Vio­len­cia en las au­las: un re­fle­jo de la so­cie­dad

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

El te­ma de la vio­len­cia en los cen­tros edu­ca­ti­vos es un asun­to que ca­da vez es­tá más pre­sen­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, es­te ti­po de he­chos no se cir­cuns­cri­ben a una ins­ti­tu­ción sino que co­rres­pon­den a un con­tex­to ge­ne­ral: ca­da año, más de 1,6 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren en el mun­do y mu­chas más su­fren le­sio­nes no mor­ta­les por re­sul­ta­do de la vio­len­cia. En con­jun­to, es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en to­do el pla­ne­ta en­tre la po­bla­ción de 15 a 44 años. Lo cier­to es que las es­ce­nas de vio­len­cia son co­mu­nes en nues­tra so­cie­dad: en el trán­si­to, en un es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo y en el ho­gar siem­pre es­tá pre­sen­te la pa­la­bra hi­rien­te. Pe­ro cuan­do su­ce­de en una es­cue­la se dis­pa­ran las alar­mas, ya que es el es­pa­cio don­de la so­cie­dad de­po­si­ta su con­fian­za pa­ra tra­tar de re­ver­tir es­te ti­po de si­tua­cio­nes. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la vio­len­cia siem­pre ha for­ma­do par­te de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na. Sus efec­tos se pue­den ver ba­jo di­ver­sas for­mas, en to­das par­tes del mun­do. Sin em­bar­go, el in­for­me de Si­piav mues­tra una alar­man­te si­tua­ción de agre­sión ha­cia los más vul­ne­ra­bles en Uru­guay: du­ran­te 2014 se re­gis­tra­ron 1.728 ca­sos de vio­len­cia ha­cia ni­ños y ado­les­cen­tes. Es­to equi­va­le a 5 si­tua­cio­nes de mal­tra­to o abu­so por día. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la gran ma­yo­ría de las 1,6 mi­llo­nes de defunciones que se re­gis­tran en el mun­do tie­nen ori­gen en los paí­ses de in­gre­so ba­jo o me­diano. Me­nos del 10% de to­das las muer­tes re­la­cio­na­das con la vio­len­cia se re­gis­tra­ron en los paí­ses de in­gre­so al­to. En el in­for­me se es­ti­pu­la que las so­cie­da­des con ni­ve­les ele­va­dos de de­sigual­dad, en las que la bre­cha en­tre ri­cos y po­bres se en­san­cha co­mo re­sul­ta­do de la glo­ba­li­za­ción, su­fren un au­men­to de la vio­len­cia in­ter­per­so­nal. Con es­ta com­ple­ja si­tua­ción a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, Re­pú­bli­ca Ra­dio, que se emi­te por la ca­tor­ce 10, reali­zó un pro­gra­ma es­pe­cial pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de vio­len­cia en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. Par­ti­ci­pa­ron del mis­mo: Ga­brie­la Ga­ri­bal­di, psi­co­pe­da­go­ga y coor­di­na­do­ra del De­par­ta­men­to In­te­gral del Es­tu­dian­te en el Con­se­jo de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria; Day­si Igle­sias, maes­tra y se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Ade­mu Mon­te­vi­deo; Ni­lia Vis­car­di, doc­to­ra en so­cio­lo­gía y ex­per­ta en te­mas de con­vi­ven­cia es­co­lar y Liz Pérez, psi­có­lo­ga co­mu­ni­ta­ria y re­pre­sen­tan­te del De­par­ta­men­to In­te­gral del Es­tu­dian­te. ¿QUÉ SE EN­TIEN­DE POR VIO­LEN­CIA? Igle­sias co­men­zó ba­sán­do­se en un he­cho ocu­rri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas: el pro­ce­sa­mien­to de una ma­dre que pro­ta­go­ni­zó un epi­so­dio vio­len­to ha­cia do­cen­tes en la es­cue­la Nº 251. Se­gún sus pa­la­bras, cuan­do exis­te una si­tua­ción de agre­sión ha­cia un in­te­gran­te de una fa­mi­lia, se de­be pen­sar que cons­tan­te­men­te hay ni­ños que vi­ven esa reali­dad. Re­sal­tó que no se de­be ob­viar el dic­ta­men del fis­cal que tra­tó el ca­so, el cual des­ta­có la men­ción de víc­ti­ma que tie­ne el do­cen­te fren­te a es­tas cir­cuns­tan­cias. Ga­ri­bal­di afir­mó que cuan­do se ha­bla de vio­len­cia fí­si­ca en una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va se es­tá ha­cien­do re­fe­ren­cia a una par­te de la si­tua­ción del con­flic­to es­co­lar. La psi­co­pe­da­go­ga con­si­de­ró que la vio­len­cia es una red de re­la­cio­nes en las que po­de­mos ha­blar de un agre­sor y una víc­ti­ma pun­tual­men­te, pe­ro que des­de un análisis ge­ne­ral se ne­ce­si­ta re­ver el con­cep­to de vul­ne­ra­bi­li­dad. “Mu­chas ve­ces se ha­bla de los do­cen­tes co­mo víc­ti­mas, y es cla­ro que lo son, en al­gu­nas oca­sio­nes. Sin em­bar­go, de­be­mos en­ten­der que la vio­len­cia fí­si­ca siem­pre es un re­torno de una agre­sión es­truc­tu­ral”. Con­si­de­ró que es­ta com­ple­ja si­tua­ción ne­ce­si­ta de un efi­caz sis­te­ma de res­pues­tas. “De­be­re­mos tra­ba­jar pa­ra que cuan­do la es­cue­la cons­ta­ta si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad, pue­da te­ner cla­ro cuá­les son los me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción con los que tie­ne que ac­tuar pa­ra pro­te­ger a to­dos los ac­to­res pe­ro, por so­bre to­das las co­sas, al ni­ño”. Ex­pli­có que lo que usual­men­te es no­ti­cia es lo “dis­rup­ti­vo” y lo “vio­len­to” en vez de los lo­gros que sue­len con­se­guir los maes­tros. “Es muy im­por­tan­te ver las for­mas de re­so­lu­ción de es­tos con­flic­tos pa­ra que se cons­tru­ya un es­pa­cio de pro­tec­ción del ni­ño. Es fun­da­men­tal que nos ha­ga­mos pre­gun­tas no só­lo an­te la apa­ri­ción de la vio­len­cia fí­si­ca sino in­clu­so an­tes, por­que de­be­mos tra­ba­jar en el víncu­lo con los pa­dres y en los con­tex­tos de vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra pre­ve­nir di­chas si­tua­cio­nes”.

DI­XIT a vio­len­cia fí­si­ca siem­pre es un re­torno de una agre­sión es­truc­tu­ral.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.