DI­NA­RA ACEP­TA DIA­LO­GAR

El Pais (Uruguay) - - QUÉ PASA -

GGG cuen­cias de es­tos ar­tícu­los en el fu­tu­ro de la in­ves­ti­ga­ción; el Con­se­jo Na­cio­nal de In­no­va­ción, Cien­cia y Tec­no­lo­gía opi­nó que “los re­qui­si­tos pro­pues­tos im­pli­can un con­trol so­bre la ac­ti­vi­dad de in­ves­ti­ga­ción”, y la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por el ca­mino es­co­gi­do.

EL VA­LOR DEL DA­TO. Mar­ce­lo Lou­rei­ro in­ves­ti­ga jun­to a alum­nos de te­sis có­mo la es­pe­cie in­va­so­ra de pe­ces car­pa afec­ta a la fau­na na­ti­va del río San­ta Lu­cía. Al for­mar par­te de un área pro­te­gi­da, ne­ce­si­ta un per­mi­so de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Me­dio Am­bien­te, que a su vez le exi­gió el per­mi­so de la Di­na­ra. Tras una de­mo­ra de cin­co me­ses, la Di­na­ra le res­pon­dió que pa­ra ob­te­ner el per­mi­so de­bía com­pro­me­ter­se a no pu­bli­ci­tar la in­for­ma­ción sin su au­to­ri­za­ción, pe­ro es­te in­ves­ti­ga­dor plan­tea que al ser un tra­ba­jo de te­sis, en ca­so de no de­jar­lo pu­bli­car, el alumno no se po­drá re­ci­bir. ¿Y có­mo po­dría cos­tear a los in­ves­ti­ga­do­res de la Di­na­ra si no tie­ne fon­dos? ¿Y qué con­se­cuen­cias ha­bría si se lle­ga­ra a pu­bli­car sin au­to­ri­za­ción?

A su vez, co­mo el ti­po de mues­tra que ne­ce­si­ta es el con­te­ni­do es­to­ma­cal del pez, es de­cir, que po­dría pe­dir­le las vís­ce­ras a un pes­ca­dor de­por­ti­vo, Lou­rei­ro no tie­ne cla­ro si es­te pro­yec­to for­ma par­te o no de lo que el de­cre­to in­ter­pre­ta co­mo re­cur­so pes­que­ro. Hi­zo la con­sul­ta y sigue es­pe­ran­do la res­pues­ta.

Hay otras du­das que tam­bién se acu­mu­lan. Al­var Ca­rran­za, pro­fe­sor ad­jun­to en el De­par­ta­men­to de Eco­lo­gía y Ges­tión Am­bien­tal del CU­RE, pre­gun­ta qué su­ce­de si a par­tir de mues­tras cap­tu­ra­das en 2010 pu­bli­ca la in­for­ma­ción hoy: ¿for­ma o no par­te de la nue­va re­gla­men­ta­ción? Y el abo­ga­do Mau­ri­cio Fio­ro­ni, ex­per­to en de­re­cho am­bien­tal y or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, que es­tá ha­bi­tua­do a re­cu­rrir a eva­lua­cio­nes de téc­ni­cos pa­ra pre­sen­tar prue­bas de con­ta­mi­na­ción an­te un juez, plan­tea: ¿de­be­rá un par­ti­cu­lar pe­dir per­mi­so pa­ra to­mar es­tas mues­tras?

Él ase­gu­ra que no es una prác­ti­ca ha­bi­tual en de­re­cho com­pa­ra­do re­te­ner el co­no­ci­mien­to. “To­do lo que se pro­du­ce tie­ne que vol­car­lo al do­mi­nio pú­bli­co. In­clu­so en las em­pre­sas pri­va­das que in­ves­ti­gan, la ten­den­cia es la aper­tu­ra de la in­for­ma­ción”. Cree que es­ta me­di­da se to­ma en un con­tex­to en que hay un pro­ble­ma gra­ve de con­ta­mi­na­ción a ni­vel del agua. “Su­pon­go que lo que se quie­re ha­cer es que se in­ves­ti­gue me­nos y que an­tes de que sal­ga el re­sul­ta­do de una in­ves­ti­ga­ción que ge­ne­re aler­ta pú­bli­ca, el Es­ta­do ten­ga tiem­po de pre­pa­rar­se”.

Cuan­do a Do­min­go se le pre­gun­ta con qué cri­te­rio se per­mi­ti­rá o no la di­vul­ga­ción de los da­tos, res­pon­de: “No ha exis­ti­do a la fe­cha nin­gún ca­so en que no­so­tros ha­ya­mos ob­je­ta­do de for­ma di­rec­ta una pu­bli­ca­ción. Te di­ría que lo que que­re­mos es un mar­gen de por lo me­nos te­ner la po­si­bi­li­dad de dis­cu­tir o plan­tear la po­si­bi­li­dad de que ha­ya un en­fo­que erró­neo o una ma­la in­ter­pre­ta­ción que pue­da afec­tar­nos co­mo país”.

Le­jos de ocul­tar in­for­ma­ción, el je­rar­ca afir­ma que la me­di­da pre­ten­de ase­gu­rar­se un ac­ce­so tem­prano a los ha­llaz­gos y no es­pe­rar has­ta su pu­bli­ca­ción pa­ra en­te­rar­se y ac­tuar. En es­te pun­to, de­ja en­tre­ver un po­si­ble con­flic­to de in­tere­ses. “Un in­ves­ti­ga­dor se va­lo­ra por su for­ma­ción y el nú­me­ro de pu­bli­ca­cio­nes que rea­li­za. Los me­dios don­de pu­bli­can tie­nen un cri­te­rio co­mer­cial y sue­len prio­ri­zar las investigaciones que tie­nen más im­pac­to pe­ro, ¿qué tie­ne más im­pac­to? Lo que es­tá en es­ta­do crí­ti­co, y es­to mu­chas ve­ces nos gol­pea. Al es­tar guar­da­do el da­to has­ta su pu­bli­ca­ción, po­dría afec­tar por ejem­plo la sa­lud”.

Tam­bién ar­gu­men­ta que la pu­bli­ca­ción de al­gu­nos da­tos que pre­sen­tan una si­tua­ción si­mi­lar a la que tie­nen otros te­rri­to­rios, pe­ro sus go­bier­nos no in­for­man, pue- de afec­tar­nos co­mer­cial­men­te. “Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con la con­ser­va­ción, pe­ro la óp­ti­ca con la que uno pre­sen­ta la in­for­ma­ción ha­ce a la sen­si­bi­li­dad de la so­cie­dad en su con­jun­to y de­be­mos ser muy cui­da­do­sos con eso”, con­clu­ye. En­ton­ces:

—¿Có­mo in­flu­ye la cien­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes?

—Los cien­tí­fi­cos son 100% aten­di­dos. Pe­ro el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción es cru­cial pa­ra el comercio. “Pen­sar que no ha­bría com­pe­ten­cia en es­te am­bien­te en des­co­no­cer la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Es el mun­do, es la na­tu­ra­le­za, es la po­lí­ti­ca”.

MEA CUL­PA. Unos días atrás, du­ran­te una de las Jor­na­das Am­bien­ta­les de la Red Te­má­ti­ca de Me­dio Am­bien­te, el bió­lo­go Ler­ca­ri de­mos­tró que la in­ves­ti­ga­ción en cien­cias del mar tie­ne bue­na sa­lud. En los úl­ti­mos 27 años se pro­du­je­ron más de 1.000 investigaciones que fue­ron publicadas en 409 me­dios in­ter­na­cio­na­les, alcanzando una ta­sa de cre­ci­mien­to del 12,3% anual. Se in­ves­ti­gó más, con­clu­yó, por­que au­men­tó el pre­su­pues­to de la Ude­lar.

En­tre las uni­da­des eje­cu­to­ras, la Di­na­ra es de las po­cas que tie­ne en­tre su com­pe­ten­cia la in­ves­ti­ga­ción. Po­see el úni­co bar­co de in­ves­ti­ga­ción del país, que se­gún dis­tin­tos cien­tí­fi­cos se rom­pe el 90% de las ve­ces que na­ve­ga. Su di­rec­tor sa­be que di­ri­ge una ofi­ci­na que no tie­ne buen lobby y ex­po­ne lo que con­si­de­ra un lo­gro: “En la úl­ti­ma dé­ca­da se han pu­bli­ca­do más de 40 tra­ba­jos cien­tí­fi­cos por año y Ve­ci­nos del río San­ta Lu­cía de­nun­cia­ron que abun­dan los pe­ces muer­tos. Los del po­bla­do Aguas Co­rrien­tes re­cu­rrie­ron a la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, que re­sol­vió que la des­car­ga di­rec­ta de los lo­dos re­si­dua­les del pro­ce­so de po­ta­bi­li­za­ción pro­du­ce im­pac­tos ad­ver­sos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos, da­da por la inade­cua­da ges­tión de re­si­duos por par­te de OSE. mu­chos en con­jun­to con in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad”.

Se­gún el aná­li­sis de Ler­ca­ri, mien­tas que la Di­na­ra pa­tro­ci­nó 62 de las 1.000 pu­bli­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la Uni­ver­si­dad es res­pon­sa­ble de 590. Es es­ta ins­ti­tu­ción la que con­cen­tra 80% del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, vo­lu­men que pa­ra Cris­ti­na, el de­cano de Cien­cias, de­be­ría re­par­tir­se ideal­men­te en­tre otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, que ha­bría que es­ti­mu­lar a que sur­jan.

Tras el con­flic­to ge­ne­ra­do por las im­po­si­cio­nes del de­cre­to, se acu­mu­la­ron los tes­ti­mo­nios de in­ves­ti­ga­do­res que re­ve­lan que la re­la­ción en­tre la aca­de­mia y la Di­na­ra es ten­sa. Al es­tu­dian­te de doc­to­ra­do Luis Or­lan­do nun­ca le die­ron el per­mi­so pa­ra ana­li­zar las áreas de cría del ga­tu­zo, un ti­bu­rón que se pes­ca ar­te­sa­nal­men­te en las cos­tas de Ro­cha y Mal­do­na­do. Lue­go de tres años de re­unir­se con in­ves­ti­ga­do­res y di­rec­to­res de la Di­na­ra, que se ha­bían mos­tra­do en­tu­sias­ma­dos con el pro­yec­to, el ex­pe­dien­te es­tá ex­tra­via­do y la res­pues­ta sigue sin lle­gar.

La his­to­ria de Ca­mi­la de Me­llo, bió­lo­ga con una maes­tría en geo­cien­cias, fue pu­bli­ca­da en el por­tal 180. Pi­dió in­for­ma­ción de la cap­tu­ra in­ci­den­tal de mer­lu­za (to­do lo que sa­le con la pes­ca), pa­ra es­tu­diar el cam­bio cli­má­ti­co y có­mo las co­rrien­tes afec­tan la pes­ca. Tras dos años de es­pe­ra hi­zo una so­li­ci­tud de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, pe­ro le fue ne­ga­da. “El ar­gu­men­to era que se tra­ta de in­for­ma­ción que se com­par­te con Ar­gen­ti­na pa­ra re­gu­lar las ac­ti­vi­da­des de pes­ca y que po­día afec­tar las ne­go­cia­cio­nes en­tre am­bos países y ser útil pa­ra com­pe­ti­do­res, por­que re­ve­la­ba es­tra­te­gias de cap­tu­ra”. Pre­sen­tó una de­nun­cia en la Uni­dad de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca pe­ro la Di­na­ra se ne­gó otra vez, así que es­ta uni­dad vol­vió a so­li­ci­tar los da­tos in­clu­yen­do la fir­ma de Ta­ba­ré Váz­quez. Aun así, los da­tos nun­ca le fue­ron en­tre­ga­dos y el ex­pe­dien­te es­tá ex­tra­via­do. “Yo tra­ba­jé en la Di­na­ra y sé que hay re­glas pe­ro no siem­pre se cum­plen. Siem­pre hu­bo líos de­pen­dien­do de con quién tra­ba­jes, por­que hay mu­cho pro­ble­ma per­so­nal”.

Di­cen los in­ves­ti­ga­do­res que es­tas si­tua­cio­nes son co­rrien­tes y los ter­mi­nan des­mo­ti­van­do. Or­lan­do se pa­só a la eco­lo­gía ur­ba­na y De Me­llo es­tu­dia los océa­nos a tra­vés de in­for­ma­ción sa­te­li­tal. Ya no tie­nen que pe­dir per­mi­sos a na­die.

El di­rec­tor de la Di­na­ra re­co­no­ce que en la úl­ti­ma dé­ca­da se redujo en un 28% su plan­ti­lla de tra­ba­ja­do­res “pa­ra achi­car el cos­to”. Co­mo el de­cre­to am­plía las atri­bu­cio­nes de es­ta di­rec­ción, los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran un fu­tu­ro de más de­mo­ras y res­pues­tas sin lle­gar.

¿Cuál es en­ton­ces el rol del cien­tí­fi­co hoy? Ca­rran­za, in­ves­ti­ga­dor del CU­RE, es­tá desa­rro­llan­do un pro­yec­to en el que ana­li­za la in­ter­ac­ción en­tre la aca­de­mia y la to­ma de de­ci­sio­nes en los úl­ti­mos años. “Creo que sí so­mos con­si­de­ra­dos, pe­ro veo que la Ude­lar no ha lo­gra­do un ca­nal di­rec­to de apo­yo a las po­lí­ti­cas lle­va­das ade­lan­te por el Po­der Eje­cu­ti­vo. Hay mu­cha in­ves­ti­ga­ción, pe­ro es­tá frag­men­ta­da den­tro de la Ude­lar. Nos fal­ta nu­clear­nos y te­ner nues­tra pro­pia po­lí­ti­ca es­tra­té­gi­ca acer­ca de qué que­re­mos sa­ber de la cien­cia del mar pa­ra for­ta­le­cer­nos”.

El de­cre­to pa­re­ce ser más be­ne­vo­len­te con la pes­ca que con la in­ves­ti­ga­ción, se­gún cien­tí­fi­ca del CU­RE.

RÍO EN APRIE­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.