Con­fe­sión de par­te

El Pais (Uruguay) - - ECOS - Mar­ce­lo Gios­cia | Mon­te­vi­deo

@Las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes del Sr. Di­rec­tor Na­cio­nal de Po­li­cía, fun­cio­na­rio de al­ta je­rar­quía del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, no de­ja­ron a na­die in­di­fe­ren­te, y por cier­to que no po­drá atri­buir­se a la de­re­cha in­ten­ción des­es­ta­bi­li­za­do­ra al­gu­na. En ver­dad, nos ha de­ja­do a to­dos sin pa­la­bras, pues… ¿qué más po­dría de­cir­se fren­te al al­can­ce de las mis­mas? Un vie­jo y ele­men­tal prin­ci­pio pro­ce­sal en­se­ña que “a con­fe­sión de par­te, re­le­vo de prue­ba”, lo que en len­gua­je sen­ci­llo su­po­ne que ha­bien­do con­fe­sa­do la par­te, no re­sul­ta ne­ce­sa­rio na­da más y me­nos pro­du­cir prue­ba so­bre lo ad­mi­ti­do en sus di­chos. Que la in­efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad im­ple­men­ta­das por el go­bierno del Fren­te Am­plio ha si­do y si­gue sien­do un he­cho cier­to, no es na­da nue­vo pa­ra quie­nes ob­ser­va­mos la reali­dad co­ti­dia­na y quie­nes a dia­rio la pa­de­ce­mos. La in­se­gu­ri­dad se ha ins­ta­la­do en el te­rri­to­rio na­cio­nal y ha cam­bia­do has­ta la ca­li­dad de vi­da de los que ha­bi­ta­mos es­te sue­lo. Que las ra­pi­ñas y los ho­mi­ci­dios se ha­yan in­cre­men­ta­do y que exis­tan ba­rrios y asen­ta­mien­tos que son tie­rra de na­die, tam­bién lo sa­bía­mos, pe­ro que un je­rar­ca de su ta­lla re­co­noz­ca la “anomia” (es­to en buen ro­man­ce su­po­ne li­te­ral­men­te la au­sen­cia de nor­mas) y que nos com­pa­re con un país cen­troa­me­ri­cano ya es mu­cho, es­ta­mos an­te un ver­da­de­ro caos.

Cuan­do en ver­dad, a nues­tro en­ten­der, no es que no exis­tan nor­mas, sino que el des­ban­de se pro­du­ce an­te la au­sen­cia del Es­ta­do, que es mu­cho más gra­ve, que no ejer­ce su poder de cus­to­dia de nues­tras per­so­nas y bie­nes, que no di­sua­de, que no de­mues­tra cohe­ren­cia a la ho­ra de ejer­cer el poder que la Cons­ti­tu­ción y las le­yes le atri­bu­yen, y que la ciu­da­da­nía les con­fió pa­ra vi­vir en so­cie­dad. Lue­go se pre­ten­de que la ciu­da­da­nía no se ar­me y el propio mi­nis­tro y su sub­se­cre­ta­rio dan pú­bli­cas ins­truc­cio­nes de lo que de­be­mos ha­cer fren­te a una ra­pi­ña o a un co­pa­mien­to. Sa­be­mos de la pa­cien­cia ca­si in­fi­ni­ta de los uru­gua­yos, pe­ro ca­be pre­gun­tar­se, ¿has­ta cuán­do?

Es ho­ra de que ca­da quien asu­ma de una vez por to­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des y de mo­di­fi­car las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad que se han ve­ni­do im­ple­men­tan­do. Se tra­ta in­clu­so de poder coor­di­nar el ac­cio­nar de dis­tin­tos ac­to­res pú­bli­cos, cu­yo cos­to sol­ven­ta­mos to­dos los que aquí ha­bi­ta­mos, pa­ra co­men­zar a ver re­sul­ta­dos que re­vier­tan la si­tua­ción. Se tra­ta ni más ni me­nos que de cum­plir con una de las nor­mas bá­si­cas de nues­tra Cons­ti­tu­ción, que im­po­ne la obli­ga­ción del Es­ta­do de pro­te­ger­nos en el go­ce de nues­tra vi­da y propiedad. Pe­ro am­bos bie­nes es­tán a dia­rio ame­na­za­dos, y en las de­cla­ra­cio­nes del Sr. Di­rec­tor de Po­li­cía se ad­vier­te el re­co­no­ci­mien­to de su de­rro­ta en esa lu­cha con­tra el de­li­to. Cuan­do re­co­no­ce­mos esa reali­dad, el men­sa­je no pue­de ser más des­alen­ta­dor. De­bie­ra re­co­no­cer­se que no se ha si­do cohe­ren­te en los plan­teos y ello tie­ne sus con­se­cuen­cias, a mo­do de ejem­plo, so­lo men­cio­ne­mos la prohi­bi­ción de fu­mar y el triun­fo ob­te­ni­do en el jui­cio pro­mo­vi­do por una fuer­te mul­ti­na­cio­nal del ta­ba­co, pe­ro por otro la­do le­ga­li­za­mos el con­su­mo y ven­ta de ma­rihua­na, en una suer­te de prue­ba “en­sa­yo-error” (don­de los co­ba­yos son nues­tros con­na­cio­na­les) pre­ten­dien­do de­rro­tar al nar­co­trá­fi­co, sin re­co­no­cer que no só­lo no se le de­rro­tó, sino que el con­su­mo de dro­gas “pe­sa­das” se ha vis­to acre­cen­ta­do, ha­bien­do si­do la ma­rihua­na so­lo la puer­ta de ac­ce­so. Ver­da­de­ra­men­te la­men­ta­ble. So­lo res­ta la dig­ni­dad de una re­nun­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.