa­ra ge­ne­rar­lo te­nés que en­tre­nar, ha­cer dos o tres ve­ces por se­ma­na du­ran­te tres me­ses. Pa­ra lo­grar­lo es in­dis­pen­sa­ble que la pa­ses bien. Te­nés que dar­le la ba­se al alumno y pa­ra un co­rre­dor las ba­ses son es­tar es­ta­ble, te­ner equi­li­brio y res­pe­tar el pro­ce­so, tie­ne que ser mó­vil, sus ar­ti­cu­la­cio­nes tie­nen que es­tar mó­vi­les. Y lo que más te­nés que tra­ba­jar es la mo­ti­va­ción. En dos o tres me­ses eso se lo­gra. Y des­pués le aga­rras el gus­to a sen­tir­te bien con vos, que va más allá de lo es­té­ti­co”.

Pa­ra Ale­jan­dra, el trail le dio “una nue­va for­ma de ser”, me­nos es­truc­tu­ra­da, más va­lien­te y con me­nos pre­jui­cios. “An­tes ja­más yo hu­bie­ra to­ma­do agua de un arro­yo, por ejem­plo”, cuen­ta.

Y de eso tam­bién se tra­ta es­to. De em­po­de­rar­se a uno mis­mo, de co­no­cer los lí­mi­tes pro­pios y de en­fren­tar desafíos y ani­mar­se a lo­grar­los, de co­rrer pa­ra sen­tir­se bien, pa­ra pen­sar, pa­ra acla­rar las ideas, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, de re­co­rrer una mon­ta­ña co­rrien­do y de sen­tir que so­lo con el cuer­po y la cabeza se pue­de lle­gar a la ci­ma. “Cuan­do yo me ani­mé a em­pe­zar a co­rrer” —di­ce La­li— “cam­bié mu­chí­si­mo, em­pe­cé a sen­tir que era una per­so­na que va­lía la pe­na”.

“PA­RA ES­TO”, DI­CE LA­LI MORATORIO, “HAY QUE CO­NO­CER­SE A SÍ MIS­MO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.