Un pre­ma­tu­ro desa­rro­llo fí­si­co pue­de lle­var a que ni­ñas y ni­ños in­cu­rran en dis­tin­tas con­duc­tas de ries­go, co­mo em­pe­zar a fu­mar, consumir al­cohol o dro­gas. La pu­ber­tad que ocu­rre en la ni­ñez

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - SALUD -

Loui­se Greens­pan, pe­dia­tra y pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria en Ca­li­for­nia, re­cuer­da la pri­me­ra vez que vio a una pa­cien­te de 7 años con un pe­que­ño bro­te ma­ma­rio. “Sus pa­dres la tra­je­ron muy preo­cu­pa­dos. Que­rían sa­ber qué es­ta­ba cau­san­do que su hi­ja co­men­za­se a desa­rro­llar bus­to cuan­do to­da­vía ju­ga­ba con mu­ñe­cas”, es­cri­bió la doc­to­ra en un ar­tícu­lo. “Cuan­do les ex­pli­qué que 15% de las ni­ñas de su edad em­pie­zan la pu­ber­tad a los 7 años, no lo po­dían creer”.

En el pa­sa­do, desa­rro­llar sig­nos de pu­ber­tad —ta­les co­mo el cre­ci­mien­to ma­ma­rio o ve­llo pú­bi­co— an­tes de los 8 años era con­si­de­ra­do al­go anor­mal. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos, 15% de las ni­ñas es­tá co­men­zan­do su desa­rro­llo ma­ma­rio a los 7 años. A los 8, más del 25% em­pie­za a desa­rro­llar bus­to.

Y es­to no só­lo ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos: se­gún el doc­tor y ex­per­to en pu­ber­tad Frank Bi­ro, del Hos­pi­tal de Ni­ños de Cin­cin­na­ti, nos en­con­tra­mos an­te un fe­nó­meno glo­bal. Bi­ro cal­cu­la que la pu­ber­tad se ade­lan­tó al me­nos uno o dos años des­de prin­ci­pios del si­glo XX, es­pe­cial­men­te en las ni­ñas. “Al prin­ci­pio del si­glo pa­sa­do em­pie­za a ha­ber una me­jor nu­tri­ción y sa­lud pú­bli­ca. Ahí em­pie­za a ade­lan­tar­se el co­mien­zo de la pu­ber­tad. Pe­ro a me­dia­dos del si­glo XX, y so­bre to­do en el úl­ti­mo par de dé­ca­das, he­mos em­pe­za­do a ver al­go muy dis­tin­to”.

GRA­SA Y QUÍ­MI­COS. Bi­ro y sus co­le­gas rea­li­za­ron una in­ves­ti­ga­ción ha­ce unos años so­bre la pu­ber­tad tem­pra­na en las ni­ñas. Es­tu­dios an­te­rio­res ya ha­bían re- la­cio­na­do el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (IMC) con un ini­cio más tem­prano de la pu­ber­tad. Pe­ro se­gún el aná­li­sis de Bi­ro, el IMC es el fac­tor más im­por­tan­te a la ho­ra de ex­pli­car es­te fe­nó­meno: la gra­sa es una glán­du­la hormonal muy ac­ti­va, y las cé­lu­las grasas con­vier­ten a otras hor­mo­nas en es­tró­geno. Cuan­to más te­ji­do gra­so tie­ne una ni­ña, ma­yor es su pro­ba­bi­li­dad de co­men­zar la pu­ber­tad an­tes. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién apun­tan que la exposición a ele­men­tos quí­mi­cos po­dría es­tar al­te­ran­do la edad en la que em­pie­za la pu­ber­tad. Los fe­no­les, fta­la­tos y fi­toes­tró­ge­nos son co­no­ci­dos co­mo “dis­rup­to­res en­do­cri­nos”, ya que in­ter­fie­ren con el sis­te­ma en­do­crino u hormonal del cuer­po y es­tán en una am­plia ga­ma de pro­duc­tos de con­su­mo (es­mal­tes de uñas, per­fu­mes, lo­cio­nes y cham­pús). “He­mos des­cu­bier­to que la exposición a es­tos quí­mi­cos es­tá aso­cia­da con el desa­rro­llo tem­prano de los se­nos”, ex­pli­ca Bi­ro.

Una pu­ber­tad más tem­pra­na con­lle­va cier­tos ries­gos. Pa­ra em­pe­zar, los ni­ños con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral ma­yor son más pro­pen­sos a su­frir pro­ble­mas co­mo la obe­si­dad y dia­be­tes Ti­po 2. Bi­ro apun­ta que la mens­trua­ción pre­coz es­tá aso­cia­da con un ma­yor ries­go de cán­cer de ma­ma. “Tam­bién te­ne­mos que te­ner en cuen­ta los fac­to­res so­cio­ló­gi­cos”, ex­pli­ca. “Sa­be­mos que los ni­ños y ni­ñas que co­mien­zan la pu­ber­tad a una edad más tem­pra­na son más pro­pen­sos a par­ti­ci­par en com­por­ta­mien­tos arries­ga­dos co­mo fu­mar, be­ber o to­mar dro­gas. Es­to es por­que al pa­re­cer más gran­des, que­rrán te­ner com­por­ta­mien­tos tí­pi­cos de gen­te ma­yor”. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en ene­ro en Es­ta­dos Uni­dos, la pu­ber­tad tem­pra­na en las ni­ñas tam­bién es­tá re­la­cio­na­da con una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de pro­ble­mas de sa­lud mental, co­mo la an­sie­dad y la de­pre­sión. Pa­ra Bi­ro, se tra­ta de un pro­ble­ma so­cio­ló­gi­co. “Al pa­re­cer ma­yo­res, son tra­ta­das co­mo si lo fue­ran”, ex­pli­ca el ex­per­to. “Si una ni­ña de 12 años pa­re­ce que tie­ne 15, es muy pro­ba­ble que mu­chas per­so­nas la tra­ten co­mo si tu­vie­ra 15 años, lo que le pue­de cau­sar mu­chos pro­ble­mas. Lo que hay que re­cor­dar es que se tra­ta de una ni­ña de 12 años con un ce­re­bro de 12 años, aun­que por fue­ra pa­rez­ca ma­yor”.

¿Cuá­les son los ries­gos pa­ra los chi­cos que em­pie­zan la pu­ber­tad an­tes? “Los ni­ños tie­nen dis­tin­tas pre­sio­nes que las ni­ñas”, ex­pli­ca el doc­tor. “Los ni­ños que cre­cen an­tes sue­len ser vis­tos co­mo lí­de­res. Aun­que tam­bién es pro­ba­ble que par­ti­ci­pen en com­por­ta­mien­tos más arries­ga­dos, un ini­cio tem­prano de la pu­ber­tad pue­de ser al­go po­si­ti­vo pa­ra al­gu­nos chi­cos”. La bue­na no­ti­cia es que es po­co pro­ba­ble que la edad en que se ini­cia la pu­ber­tad si­ga dis­mi­nu­yen­do. “Tie­ne que ha­ber un mí­ni­mo bio­ló­gi­co”, di­ce Bi­ro. “Y en lo que res­pec­ta a las ni­ñas, no creo que pue­da se­guir ba­jan­do mu­cho más”. GDA / La Na­ción.

GRASAS Y CIER­TOS QUÍ­MI­COS PUE­DEN IN­CI­DIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.