El PIT-CNT ana­li­za de­man­da ju­di­cial por in­ju­rias contra una em­pre­sa­ria

Una em­pre­sa­ria de Ro­cha acu­sa a la cen­tral obre­ra de agre­sión en el mar­co del plan de vi­vien­das sin­di­ca­les.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

La em­pre­sa­ria acu­sa a la cen­tral de agre­sión. El PIT-CNT ha­bló con el mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi y le pi­dió que es­te ca­so se “in­ves­ti­gue has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias”.

La Fer­nan­do Pe­rei­ra y Mar­ce­lo Ab­da­la, Pre­si­den­te y Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral res­pec­ti­va­men­te del PIT-CNT, in­for­ma­ron en con­fe­ren­cia de pren­sa que los abo­ga­dos es­tán ana­li­zan­do la po­si­bi­li­dad de ini­ciar una de­man­da por in­ju­ria contra la em­pre­sa­ria que acu­sa a la cen­tral sin­di­cal de agre­sión. Anun­cia­ron tam­bién que ha­bla­ron con el mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi y le en­via­ron una no­ta for­mal pi­dien­do que es­te ca­so se “in­ves­ti­gue has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias”.

Ab­da­la hi­zo re­fe­ren­cia al he­cho de que en va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción“la se­ño­ra em­pre­sa­ria (Susana) Ni­co­de­lla, an­te una agre­sión re­ci­bi­da y que re­cha­za­mos en to­dos sus tér­mi­nos, de al­gu­na ma­ne­ra ha in­du­ci­do a la opi­nión pú­bli­ca a pen­sar que el PIT-CNT tie­ne al­go que ver con ese aten­ta­do. Nos vin­cu­la a par­tir de al­go que con­si­de­re­mos es ya una lar­ga no­ve­la y que se re­fie­re al jui­cio en­tre pri­va­dos vin­cu­la­dos al Plan de Vi­vien­da Sin­di­cal (PVS). Re­cha­za­mos en to­dos sus tér­mi­nos las de­cla­ra­cio­nes que apun­tan a in­du­cir que la cen­tral sin­di­cal tie­ne al­go que ver con esa agre­sión”.

El Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del PITCNT agre­gó que an­te es­ta si­tua­ción se le ha so­li­ci­ta­do al mi­nis­tro Eduar­do Bo­no­mi que “in­ves­ti­gue el ca­so de agre­sión has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Creo que se le es­tá ha­cien­do mu­cho da­ño a la so­cie­dad uru­gua­ya con es­tos acon­te­ci­mien­tos y ya he­mos di­cho, en más de una opor­tu­ni­dad, cual es la ra­zón de fon­do que des­vin­cu­la a nues­tro PIT-CNT de es­ta­fas y los pro­ble­mas en­tre pri­va­dos. La ba­se ma­te­rial de que no te­ne­mos na­da que ver con ese pro­ble­ma en­tre pri­va­dos es que el PIT-CNT no to­ca un pe­so de lo que es­tá vin­cu­la­do al PVS, ya que to­das las for­mas de fi­nan­cia­ción dis­po­ni­bles van de for­ma di­rec­ta a las coo­pe­ra­ti­vas. Por lo que la cen­tral sin­di­cal ni ninguno de sus mi­li­tan­tes to­can un pe­so”.

Ab­da­la fue ca­te­gó­ri­co al afir­mar que “aquí no hay ges­to­res pri­va­dos del plan de vi­vien­das, co­mo di­cen al­gu­nos me­dios ca­pi­ta­li­nos. El con­flic­to es en­tre em­pre­sa­rios. Ha­ce ya cin­co años que es­te te­ma es­tá an­te la jus­ti­cia y he­mos co­lo­ca­dos to­dos los ele­men­tos a nues­tro al­can­ce an­te la mis­ma”.

El di­ri­gen­te de la cen­tral obre­ra anun­ció que los abo­ga­dos del PITCNT ya es­tán es­tu­dian­do pre­sen­tar una de­man­da “an­te las in­ju­rias que pre­ten­den in­du­cir a la opi­nión pú­bli­ca que el PIT-CNT tie­ne al­go que ver con las agre­sio­nes. In­clu­so, uno de los es­cri­tos pre­sen­ta­dos por nues­tros abo­ga­dos du­ran­te to­do es­te jui­cio, de­mues­tra que en es­tos pro­ble­mas en­tre pri­va­dos ninguno de los che­ques en­tre­ga­dos por es­ta se­ño­ra fue co­bra­do. Es el BROU el que cer­ti­fi­ca que ninguno de los che­ques fue co­bra­do. Con­si­de­ra­mos que se es­tá an­te una no­ve­la que pre­ten­de da­ñar la ima­gen de nues­tro PIT-CNT y de sus mi­li­tan­tes. Es por es­ta ra­zón que aler­ta­mos a la po­bla­ción”.

Pe­rei­ra agre­gó que“nos en­con­tra­mos an­te una cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca de fal­se­da­des. Una par­te de ellas las po­día­mos en­ten­der por­que son pro­duc­to de los pro­ce­sos emo­cio­na­les. Pe­ro cuan­do se acu­sa a una or­ga­ni­za­ción o a per­so­nas que la in­te­gran de co­me­ter un ilí­ci­to o, mu­cho peor, co­me­ter un aten­ta­do en contra de un lo­cal, es que de­ci­di­mos re­do­blar la apues­ta. Por es­ta ra­zón pe­di­mos al mi­nis­tro Bo­no­mi que se in­ves­ti­gue y a la pro­pia em­pre­sa­ria que reali­ce la de­nun­cia pa­ra que se en­cuen­tren a los res­pon­sa­bles, sea quien sea. Hay que te­ner cla­ro que en el Uru­guay fun­cio­na la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad no es un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, por im­por­tan­te que sea, sino que pa­sa por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior (MI) a tra­vés de las sec­cio­na­les co­rres­pon­dien­tes y por el Po­der Ju­di­cial. No­so­tros ca­da vez que la jus­ti­cia nos con­vo­que nos va­mos a pre­sen­tar. No se pue­de so­por­tar tan­ta men­ti­ra. Cuan­do se di­ce que “fui per­ju­di­ca­da en mi pa­tri­mo­nio” y los ex­pe­dien­tes en los juz­ga­dos se­ña­lan que no pa­go nin­gún che­que po­de­mos pre­gun­tar­nos don­de es­tu­vo el per­jui­cio. Si bien se de­be te­ner su­ma­men­te cla­ro que es­ta­mos an­te un pro­ble­ma en­tre pri­va­dos”.

El Pre­si­den­te del PIT-CNT agre­gó que “es­ta­mos an­te una co­me­dia que se re­tro­ali­men­ta y to­das las se­ma­na tie­ne un ca­pí­tu­lo nue­vo. An­te es­to pe­di­mos que se in­ves­ti­gue. La po­bla­ción co­no­ce al PIT-CNT, sa­be que so­mos una or­ga­ni­za­ción sin­di­cal y que te­ne­mos po­si­cio­nes en al­gu­nos ca­sos dis­cre­pan­tes con sec­to­res de la so­cie­dad.Y to­do el mun­do sa­be que no so­mos una or­ga­ni­za­ción que no an­da­mos a los ti­ros a la ho­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas. Por eso la bar­ba­ri­dad de in­vo­lu­crar­nos en un aten­ta­do es un dis­pa­ra­te”.

Ab­da­la agre­gó que“la se­ño­ra ya ha­bía fal­ta­do a la ver­dad cuan­do ha­ce un año, apro­xi­ma­da­men­te, di­jo que nues­tro PIT-CNT ha­bía ac­ce­di­do a un lo­cal que era pro­pie­dad de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo (IM) y que nos lo ha­bía ce­di­do. Es­to era to­tal­men­te falso. Aho­ra sa­le con es­to de la agre­sión. Hay que te­ner en cuen­ta es­tos an­te­ce­den­tes a la ho­ra de to­mar po­si­ción”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.