Acu­mu­lan más de 2.650 de­nun­cias por “cuen­to del tío”

Fis­cal de Cor­te pre­sen­tó da­tos so­bre es­ta­fas

El Pais (Uruguay) - - PORTADA -

▃▃ El fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, se reunió ayer con re­pre­sen­tan­tes del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Ban­co de Pre­vi­sión So­cial y la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo

pa­ra tra­ba­jar so­bre las es­ta­fas a adul­tos ma­yo­res. Díaz sos­tu­vo que es­tos delitos, co­no­ci­dos co­mo “el cuen­to del tío”, son una mo­da­li­dad de es­ta­fa que preo­cu­pa a las au­to­ri­da­des.

En ese sen­ti­do in­for­mó que des­de la en­tra­da en vi­gen­cia del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP) se han re­ci­bi­do más de 2.650 de­nun­cias de per­so­nas ma­yo­res de 60 años por es­tas ma­nio­bras. Si bien ex­pli­có que mu­chas per­so­nas han si­do impu­tadas, mu­chas si­guen ope­ran­do des­de la cár­cel. Díaz anun­ció que se van a coor­di­nar ac­cio­nes.

Alas tres de la ma­ña­na la mu­jer de 86 años re­ci­bió una lla­ma­da de quien di­jo ser su nie­ta. Del otro la­do del te­lé­fono se la no­ta­ba ner­vio­sa. La ha­bía lla­ma­do por­que, se­gún le con­tó, unos de­lin­cuen­tes dis­fra­za­dos de po­li­cías ha­bían se­cues­tra­do a su no­vio. Pa­ra sal­var­lo, di­jo, ne­ce­si­ta­ba pa­gar el res­ca­te. En ese mo­men­to le pi­dió que fue­ra a bus­car US$ 10.000 que ha­bía en la ca­sa y que mien­tras lo ha­cía no cor­ta­ra el te­lé­fono. La mu­jer hi­zo ca­so: jun­tó el di­ne­ro, lo pu­so en una bol­sa y vol­vió a la lí­nea. Ahí la nie­ta le co­mu­ni­có que te­nía que ba­jar has­ta la en­tra­da del edi­fi­cio don­de vi­ve, en la zo­na de Bu­ceo, y de­jar la bol­sa en el ex­te­rior. La se­ño­ra si­guió al pie de la le­tra to­dos los pa­sos y vol­vió al te­lé­fono.

Su nie­ta le di­jo que los rap­to­res ya te­nían el di­ne­ro, que ha­bían li­be­ra­do a su pa­re­ja y que aho­ra se po­día acos­tar tran­qui­la. Pe­ro en reali­dad su ver­da­de­ra nie­ta es­ta­ba dur­mien­do con su pa­re­ja en ese mis­mo edi­fi­cio. Tam­po­co ha­bía de­lin­cuen­tes dis­fra­za­dos de po­li­cías ni una his­to­ria de se­cues­tro. To­do ha­bía si­do un en­ga­ño. Un en­ga­ño co­no­ci­do co­mo “el cuen­to del tío”.

Es­te ca­so fue de­nun­cia­do el 18 de ma­yo y es uno de los más de 2.650 ca­sos que se de­nun­cia­ron des­de el 1° de no­viem­bre de 2017, fe­cha que en­tró en vi­gen­cia el nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP), has­ta hoy. Así lo in­di­có ayer el fis­cal de Cor­te Jor­ge Díaz en una con­fe­ren­cia de pren­sa con­vo­ca­da pa­ra trans­mi­tir la preo­cu­pa­ción so­bre es­ta mo­da­li­dad de es­ta­fa.

“Des­de el 1° de no­viem­bre de 2017 lle­va­mos con­ta­bi­li­za­dos más de 2.650 de­nun­cias pre­sen­ta­das por per­so­na ma­yo­res de 60 años que han si­do víc­ti­mas de dis­tin­tas modalidade­s de es­ta­fa”, sos­tu­vo Díaz lue­go de re­unir­se con re­pre­sen­tan­tes de la Uni­dad de Víc­ti­mas de Fis­ca­lía, Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial,

De­lin­cuen­tes tie­nen dos modalidade­s pa­ra en­ga­ñar a los adul­tos ma­yo­res.

Ban­co de Pre­vi­sión So­cial, In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo y Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía. “So­lo es­te fin de se­ma­na hu­bo cua­tro de­nun­cias. Es­tas son las de­nun­cias que se for­mu­lan”, di­jo Díaz y agre­gó: “Es pro­ba­ble que mu­chos ca­sos no ha­yan si­do denunciado­s por ver­güen­za. Pe­di­mos a la po­bla­ción que efec­ti­va­men­te los de­nun­cie”.

El “cuen­to del tío”, ex­pli­có el fis­cal de Cor­te, es una mo­da­li­dad de es­ta­fa que tie­ne “co­mo pú­bli­co ob­je­ti­vo per­so­nas ma­yo­res au­tó­no­mas, que vi­ven so­las y que son de­tec­ta­das a tra­vés de dis­tin­tas me­to­do­lo­gías”.

Una de ellas fue la que su­ce­dió el pa­sa­do 18 de ma­yo. Lla­man a la víc­ti­ma al te­lé­fono fi­jo y di­cen que un fa­mi­liar es­tá se­cues­tra­do y que ne­ce­si­tan de­ter­mi­na­da su­ma de di­ne­ro pa­ra li­be­rar­lo. La otra mo­da­li­dad, ex­pli­có Díaz, es “un po­co más sen­ci­lla. “Im­pli­ca de­cir que pro­duc­to de la pan­de­mia el pre­si­den­te (Do­nald) Trump va a cam­biar los dó­la­res y que tie­ne que en­tre­gar­le al con­ta­dor del ban­co pa­ra cam­biar­los por la nue­va mo­ne­da”, apun­tó.

La ma­yo­ría de los ca­sos se han de­tec­ta­do en Mon­te­vi­deo, pe­ro tam­bién hay de­nun­cias en los de­par­ta­men­tos de Ca­ne­lo­nes, Colonia, San Jo­sé y Mal­do­na­do. “Han exis­ti­do es­ta­fas de más de US$ 100.000, una con­cre­ta. Des­pués US$ 3.000, son es­ta­fas de bas­tan­te di­ne­ro. En al­gu­nos ca­sos se re­cu­pe­ra­ron can­ti­da­des de di­ne­ro”, di­jo en re­fe­ren­cia a las su­mas in­vo­lu­cra­das.

Por otra par­te in­di­có que mu­chas per­so­nas han si­do acu­sa­das por es­tos delitos, pe­ro que mu­chos si­guen ope­ran­do des­de la cár­cel. “Es una or­ga­ni­za­ción de ori­gen ar­gen­tino que fue re­clu­tan­do gen­te lo­cal”. El fis­cal de Cor­te sos­tu­vo que den­tro de diez días, se vol­ve­rán a re­unir los dis­tin­tos re­pre­sen­tan­tes del Es­ta­do pa­ra “coor­di­nar ac­cio­nes con­cre­tas”.

“Cree­mos que de­be­ría em­pe­zar con una cam­pa­ña de bien pú­bli­co, una de sen­si­bi­li­za­ción, con el fin de in­for­mar a la po­bla­ción, no so­lo a los adul­tos ma­yo­res sino a sus fa­mi­lia­res; ela­bo­rar es­tra­te­gias pa­ra que no sean víc­ti­mas de es­tos delitos”, sen­ten­ció.

PREO­CU­PA­CIÓN. Re­pre­sen­tan­tes del Es­ta­do se vol­ve­rán a re­unir pa­ra coor­di­nar ac­cio­nes con­cre­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.