Si­néad O’Con­nor y la fe

La ir­lan­de­sa Si­néad O’Con­nor se con­vir­tió al Is­lam y ad­qui­rió un nue­vo nom­bre, con el que quie­re cor­tar la­zos con su pa­sa­do.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - REN­ZO ROSSELLO

En los no­ven­ta su pre­sen­cia fue in­con­fun­di­ble, pe­ro aún más lo fue su voz. Un her­mo­so tim­bre que enamo­ró a mi­llo­nes de se­gui­do­res, aso­cia­do con una ima­gen que trans­mi­tía re­bel­día e in­con­for­mis­mo. Si­néad O’Con­nor ha sor­pren­di­do al mun­do una y otra vez ya por su as­pec­to fí­si­co, ya por su ac­ti­tud, ya por al­gu­na de­cla­ra­ción ex­plo­si­va. Y ha­ce po­cos días vol­vió a sor­pren­der cuan­do anun­ció su con­ver­sión al Is­lam, con cam­bio de nom­bre in­clui­do.

Ha­ce po­cos días la ar­tis­ta ir­lan­de­sa dio la no­ti­cia a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter, al tiem­po que co­mu­ni­ca­ba su nue­vo nom­bre: Shu­da­da Davitt.

“Es­to es pa­ra anun­ciar que es­toy or­gu­llo­sa de con­ver­tir­me en mu­sul­ma­na. Es­ta es la con­clu­sión na­tu­ral de cual­quier via­je teo­ló­gi­co in­te­li­gen­te. To­do es­tu­dio bí­bli­co con­du­ce al Is­lam. Lo cual ha­ce que to­das las de­más es­cri­tu­ras sean re­dun­dan­tes. Ten­dré (otro) nue­vo nom­bre. Se­rá Shu­da­da”, es­cri­bió en su cuen­ta.

Lue­go de es­te co­men­ta­rio la can­tan­te subió va­rias fo­tos su­yas en las que se la veía lu­cien­do el tí­pi­co hi­yab ( ve­lo) que lle­van las mu­je­res mu­sul­ma­nas. “Me ha­béis qui­ta­do mi cuer­po, me ha­béis qui­ta­do mi men­te, me ha­béis qui­ta­do mis hi­jos, pe­ro nun­ca me qui­ta­réis mi voz”, se pue­de leer en uno de los men­sa­jes es­cri­tos en una de las imá­ge­nes.

Ha­ce po­cos me­ses, en mar­zo con­cre­ta­men­te, se co­no­ció el pri­mer te­ma que la ar­tis­ta gra­ba en cua­tro años, Mi­les­to­nes. Se di­jo que la can­ción se­ría un ade­lan­to de su pró­xi­mo dis­co que lle­ga­rá al público con el nom­bre de Mag­da Davitt, ya que co­mo ase­gu­ró al dia­rio The Irish Sun en la oca­sión: “Si­néad ha muer­to”.

Mi­les­to­nes ha­bla de los des­ór­de­nes men­ta­les por los que ha atra­ve­sa­do en los úl­ti­mos años. En 2015 la can­tan­te de­bió ser hos­pi­ta­li­za­da lue­go que pu­bli­ca­ra una ame­na­za de sui­ci­dio en su pá­gi­na de Fa­ce­book. Mien­tras es­ta­ba in­ter­na­da en­vió un dra­má­ti­co men­sa­je a sus cua­tro hi­jos: “Es­tán muer­tos pa­ra mí”.

En agos­to del año pa­sa­do O’Con­nor gra­bó un vi­deo des­de un ho­tel en Nue­va Jer­sey don­de ha­bla­ba de sus se­rios des­equi­li­brios. “La en­fer­me­dad men­tal, es co­mo las dro­gas, no im­por­ta un ca­ra­jo quién seas. Lo que es peor es el es­tig­ma, no im­por­ta quién seas”, de­cía allí.

En 2003 se le diag­nos­ti­có un tras­torno bi­po­lar, lo cual pa­re­ce ex­pli­car al­gu­nas de sus de­cla­ra­cio­nes ex­plo­si­vas que han es­ta­do a pun­to de me­ter­la en se­rios pro­ble­mas le­ga­les en más de una oca­sión.

Lo cier­to es que la vi­da de la ar­tis­ta no­rir­lan­de­sa ha si­do cuan­do me­nos tu­mul­tuo­sa. Cua­tro ma­tri­mo­nios, tres de los cua­les han desem­bo­ca­do en es­cán­da­los, cua­tro hi­jos, aun­que só­lo uno de ellos per­te­ne­ce a su pri­mer ma­ri­do, Jack Rey­nolds, y los otros pro­vie­nen de re­la­cio­nes ex­tra­ma­tri­mo­nia­les di­ver­sas.

Sus re­pe­ti­dos anun­cios de sui­ci­dio han he­cho fa­mi­liar su do­mi­ci­lio pa­ra la Po­li­cía de Du­blín.

NI­ÑEZ COM­PLI­CA­DA. Si­néad Ma­rie Ber­na­det­te O’Con­nor na­ció en Du­blín el 8 de di­ciem­bre de 1966. Su nom­bre Si­néad le fue pues­to en ho­me­na­je a la es­po­sa del pre­si­den­te y lí­der ir­lan­dés Ea­mon de Va­le­ra. Sus pa­dres, Jack y Ma­rie, se ca­sa­ron muy jó­ve­nes pe­ro su ma­tri­mo­nio atra­ve­só se­ve­ras di­fi­cul­ta­des. Tu­vie­ron cin­co hi­jos, Si­néad fue la tercera.

Te­nía ape­nas ocho años cuan­do sus pa­dres ter­mi­na­ron di­vor­cián­do­se. Le to­có, jun­to a sus her­ma­nos, ser tes­ti­gos de los vai­ve­nes del ma­tri­mo­nio. Los ni­ños O’Con­nor fue­ron víc­ti­mas de abu­so a lo lar­go de su in­fan­cia. Mu­chos años des­pués Si­néad com­pon­dría una can­ción don­de ha­bla­ba de ello, Fire On Baby­lon.

A los 13 años se fue a vi­vir con su padre y la es­po­sa de es­te, pe­ro no du­ró mu­cho. Su mal com­por­ta­mien­to hi­zo que ter­mi­na­ra in­ter­na­da en un re­for­ma­to­rio. A los 15 años in­gre­só al Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción de Gria­nan, di­ri­gi­do por las Her­ma­nas de Nues­tra Se­ño­ra de la Ca­ri­dad.

Una de las vo­lun­ta­rias del cen­tro era la her­ma­na de Paul Byr­ne, ba­te­ría de la ban­da In Tua Nua, quien es­cu­chó a Si­néad can­tan­do Ever­green, de Bar­bra Strei­sand. Gra­bó una can­ción con ellos lla­ma­da Ta­ke My Hand, pe­ro ale­ga­ron que era de­ma­sia­do jo­ven pa­ra unir­se a la ban­da.

En 1983 las co­sas cam­bia­ron un po­co, ya que su padre la en­vió a New­town School, una ex­clu­si­va es­cue­la en Wa­ter­ford con una at­mós­fe­ra mu­cho más per­mi­si­va que Gria­nan. Con la ayu­da de uno de sus pro­fe­so­res pu­do, fi­nal­men­te, gra­bar un de­mo con cua­tro can­cio­nes que se­ría el ger­men de su pri­mer dis­co. Dos de esos te­mas eran com­po­si­cio­nes pro­pias, Si­néad pa­re­cía ya pron­ta pa­ra dar el salto y con­ver­tir­se en una fi­gu­ra. Pe­ro cuan­do es­ta­ba a pun­to de dar el salto ocu­rrió un he­cho que ten­dría con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas en su vi­da.

RE­BEL­DE Y CON­FLIC­TI­VA. En 1984 Si­néad ya era una ar­tis­ta en cier­nes. Reunió a un gru­po de mú­si­cos no­ve­les y for­mó una ban­da, Ton Ton Ma­cou­te, el nom­bre de las te­mi­bles mi­li­cias del po­der dic­ta­to­rial en Hai­tí.

Las pri­me­ras ac­tua­cio­nes de Ton Ton Ma­cou­te des­per­ta­ron co­men­ta­rios muy po­si­ti­vos. Si­néad con­ti­nua­ba vi­vien­do en West­ford y el éxi­to de su ban­da la lle­vó a aban­do­nar sus es­tu­dios y tras­la­dar­se a Du­blín. Cuan­do co­men­za­ba es­ta nue­va vi­da ocu­rrió un he­cho re­mo­ve­dor co­mo lo fue la muer­te de su ma­dre en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co. La re­la­ción con su ma­dre ha­bía si­do ten­sa des­de la in­fan­cia, pe­ro su muer­te tu­vo efec­tos de­vas­ta­do­res so­bre la frá­gil sa­lud men­tal de Si­néad.

Se apar­tó de la ban­da y se fue a vi­vir a Lon­dres. Pe­ro su ac­tua­ción co­mo vo­ca­lis­ta en ese gru­po ya ha­bía lla­ma­do la aten­ción y pron­to re­ci­bió el apo­yo de un re­pre­sen­tan­te con ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do co­mo Facht­na O’Cea­llaigh, uno de los crea­do­res del se­llo Mot­her Re­cords. Lue­go de fir­mar con­tra­to con la dis­co­grá­fi­ca, su pri­mer tra­ba­jo fue su par­ti­ci­pa­ción en vo­ca­les pa­ra el te­ma He­roin, que es­cri­bió jun­to a The Edge, el gui­ta­rris­ta de la mí­ti­ca ban­da U2. Su re­la­ción con la ban­da ir­lan­de­sa más cé­le­bre de la his­to­ria fue bas­tan­te tor­men­to­sa y pron­to ter­mi­na­ron ale­ja­dos, so­bre to­do lue­go que Si­néad ex­pre­sa­ra abier­ta­men­te sus sim­pa­tías por el IRA Pro­vi­sio­nal, uno de las es­ci­sio­nes de la or­ga­ni­za­ción se­pa­ra­tis­ta Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés.

Lo cier­to es que Si­néad co­men­za­ba a ha­cer­se un lu­gar en la es­ce­na mu­si­cal. En 1987 apa­re­ció su pri­mer ál­bum, The Lion And The Co­bra, que im­pre­sio­nó por la ca­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va y la fuer­za arro­lla­do­ra de su voz. Aun­que el dis­co no lle­gó a ser un éxi­to co­mer­cial, ob­tu­vo un Dis­co de Oro y una no­mi­na­ción al Grammy por Me­jor In­ter­pre­ta­ción Vo­cal Rock Fe­me­nino. Pe­ro el éxi­to in­ter­na­cio­nal lle­ga­ría en 1989 con una can­ción que hoy es te­ni­da por un clá­si­co: Not­hing Com­pa­res 2 U. Una can­ción ori­gi­nal­men­te es­cri­ta por Prin­ce e in­ter­pre­ta­da pri­me­ro por The Fa­mi­liy. Pe­ro la ver­sión he­cha por Si­néad O’Con­nor en­con­tró en su ri­que­za so­no­ra y los ai­res nos­tál­gi­cos al­go que has­ta en­ton­ces no te­nía y que la vol­vió un hit in­me­dia­to en las ra­dios.

Con es­te te­ma la can­tan­te gra­bó un vi­deo que ha­ría cé­le­bre MTV, don­de los pri­me­ros pla­nos del ros­tro de la can­tan­te ra­pa­da y de gran be­lle­za co­pan la pan­ta­lla. Uno de es­tos pla­nos cap­ta la lá­gri­ma que rue­da por su me­ji­lla cuan­do can­ta la lí­nea All the flo­wers that you plan­ted, Ma­ma/ All died when you went away ( To­das las flo­res que plan­tas­te, ma­má, mu­rie­ron cuan­do te fuis­te), que se­gún di­jo lue­go la pro­pia Si­néad es­ta­ba de­di­ca­da a la ma­dre que aca­ba­ba de per­der.

Po­co des­pués el ál­bum I Do Not Want What I Ha­ven’t Got ven­dió­mi­llo­nes de co­pias en to­do el mun­do. Por él ga­nó el Pre­mio Grammy a Me­jor Ál­bum de Mú­si­ca Al­ter­na­ti­va, que la ar­tis­ta se ne­gó a re­ci­bir. “No acep­to pre­mios que se me ha­yan con­ce­di­do por mi éxi­to ma­te­rial. Los Grammy se dan al dis­co que más ha ven­di­do, pe­ro no al me­jor ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do. No me in­tere­san. No quie­ro to­mar par­te en na­da que ani­me a la gen­te a creer que el éxi­to ma­te­rial es im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te si eso re­pre­sen­ta que te has de sa­cri­fi­car per­so­nal­men­te pa­ra ob­te­ner­lo”, di­jo en­ton­ces.

Des­de en­ton­ces no pa­ró de co­se­char éxi­tos. Y tam­bién con­tro­ver­sias, co­mo cuan­do rom­pió an­te cá­ma­ras una fo­to del pa­pa Juan Pa­blo II, acu­sán­do­lo de com­pli­ci­dad en los abu­sos co­me­ti­dos por cu­ras, lo cual le­van­tó un es­cán­da­lo cu­yos ecos du­ra­ron por años.

Cua­tro ma­tri­mo­nios, va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio, cri­sis se­ve­ras que la lle­va­ron a su­ce­si­vas in­ter­na­cio­nes, la vi­da de la ar­tis­ta ir­lan­de­sa ha si­do tor­men­to­sa. Y to­da­vía con­ti­núa bus­can­do un sen­ti­do, aho­ra abra­zan­do la fe mu­sul­ma­na.

FIR­MA­RÁ SU NUE­VO DIS­CO CON EL NOM­BRE DE MAR­GA DAVITT

SU CON­VER­SIÓN AL IS­LAM LLE­GA AL CA­BO DE VA­RIAS CRI­SIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.