La in­mi­gra­ción des­co­no­ci­da: en 10 años lle­ga­ron 900 afri­ca­nos

Acor­de cre­ció el comercio, tam­bién lo hi­zo el mo­vi­mien­to de po­bla­ción

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - TO­MER URWICZ

Ste­ve Jo­sé Hill­man dio un mor­dis­co de uru­gua­yez ni bien lle­gó a Mon­te­vi­deo. Ve­nía de vo­lar va­rias ho­ras des­de Ca­me­rún, con el ham­bre de un ado­les­cen­te de 16 años en ple­na eta­pa de cre­ci­mien­to. Por eso cuan­do pa­só por el ca­rri­to de ave­ni­da Ita­lia y Cen­te­na­rio, por su­ge­ren­cia de su an­fi­trión, se co­mió un cho­ri­zo al pan. Aquel sa­bor fue su pri­mer acer­ca­mien­to a un país al que so­lo co­no­cía por la no­ve­la Mu­ñe­ca Bra­va, que pro­ta­go­ni­za­ba la uruguaya Na­ta­lia Orei­ro, y por el fút­bol, el mo­ti­vo de su via­je a tie­rras tan le­ja­nas de su Áfri­ca na­tal.

Pa­ra va­rios ca­me­ru­ne­ses el fút­bol es su pa­sa­por­te de sa­li­da. Es co­mo el ba­llet pa­ra los jó­ve­nes cu­ba­nos, el cri­quet pa­ra al­gu­nos in­dios o el aje­drez pa­ra los ar­me­nios. Por eso cuan­do a Ste­ve Jo­sé le lle­gó la opor­tu­ni­dad de pro­bar­se en las in­fe­rio­res de Hu­ra­cán Bu­ceo, no du­dó en de­jar a la fa­mi­lia y en to­mar­se aquel avión. Lle­va­ba años co­rrien­do de­trás de la pe­lo­ta y esa pro­pues­ta era su sal­va­ción. Ex­cep­to por un de­ta­lle: una vez en Mon­te­vi­deo se en­te­ró que el equi­po que lo con­tra­ta­ría se aca­ba­ba de fun­dir.

El in­ter­me­dia­rio que lo ha­bía traí­do lo apa­dri­nó, se hi­zo car­go por si le pa­sa­ba al­go al me­nor de edad y le con­si­guió una opor­tu­ni­dad en otro club. Es­to fue ha­ce diez años y, des­de en­ton­ces, na­da lo mo­vió de Uru­guay.

En es­ta dé­ca­da en la que Ste­ve Jo­sé lle­va en Uru­guay, han in­mi­gra­do unos 900 ciu­da­da­nos de países afri­ca­nos. La ci­fra es apro­xi­ma­da por­que na­die ha es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad a es­te co­lec­ti­vo. Pe­ro los da­tos de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­ción con­fir­man que, des­de enero de 2008 has­ta agos­to de 2018, vi­nie­ron más afri­ca­nos de los que se fue­ron (sa­lie­ron 19.225 por pues­tos mi­gra­to­rios y en­tra­ron 20.083).

No so­lo por el fút­bol mi­gra el afri­cano. En es­tos años han apa­re­ci­do em­pre­sa­rios —de países co­mo Se­ne­gal, Egipto y Su­dá­fri­ca—; lle­ga­ron po­li­zo­nes —dos ter­cios de ellos de ori­gen ni­ge­riano—; pa­sa­je­ros en trán­si­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.