Enoturismo 3 mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­tan las bo­de­gas al año

Una al­ter­na­ti­va que tie­nen los pro­duc­to­res vi­ti­vi­ní­co­las pa­ra en­fren­tar la ba­ja de ven­ta de vi­nos an­te la nue­va nor­ma­ti­va de trán­si­to de al­cohol 0.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA - Lu­cía Ba­rrios

El enoturismo o el tu­ris­mo eno­ló­gi­co, que se tra­ta de la rea­li­za­ción de pa­seos por las bo­de­gas, ca­da vez es más fre­cuen­te en Uru­guay: en el 2017 el país re­ci­bió 2 mi­llo­nes de dó­la­res gra­cias a es­ta ac­ti­vi­dad.

Se­gún lo afir­ma­do por Juan Car­ba­jal, coor­di­na­dor del pro­yec­to Vi­lla­fran­ca del Pe­ne­dès, a LA RE­PÚ­BLI­CA, es­ta ac­ti­vi­dad pue­de ser pen­sa­da co­mo una al­ter­na­ti­va a la ba­ja de con­su­mo de es­ta be­bi­da, ocu­rri­da en el país, a par­tir de la Ley Ce­ro Al­cohol.“Las bo­de­gas no pue­den de­jar de cui­dar su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, que es la pro­duc­ción de vi­nos, pe­ro tam­bién es cier­to que es­tán ven­dien­do me­nos año a año y que el enoturismo ha si­do una al­ter­na­ti­va pa­ra na­da des­pre­cia­ble. Las bo­de­gas que se han de­di­ca­do a es­ta ac­ti­vi­dad, es­tán ge­ne­ran­do gran­des in­gre­sos”.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que es­ta pro­pues­ta im­pli­ca la pro­duc­ción de reunio­nes em­pre­sa­ria­les, pa­seos o bo­das den­tro de las bo­de­gas y que en di­chas opor­tu­ni­da­des se cuen­tan las his­to­rias de quie­nes pro­du­cen el vino y sus la­bo­res co­ti­dia­nas, pa­ra que los vi­si­tan­tes co­noz­can el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de di­cha be­bi­da y pue­dan de­gus­tar de la mis­ma. De es­ta ma­ne­ra, las bo­de­gas pue­den mos­trar su tra­ba­jo pa­ra con­quis­tar tan­to a los que es­tán ale­ja­dos del vino co­mo a los aman­tes de la be­bi­da.

“Es­ta ac­ti­vi­dad ha si­do un boom en el mun­do, por­que per­mi­te di­ver­si­fi­car la pro­pues­ta tu­rís­ti­ca de un des­tino y ade­más brin­da va­lo­res aña­di­dos. Hay mu­chos ele­men­tos que com­bi­nan bien con el vino y ma­ri­dan bien con el enoturismo. Por eso hay mu­chos paí­ses

“Uru­guay me tie­ne enamo­ra­da. Creo que tie­ne un po­ten­cial muy gran­de. Hay pro­yec­tos sú­per in­tere­san­tes, los vi­nos se es­tán po­si­cio­nan­do bien y las In­ten­den­cias apues­tan en es­te pro­yec­to”.

Núria Sa­la

eu­ro­peos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos en don­de se es­tá ob­ser­van­do co­mo una al­ter­na­ti­va muy in­tere­san­te, que brin­da un gran va­lor al país: una iden­ti­dad al te­rri­to­rio”, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA Núria Sa­la, di­rec­to­ra de Eno­tu­ris­me Pe­ne­dès en Es­pa­ña.

Se­gún sus pa­la­bras, el vino se dis­tin­gue cla­ra­men­te de otras be­bi­das por la his­to­ria que exis­te de­trás de él. “De­trás de es­ta be­bi­da hay un re­la­to so­bre las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y so­bre el pro­ce­so de pro­duc­ción, que le da sin­gu­la­ri­dad y per­so­na­li­dad fren­te a otros pro­duc­tos. No hay co­mo la his­to­ria de un buen vino”.

“Veo a es­ta ac­ti­vi­dad co­mo lo que fue Pun­ta del Es­te en los años 60. El enoturismo es­tá cre­cien­do fuer­te­men­te y creo que ven­drá con fuer­za en Ca­ne­lo­nes y en Mon­te­vi­deo Nor­te”, agre­gó Car­ba­jal.

En la mis­ma sin­to­nía, la di­rec­to­ra de tu­ris­mo de la In­ten­den­cia de Ca­ne­lo­nes, Xi­me­na Acos­ta, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA que el tu­ris­mo eno­ló­gi­co es una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va a lo que es la pro­duc­ción.

Por su par­te, el pro­duc­tor Die­go Spi­no­glio afir­mó que la reali­dad eco­nó­mi­ca fre­nó a las bo­de­gas en las ga­nan­cias de su pro­duc­ción de vino, por lo que fo­men­tó la bús­que­da de otras al­ter­na­ti­vas. “Las cir­cuns­tan­cias nos obli­ga­ron a cam­biar la mo­da­li­dad. Ac­tual­men­te he­mos he­cho va­rios ca­sa­mien­tos, reunio­nes em­pre­sa­ria­les y con­gre­sos. In­clu­so, el enoturismo es nues­tra prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos. En es­tas cir­cuns­tan­cias, no so­lo se con­su­me el vino, sino que tam­bién se es­tá ven­dien­do el te­rri­to­rio”.

El per­fil del vi­si­tan­te y las ci­fras

Se­gún Acos­ta, el per­fil del vi­si­tan­te de bo­de­gas es bien mar­ca­do: prin­ci­pal­men­te son ex­tran­je­ros de na­cio­na­li­dad bra­si­le­ña. Sin em­bar­go, de­cla­ró que des­de el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal deVi­ti­vi­ni­cul­tu­ra (Ina­vi) se es­tá tra­ba­jan­do en la rea­li­za­ción de un ob­ser­va­to­rio pa­ra po­der de­ter­mi­nar el per­fil de eda­des, pro­ce­den­cia y el nú­me­ro de vi­si­tan­tes.

Por otro la­do, ca­be men­cio­nar que es­te ti­po de tu­ris­mo ha te­ni­do un gran cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años. Por ejem­plo, las bo­de­gas es­pa­ño­las re­ci­bie­ron en 2013 a 1.689.209 vi­si­tan­tes, un 18,08% más que el año an­te­rior.

Mien­tras tan­to, se­gún el Ina­vi,

en Uru­guay más de 30 es­ta­ble­ci­mien­tos ten­drán sus puer­tas abier­tas to­do el ve­rano. "Pa­sa­mos de 2,1 mi­llo­nes a 3 mi­llo­nes de per­so­nas en­tre 2005 y 2016, y de US$ 540 mi­llo­nes a US$ 2.000 mi­llo­nes", ex­pre­só el sub­se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo Benjamín Li­be­roff re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta a “El Ob­ser­va­dor”. Con es­tas ci­fras, el tu­ris­mo des­pla­zó del pri­mer lu­gar a la car­ne en ge­ne­ra­ción de in­gre­sos pa­ra el país, lo que mues­tra que es­te ti­po de ac­ti­vi­dad ha pa­sa­do a ser una fuen­te sig­ni­fi­ca­ti­va de in­gre­sos pa­ra las bo­de­gas, las cua­les en un prin­ci­pio pen­sa­ron al enoturismo co­mo un com­ple­men­to pro­mo­cio­nal y que aho­ra se ha po­si­cio­na­do co­mo esen­cial.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los paí­ses que más tie­nen desa­rro­lla­da es­ta ac­ti­vi­dad y que en­ca­be­zan la lis­ta de re­cep­ción de tu­ris­tas son Es­pa­ña y Fran­cia. Sin em­bar­go, los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos es­tán en una bue­na po­si­ción, des­ta­cán­do­se Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y Uru­guay.

“Te­ne­mos que tra­ba­jar con el uru­gua­yo pa­ra que vi­si­te es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. Lo cier­to es que no co­no­ce las pro­pues­tas de las bo­de­gas y só­lo se acer­ca a las ac­ti­vi­da­des cuan­do se rea­li­zan fes­ti­va­les. Se de­ben ge­ne­rar más po­lí­ti­cas de pro­mo­ción pa­ra au­men­tar el tu­ris­mo in­terno”, de­cla­ró Acos­ta.

La di­rec­to­ra ex­pli­có que si bien

Ar­gen­ti­na tie­ne bo­de­gas de gran pro­duc­ción, la co­mu­na tie­ne que ob­ser­var que mu­chas ve­ces un ar­gen­tino le con­vie­ne ve­nir al Uru­guay que ir a Men­do­za. Es por es­ta ra­zón que la In­ten­den­cia es­tá tra­ba­jan­do pa­ra se­guir po­ten­cian­do es­tos mer­ca­dos emer­gen­tes.

Desafíos y opor­tu­ni­da­des

“Es­ta al­ter­na­ti­va cues­ta mu­cho pa­ra un pro­duc­tor. Es cier­to que es una for­ma de ob­te­ner otro ti­po de in­gre­so en un ru­bro tan di­fí­cil y com­pe­ti­ti­vo, pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que el ob­je­ti­vo de una bo­de­ga es ven­der vino, por lo que de­di­car­se al tu­ris­mo im­pli­ca to­do un cam­bio de men­ta­li­dad y un ni­vel de apo­yos que no son fá­ci­les. Por ejem­plo, las bo­de­gas es­tán ubi­ca­das en pun­tos que na­die los pen­só co­mo des­ti­nos tu­rís­ti­cos, lo cual exi­ge mu­cha pro­mo­ción y tra­ba­jo ex­tra, que no to­dos los bo­de­gue­ros pue­den dar­se el lu­jo”, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA el in­ten­den­te de Ca­ne­lo­nes, Ya­man­dú Or­si. Por su par­te, Car­ba­jal afir­mó que un desafío es el de­seo que tie­nen las bo­de­gas de man­te­ner el per­fil fa­mi­liar, lo que las in­ha­bi­li­ta a in­cor­po­rar gen­te en los es­ta­ble­ci­mien­tos.“Lo que se ve es que los pro­duc­to­res tie­nen mie­do de in­cor­po­rar más tra­ba­ja­do­res pe­ro al mis­mo tiem­po las pro­pias fa­mi­lias ter­mi­nan sien­do las que tie­nen que

dar la bien­ve­ni­da al tu­ris­ta. Lo cier­to es que no dan abas­to y que esa po­lí­ti­ca em­pre­sa­rial de ex­clu­si­vi­dad los es­tá su­peran­do”.

Ade­más, afir­mó que los es­ta­ble­ci­mien­tos no es­tán abier­tos los do­min­gos a cau­sa de la fal­ta del per­so­nal.“El bodeguero tra­ba­ja in­ten­sa­men­te to­da la se­ma­na y aun­que te­ner abier­to el do­min­go le ge­ne­ra­ría un ex­tra, se rehú­sa a abrir el es­ta­ble­ci­mien­to por­que quie­re es­tar en fa­mi­lia. Por tan­to, es­ta­mos en es­te pe­río­do de in­fle­xión”.

En la mis­ma sin­to­nía, Sa­la ex­pre­só que el país de­be pro­fe­sio­na­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad pa­ra que ca­da des­tino sea ca­paz de des­ta­car su sin­gu­la­ri­dad. Con­si­de­ró, ade­más, que de­be ha­ber pro­pues­tas di­ver­sas, que sean adap­ta­bles a dis­tin­tos pú­bli­cos.

“Es­te país me tie­ne enamo­ra­da. Creo que tie­ne un po­ten­cial muy gran­de y he vis­to una evo­lu­ción muy im­por­tan­te. Hay pro­yec­tos sú­per in­tere­san­tes, los vi­nos se es­tán po­si­cio­nan­do bien y las In­ten­den­cias apues­tan en es­te pro­yec­to. En ca­da sitio que he­mos vi­si­ta­do, he­mos vis­to sin­gu­la­ri­da­des, as­pec­tos dis­tin­tos pe­ro que al fi­nal atra­pan al tu­ris­ta. Creo que es es­pec­ta­cu­lar, por­que tie­ne una his­to­ria, una im­pli­ca­ción fa­mi­liar que le da una ca­rac­te­rís­ti­ca muy es­pe­cial a Uru­guay”, agre­gó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.