TIK TOK, LA RED SO­CIAL QUE GE­NE­RA ÉXI­TOS

La vi­ra­li­za­ción de can­cio­nes en la pla­ta­for­ma de 800 mi­llo­nes de usua­rios, creó va­rios hits

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - RO­DRI­GO GUE­RRA

Vi­ra­li­zan can­cio­nes en la pla­ta­for­ma que ya su­ma 800 mi­llo­nes de usua­rios.

Quin­ce se­gun­dos. Ese bre­ve lap­so de tiem­po es su­fi­cien­te pa­ra que una can­ción se con­vier­ta en un hit de Tik-tok, la nue­va red so­cial pre­fe­ri­da por los in­ter­nau­tas ado­les­cen­tes. A tra­vés de dan­ce cha­llen­ges (“desafíos de bai­le” en es­pa­ñol), lip syncs (o sea, play­backs so­bre un te­ma) o de una cor­ti­na pa­ra un vi­deo hu­mo­rís­ti­co, una can­ción pue­de vi­ra­li­zar­se has­ta al­can­zar el nú­me­ro uno de las lis­tas de éxi­tos de to­do el mun­do.

Es­ta di­ná­mi­ca, que per­mi­te que una can­ción des­pe­gue sin la ne­ce­si­dad de una gran cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, lo­gró que nu­me­ro­sos ar­tis­tas se con­sa­gren gra­cias a la ayu­da de in­ter­net. Uno de los pri­me­ros ca­sos se dio en 2013 con “Har­lem Sha­ke”, aque­lla can­ción que so­nó en las ra­dios de to­do el mun­do gra­cias a los vi­deos bi­za­rros, pe­ro su­ma­men­te gra­cio­sos, que inun­da­ron du­ran­te me­ses las re­des so­cia­les.

Pa­ra re­fres­car la me­mo­ria de ese cha­llen­ge, la di­ná­mi­ca era la si­guien­te: una per­so­na bai­la­ba de ma­ne­ra ri­dí­cu­la en el me­dio de una si­tua­ción co­ti­dia­na (una ofi­ci­na, un su­per­mer­ca­do o la ca­lle), has­ta que irrum­pía el inol­vi­da­ble es­tri­bi­llo de “¡con los te­rro­ris­tas!”, y las per­so­nas que ro­dea­ban al pro­ta­go­nis­ta se de­ja­ban lle­var por esos mo­vi­mien­tos es­tram­bó­ti­cos.

Con ese enor­me éxi­to co­mo pre­ce­den­te —que per­mi­tía que una can­ción re­co­rrie­ra el mun­do sin la ne­ce­si­dad del apo­yo de una gran dis­co­grá­fi­ca— na­cie­ron otros éxi­tos virales. Uno de los más lla­ma­ti­vos fue “Black Beatles”, del ra­pe­ro Rae Srem­murd, que se po­pu­la­ri­zó en 2016 gra­cias al Man­ne­quin Cha­llen­ge, que con­sis­tía en fil­mar a va­rias per­so­nas to­tal­men­te in­mó­vi­les mien­tras la can­ción so­na­ba de fon­do. Has­ta el pro­pio Paul Mc­cart­ney se su­mó a la ola y la can­ción ter­mi­nó al­can­zan­do el nú­me­ro uno en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro, sin du­das, el más me­mo­ra­ble —y po­lé­mi­co, cla­ro— fue el Ki­ki Cha­llen­ge, de 2018. So­bre el pe­ga­di­zo es­tri­bi­llo de “In My Fee­lings”, de Dra­ke, de­ce­nas de mi­les de usua­rios de Instagram se fil­ma­ban mien­tras ba­ja­ban de un au­to en mo­vi­mien­to e imi­ta­ban la co­reo­gra­fía de la can­ción. Al igual que los ejem­plos re­cién nom­bra­dos, el te­ma se ga­nó un lu­gar co­mo uno de los más es­cu­cha­dos de ese año.

En lo que va del 2020, el ejem­plo más po­pu­la­res es “As­tro­no­mia”,

del DJ Tony Igy (lan­za­da en 2010), que se po­pu­la­ri­zó gra­cias al fa­mo­so me­me de un gru­po de fu­ne­bre­ros afri­ca­nos que bai­lan con un ataúd.

El uso de las re­des so­cia­les co­mo he­rra­mien­ta pa­ra ge­ne­rar éxi­tos virales ha da­do nu­me­ro­sos fru­tos en es­tos años, pe­ro, úl­ti­ma­men­te, hay más hits que nun­ca. Y to­do gra­cias a Tik-tok, la pla­ta­for­ma de vi­deos cor­tos que, en me­nos de cua­tro años, lo­gró cap­tar 800 mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do.

A tra­vés de un con­ve­nio con Mu­si­cal.ly, una pla­ta­for­ma que per­mi­te in­cluir frag­men­tos de can­cio­nes en los vi­deos, Ti­ktok co­men­zó a cre­cer y, ca­si sin dar­se cuen­ta, sus usua­rios ayu­da­ron a vi­ra­li­zar can­cio­nes de ar­tis­tas po­co co­no­ci­dos.

En ge­ne­ral, los te­mas que se po­pu­la­ri­zan en la red so­cial son can­cio­nes pop con es­tri­bi­llos bien pe­ga­di­zos o te­mas de trap y rap con beats irre­sis­ti­bles. Si el te­ma vie­ne acom­pa­ña­do de una co­reo­gra­fía lla­ma­ti­va, el éxi­to es ase­gu­ra­do.

El ca­so más sor­pren­den­te fue el de Lil Nas X, un ra­pe­ro es­ta­dou­ni­den­se que a fi­na­les de 2018 pu­bli­có “Old Town Road” de for­ma in­de­pen­dien­te (ver re­cua­dro). Gra­cias a las co­reo­gra­fías de Tik-tok, la can­ción em­pe­zó a es­cu­char­se en Spo­tify y Youtu­be, y cuan­do se gra­bó un re­mix con Billy Ray Cy­rus, lle­gó a la ci­ma de las lis­tas de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­vir­tir­se en la can­ción con más tiem­po en el nú­me­ro uno.

Can­cio­nes co­mo “Old Town Road”y “The Box” fue­ron nú­me­ro uno gra­cias a Tik-tok.

La red so­cial no pa­ga re­ga­lías por las can­cio­nes, pe­ro sí las con­vier­te en éxi­tos.

Y des­de 2019 has­ta la fe­cha, Tik-tok se con­so­li­dó co­mo una má­qui­na de éxi­tos. Si bien la red so­cial no pa­ga re­ga­lías, to­par­se con tan­tos vi­deos de 15 se­gun­dos con una can­ción ge­ne­ra un “gu­sano mu­si­cal” —co­mo de­fi­ne el neu­ró­lo­go Oli­ver Sacks— que lo­gra que la can­ción se in­yec­te en la ca­be­za del oyen­te, y ter­mi­na en mi­les de play­lists de Spo­tify.

Bas­ta con echar un vis­ta­zo a las 50 can­cio­nes más es­cu­cha­das de la pla­ta­for­ma pa­ra en­con­trar nu­me­ro­sos te­mas de ar­tis­tas des­co­no­ci­dos que se po­pu­la­ri­za­ron en Tik-tok (ver re­cua­dro). Sin ne­ce­si­dad de una gran cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, los usua­rios lo­gran que una can­ción gi­re por to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.