La re­van­cha de Rom­bai

FER VÁZ­QUEZ

El Pais (Uruguay) - Sabado Show - - PORTADA -

Del vie­jo Rom­bai so­lo que­da Fe­rVáz­quez. Él y su ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­le el pe­cho a las ba­las, que —aho­ra— lle­gan de sus ex­com­pa­ñe­ros de ru­ta. Por pri­me­ra vez, el jo­ven mú­si­co con­tra­ata­ca y re­do­bla la apues­ta. Dis­pa­ra mu­ni­ción grue­sa con­tra quie­nes ayer iban a su la­do: sus ex­re­pre­sen­tan­tes, su ex­com­pa­ñe­ra Ca­mi­la Rajch­man y su ex­so­cio Agus­tín Ca­sa­no­va, quien le ini­ció una de­man­da la­bo­ral.“Yo pre­fe­rí que no ha­ya gue­rra, pe­ro se me­tie­ron con­mi­go y ten­go que con­tar mi ver­dad”, di­ce. En me­dio de la ba­la­ce­ra, pre­sen­ta un nue­vo Rom­bai, con otro rit­mo, otras in­te­gran­tes y otras can­cio­nes. El pri­mer te­ma ya ba­tió ré­cord de re­pro­duc­cio­nes. Fer ha­bla so­bre el re­na­cer de su ban­da.Y cuen­ta to­da su ver­dad.

—¿Có­mo fue el pro­ce­so pre­vio al lan­za­mien­to de es­te nue­vo Rom­bai?

— Fue un pro­ce­so lar­go. Es­tu­vi­mos to­do el año tra­ba­jan­do pa­ra es­te lan­za­mien­to: las can­cio­nes, el so­ni­do, la es­té­ti­ca. Pro­ba­mos mu­chas com­bi­na­cio­nes, y cuan­do tu­vi­mos to­das las opciones, nos de­ci­di­mos por pre­sen­tar el te­ma Me Voy. Nos gus­tó por­que tie­ne la mez­cla jus­ta en­tre los nue­vos so­ni­dos pa­ra lle­gar a otros mer­ca­dos y la cum­bia que for­ma par­te de la esen­cia de Rom­bai. Yo es­ta­ba ner­vio­so por­que uno siem­pre tie­ne la in­tri­ga de lo que pue­de pa­sar. Hu­bo gen­te que com­pa­ró a Rom­bai con una serie, en la que es­ta se­ría la ter­ce­ra tem­po­ra­da. La pri­me­ra fue hobby, la se­gun­da amor y la ter­ce­ra pro­fe­sio­na­lis­mo.

—¿Se­ría una co­me­dia o un dra­ma?

—Un dra­ma, ¡tre­men­do dra­ma! No mi­ro co­me­dias.

—¿Qué vis­te en Va­le­ria Emi­li­ani y Me­gu­mi Bow­les pa­ra ele­gir­las co­mo las nue­vas chi­cas del gru­po?

—Son gran­des ar­tis­tas, com­ple­tas. Can­tan muy lin­do y tienen mu­cho ca­ris­ma. Ade­más, tienen vo­ces sexys que le apor­tan un sa­bor­ci­to dis­tin­to a Rom­bai.

—¿Qué eva­lua­ción ha­cés de la re­per­cu­sión de Me Vo y, el pri­mer vi­deo­clip de es­ta eta­pa?

— Me voy fue el vi­deo que tu­vo más vi­si­tas en me­nos tiem­po, en­tre to­dos los de Rom­bai. Es una nue­va eta­pa que em­pie­za con el pie de­re­cho, co­mo las an­te­rio­res. La

“Des­co­noz­co a es­teA­gus­tín (Ca­sa­no­va) que le ha­ce un jui­cio a la per­so­na que le dio la opor­tu­ni­dad”, ex­pre­sa so­bre su ex­com­pa­ñe­ro.

pri­me­ra em­pe­zó con Lo­cu­ras con­ti­go, la se­gun­da con Emi (Mer­nes) cuan­do sa­ca­mos Cuan­do se po­ne a bailar, y aho­ra vol­vi­mos a em­pe­zar con el pie de­re­cho con MeVoy. Es sú­per im­por­tan­te arran­car bien un pro­yec­to.

—¿Qué tan di­fí­cil fue to­mar la de­ci­sión de se­pa­rar a tu novia Emi Mer­nes de Rom­bai pa­ra pre­ser­var la pa­re­ja?

—Lo de­ci­di­mos en­tre los dos. Fue di­fí­cil. Lo­gra­mos hacer un lin­do éxi­to jun­tos en Rom­bai, pe­ro al fi­nal te­nía­mos ro­ces y desacuer­dos co­mo pa­re­ja y co­mo com­pa­ñe­ros. In­ten­ta­mos hacer las dos co­sas, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no pu­di­mos, así que re­sol­vi­mos prio­ri­zar lo que más que­ría­mos, que era se­guir jun­tos co­mo no­vios. Lo char­la­mos du­ran­te me­ses, y los dos sa­bía­mos que era una de­ci­sión que ha­bía que to­mar. Lo hi­ci­mos tran­qui­la­men­te. Nos do­lió, pe­ro es­ta­ba muy char­la­do y los dos sen­ti­mos que to­ma­mos la de­ci­sión co­rrec­ta. Aho­ra yo es­toy apo­yan­do la ca­rre­ra so­lis­ta que va a lan­zar Emi y ella tam­bién me ayu­da en es­te nue­vo Rom­bai.

—En las re­des se mues­tran co­mo una pa­re­ja muy en­cen­di­da, ¿es así en la in­ti­mi­dad?

—So­mos una pa­re­ja en­cen­di­da. Los dos so­mos muy pa­sio­na­les.

—¿Sos más de­man­dan­te co­mo pa­re­ja o co­mo je­fe?

—Por mis experiencias, prac­ti­co la to­le­ran­cia en am­bos ro­les. No soy ce­lo­so. In­ten­to ser el me­jor com­pa­ñe­ro po­si­ble y es­tar en los de­ta­lles que ha­cen que la re­la­ción sea sa­na.Y co­mo je­fe soy te­naz en lo que quie­ro lo­grar, en­ton­ces pi­do mu­cha de­di­ca­ción.

—¿Te sor­pren­dió la vuel­ta de Ca­mi­la Rajch­man a la mú­si­ca?

—Me sor­pren­dió que usa­ra el “de fies­ta”, que es de Rom­bai. Y me sor­pren­dió el so­ni­do, que se pa­re­ce mu­cho al Rom­bai de an­tes. A mí me gus­tan las co­sas ori­gi­na­les, y lo que hi­zo no es muy ori­gi­nal. Yo pien­so que lo de ella es la te­le, co­mo ya se lo he di­cho. Me en­can­ta su ca­ris­ma y es muy en­tre­te­ni­da en te­le­vi­sión. Pe­ro en la mú­si­ca no me gus­ta.

—¿Có­mo que­da­ron las co­sas con ella des­pués de tan­tas idas y vuel­tas?

—Ca­mi­la no se ha por­ta­do bien con­mi­go. Yo per­dono mu­cho, pe­ro ten­go un lí­mi­te. Ella ha sa­li­do a ha­blar mal de mí ca­da vez que tu­vo la opor­tu­ni­dad. Yo a ella le di­go las co­sas de fren­te, pe­ro ella a mí no. Es fal­sa.

—¿Que­dó al­go pen­dien­te en­tre us­te­des dos?

—De mi par­te no, pe­ro tal vez del la­do de ella sí por­que por al­go co­pia la mú­si­ca an­te­rior de Rom­bai y el “de fies­ta”.

—¿Có­mo to­mas­te la de­man­da la­bo­ral que te ini­ció Agus­tín Ca­sa­no­va?

—Me sor­pren­dió. Una de­man­da la­bo­ral es la que le ha­ce un em­plea­do a un em­plea­dor, co­sa to­tal­men­te des­ho­nes­ta por­que no­so­tros éra­mos so­cios. Íba­mos a ga­nan­cias igua­les de to­do lo que ge­ne­ra­ba Má­ra­ma en to­dos los ám­bi­tos.

—¿Fue­ron so­cios des­de el co­mien­zo de Má­ra­ma?

—Sí, me acuer­do que nos jun­ta­mos en un bar de Po­ci­tos don­de ha­bla­mos y arran­ca­mos nues­tra so­cie­dad en par­tes igua­les.

—¿Có­mo te sen­tís en re­la­ción a es­ta acción de Agus­tín?

—Me due­le por­que yo fui quien lo in­vi­tó a ser par­te de Má­ra­ma. Lo hi­ce so­cio e hi­ci­mos un buen ne­go­cio jun­tos. Yo lo ayu­dé mu­chí­si­mo y con es­ta acción no es­tá sien­do jus­to. Des­co­noz­co a es­te Agus­tín que le ha­ce un jui­cio des­leal a la per­so­na que le dio la opor­tu­ni­dad. Es­to no ha­bla bien de él. No de­mues­tra ser una per­so­na ho­nes­ta, hu­mil­de y to­do lo que él re­pre­sen­ta pa­ra la gen­te.Yo pre­fe­rí que no ha­ya gue­rra, pe­ro se me­tie­ron con­mi­go y ten­go que dar mi ver­dad pa­ra que la gen­te ten­ga las car­tas so­bre la me­sa. Que se se­pa que lo que es­tá ha­cien­do Agus­tín no es de bue­na per­so­na.

—¿Por qué creés que lo ha­ce?

—Yo pien­so que es­tá in­fluen­cia­do por En­ri­que Quin­te­ros (ex­ma­na­ger de am­bos, ac­tual de Agus­tín), que es

quien me quie­re hacer da­ño. In­clu­so aho­ra tam­bién me man­dó a dos per­so­nas que tra­ba­ja­ban pa­ra él a ha­cer­me un jui­cio co­mo que eran em­plea­dos míos, pe­ro nun­ca lo fue­ron.

—¿Te pi­de un mi­llón y me­dio de dó­la­res?

—Es una ci­fra in­fla­da, co­mo la de to­dos los jui­cios que me han que­ri­do hacer.

—¿Te han que­ri­do hacer mu­chos jui­cios?

—Sí. To­dos son jui­cios mi­llo­na­rios y fal­sos, por­que nin­guno se va a po­der sos­te­ner an­te la jus­ti­cia. Lo ha­cen pa­ra in­ti­mi­dar­me.

—¿Có­mo pen­sás que va a avan­zar es­ta de­man­da?

—Es­ta­mos a tiem­po de que no se ha­ga, hay una ins­tan­cia de con­ci­lia­ción. Tal vez Agus­tín se dé cuen­ta de que se es­tá me­tien­do en un qui­lom­bo. Yo pre­fie­ro de­di­car­me a lo ar­tís­ti­co y no es­tar con pro­ble­mas de abo­ga­dos, pe­ro si te­ne­mos que ir a un jui­cio yo es­toy muy tran­qui­lo por­que ten­go mu­chas prue­bas de que fui­mos so­cios.

—¿Có­mo era tu re­la­ción con él en la úl­ti­ma eta­pa de Má­ra­ma?, ¿en al­gún mo­men­to se pe­lea­ron por al­go con­cre­to?

—Yo te­nía di­fe­ren­cias pro­fe­sio­na­les con él. Te­nía­mos ro­ces en cuan­to a las es­tra­te­gias o so­bre cuál can­ción sa­car, pe­ro na­da más. Con Agus­tín no ha­blo des­de fi­nes del año pa­sa­do, cuan­do lo in­vi­té a se­guir el pro­yec­to de Má­ra­ma con el re­pre­sen­tan­te Wal­ter Kolm. Yo ha­bía ter­mi­na­do el con­tra­to con nues­tros ex­ma­na­gers En­ri­que Quin­te­ros y Ca­triel Sa­gar­doy por­que lo ha­bían in­cum­pli­do, y Agus- tín me di­jo que te­nía ra­zón y que se ve­nía con­mi­go. Pe­ro des­pués fue a con­tar­le to­do a Quin­te­ros. Él lo con­ven­ció y Agus­tín se ter­mi­nó que­dan­do con él. Nun­ca más me lla­mó ni vol­vi­mos a ha­blar.

—En una en­tre­vis­ta pa­ra El Ob­ser­va­dor de­nun­cias­te que Quin­te­ros te pa­sa­ba nú­me­ros de ven­tas de shows in­fe­rio­res a los reales, ¿lo sos­te­nés?

—No me acuer­do. Di­je que hi­zo las co­sas mal e in­cum­plió el con­tra­to. Mis abo­ga­dos es­tán tra­ba­jan­do en eso. Por aho­ra no pue­do de­cir na­da so­bre ese pun­to. Lo que di­go es que son malos. No tienen va­lo­res éti­cos. Les di­go a los fu­tu­ros ar­tis­tas que no sean tan ton­tos co­mo yo, y que por ga­nas y de­ses­pe­ra­ción fir­men cual­quier co­sa. Hay que leer y sa­ber ase­so­rar­se.

—Di­jis­te que tus ex­re­pre­sen­tan­tes tra­ba­ja­ban mal, pe­ro Má­ra­ma y Rom­bai cre­cie­ron y fue­ron un éxi­to arro­lla­dor ba­jo su ges­tión, ¿no fue en par­te gra­cias a su tra­ba­jo?

—Una co­sa no qui­ta la otra. Ellos se es­for­za­ron pa­ra que Má­ra­ma y Rom­bai cre­cie­ran, pe­ro eso no es ex­cu­sa pa­ra in­cum­plir un con­tra­to.

—¿Qué opi­nás a ni­vel ar­tís­ti­co de la nue­va eta­pa de Agus­tín co­mo so­lis­ta?

—No me lla­mó la aten­ción. Él de­be es­tar bus­can­do la ma­ne­ra de tras­cen­der un po­co más por­que a ni­vel de nú­me­ros no le fue muy bien. No­so­tros tam­bién es­ta­mos arran­can­do y es di­fí­cil rein­ven­tar­se. Yo le de­seo lo me­jor.

“Ca­mi­la (Rajch­man) no se por­tó bien con­mi­go. Yo per­dono mu­cho, pe­ro ten­go un lí­mi­te. Ella sa­lió a ha­blar mal de mí ca­da vez que tu­vo la opor­tu­ni­dad. Es fal­sa”, dis­pa­ra so­bre quien con­for­mó la du­pla de Rom­bai has­ta 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.