BUS­CAN­DO LA VI­DA EN PAN­TA­LLA

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - IRIS DE ORO -

La película di­ri­gi­da por Aneesh Cha­ganty lle­ga a la car­te­le­ra en los pró­xi­mos días en Mo­vie. Bus­can­do... es un apa­sio­nan­te th­ri­ller so­bre una bús­que­da de­ses­pe­ra­da de un pa­dre ha­cia una hi­ja de 16 años. Lue­go de que la bús­que­da tra­di­cio­nal fra­ca­se, el pa­dre de­ci­de bus­car­la en la compu­tado­ra de su hi­ja. De ca­mino se en­con­tra­rá con los ma­yo­res se­cre­tos de la re­la­ción mien­tras con­ti­núa el mis­te­rio so­bre el pa­ra­de­ro de la ado­les­cen­te.

¿Qué ha­rías si hoy des­apa­re­cie­ra un ser que­ri­do? ¿ A quién lla­ma­rías? ¿Dón­de lo bus­ca­rías? Con la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía y las pla­ta­for­mas de re­des so­cia­les, las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. Las pis­tas so­bre el pa­ra­de­ro de una per­so­na des­apa­re­ci­da se pue­den en­con­trar en un te­lé­fono ce­lu­lar o en lo más pro­fun­do de sus in­ter­ac­cio­nes en­tre las re­des so­cia­les.

En la ac­tua­li­dad la ma­yo­ría de nues­tra vi­da la des­per­di­cia­mos de­trás de pan­ta­llas y la va­rie­dad de dis­po­si­ti­vos que usa­mos a dia­rio di­cen mu­cho so­bre quié­nes so­mos. Vi­das en­te­ras se desa­rro­llan en nues­tros dis­po­si­ti­vos: los mie­dos, los amo­res, las amis­ta­des, la trai­ción, nues­tros mejores re­cuer­dos, nues­tros mo­men­tos más ton­tos, in­clu­so nues­tros se­cre­tos más pro­fun­dos se man­tie­nen ocul­tos den­tro de es­tos mo­der­nos apa­ra­tos.

La película Bus­can­do nos acer­ca muy ín­ti­ma­men­te al in­te­rior de la fa­mi­lia Kim, ya que so­mos tes­ti­gos de los mo­men­tos más pri­va­dos de sus vi­das, los cua­les ve­mos a tra­vés de sus te­lé­fo­nos y pan­ta­llas de compu­tado­ras.

Las es­ce­nas de aper­tu­ra mues­tran los mo­men­tos más fe­li­ces, chats, vi­deos, apun­tes en el ca­len­da­rio, pe­lí­cu­las ca­se­ras gra­ba­das en te­lé­fo­nos, men­sa­jes de tex­to y cuen­tos so­bre la his­to­ria del na­ci­mien­to de Mar­got Kim (Mi­che­lle La).

Sin em­bar­go rá­pi­da­men­te nos da­mos cuen­ta de que las co­sas no son lo que pa­re­cen y que Mar­got y su pa­dre no son tan alle­ga­dos co­mo ori­gi­nal­men­te pa­re­cía.

Las co­sas se po­nen muy ra­ras la no­che que Mar­got no re­gre­sa a ca­sa lue­go de ha­ber­se reuni­do con su gru­po de es­tu­dio. Al prin­ci­pio Da­vid no pien­sa na­da ma­lo, pe­ro las co­sas co­mien­zan a des­mo­ro­nar­se rá­pi­da­men­te a me­di­da que apa­re­cen pe­que­ñas pis­tas que de­mues­tran que po­si­ble­men­te su hi­ja de 16 años es­té des­apa­re­ci­da. Da­vid con­tac­ta a la de­tec­ti­ve Vick (De­bra Mes­sing) para de­nun­ciar la des­apa­ri­ción y así co­mien­za la bús­que­da de Mar­got. A tra­vés de la película ob­ser­va­mos los mo­men­tos más di­fí­ci­les de un Da­vid vul­ne­ra­ble y lleno de in­cer­ti­dum­bres.

Iné­di­ta. Lo que ha­ce que es­ta película sea úni­ca es que es la pri­mer película que rea­li­za un es­tu­dio co­mo Sony y que se fil­ma con te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y cá­ma­ras Go PRO en su to­ta­li­dad; los crea­do­res uti­li­zan un len­gua­je de pan­ta­lla, o sea un len­gua­je ba­sa­do en la ac­ti­vi­dad de una compu­tado­ra y te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, lo que re­pre­sen­ta de ma­ne­ra muy au­tén­ti­ca la for­ma en que in­ter­ac­tua­mos en la ac­tua­li­dad y a su vez ex­plo­ra la reali­dad de una re­la­ción mo­der­na en­tre pa­dres e hi­jos en la era del In­ter­net.

Nues­tro es­ti­lo mo­derno de co­mu­ni­ca­ción brin­da for­mas ins­tan­tá­neas de pre­sen­tar­nos y rein­ven­tar­nos an­te la so­cie­dad. El mun­do vir­tual es es­pe­cial­men­te ten­ta­dor para los ado­les­cen­tes que em­pu­jan los lí­mi­tes y ex­plo­ran sus iden­ti­da­des, a la vez que les ofre­ce una vi­da pro­me­te­do­ra e in­tere­san­te pe­ro don­de el pe­li­gro es­tá siem­pre al ace­cho.

Bus­can­do in­ves­ti­ga el vie­jo di­le­ma de los pa­dres pe­ro con un es­ti­lo ci­ne­ma­to­grá­fi­co nue­vo: cuán­ta li­ber­tad de ac­ción otor­gar­le a un hi­jo, cuán­do per­mi­tir­le el uso de los me­dios mo­der­nos de co­mu­ni­ca­ción y cuán­do con­tro­lar­lo, al­go es­pe­cial­men­te di­fí­cil cuan­do se tra­ta de las re­des so­cia­les. La pre­gun­ta ra­di­ca en con quién se es­tán co­nec­tan­do y en qué ti­po de per­so­na ellos mis­mos se es­tán con­vir­tien­do.

Lo que es único es có­mo sur­gió el con­cep­to para la película. El ci­neas­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.