Pas­sa­da pre­si­di­ría la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria

La can­di­da­ta del FA cuen­ta con el “apo­yo de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos”.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

La se­na­do­ra Ivon­ne Pas­sa­da di­jo a LA RE­PÚ­BLI­CA que co­mo can­di­da­ta pa­ra pre­si­dir la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria (UIP) cuen­ta con “el apo­yo de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos” lo cual ce­le­bra: “cuan­do pa­san es­tos he­chos la po­lí­ti­ca de nues­tro país se real­za”, di­jo. En su ca­mino por pre­si­dir el ór­gano, tie­ne una pu­ja con la me­xi­ca­na Ga­brie­la Cue­vas, pe­ro su ex­pe­rien­cia la per­fi­la pa­ra ser la se­gun­da mu­jer en la his­to­ria en di­ri­gir la UIP.

¿Có­mo na­ce la po­si­bi­li­dad de ser can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria?

La pro­pues­ta sur­ge por los dis­tin­tos gru­pos geo­po­lí­ti­cos, los cua­les tie­nen ro­ta­ción pa­ra la elec­ción de la pre­si­den­cia de la UIP. Si bien no es­tá es­cri­to ni re­gla­men­ta­do se res­pe­ta bas­tan­te ese cri­te­rio. En es­ta opor­tu­ni­dad le to­ca­ba al Gru­po La­ti­noa­me­ri­cano y del Ca­ri­be po­der te­ner la po­si­bi­li­dad de pos­tu­lar a los can­di­da­tos a pre­si­den­te.

To­do sur­gió por un im­pul­so por par­te de mis co­le­gas acá en Uru­guay. Es­ta es una can­di­da­tu­ra que cuen­ta con el apo­yo de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos de nues­tro país, sin ex­cep­ción. Tam­bién lo ha­bla­mos con el Po­der Eje­cu­ti­vo, y una vez to­ma­da la de­ci­sión con to­dos los sec­to­res, en par­ti­cu­lar tam­bién con mi sec­tor po­lí­ti­co, vi­mos que es­ta­ba la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar la can­di­da­tu­ra par Uru­guay, que es un es­pa­cio im­por­tan­te pa­ra po­der desa­rro­llar la pre­sen­cia de nues­tro país.

¿Por la can­di­da­tu­ra de­bió re­nun­ciar a la Cru­lac?

No po­día es­tar pre­si­dien­do el Gru­po Geo­po­lí­ti­co de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, cuan­do a su vez me pos­tu­la­ba a la pre­si­den­cia de la UIP. Por eso pre­sen­té mi re­nun­cia a la pro­pia unión, lo co­mu­ni­que a to­dos paí­ses miem­bros, y que­dó asu­mien­do la pre­si­den­cia el se­na­dor Sen. Rodolfo Ur­tu­bey (Ar­gen­ti­na) que cum­plía el car­go de vi­ce­pre­si­den­te. Nos pa­re­cía que era lo co-

rrec­to y el ca­mino que de­bía­mos uti­li­zar.

¿Te­nien­do en cuen­ta su ca­rre­ra po­lí­ti­ca a ni­vel per­so­nal le cos­tó acep­tar pre­sen­tar­se a la pre­si­den­cia?

No es una de­ci­sión muy sen­ci­lla de to­mar y no que­ría tam­po­co aban­do­nar las ta­reas que ven­go desa­rro­llan­do a ni­vel par­la­men­ta­rio. Una vez que su­pe que pue­do com­ple­men­tar las dos co­sas, re­pre­sen­tar a la UIP con un equi­po que la pro­pia or­ga­ni­za­ción tie­ne y man­tie­ne en Gi­ne­bra, y con el apo­yo de los le­gis­la­do­res de acá, se pue­de ha­cer. Ten­go que des­ta­car que tan­to del pro­pio Fren­te Am­plio co­mo en la opo­si­ción en­con­tré un apo­yo in­tere­san­te pa­ra es­ta can­di­da­tu­ra y eso nos ha­ce muy bien. Ha­bla muy bien del país, son co­sas que nos des­ta­can en el ex­te­rior. Mu­chas ve­ces las for­mas que te­ne­mos de ejer­cer la po­lí­ti­ca y más cuan­do es­ta­mos en re­pre­sen­ta­ción na­cio­nal. Acá no nos da­mos cuen­ta por­que es­ta­mos en esa pu­ja per­ma­nen­te, que a ve­ces nos pue­de ha­cer da­ño en co­mo ha­ce­mos la po­lí­ti­ca pe­ro cuan­do pa­san es­tos he­chos la po­lí­ti­ca se real­za.

En la his­to­ria de la UIP úni­ca­men­te hu­bo una mu­jer co­mo pre­si­den­ta ¿cuán­to re­pre­sen­ta lle­gar a ser la se­gun­da pre­si­den­ta te­nien­do en cuen­ta el avan­ce en ma­te­ria de gé­ne­ro que es­tá exis­tien­do?

Hu­bo so­la­men­te una mu­jer que es­tu­vo en la pre­si­den­cia de la UIP en más de 130 años. No hay nin­gu­na otra can­di­da­tu­ra has­ta el mo­men­to pre­sen­ta­da, en reali­dad se­rá la se­gun­da vez es­ta. Es­to tam­bién, mas allá de la equi­dad y de la igual­dad, co­lo­ca una mi­ra­da in­te­gral im­por­tan­te a des­ta­car, ye so ya tie­ne un va­lor agre­ga­do im­por­tan­te.

En es­ta pu­ja con la me­xi­ca­na Ga­brie­la Cue­vas por lle­gar a la pre­si­den­cia, ¿es la ex­pe­rien­cia un fa­vor cla­ve que le jue­ga a fa­vor?

No sé si a fa­vor, lo que si ten­go es una ex­pe­rien­cia que acu­mu­lé en es­tos años de tra­ba­jo en for­ma per­ma­nen­te en la Unión que me ha­ce sen­tir­me pre­pa­ra­da pa­ra el pues­to: in­te­gre el co­mi­té Eje­cu­ti­vo, in­te­gre la vi­ce­pre­si­den­cia y es­tu­ve tam­bién en el Tri­bu­nal de elec­ción del se­cre­ta­rio que fue elec­to en la Unión. Ten­go un co­no­ci­mien­to que lo apren­dí, una ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en es­tos años de tra­ba­jo, y tam­bién cum­pli­mos con to­dos los re­gla­men­tos y re­qui­si­tos que nos pi­de la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria pa­ra es­tar al fren­te de la mis­ma.

En la Unión ju­ga­mos un tra­ba­jo muy in­tere­san­te en ma­te­ria de de­mo­cra­cia pe­ro en ma­te­ria tam­bién de de­re­chos hu­ma­nos. Y tam­bién so­bre la mi­ra­da que se co­lo­ca so­bre la mu­jer, pe­ro fun­da­men­tal­men­te el ejer­ci­cio per­ma­nen­te de la di­plo­ma­cia par­la­men­ta­ria con bús­que­da de acuer­dos, co­mi­sio­nes es­pe­cia­les que se rea­li­zar fren­te a si­tua­cio­nes de con­flic­to a ni­vel de los par­la­men­tos, y es la úni­ca or­ga­ni­za­ción que in­te­gra con dos las Na­cio­nes Uni­das en el mo­men­to de las asam­bleas per­ma­nen­tes que hay, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Nos pa­re­ce que eso mues­tra el va­lor que tie­ne es­ta or­ga­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.