Martínez re­pu­dió ata­que xe­nó­fo­bo con­tra me­mo­rial del Ho­lo­caus­to al pue­blo ju­dío

“Re­pu­dia­mos to­do ti­po de ac­to de xe­no­fo­bia”, di­jo el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo en un tuit.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

La In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo (IM) pre­sen­tó es­te miér­co­les los de­ta­lles del des­cu­bri­mien­to de los res­tos de la pri­me­ra for­ti­fi­ca­ción de la ciu­dad de Mon­te­vi­deo, en el marco de las obras de la pla­za Za­ba­la.

En la pre­sen­ta­ción par­ti­ci­pa­ron el in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo, Da­niel Martínez; el pre­si­den­te de la Co­mi­sión del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ción, Arq. Nel­son In­da; la di­rec­to­ra de la Di­vi­sión Es­pa­cios Pú­bli­cos, Pa­tri­cia Ro­land; y la ar­queó­lo­ga Vir­gi­nia Mat­ta, in­te­gran­te de la Co­mi­sión del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Na­ción.

En los tra­ba­jos de re­no­va­ción de la pla­za Za­ba­la, que se en­mar­can en nues­tro Plan Ciu­da­dVie­ja, fue­ron en­con­tra­dos los ci­mien­tos de la pri­me­ra for­ti­fi­ca­ción que tu­vo la ciu­dad en su pro­ce­so fun­da­cio­nal. Se tra­ta del “fuer­te” pro­yec­ta­do por el in­ge­nie­ro Pe­trar­ca en el lu­gar que ocu­pa la pla­za Za­ba­la. Fue una de las pri­me­ras cons­truc­cio­nes mi­li­ta­res le­van­ta­das en­tre 1724 y 1725 con el ob­je­ti­vo de de­fen­der el en­cla­ve co­lo­nial de San Fe­li­pe y San­tia­go de Mon­te­vi­deo.

El je­fe co­mu­nal ce­le­bró el ha­llaz­go de los res­tos de las pri­me­ras cons­truc­cio­nes por par­te de los es­pa­ño­les en es­tas tie­rras que,“apar­te del va­lor his­tó­ri­co tie­nen tam­bién un va­lor tu­rís­ti­co, lo que va a pa­sar a en­ri­que­cer el acer­vo cul­tu­ral de nues­tra Ciu­dad Vie­ja”.

Tra­ba­jo coor­di­na­do

En tan­to, In­da des­ta­có que es­te des­cu­bri­mien­to “aú­na dos mo­dos de tra­ba­jar, con la IM y la Co­mi­sión del Pa­tri­mo­nio, que son con­cu­rren­tes y com­ple­men­ta­rios y nos lle­van al éxi­to, en cuan­to al ma­yor co­no­ci­mien­to y la me­jor co­mu­ni­ca­ción con la po­bla­ción”. Agre­gó que gra­cias a la obra eje­cu­ta­da en la pla­za sa­be­mos que An­dré, el pai­sa­jis­ta fran­cés que di­se­ñó la pla­za a fi­nes del si­glo XIX, asen­tó su en­re­ja­do so­bre los mu­ros del an­ti­guo fuer­te”.

Mat­ta in­for­mó que has­ta el mo­men­to “se han en­con­tra­do unos 23 me­tros del tra­za­do de la ci­men­ta­ción, ubi­ca­do en la ace­ra de la pla­za en­fren­ta­da al pa­la­cio Ta­ran­co, lo que co­rres­pon­día a la fa­cha­da del an­ti­guo fuer­te y de la pos­te­rior ca­sa de los go­ber­na­do­res. Más so­bre la ace­ra de la ca­lle Du­ran­go, es­qui­na Al­zái­bar, se han en­con­tra­do ves­ti­gios de lo que po­drían ser cons­truc­cio­nes in­ter­nas del fuer­te, aso­cia­das al si­glo XVIII”.

La ar­queó­lo­ga tam­bién de­ta­lló que la Co­mi­sión de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral “reali­zó una se­rie de su­ge­ren­cias, co­mo la de acom­pa­ñar la obra en pla­za Za­ba­la con un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción ar­queo­ló­gi­ca.Tal so­li­ci­tud se asien­ta en un re­le­va­mien­to do­cu­men­tal con fuen­tes his­tó­ri­cas, car­to­grá­fi­cas e ico­no­grá­fi­cas que de­ter­mi­nal la al­ta pro­ba­bi­li­dad de que to­do el sub­sue­lo de la pla­za y en las ace­ras que la cir­cun­dan se en­cuen­tran ves­ti­gios aso­cia­dos a los que fue el pri­mer fuer­te”.

La his­to­ria

Di­cho fuer­te, por ra­zo­nes de de­fen­sa mi­li­tar, tu­vo una im­plan­ta­ción sin­gu­lar di­fe­ren­cia­da del da­me­ro co­lo­nial uti­li­za­do pa­ra dia­gra­mar la ciu­dad, ya que fue orien­ta­do Nor­te/ Sur, a di­fe­ren­cia del res­to del tra­za­do; orien­ta­ción que man­tie­ne la pla­za Za­ba­la.A fi­na­les del si­glo XVIII per­dió su ra­zón de­fen­si­va y pa­só a ser uti­li­za­da co­mo se­de de los go­ber­na­do­res y alo­ja­mien­to de re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas, co­mo la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal (1816) y el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes (1818), en­tre otras. Des­de el ini­cio del pe­río­do re­pu­bli­cano, en­tre 1830 y 1880, fue se­de del Po­der Eje­cu­ti­vo. Pos­te­rior­men­te es­ta Ca­sa de Go­bierno fue de­mo­li­da por de­cre­to del ré­gi­men de Lo­ren­zo La­to­rre, trans­for­man­do el so­lar en pla­za pú­bli­ca. A fi­nes del si­glo XIX, tal uso se ali­nea­ba con la ten­den­cia ur­ba­nis­ta que otor­ga­ba especial in­te­rés a la crea­ción de es­pa­cios pú­bli­cos que as­pi­ra­ba a ase­me­jar a Mon­te­vi­deo al ideal de ciu­dad jardín eu­ro­pea.

La pla­za Za­ba­la fue di­se­ña­da por el pai­sa­jis­ta fran­cés Edouard An­dré. Inau­gu­ra­da en 1890 se ca­rac­te­ri­zó, des­de su crea­ción, co­mo un es­pa­cio en­jar­di­na­do in­mer­so en un te­ji­do den­si­fi­ca­do co­mo el de la Ciu­dad Vie­ja. El ha­llaz­go de los ci­mien­tos de la pri­me­ra for­ti­fi­ca­ción de nues­tra ciu­dad, por sus valores his­tó­ri­cos, apor­ta­rá ma­yor ni­vel pa­tri­mo­nial a un es­pa­cio pú­bli­co des­ta­ca­do por sus cua­li­da­des ur­ba­nas, pai­sa­jís­ti­cas, am­bien­ta­les y cul­tu­ra­les, así co­mo por la ca­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca de cons­truc­cio­nes en su en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.