Ni tan tan, ni muy muy

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - MAR­TÍN AGUI­RRE

Se­ría in­ca­paz de amar a un hi­jo ho­mo­se­xual. Pre­fie­ro que mi hi­jo mue­ra en un ac­ci­den­te, a que apa­rez­ca con un bi­go­tu­do por ahí”. (Re­vis­ta Play­boy, 07/06/2011)

“No la con­tra­ta­ría con el mis­mo sa­la­rio. Pe­ro es ver­dad que hay mu­cha mu­jer que es com­pe­ten­te”. (Re­detv, 15/02/2016).

“Co­mo so­mos un país cris­tiano, Dios en­ci­ma de to­do. No te­ne­mos esa his­to­rie­ta de Es­ta­do lai­co, no. El Es­ta­do es cris­tiano. Va­mos a ha­cer un Bra­sil pa­ra las ma­yo­rías. Las mi­no­rías se ade­cuan o sim­ple­men­te des­apa­re­cen”. (De­cla­ra­ción en el ae­ro­puer­to de Cam­pi­na Gran­de, 08/02/2017).

“Si mue­ren 40 mil ban­di­dos al año (por ac­ción de la Po­li­cía), te­ne­mos que pa­sar a 80 mil”. (Pro­gra­ma Ca­nal Li­vre, 19/11/2017).

“El indio no ha­bla nues­tra len­gua, no tie­ne di­ne­ro, es un po­bre des­gra­cia­do, tie­ne que ser in­te­gra­do a la so­cie­dad, no cria­do en zoo­ló­gi­cos mi­llo­na­rios”. (Mi­dia­max, 04/2014)

Es­tas son fra­ses reales, con­cre­tas, ve­ri­fi­ca­das, del can­di­da­to Jair Bol­so­na­ro, que en las elec­cio­nes del pa­sa­do do­min­go ob­tu­vo ca­si 47% de los vo­tos en Bra­sil. No so­lo no son “fa­ke news”, sino que la se­lec­ción fue un tra­ba­jo bár­ba­ro.

Hay que acla­rar es­to por­que en es­ta so­cie­dad po­la­ri­za­da has­ta la caricatura (la uruguaya), re­sul­ta que ya no se pue­de mar­car di­fe­ren­cias con al­guien que pien­sa de es­ta manera en el año 2018, sin que se lo acu­se de man­da­de­ro del mar­xis­mo, ti­bio o “ton­to útil”. Us­ted dis­cul­pe, pe­ro si esos con­cep­tos no de­fi­nen a un fas­cis­ta, hay que re­plan­tear­se mu­chas co­sas.

Aho­ra bien, la pre­gun­ta que hay que ha­cer­se es por qué en una so­cie­dad co­mo la bra­si­le­ña, ale­gre, cul­ta, di­ver­sa y to­le­ran­te, más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas quie­ren en­tre­gar­le el po­der po­lí­ti­co a al­guien que pien­sa así. Hay dos grandes ex­pli­ca­cio­nes.

Una, lo atri­bu­ye a una res­tau­ra­ción de las eli­tes, a una es­pe­cie de com­plot en el que se mez­clan la­ti­fun­dis­tas, em­pre­sa­rios, mi­no­rías “blan­cas” ur­ba­nas, y los sec­to­res evan­gé­li­cos. Los mis­mos que, a su mo­do de ver, die­ron el “gol­pe blan­do” con­tra la po­bre Dil­ma y que en con­ni­ven­cia con el po­der ju­di­cial co­rrup­to, tie­nen a Lula in­jus­ta­men­te pre­so e im­po­si­bi­li­ta­do de com­pe­tir elec­to­ral­men­te. Que si no, otra ha­bría si­do la his­to­ria...

So­lo fal­ta men­cio­nar el Plan Atlan­ta, y te­ne­mos la cons­pi­re­ta per­fec­ta. Es asom­bro­sa la ca­pa­ci­dad que tie­nen cier­tos sec­to­res ideo­ló­gi­cos pa­ra elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad de sus fra­ca­sos, y pa­ra in­ven­tar las teo­rías más fan­tás­ti­cas pa­ra cul­par a otros ca­da vez que sus pla­nes, lle­nos de bue­nas in­ten­cio­nes, cho­can con el ter­co mu­ro de la reali­dad.

Por su­pues­to que hay una ex­pli­ca­ción bas­tan­te más ra­cio­nal.

La so­cie­dad bra­si­le­ña en 2003 fi­nal­men­te ce­dió el po­der de­mo­crá­ti­co al PT y a Lula. El ex­sin­di­ca­lis­ta lle­gó al Pa­la­cio de Pla­nal­to con to­da la le­gi­ti­ma­ción po­pu­lar, una his­to­ria de vi­da en­tu­sias­man­te, apo­yo in­ter­na­cio­nal, y con una eco­no­mía que in­gre­sa­ba en uno de los ma­yo­res ci­clos de bo­nan­za. Man­tu­vo el po­der por 13 años, has­ta que en 2016 la su­ce­so­ra que él eli­gió a de­do, fue des­ti­tui­da me­dian­te un “im­peach­ment”.

El país que que­dó en ese mo­men­to, no po­día ser más dis­tin­to que el que se pro­me­tía en 2003. La re­ce­sión más pro­fun­da de su his­to­ria, to­da la cú­pu­la del par­ti­do de go­bierno pre­sa (o en vías de) in­vo­lu­cra­da en la ma­yor tra­ma de co­rrup­ción que el país hu­bie­ra vis­to. Y va­ya si Bra­sil ha­bía vis­to al­gu­na que otra. Más allá de eso, la vio­len­cia or­ga­ni­za­da en las ciu­da­des se­guía igual o peor que an­tes. El sis­te­ma po­lí­ti­co en Bra­si­lia es­ta­ba igual o más dis­fun­cio­nal que an­tes, y el cli­ma de cris­pa­ción, agu­di­za­do por so­cios ideo­ló­gi­cos de Lula co­mo el Mo­vi­mien­to Sin Tie­rra o los sec­to­res uni­ver­si­ta­rios y cul­tu­ra­les afi­nes, es­ta­ba peor que nun­ca.

Esa es la reali­dad. El PT, Lula, tu­vie­ron to­do en ban­de­ja pa­ra cam­biar el país, y no so­lo no lo hi­cie­ron, sino que lo de­ja­ron más po­bre, más cris­pa­do, y más co­rrup­to que an­tes. Los ce­re­bros de Atlan­ta nun­ca hu­bie­ran po­di­do in­ven­tar un plan me­jor.

Con­tra to­do eso pa­re­ce ha­ber reac­cio­na­do la so­cie­dad bra­si­le­ña. Y lo hi­zo en­tre­gán­do­le el vo­to al ti­po que más le po­día re­vol­ver las tri­pas a to­do lo que re­pre­sen­ta la ba­se del PT. ¿Es una de­ci­sión in­te­li­gen­te? Pro­ba­ble­men­te no. ¿Es una de­ci­sión com­pren­si­ble? Pro­ba­ble­men­te sí. ¿Qué po­de­mos ha­cer an­te es­to des­de Uru­guay?

Bueno, esa es di­fí­cil. Aun­que las al­ter­na­ti­vas no son mu­chas. La pri­me­ra es, de par­te del go­bierno, ser in­te­li­gen­te y res­pe­tuo­so. No ha­cer de­cla­ra­cio­nes ton­tas co­mo han he­cho mu­chos je­rar­cas, y es­pe­rar que los cen­tros de po­der que do­mi­nan Bra­sil des­de siem­pre, sir­van pa­ra amor­ti­guar y li­mar las aris­tas más fi­lo­sas del que se­gu­ra­men­te sea nue­vo pre­si­den­te. Y, de par­te de la so­cie­dad, apren­der la lec­ción de lo que ge­ne­ra la so­ber­bia de cier­tas van­guar­dias mo­ra­les, que pre­ten­den im­po­ner cri­te­rios muy dis­cu­ti­bles a la so­cie­dad co­mo si fue­ran ver­da­des ab­so­lu­tas. Trump, el Bre­xit, Bol­so­na­ro, Cin­co Es­tre­llas... Las se­ña­les de có­mo res­pon­den las so­cie­da­des a es­ta pre­sión, ya em­pie­zan a rom­per los ojos.

El PT, Lula, tu­vie­ron to­do pa­ra cam­biar el país, y sin em­bar­go lo de­ja­ron más po­bre, más cris­pa­do, y más co­rrup­to que an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.