Uru­guay en­tre los peo­res de la cla­se

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

Es­ta­mos sa­tu­ra­dos de oír a los go­ber­nan­tes del Fren­te Am­plio jac­tar­se del avan­ce que le pro­por­cio­na­ron al Uru­guay en la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia. Aun­que los da­tos op­ti­mis­tas sue­len pro­ce­der del equi­po eco­nó­mi­co, hay in­for­mes de otros sec­to­res de go­bierno que in­sis­ten en ubi­car­nos en­tre los países de avan­za­da en el mun­do. No es así. El “ex­cep­cio­na­lis­mo” uru­gua­yo, ese que otro­ra nos si­tua­ba co­mo una per­la en­gar­za­da en el sub­de­sa­rro­llo la­ti­noa­me­ri­cano, ya no exis­te.

Así lo con­fir­ma el Ban­co Mun­dial en su Ín­di­ce de Ca­pi­tal Hu­mano pa­ra 2018. Es un tra­ba­jo que pro­cu­ra de­ter­mi­nar la pro­duc­ti­vi­dad de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de tra­ba­ja­do­res. Es de­cir, có­mo pin­ta el fu­tu­ro pro­gre­so del país. Uru­guay fi­gu­ra en un me­dio­cre pues­to 68 en el ran­king so­bre un to­tal de 157 países ana­li­za­dos, por de­trás de va­rios países la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en­tre ellos Cos­ta Ri­ca, Chi­le y Ar­gen­ti­na. En tiem­pos no le­ja­nos so­lía­mos es­tar pri­me­ros.

La caí­da de Uru­guay en ese ran­king res­pon­de so­bre to­do a la men­gua­da per­ma­nen­cia de los jó­ve­nes en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. El 60% de nues­tros jó­ve­nes —po­bla­ción me­nor de 24 años— no lo­gra com­ple­tar los es­tu­dios de Se­cun­da­ria. Su sis­te­ma edu­ca­ti­vo, se­gún el Ban­co Mun­dial, os­ten­ta la más al­ta de­ser­ción de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Sí, le­yó bien: de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. En ese ru­bro so­mos los peo­res. Lo ra­ti­fi­can ade­más las prue­bas PI­SA, me­di­ción de co­no­ci­mien­tos de los es­tu­dian­tes en don­de per­de­mos te­rreno año a año.

Po­drá de­cir­se que tan os­cu­ros da­tos apun­tan so­lo a la cri­sis edu­ca­ti­va que pa­de­ce­mos tras tres go­bier­nos de iz­quier­da, pe­ro no es así. La caí­da al­can­za a otros sec­to­res, se­gún se des­pren­de de otro informe del 2018, el del Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo. Es un es­tu­dio que se ha­ce to­dos los años so­bre la ca­li­dad de vi­da de las na­cio­nes con­si­de­ran­do fac­to­res di­ver­sos co­mo la go­ber­na­bi­li­dad, re­duc­ción de la po­bre­za, se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pre­ven­ción de las cri­sis, ener­gía, me­dio am­bien­te, etc. Allí fi­gu­ra­mos en el pues­to 55, tam­bién por de­ba­jo de va­rios países de la re­gión. Siem­pre em­peo­ran­do.

A me­dia­dos de los años 90 quien es­to es­cri­be hi­zo una pre­sen­ta­ción ofi­cial de la si­tua­ción del país en una con­fe­ren­cia en Lis­boa. Pa­ra ubi­car a los oyen­tes, en su ma­yo­ría por­tu­gue­ses, ex­pli­ca­mos que de acuer­do a sus in­di­ca­do­res ge­ne­ra­les Uru­guay es­ta­ba más o me­nos co­mo Por­tu­gal. Los ín­di­ces de am­bos países —por en­ton­ces al­re­de­dor del pues­to 25— eran bas­tan­te si­mi­la­res. Eso sí per­mi­tía ha­blar del “ex­cep­cio­na­lis­mo” de un Uru­guay des­pe­ga­do del res­to de la re­gión con ni­ve­les com­pa­ra­bles a los de al­gu­nos países eu­ro­peos.

En el lap­so trans­cu­rri­do nues­tro país no de­jó de per­der po­si­cio­nes. Hoy, Por­tu­gal, tras su­pe­rar una gra­ví­si­ma cri­sis en la dé­ca­da pa­sa­da, ocu­pa el lu­gar 41 en el ín­di­ce de Na­cio­nes Uni­das, o sea que nos sa­có unos 14 pues­tos de ven­ta­ja. Al­go si­mi­lar ocu­rre con otras na­cio­nes a las que an­tes su­pe­rá­ba­mos en va­rios ru­bros y que aho­ra nos mi­ran des­de lo al­to.

Le­yen­do es­tas dos eva­lua­cio­nes ex­ter­nas y neu­tra­les se advierte que el au­to­bom­bo fren­tis­ta so­bre los lo­gros con­se­gui­dos —agu­di­za­do por la cer­ca­nía de las elec­cio­nes— tie­ne ca­da vez me­nos sus­ten­to. No re­co­no­cer­lo, no ad­mi­tir que va­mos ba­rran­ca aba­jo, so­lo sir­ve pa­ra agra­var las co­sas.

In­for­mes del BM y la ONU mues­tran una reali­dad que el Fren­te Am­plio pro­cu­ra ocul­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.