Spi­ke Lee vuel­ve al rue­do

El ci­neas­ta re­gre­sa con una pe­lí­cu­la que, di­ce la crí­ti­ca, es de lo me­jor de su fil­mo­gra­fía en años y se en­fo­ca en el te­mi­ble Ku Klux Klan.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - EL PAIS | NOMBRES DEL DOMINGO - RENZO ROSSELLO

Se re­fie­re al pre­si­den­te Do­nald Trump co­mo el “agen­te naranja”. “¿ Sa­bes por qué? El agen­te naranja es el otro nom­bre del na­palm. Des­tru­ye, ase­si­na. El agen­te naranja es el dia­blo”, ex­pli­ca al pe­rio­dis­ta que lo en­tre­vis­ta. Sus po­si­cio­nes ra­di­ca­les no lla­man la aten­ción pa­ra quie­nes lo co­no­cen. Aun­que es­tu­vo en si­len­cio du­ran­te mu­cho tiem­po y el éxi­to no lo acom­pa­ñó en sus úl­ti­mas pro­duc­cio­nes, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la ha re­ver­ti­do eso y ha traí­do de vuelta a es­ce­na al ci­neas­ta ne­gro más ra­di­cal y a ve­ces ge­nial del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se.

Spi­ke Lee ( 61) es­tá en pie de gue­rra con el pre­si­den­te de su país y no es pa­ra me­nos: las pos­tu­ras ex­tre­mas del pri­mer man­da­ta­rio han alen­ta­do el re­sur­gi­mien­to de los su­pre­ma­cis­tas blan­cos y los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha. Por eso, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Lee pa­re­ce una bo­fe­ta­da en el ros­tro de esos sec­to­res de una so­cie­dad ca­da vez más po­la­ri­za­da.

La pre­mi­sa de su re­cien­te film no po- día ser más inau­di­ta. In­fil­tra­do en el KKK­lan na­rra la his­to­ria de un po­li­cía ne­gro que lo­gra ingresar a la or­ga­ni­za­ción su­pre­ma­cis­ta más an­ti­gua de Es­ta­dos Uni­dos, el Ku Klux Klan. Con ese ar­ti­lu­gio na­rra­ti­vo Spi­ke Lee po­ne en ri­dícu­lo —o tal vez so­lo en evi­den­cia— a los ex­tre­mis­tas.

Se­gún acla­ra la pe­lí­cu­la su ar­gu­men­to es­tá ba­sa­do en he­chos reales, por lo que la his­to­ria del pri­mer po­li­cía afro­des­cen­dien­te de Co­lo­ra­do Springs en la dé­ca­da de 1970 ocu­rrió real­men­te. El po­li­cía en cues­tión es Ron Stall­worth, in­ter­pre­ta­do por John Da­vid Was­hing­ton, quien pa­ra com­ple­tar la in­fil­tra­ción en la or­ga­ni­za­ción uti­li­za los ser­vi­cios de otro po­li­cía, el ju­dío (y blanco) Flip Zim­mer­man, in­ter­pre­ta­do por Adam Dri­ver .

Con cier­to ai­re de co­me­dia, Lee ex­plo­ta al má­xi­mo la pre­mi­sa. Bas­ta ver una de las pri­me­ras es­ce­nas don­de Stall­worth to­ma el te­lé­fono y lla­ma a la de­le­ga­ción del KKK de la ciu­dad e ini­cia un desopi­lan­te diá­lo­go con el lí­der lo­cal, mien­tras sus com­pa­ñe­ros lo mi­ran ató­ni­tos. Y a par­tir de allí se desata la aven­tu­ra que la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da co­mien­za a elo­giar y, pa­ra mu­chos, se­rá una dig­na com­pe­ti­do­ra en los Os­car.

AMOR AL BA­RRIO. Shel­ton Jack­son Lee na­ció en Atlan­ta, Geor­gia, el 20 de mar­zo de 1957. Un es­ta­do don­de la se­gre­ga­ción ra­cial tu­vo y tie­ne una lar­ga his­to­ria. Pe­ro su fa­mi­lia se mu­dó a Nue­va York cuan­do él era un ni­ño y se ins­ta­ló en Brooklyn, el con­da­do más po­bla­do de Long Is­land. Su amor por Brooklyn que­da­ría de ma­ni­fies­to en bue­na par­te de su pro­duc­ción.

Sus pa­dres fue­ron quie­nes co­men­za­ron a lla­mar­lo “Spi­ke”, que pue­de tra­du­cir­se por “púa” o “es­pi­na” y no pre­ci­sa­men­te por ser un ni­ño man­so. El pe­que­ño Shel­ton no se guar­da­ba na­da y los desafia­ba cons­tan­te­men­te.

Su vo­ca­ción por el ci­ne fue tem­pra­na, co­men­zó por es­tu­diar en Mo­rehou­se Co­lle­ge de Atlan­ta y lue­go en la Tisch School of Arts de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, don­de se gra­duó en 1982.

Y des­de en­ton­ces co­men­zó a pre­pa­rar su pri­mer pro­yec­to pa­ra el ci­ne. En 1986 se es­tre­nó su pri­me­ra pe­lí­cu­la, No­la Dar­ling, don­de ya de­ja­ba en­tre­ver su ma­de­ra co­mo ci­neas­ta. Se tra­ta­ba de la his­to­ria de una ar­tis­ta emer­gen­te que tra­ta­ba de sur­gir en Brooklyn, ad­mi­ra­ba a Mal­com X y te­nía tres aman­tes, es ci­né­fi­la y tie­ne un ex­qui­si­to gus­to mu­si­cal que que­da de ma­ni­fies­to en la ban­da de so­ni­do. Más de tres dé­ca­das des­pués Lee to­mó es­ta pe­lí­cu­la y la con­vir­tió en una se­rie de diez epi­so­dios pa­ra la pla­ta­for­ma Net­flix.

En 1988 es­tre­na su se­gun­do tí­tu­lo, Au­las tur­bu­len­tas, don­de ade­más de di­ri­gir fue res­pon­sa­ble del guion y ac­tuó. Pe­ro no se­rá sino has­ta el año si­guien­te, cuan­do se es­tre­na Haz lo co­rrec­to ( Do the Right Thing) que la crí­ti­ca lo re­co­no­ce­rá de ma­ne­ra inequí­vo­ca. Aquí tam­bién Spi­ke Lee ejer­ce los tres ro­les e in­clu­ye a una fi­gu­ra ma­yor co­mo Danny Aie­llo ade­más de no­ta­bles ac­to­res co­mo Gian­car­lo Es­po­si­to (quien mu­chos años des­pués, se­ría el te­mi­ble Gus Fring en la se­rie Brea­king Bad) o John Tur­tu­rro. Un dra­ma que con­tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes que dis­tin­gui­rán­su estilo, y que so­bre to­do ex­pre­san el du­ro en­fren­ta­mien­to in­ter­ra­cial en Brooklyn.

En los años si­guien­tes, se irá con­so­li­dan­do su ca­rre­ra y Lee irá crean­do un se­llo in­con­fun­di­ble. En ca­da pe­lí­cu­la irá do­cu­men­tan­do los vai­ve­nes del con­flic­to ra­cial, a ve­ces con du­ros dra­mas ur­ba­nos, otras con pe­lí­cu­las de cu­ño his­tó­ri­co co­mo Mal­com X (1992), don­de re- tra­ta ( y reivin­di­ca) al lí­der del mo­vi­mien­to de de­fen­sa de los de­re­chos de los afro­ame­ri­ca­nos.

Su va­lía co­mo rea­li­za­dor que­da cla­ra en tí­tu­los co­mo Cloc­kers, ba­sa­da en la no­ve­la del es­cri­tor y guio­nis­ta Ri­chard Pri­ce, que na­rra la vi­da de los pe­que­ños tra­fi­can­tes de crack en las ca­lles neo­yor­qui­nas. La mi­ra­da de Spi­ke Lee so­bre la ciu­dad de Nue­va York po­dría com­ple­tar una tría­da con otros dos gran­des ci­neas­tas que am­bien­ta­ron sus obras allí: Woody Allen y Mar­tin Scor­se­se.

“Ten­go mu­cha con­fian­za en la fuer­za del ar­te: una can­ción, una pe­lí­cu­la, una obra, un li­bro, una pin­tu­ra... So­mos, soy, un con­ta­dor de his­to­rias. No hay na­da más po­de­ro­so que la cul­tu­ra. Es­ta­dos Uni­dos ejer­ce su po­der a tra­vés de la cul­tu­ra. La gen­te cree que es por la ame­na­za nu­clear. Nooo. Cla­ro que las ar­mas ha­cen lo que ha­cen, pe­ro la ra­zón por la que Amé­ri­ca es­tá pre­sen­te en to­do el mun­do, la ra­zón por la que un cha­val se po­ne la go­rra así (se po­ne la go­rra al re­vés) es Holly­wood, las pe­lí­cu­las, el rock, el hip-hop, el jazz... Ni­ke, Le­vi’s, Ap­ple... Una bom­ba no ha­ce cam­biar de opi­nión a un chi­co, lo ha­ce la cul­tu­ra”. Spi­ke puro.

LLA­MA A DO­NALD TRUMP EL “AGEN­TE NARANJA”

“UNA BOM­BA NO HA­CE CAM­BIAR DE OPI­NIÓN A UN CHI­CO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.