Grandes tra­zos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

EN­FO­QUES

JUAN MAR­TÍN PO­SA­DAS

Sde tra­ba­jo en la coope­ra­ti­va, al­go que, ob­via­men­te, no fue acep­ta­do; “el diá­lo­go no se cor­ta —fue la es­toi­ca res­pues­ta—, pe­ro no va­mos a ne­go­ciar có­mo ges­tio­nar la em­pre­sa, no co­rres­pon­de”.

Lo de Co­na­pro­le no es un he­cho ais­la­do; an­tes fue con el cam­po en su to­ta­li­dad, con los au­to­con­vo­ca­dos, con Un So­lo Uru­guay, por­que tu­vie­ron la osa­día de mo­vi­li­zar­se pa­ra re­cla­mar ur­gen­tes me­di­das. Al go­bierno no le gus­ta el In­te­rior y me­nos el sec­tor ru­ral, el cam­po. En sus pri­me­ros via­jes por el mun­do tras asu­mir su se­gun­do man­da­to, Váz­quez omi­tió en sus vi­si­tas a Eu­ro­pa (Es­pa­ña, Ita­lia, Aus­tria, Fran­cia) y Chi­na por ejem­plo, a re­pre­sen­tan­tes del cam­po, co­mo si Uru­guay se de­di­ca­ra a ven­der al mun­do es­pe­ji­tos y bo­li­tas de co­lo­res, y no car­ne, lác­teos, so­ja y arroz. Uru­guay ex­por­ta al­re­de­dor de 8.500 mi­llo­nes de dó­la­res por año: el 85% de ello co­rres­pon­de a bie­nes agroin­dus­tria­les. Y el pre­mio Ban­co Re­pú­bli­ca, a la prin­ci­pal em­pre­sa ex­por­ta­do­ra del país, ha­ce años que lo ga­na Co­na­pro­le. Fue­ron US$ 421 mi­llo­nes que ex­por­tó el año pa­sa­do.

Pa­re­ce cla­ri­to, pe­ro es­te go­bierno, su par­ti­do y su cen­tral sin­di­cal no lo en­tien­den. O, lo que es peor, no les importa mu­cho. Así va­mos. egún el fa­mo­so his­to­ria­dor fran­cés Fer­nand Brau­del —que con­ci­bió su obra tras las re­jas de la pri­sión— la his­to­ria de los pue­blos se es­cri­be con tra­zos lar­gos, por lo me­nos de de­ce­nas de años, qui­zás de cen­te­nas. En con­se­cuen­cia, la lec­tu­ra de la his­to­ria que pro­por­cio­na da­tos in­te­li­gi­bles es aque­lla que se ha­ce so­bre pe­río­dos o tra­zos pro­lon­ga­dos.

En nues­tro país vi­vi­mos cau­ti­vos de la pa­sión por lo cor­ti­to, ca­si lo co­ti­diano.

De tan­ta le­tra chi­ca no se pue­de sa­car con­clu­sión al­gu­na ni se lee na­da. En cam­bio, apli­can­do la cla­ve de Brau­del po­de­mos lle­gar a dis­tin­guir otras co­sas. Así mi­ra­das las co­sas ve­mos a una so­cie­dad que, un po­co pa­sa­da la mi­tad del si­glo XX, em­pe­zó a sen­tir­se des­guar­ne­ci­da y per­ple­ja y se en­con­tró em­pu­ja­da a bus­car, a dis­gus­to e irri­ta­da con­si­go mis­ma, un reaco­mo­do. Esa bús­que­da co­men­zó con la in­te­rrup­ción de 90 años de go­bierno del Par­ti­do Co­lo­ra­do y la op­ción por el Par­ti­do Na­cio­nal, con Ru­ra­lis­mo pri­me­ro y lue­go sin él. El país pro­bó co­le­gia­do y lo aban­do­nó: pro­bó un Eje­cu­ti­vo fuer­te con un ex­mi­li­tar y es­te se le mu­rió al po­co tiem­po.

No se pue­de de­cir pro­pia­men­te que el país eli­gió lo que vino des­pués, pe­ro cier­ta­men­te se pue­de de­cir que pro­bó la gue­rri­lla y el ré­gi­men mi­li­tar. En el ca­so de los mi­li­ta­res, si bien es cier­to que na­die los eli­gió, mu­chos los acep­ta­ron con pa­cí­fi­ca re­sig­na­ción an­te el des­or­den y el sus­to que ha­bía ge­ne­ra­do la otra ofer­ta. Des­pués vino la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca (bien lla­ma­da así por­que fue más res­tau­ra­ción que crea­ción) y se­gui­mos pro­ban­do: San­gui­net­ti, La­ca­lle, San­gui­net­ti y Batlle. Lue­go el país pa­só a pro­bar con la iz­quier­da: lo hi­zo con en­tu­sias­mo ma­yo­ri­ta­rio (fes­te­jen uru­gua­yos) pe­ro, a es­ta al­tu­ra del re­co­rri­do ha pa­sa­do del en­tu­sias­mo fer­vo­ro­so a la du­da y la irri­ta­ción con­si­go mis­mo.

Brau­del lee­ría en es­ta lar­ga lí­nea las fa­ti­gas de un país en la bús­que­da de un ho­gar sus­ti­tu­to, de un pa­sa­do que cre­yó ase­gu­ra­do y su­yo pa­ra siem­pre pe­ro que lo ha aban­do­na­do. Es­te pro­lon­ga­do pe­río­do de nues­tra his­to­ria na­cio­nal po­dría lla­mar­se “el lar­go adiós al país batllis­ta”, pa­ra­fra­sean­do el tí­tu­lo del li­bro de Car­los y Fer­nan­do Fil­guei­ra (Ar­ca, 1994). Se tra­ta de un pro­lon­ga­do y pro­ble­má­ti­co pro­ce­so de des­pe­di­da, plan­tea­do por la reali­dad (el pa­sa­do no vuel­ve), acep­ta­do gra­dual­men­te por al­gu­nos (con en­tu­sias­mo o re­sig­na­ción se­gún los ca­sos) y es­ti­ra­do con de­ses­pe­ra­ción por otros.

Se­ría muy con­ve­nien­te que el Uru­guay tu­vie­ra cla­ro ha­cia dón­de quie­re di­ri­gir­se, o di­cho con ma­yor pro­pie­dad, ha­cia dón­de quie­re ir, no ha­cia dón­de quie­re vol­ver. Pe­ro eso no es fá­cil y por aho­ra el país en su con­jun­to no lo tie­ne cla­ro. El par­ti­do po­lí­ti­co o el di­ri­gen­te que lo­gre se­ña­lar­lo con cla­ri­dad y con­vic­ción ob­ten­drá, creo yo, un éxi­to re­so­nan­te y fun­da­cio­nal. Mien­tras eso no su­ce­da no es po­ca co­sa que, por lo me­nos, nos de­mos cuen­ta en qué an­da­mos: es­ta­mos en me­dio de un lar­go, lar­guí­si­mo adiós.

La des­pe­di­da se ha es­ti­ra­do: mu­chos años, va­rias ge­ne­ra­cio­nes y, so­bre to­do, con mu­chos es­pe­jis­mos de fu­tu­ro que no fue­ron sino nos­tal­gia dis­fra­za­da de pro­yec­to. Oja­lá nos lle­ve me­nos tiem­po en­ten­der esa des­pe­di­da, com­pren­der lo que ha si­do su atri­bu­la­da pro­lon­ga­ción.

Una vez com­pren­di­da —re­cién en­ton­ces— se­rá clau­su­ra­da y po­dre­mos ir ha­cia de­lan­te. Ha­cia ade­lan­te quie­re de­cir ha­cia otra co­sa (nue­va pe­ro de no­so­tros).

Es­te pro­lon­ga­do pe­río­do de nues­tra his­to­ria po­dría lla­mar­se “el lar­go adiós al país batllis­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.