Eduy21 co­mo mo­de­lo a re­pli­car

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

EDI­TO­RIAL

FUN­DA­DO EL 14 DE SEP­TIEM­BRE DE 1918

Lue­go de un año y me­dio de tra­ba­jo, el mo­vi­mien­to de edu­ca­do­res nu­clea­dos en Eduy21 pre­sen­tó el martes su Li­bro Abier­to, con las pro­pues­tas de cam­bio edu­ca­ti­vo que po­ne a dis­po­si­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Se tra­ta de un pro­yec­to con­sen­sua­do en­tre ex­per­tos de dis­tin­tas co­lec­ti­vi­da­des e ideo­lo­gías, que des­de el aná­li­sis de la reali­dad y la apli­ca­ción de co­no­ci­mien­to téc­ni­co arri­ba a un re­sul­ta­do tan vas­to co­mo con­cre­to. Mu­cho más que una crí­ti­ca, es una pro­pues­ta. Mu­cho más que un re­cla­mo de de­mo­li­ción, es la ho­ja de ru­ta pa­ra cons­truir.

Y el con­sen­so al­can­za­do es real­men­te for­mi­da­ble. Los par­ti­dos de la opo­si­ción abra­zan la idea, con la so­la ex­cep­ción del mi­no­ri­ta­rio Uni­dad Po­pu­lar. In­clu­so des­de fi­las del ofi­cia­lis­mo se apo­yan las me­di­das plan­tea­das, ma­ti­zan­do ape­nas en que, se­gún los as­to­ris­tas, mu­chas ya es­tán sien­do apli­ca­das por el go­bierno. Pe­ro la reali­dad des­mien­te esa pre­ten­sión, por­que en gran­des lí­neas, ni el ho­ra­rio ex­ten­di­do se ha uni­ver­sa­li­za­do, ni se ha lo­gra­do cen­tra­li­zar los equi­pos do­cen­tes en las ins­ti­tu­cio­nes, ni se ha for­ta­le­ci­do la con­duc­ción po­lí­ti­ca del MEC, en­tre otras mu­chas in­no­va­cio­nes que Eduy21 co­lo­ca so­bre la me­sa. La po­si­ción del as­to­ris­mo en es­te te­ma es, nue­va­men­te, la de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Co­mo cuan­do de­fien­de un TLC pe­ro se re­sig­na a per­der­lo, o cuan­do cri­ti­ca al ge­no­ci­da ve­ne­zo­lano pe­ro es in­ca­paz de lo­grar que el país lo con­de­ne en una de­cla­ra­ción ofi­cial.

Más cohe­ren­tes con el desas­tre au­to asu­mi­do, los mu­ji­quis­tas no con­cu­rrie­ron a la pre­sen­ta­ción de Eduy21 y se de­di­ca­ron a pu­bli­car tuits con re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos su­pues­ta­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Los éxi­tos de que pue­den ufa­nar­se tie­nen que ver con la asig­na­ción de re­cur­sos: mul­ti­pli­ca­ción del pre­su­pues­to, me­jo­ra­mien­to del sa­la­rio do­cen­te, cons­truc­ción de es­cue­las y li­ceos. Pe­ro to­dos esos lo­gros se re­ba­ten una vez que son con­tras­ta­dos con los dé­fi­cits cua­li­ta­ti­vos y con la ma­ne­ra co­mo el sis­te­ma hoy am­plía las di­fe­ren­cias so­cia­les en lu­gar de acor­tar­las. Una edu­ca­ción que de­jó de ser, co­mo en otras épo­cas, mo­tor de la mo­vi­li­dad so­cial, y se con­vir­tió en una opro­bio­sa fá­bri­ca de po­bre­za y ex­clu­sión.

En cam­bio, la pre­sen­ta­ción de Eduy21 per­mi­te ver por pri­me­ra vez a ex­per­tos en una de­ter­mi­na­da área de co­no­ci­mien­to, con­ju­gan­do ideas y es­fuer­zo pa­ra rea­li­zar un apor­te con­cre­to a la su­pera­ción de un pro­ble­ma na­cio­nal, por en­ci­ma de po­si­cio­na­mien­tos par­ti­da­rios.

Es una ex­pe­rien­cia iné­di­ta y dig­na de ser imi­ta­da. Las vo­ces de la aca­de­mia se ex­pre­san ge­ne­ral­men­te en for­ma in­di­vi­dual, for­mu­lan­do cues­tio­na­mien­tos a tra­vés de ar­tícu­los de opi­nión o posteos en las re­des so­cia­les, pe­ro di­fí­cil­men­te ge­ne­ran­do mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les con­tun­den­tes co­mo és­te. La ca­ren­cia se agra­va al cons­ta­tar que di­chas vo­ces crí­ti­cas son es­ca­sas, y en los es­pa­cios de opi­nión de ra­dio y te­le­vi­sión se ve a ve­ces con des­alien­to a al­gún in­te­lec­tual de pres­ti­gio, de­di­ca­do im­pú­di­ca­men­te a lle­var agua al molino del go­bierno. No son po­cos quie­nes han per­mu­ta­do el ejer­ci­cio del es­pí­ri­tu crí­ti­co por el có­mo­do rol de in­te­lec­tual or­gá­ni­co.

Fren­te a la inope­ran­cia del ofi­cia­lis­mo y sus es­bi­rros de turno, apor­tes co­mo el de Eduy21 abren una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra el cam­bio. Con­fron­té­mos­lo con lo que ocu­rrió cuan­do se in­ten­tó lo mis­mo a tra­vés de re­pre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas tien­das po­lí­ti­cas. Aque­lla con­vo­ca­to­ria del pre­si­den­te Vázquez a una me­sa in­ter­par­ti­da­ria pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, ge­ne­ró una gran ex­pec­ta­ti­va pe­ro tu­vo un re­sul­ta­do irre­le­van­te. ¿Ten­drá el go­bierno que se ins­ta­le en 2020 la de­ter­mi­na­ción de apli­car las pro­pues­tas de Eduy21, mo­les­te a quien mo­les­te? ¿O pe­sa­rá más el om­bli­guis­mo cor­po­ra­ti­vo que el de­re­cho de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes a una edu­ca­ción de ca­li­dad?

La plé­ya­de de edu­ca­do­res reuni­dos en torno a es­te Li­bro Abier­to cons­ti­tu­ye un mo­de­lo a re­pli­car en otras áreas. De­be­ría lle­gar el día en que se die­ra una ins­ti­tu­cio­na­li­dad si­mi­lar con so­ció­lo­gos y ges­to­res cul­tu­ra­les, pa­ra pro­mo­ver el cam­bio so­cio­cul­tu­ral que el país es­tá re­cla­man­do a gri­tos. ¿O aca­so no hay na­da que ha­cer en el plano po­lí­ti­co pa­ra com­ba­tir la cul­tu­ra nar­co, irre­me­dia­ble­men­te ins­ta­la­da en la so­cie­dad? Una mo­di­fi­ca­ción dis­rup­ti­va de las pau­tas cul­tu­ra­les que pro­mue­ve el Es­ta­do de­be­ría co­rrer en pa­ra­le­lo a la im­pres­cin­di­ble trans­for­ma­ción edu­ca­ti­va. Los ex­per­tos en la ma­te­ria ten­drían que or­ga­ni­zar su propio “Cul­tu­ra21” y to­mar las rien­das de una vez por to­das. ¿Qué es­tán es­pe­ran­do? ¿Que, co­mo ha de­cla­ra­do el di­rec­tor na­cio­nal de Po­li­cía, el cho­que cul­tu­ral nos con­vier­ta en otro pa­raí­so de las ma­ras?

La plé­ya­de de edu­ca­do­res reuni­dos en torno a es­te li­bro es un mo­de­lo a re­pli­car en otras áreas. De­be­ría lle­gar el día en que se die­ra al­go si­mi­lar con so­ció­lo­gos y ges­to­res cul­tu­ra­les, pa­ra pro­mo­ver el cam­bio so­cio­cul­tu­ral que el país es­tá re­cla­man­do a gri­tos.

LEO­NAR­DO GUZMÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.