La as­fi­xia de los tam­be­ros

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

EDI­TO­RIAL

CASALAS

FUN­DA­DO EL 14 DE SEP­TIEM­BRE DE 1918

Tiem­pos di­fí­ci­les, de in­cer­ti­dum­bres y pe­nu­rias se vi­ven des­de ha­ce años en Co­na­pro­le. La se­ma­na pa­sa­da hu­bo una asam­blea de pro­duc­to­res (sus ver­da­de­ros due­ños) en Flo­ri­da: el 50% es­tá pen­san­do en de­jar la ac­ti­vi­dad. Otros más de­ses­pe­ra­dos lle­ga­ron in­clu­so a ma­ne­jar la ne­ce­si­dad (o la po­si­bi­li­dad) de ven­der Co­na­pro­le. Pa­ra Agus­tín So­jo, tam­be­ro de Du­razno, por ejem­plo, “es­to es una cla­ra ex­pre­sión de los tam­be­ros que han to­ca­do fon­do. Se­gu­ra­men­te no sea un de­seo de los pro­duc­to­res, sino una cla­ra ex­pre­sión de de­ses­pe­ra­ción”.

Cua­tro grandes ru­bros son pro­ta­go­nis­tas en es­te pa­no­ra­ma:

1) Los al­tos cos­tos de pro­duc­ción. Uru­guay tie­ne el du­do­so pri­vi­le­gio de po­seer los com­bus­ti­bles más ca­ros de la re­gión; en ma­te­ria de ener­gía eléc­tri­ca los cos­tos que tie­ne el sec­tor le­che­ro sig­ni­fi­can unos US$ 20 mi­llo­nes por año. Ade­más to­do se ha agra­va­do en los úl­ti­mos me­ses por­que los pro­duc­to­res tie­nen sus in­su­mos en dó­la­res: ali­men­ta­ción de las va­cas, agro­quí­mi­cos, se­mi­llas, pa­si­vos.

2) El ba­jo pre­cio del li­tro de le­che re­mi­ti­do a plan­ta. Con le­ves caí­das en el me­dio, en es­tos úl­ti­mos cua­tro años el pre­cio que re­ci­be el pro­duc­tor es de $ 10 por li­tro.

3) Las di­fi­cul­ta­des de mer­ca­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Des­apa­re­ci­da Ve­ne­zue­la (con deu­da im­pa­ga a Co­na­pro­le y Pi­li in­clui­da), so­lo que­da co­mo des­tino fuer­te el Bra­sil. Hay enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a los bue­nos mer­ca­dos por la fal­ta de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les. Es­te go­bierno des­pre­cia los tra­ta­dos y así nos va. El país de­be pa­gar aran­ce­les pa­ra ven­der en el ex­te­rior, mien­tras que la com­pe­ten­cia tie­ne mer­ca­dos li­bres.

4) Los in­ter­mi­na­bles con­flic­tos sin­di­ca­les. Han trans­for­ma­do el tra­ba­jo en un mar­ti­rio y es el fac­tor que más re­per­cu­te en el pro­duc­tor. La des­pia­da­da pre­sión sin­di­cal, la vo­ra­ci­dad de su­mar más pri­vi­le­gios can­san y mu­chos em­pie­zan a ver co­mo una li­be­ra­ción, de­jar de es­tar fi­nan­cian­do a quie­nes cons­pi­ran con­tra ellos. Y no es un te­ma de opi­nión, son los nú­me­ros que can­tan.

La plan­ti­lla de fun­cio­na­rios de Co­na­pro­le son unos 2.000 (1.825 efec­ti­vos y unos 200 za­fra­les), mien­tras los pro­duc­to­res son me­nos de 1.900. El suel­do pro­me­dio de los em­plea­dos es de $ 57.000, tra­ba­jan seis ho­ras y me­dia, seis días a la se­ma­na, co­bran agui­nal­do y me­dio, su suel­do se in­cre­men­ta con una pri­ma por an­ti­güe­dad muy su­pe­rior a la lau­da­da, la coope­ra­ti­va apor­ta di­ne­ro a un fon­do de re­ti­ro que per­mi­te co­brar una pri­ma al em­plea­do al mo­men­to de ju­bi­lar­se; mien­tras la mi­tad de los tam­be­ros —que en su ma­yo­ría son fa­mi­lias— co­bra­ron en pro­me­dio $ 31.000 en el mes de ju­lio. De allí de­bie­ron de­du­cir sa­la­rios, en ca­so de te­ner em­plea­dos, y ban­car el es­ta­ble­ci­mien­to. Ha­ce unos 2 años que 300 tam­be­ros no co­bran na­da por­que se han en­deu­da­do con la coope­ra­ti­va en es­pe­ra de tiem­pos me­jo­res. Y mu­chos de ellos han per­di­do to­da ca­pa­ci­dad de fi­nan­cia­mien­to. La deu­da del sec­tor le­che­ro ron­da los 400 mi­llo­nes de dó­la­res.

En los úl­ti­mos me­ses, Co­na­pro­le su­frió un pro­lon­ga­do con­flic­to por­que su di­rec­ti­va plan­teó in­cor­po­rar una cláu­su­la de paz en el nue­vo Con­ve­nio, ma­la pa­la­bra pa­ra el sin­di­ca­to. Har­tos, los tam­be­ros le pi­die­ron a las au­to­ri­da­des que se man­tu­vie­se en una lí­nea du­ra, can­sa­dos de la pre­po­ten­cia sin­di­cal. A du­ras pe­nas se lo­gró par­cial­men­te un acuer­do y se le­van­ta­ron las me­di­das de fuer­za. Pe­ro a los po­cos días, otra vez a la pe­lea, aho­ra por la pre­ten­sión sin­di­cal de mo­di­fi­car el sis­te­ma

Lo de Co­na­pro­le no es un he­cho ais­la­do; an­tes fue con el cam­po en su to­ta­li­dad, con los au­to­con­vo­ca­dos, con Un So­lo Uru­guay. Al go­bierno, a su par­ti­do y a su cen­tral sin­di­cal, no les gus­ta el In­te­rior y me­nos el sec­tor agro­pe­cua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.