El cu­ra que en­fren­tó al po­der de los dic­ta­do­res

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - NEL­SON REN­TE­RÍA / REUTERS

El 24 de mar­zo de 1980, mien­tras ce­le­bra­ba una mi­sa en San Sal­va­dor, mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro re­ci­bió una cer­te­ra ba­la que aca­bó con su vi­da. Un día an­tes, en una ho­mi­lía, el en­ton­ces ar­zo­bis­po ha­bía exi­gi­do a los mi­li­ta­res que go­ber­na­ban el país que, en nom­bre de Dios, ce­sa­ran la re­pre­sión.

No era la pri­me­ra vez que el re­li­gio­so de 62 años de­nun­cia­ba las nu­me­ro­sas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y ma­ni­fes­ta­ba su so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas de la vio­len­cia en su país an­tes del es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil que de­jó unas 75.000 víc­ti­mas has­ta que aca­bó en 1992.

En 1977, lue­go de la muer­te de su ami­go el sa­cer­do­te Ru­ti­lio Gran­de, Ro­me­ro se vol­vió una de las vo­ces más te­na­ces con­tra los abusos de los mi­li­ta­res.

“Las ma­yo­rías po­bres de nues­tro país son opri­mi­das y re­pri­mi­das co­ti­dia­na­men­te por las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas de nues­tro país”, ha­bía di­cho al re­ci­bir un doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa de la uni­ver­si­dad bel­ga Lo­vai­na un mes an­tes de que lo ma­ta­ran.

De Ce­jas po­bla­das, son­ri­sa fá­cil y pe­sa­dos an­te­ojos, Ro­me­ro na­ció en 1917 en Ciu­dad Ba­rrios, un pe­que­ño po­bla­do ca­fe­ta­le­ro de El Sal­va­dor. Fue el se­gun­do de ocho her­ma­nos.

A los 13 años in­gre­só a un se­mi­na­rio y sie­te años más tar­de via­jó a Ro­ma pa­ra rea­li­zar es­tu­dios de teo­lo­gía. En 1943, re­gre­só a El Sal­va­dor y fue pá­rro­co has­ta que el pa­pa Pa­blo VI lo nom­bró ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor en 1977. Sus ho­mi­lías, trans­mi­ti­das en vi­vo por la ra­dio, sir­vie­ron pa­ra cri­ti­car por igual al go­bierno mi­li­tar y a los gru­pos ar­ma­dos de iz­quier­da.

“La per­se­cu­ción es al­go ne­ce­sa­rio en la Igle­sia ¿Sa­ben por qué? Por­que la ver­dad siem­pre es per­se­gui­da”, de­cía.

Un fran­co­ti­ra­dor con­tra­ta­do por el mi­li­tar Ro­ber­to d’au­buis­son aca­bó con su vi­da.

En 1997, tras ser ad­mi­ti­do el pro­ce­so pa­ra su ca­no­ni­za­ción, in­for­ma­cio­nes que lle­ga­ban al Va­ti­cano des­de El Sal­va­dor acu­san­do a Ro­me­ro de “des­equi­li­bra­do” y “co­mu­nis­ta” tor­pe­dea­ron el pro­ce­di­mien­to. Pe­ro en 2015 el pa­pa Fran­cis­co lo de­cla­ró “már­tir” de la Igle­sia Ca­tó­li­ca ase­si­na­do por “odio a la fe” y en mar­zo pa­sa­do au­to­ri­zó su ca­no­ni­za­ción, que se ce­le­bra­rá hoy do­min­go en el Va­ti­cano.

Su fi­gu­ra ha tras­pa­sa­do fron­te­ras: fue no­mi­na­do al Pre­mio No­bel de la Paz en 1979 y, tras su muer­te, su crip­ta en la ca­te­dral de San Sal­va­dor se ha con­ver­ti­do en un lu­gar de pe­re­gri­na­ción don­de han lle­ga­do Ba­rack Oba­ma y los in­te­gran­tes de la ban­da Iron Mai­den.

El mi­la­gro que for­ma­li­za­rá su apo­do de “San Ro­me­ro de Amé­ri­ca” fue sal­var la vi­da de Ce­ci­lia Flo­res, un ama de ca­sa cu­yo em­ba­ra­zo se com­pli­có por el sín­dro­me de HELLP. An­tes de que na­cie­ra su ter­cer y úl­ti­mo hi­jo, ella tuvo seis em­ba­ra­zos com­pli­ca­dos: cua­tro ter­mi­na­ron en pér­di­das. La mu­jer se re­cu­pe­ró Ttras los re­zos a Ro­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.