“Nos tra­jo la re­nun­cia, las lla­ves y una lis­ta de la 711”

Ex al­cal­de Rodrigo Ar­ca­mo­ne se des­pi­dió del Mu­ni­ci­pio C

El Pais (Uruguay) - - CIUDADES -

En un so­bre ce­rra­do, el ex al­cal­de del Mu­ni­ci­pio C, Rodrigo Ar­ca­mo­ne, en­tre­gó el miércoles las lla­ves de la se­de de go­bierno y una car­ta en la que ofi­cia­li­zó su di­mi­sión tras ser de­nun­cia­do por vio­len­cia do­més­ti­ca. En la se­sión del con­ce­jo que tra­tó su re­nun­cia, se re­sol­vió ade­más des­ti­tuir a un ase­sor a quien Ar­ca­mo­ne ha­bía con­tra­ta­do “de ma­ne­ra irre­gu­lar” me­ses atrás.

“Se lle­gó a un acuer­do de ce­rrar el te­ma. Te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas de trabajar en se­rio. Se res­pi­ró has­ta otro ai­re”, co­men­tó Alejandra Bri­tos, con­ce­jal mu­ni­ci­pal por el Par­ti­do Na­cio­nal.

Bri­tos con­tó que, den­tro del so­bre, ade­más de la car­ta y las lla­ves del lo­cal, ve­nía “una lis­ta de la 711”, sec­tor del Fren­te Am­plio que in­te­gra­ba y que le pi­dió que aban­do­na­ra el car­go.

En su lu­gar que­dó al fren­te del mu­ni­ci­pio Su­sa­na Rodríguez, quien has­ta aho­ra se desem­pe­ña­ba co­mo con­ce­jal.

“Es una mu­jer ex­pe­di­ti­va”, co­men­tó Bri­tos.

Ha­ce más de sie­te me­ses, Bri­tos ve­nía in­ves­ti­gan­do la con­tra­ta­ción di­rec­ta de un ase­sor de Ar­ca­mo­ne. El martes pa­sa­do hi­zo una de­nun­cia an­te la Co­mi­sión de Des­cen­tra­li­za­ción de la Jun­ta De­par­ta­men­tal de Mon­te­vi­deo y en la se­sión del con­ce­jo del Mu­ni­ci­pio C del miércoles re­sol­vie­ron echar­lo.

El mo­ti­vo fue que el al­cal­de le pa­ga­ba a es­te ase­sor $ 760.000 por año, cuan­do por com­pra di­rec­ta so­lo se per­mi­te un gas­to de has­ta $ 441.000. “Pa­ra pa­gar ese mon­to, hay que li­ci­tar”, ex- pli­có la con­ce­jal. La In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo se ha­bía opues­to a esa con­tra­ta­ción. “Pe­ro él con­va­li­dó el gas­to igual”, agre­gó.

El ase­sor, que en 15 días de­be­rá aban­do­nar el car­go, era un “ami­go mi­li­tan­te” de Ar­ca­mo­ne, se­gún la con­ce­jal. “Le pre­gun­té por la ido­nei­dad y me di­jo que se ha­bía re­ci­bi­do. Ave­ri­güé en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y no era re­ci­bi­do”, in­di­có Bri­tos.

LA DE­NUN­CIA. El juez Pablo Da­le­ra dis­pu­so el pa­sa­do 7 de ma­yo “la prohi­bi­ción de to­do ti­po de co­mu­ni­ca­ción por cual­quier me­dio por un pla­zo de 180 días, en un ra­dio de 500 me­tros”, al ex al­cal­de por una de­nun­cia de su ex pa­re­ja. La In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo, a tra­vés de la ase­so­ría pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro, es­tá pa­tro­ci­nan­do a la de­nun­cian­te.

La di­rec­to­ra de ese ser­vi­cio, Patricia González Vi­ñoly, di­jo ayer a El País que el juez es­tá ha­cien­do to­das las ave­ri­gua­cio­nes so­bre el te­ma y que aún no ha ha­bi­do una re­so­lu­ción.

Un día des­pués de que se di­vul­ga­ra la de­nun­cia, Ar­ca­mo­ne en­vió una car­ta al ple­na­rio del Mu­ni­ci­pio C. “Ten­go ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad de con­cien­cia res­pec­to a mi ac­cio­nar”, es­cri­bió.

Sin em­bar­go, ba­jo pre­sio­nes de su sec­tor po­lí­ti­co, ese mis­mo día anun­ció su re­nun­cia.

CA­BIL­DO. Rodrigo Ar­ca­mo­ne y con­ce­ja­les del Mu­ni­ci­pio C en el ca­bil­do rea­li­za­do en el mes de abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.