Un “Pa­pa pe­re­grino” en tiem­pos de re­vuel­tas

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - AFP / VA­TI­CANO

El pa­pa Pa­blo VI fue el ar­tí­fi­ce de la mo­der­ni­za­ción de la igle­sia ca­tó­li­ca en los años 60, y es re­cor­da­do por su opo­si­ción a la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va en la era de la re­vo­lu­ción se­xual.

El ita­liano Gio­van­ni Bat­tis­ta Mon­ti­ni, na­ci­do en 1897 en el seno de una fa­mi­lia no­ble, fue pon­tí­fi­ce de 1963 a 1978, años di­fí­ci­les pa­ra la Igle­sia, mar­ca­dos tam­bién por la in­fluen­cia de la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción en Amé­ri­ca La­ti­na.

Du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do clau­su­ró en 1965 las la­bo­res del Con­ci­lio Va­ti­cano II, ini­cia­das por Juan XXIII en 1962 y pu­so en mar­cha mu­chas de las re­for­mas que se in­di­ca­ban: su­pri­mir la tia­ra pa­pal, la “silla ges­ta­to­ria” con la que car­ga­ban los pon­tí­fi­ces, to­dos em­ble­mas de lu­jo.

Des­pués de Juan XXIII y

Juan Pa­blo II, Fran­cis­co ca­no­ni­za a un pon­tí­fi­ce que con­si­de­ra un re­fe­ren­te in­te­lec­tual y que a me­nu­do ci­ta.

Po­co des­pués de su elec­ción en 1963, Mon­ti­ni de­po­si­tó co­mo ges­to de hu­mil­dad la tia­ra pon­ti­fi­cia en el al­tar de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, un ges­to que ins­pi­ró al ar­gen­tino Jor­ge Ber­go­glio a en­tre­gar en mar­zo del 2013 la cruz pec­to­ral de oro y cam­biar­la por una de pla­ta.

Con su ca­no­ni­za­ción, el pa­pa Fran­cis­co quie­re re­for­zar el diá­lo­go con las de­más re­li­gio­nes, con el mun­do mo­derno, e im­pul­sar la idea ecu­mé­ni­ca de Pa­blo VI, quien inau­gu­ró una se­rie de via­jes con­vir­tién­do­se en el pri­mer pa­pa que vi­si­tó los cin­co con­ti­nen­tes.

El lla­ma­do “Pa­pa pe­re­grino” via­jó a Tie­rra San­ta en 1964 y se en­con­tró con el pa­triar­ca or­to­do­xo Ate­ná­go­ras I, con quien ce­le­bró la anu­la­ción de los de­cre­tos de ex­co­mu­nión mu­tua impuestos tras el Gran Cis­ma en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te en 1054.

Igual de cé­le­bre es su dis­cur­so an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das en 1965, un his­tó­ri­co lla­ma­do por la paz y con­tra la gue­rra en Viet­nam así co­mo su vi­si­ta a Co­lom­bia (1968), la pri­me­ra a Amé­ri­ca La­ti­na, sa­cu­di­da por las lu­chas re­vo­lu­cio­na­rias y la in­fluen­cia de teó­lo­gos com­pro­me­ti­dos con los po­bres. Es­tu­vo en In­dia, Ugan­da, Fi­li­pi­nas, Aus­tra­lia y creó la Jor­na­da Mun­dial de la Paz, que se ce­le­bra des­de ha­ce ca­si 50 años el pri­me­ro de enero.

La re­vo­lu­ción se­xual de ma­yo de 1968, las in­no­va­cio­nes li­túr­gi­cas, la pro­tes­ta de obis­pos y la par­ti­da de mi­les de sa­cer­do­tes ade­más de la re­be­lión de los ul­tra­tra­di­cio­na­lis­tas del mo­vi­mien­to Le­feb­vris­ta sa­cu­die­ron la igle­sia que guia­ba.

Fue dis­tan­te con el ul­tra­ca­tó­li­co dic­ta­dor es­pa­ñol Fran­cis­co Fran­co y asis­tió im­po­ten­te en 1978 al se­cues­tro y ase­si­na­to por par­te de las Bri­ga­das Ro­jas de su ami­go Al­do Mo­ro, pre­si­den­te de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na ita­lia­na. En to­tal pu­bli­có sie­te en­cí­cli­cas, en­tre ellas Hu­ma­nae Vi­tae, en 1968, en la que con­de­nó el uso de la píl­do­ra co­mo mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo, pe­se a que sus con­se­je­ros le pe­dían que no se pro­nun­cia­ra. Una cues­tión can­den­te pa­ra la igle­sia 50 años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.