Un pa­seo en Fe­rra­ri que ter­mi­na en ex­tra­di­ción

Tur­quía di­ce que es­ta­fa y la­va­do ron­da US$ 500 mi­llo­nes

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - EDUARDO BARRENECHE

La Fe­rra­ri blanca es­ta­cio­na­da en una ca­lle de Mal­vín Nor­te y ro­dea­da de mar­gi­na­les im­pac­tó co­mo un gol­pe en el men­tón a un dis­traí­do. La foto cir­cu­ló por las re­des so­cia­les y se vi­ra­li­zó. En­se­gui­da se su­po que el lu­jo­so au­to­mó­vil ha­bía si­do ad­qui­ri­do por un em­pre­sa­rio tur­co sin­di­ca­do co­mo lí­der de una or­ga­ni­za­ción de es­ta­fa­do­res. No tras­cen­dió el pre­cio pa­ga­do, pe­ro el vehícu­lo de al­ta ga­ma es­ta­ba a la ven­ta en US$ 640.000 en avi­sos cla­si­fi­ca­dos vir­tua­les.

En una au­dien­cia rea­li­za­da ayer en el Juz­ga­do Es­pe­cia­li­za­do en Cri­men Or­ga­ni­za­do, la Fe­rra­ri blanca, un ya­te y pro­pie­da­des lu­jo­sas fue­ron men­cio­na­das por la jue­za de di­cha ma­te­ria, María Helena Mai­nard, cuan­do le­yó su fa­llo con­ce­dien­do la ex­tra­di­ción del em­pre­sa­rio tur­co O.N. Con la sen­ten­cia, la ma­gis­tra­da hi­zo lu­gar al pe­di­do del fis­cal de De­li­tos Eco­nó­mi­cos, Enrique Rodríguez, y del go­bierno de Tur­quía.

El em­pre­sa­rio es acu­sa­do en su país de ser uno de los miem­bros cla­ves de una or­ga­ni­za­ción que per­pe­tró una es­ta­fa mi­llo­na­ria a 80.000 per­so­nas que in­vir­tie­ron en gran­jas vir­tua­les. Se­gún Tur­quía, el mon­to de la ma­nio­bra y el la­va­do de di­ne­ro al­can­za los US$ 500 mi­llo­nes.

Se­gún la Fis­ca­lía de De­li­tos Eco­nó­mi­cos, la or­ga­ni­za­ción in­ves­ti­ga­da ad­qui­rió un pre­dio en La­gu­na de Sau­ce com­pues­to por do­ce te­rre­nos. Apa­ren­te­men­te, al constructor de las ca­sas se le pa­gó con la Fe­rra­ri blanca y un ya­te ava­lua­do en un mi­llón de dó­la­res, ex­pre­só di­cha fis­ca­lía.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes del fis­cal Rodríguez con­clu­ye­ron que O.N. ad­qui­rió el 70% de la so­cie­dad pro­pie­ta­ria de ese pre­dio ubi­ca­do en Mal­do­na­do, se­gún con­fir­mó el propio fis­cal.

El go­bierno de Tur­quía, re­pre­sen­ta­do por el abo­ga­do pe­na­lis­ta Jorge Rodríguez Pe­rei­ra, se­ña­ló que el em­pre­sa­rio tur­co re­si­de en Uru­guay des­de 2011 y que en seis años de­jó de ser em­plea­do y pa­só a di­ri­gir una em­pre­sa im­por­ta­do­ra de va­ri­llas de hierro. “De las vi­gi­lan­cias elec­tró­ni­cas re­sul­ta­ría que O.N. en­tró en con­tac­to con el Sr. P.V. con quien ha te­ni­do con­ver­sa­cio­nes pa­ra rea­li­zar cam­bios de che­ques y la po­si­ble ven­ta de un vehícu­lo Fe­rra­ri, el cual fue fi­nal­men­te in­cau­ta­do”, se­ña­la Mai­nard en el fa­llo.

Se­gún Tur­quía, exis­ten ele­men­tos ob­je­ti­vos de que el gru­po que in­te­gra­ba O.N. ad­qui­rió bie­nes de al­to va­lor en Uru­guay co­mo un ya­te y una propiedad privada en San­ta Lucía.

Pa­ra el fis­cal tur­co, el acu­sa­do “in­te­gra­ba ese gru­po” y “te­nía un rol eje­cu­ti­vo” den­tro de la or­ga­ni­za­ción de es­ta­fa­do­res.

Du­ran­te la au­dien­cia de ayer, O.N. sa­cu­dió con la ca­be­za en for­ma ne­ga­ti­va cuan­do la jue­za Mai­nard le­yó la acu­sa­ción en su con­tra del go­bierno tur­co. Pos­te­rior­men­te, la ma­gis­tra­da re­la­tó el fun­cio­na­mien­to de la or­ga­ni­za­ción de es­ta­fa­do­res que ope­ró en Tur­quía iden­ti­fi­can­do por los nom­bres de pi­la a los su­pues­tos es­ta­fa­do­res.

O.N. son­rió iró­ni­co.

Mai­nard di­jo: “No se ría de mi pro­nun­cia­ción, se­ñor”.

O.N. asin­tió con la ca­be­za en se­ñal de res­pe­to.

APE­LA­CIÓN. La de­fen­sa del em­pre­sa­rio tur­co —Gon­za­lo Fernández y Renato Eche­ve­rría— ar­gu­men­tó en con­tra de la ex­tra­di­ción de su de­fen­di­do al se­ña­lar que es­te no fi­gu­ra­ba en el or­ga­ni­gra­ma de la or­ga­ni­za­ción de es­ta­fa­do­res que Tur­quía en­vió a Uru­guay.

Am­bos pro­fe­sio­na­les en­ten­die­ron que se tra­ta de una ex­tra­di­ción no con­ven­cio­nal, ya que no exis­te tra­ta­do bi­la­te­ral en­tre Uru­guay y Tur­quía. Y agre­ga­ron que co­mo Uru­guay no es par­te de un tra­ta­do mul­ti­la­te­ral, ello de­ter­mi­na que la ex­tra­di­ción so­li­ci­ta­da se re­gu­le por el de­re­cho in­terno, nor­ma­ti­va más exi­gen­te y res­tric­ti­va.

Los dos pro­fe­sio­na­les se opu­sie­ron a la ex­tra­di­ción ar­gu­men­tan­do que no exis­ten prue­bas que in­cul­pen a su de­fen­di­do, y ad­vir­tie­ron que Tur­quía ca­re­ce de ju­ris­dic­ción pa­ra re­cla­mar la en­tre­ga. Sos­tu­vie­ron que si bien Tur­quía se­ña­la que hu­bo un fraude de US$ 500 mi­llo­nes, so­lo men­cio­na dos trans­fe­ren­cias ha­cia Uru­guay: una por US$ 3.000.000 y otra por US$ 500.000. Tam­bién des­min­tie­ron que O.N. es­ca­pa­ra en 2018 ha­cia Uru­guay en un avión pri­va­do, ya que vi­ve en el país des­de 2007.

De­fen­sa de acu­sa­do tur­co ape­ló tras sos­te­ner que Tur­quía no pro­bó de­li­tos.

AU­DIEN­CIA. La jue­za es­pe­cia­li­za­da María Helena Mai­nard con­ce­dió la ex­tra­di­ción del acu­sa­do por­que Tur­quía “cum­plió” con los re­qui­si­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.