AEBU de­nun­cia pri­va­ti­za­cio­nes y re­pre­sión sin­di­cal

“El BROU tie­ne que re­co­no­cer que hay pri­va­ti­za­cio­nes, des­pués nos sen­ta­mos a ne­go­ciar”, de­cla­ró La­vec­chia, in­te­gran­te de AEBU.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

En el mar­co del con­flic­to por la re­es­truc­tu­ra que en­fren­ta el Ban­co Re­pú­bli­ca (BROU) y la Aso­cia­ción de Em­plea­dos Ban­ca­rios del Uru­guay (AEBU), en el día de ayer el sin­di­ca­to de­cla­ró que se se­gui­rá con la apli­ca­ción de al­gu­nas me­di­das de lucha.

“La po­bla­ción es la más afec­ta­da con la re­es­truc­tu­ra que pien­sa ha­cer el Ban­co Re­pú­bli­ca, los tra­ba­ja­do­res he­mos de­ci­di­do ha­cer en los pró­xi­mos días una cam­pa­ña de de­nun­cia, es­pe­ran­do la res­pues­ta del Con­se­jo Cen­tral. Se­gui­re­mos con el cor­te de las ho­ras ex­tras y la par­ti­ci­pa­ción de los cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción fue­ra del ho­ra­rio de tra­ba­jo, tal co­mo lo ve­nía­mos ha­cien­do des­de ha­ce un par de se­ma­nas. Ade­más, se re­sol­vió ini­ciar al­gu­nas me­di­das en los edi­fi­cios cen­tra­les con el ob­je­ti­vo de no di­fi­cul­tar la aten­ción al pú­bli­co en ninguno de los sec­to­res”, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA Ma­tías Al­bi­zu, pre­si­den­te del Con­se­jo del Sec­tor Fi­nan­cie­ro de AEBU.

De­cla­ró que el sin­di­ca­to ha­rá to­dos los es­fuer­zos pa­ra no afec­tar, en nin­gún mo­men­to, al pú­bli­co, ya que el mis­mo es con­si­de­ra­do co­mo un“alia­do”. Sin em­bar­go, ad­vir­tió que la si­tua­ción de­pen­de­rá de las de­ci­sio­nes adop­ta­das por el Ban­co Re­pú­bli­ca.

“He­mos lo­gra­do un ám­bi­to tri­par­ti­to de ne­go­cia­ción, lo cual no es me­nor. Los tra­ba­ja­do­res con­ti­nua­re­mos ape­lan­do a la ne­go­cia­ción, por­que es la úni­ca for­ma de bus­car una sa­li­da a es­te con­flic­to”, agre­gó.

Afir­mó que rea­li­za­rán un ac­to en Co­lo­nia y Mi­gue­le­te el mar­tes de la se­ma­na que vie­ne y ade­más se­rán con­vo­ca­dos to­dos los tra­ba­ja­do­res del de­par­ta­men­to de Co­lo­nia y Soriano. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do en la im­ple­men­ta­ción de un nue­vo ac­to en la puer­ta de la Agen­cia del Mer­ca­do Mo­de­lo. Re­cor­da­mos a to­da la po­bla­ción que el sin­di­ca­to tie­ne pre­vis­to el cie­rre de las de­pen­den­cias. Se­gui­mos lu­chan­do en de­fen­sa de to­dos los uru­gua­yos, en contra de es­ta re­es­truc­tu­ra que de­mues­tra el achi­que del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, que avan­za ha­cia la aten­ción de los usua­rios a tra­vés de pri­va­dos. Ca­be men­cio­nar que no nos ne­ga­mos a la com­ple­men­ta­ción de los ser­vi­cios a tra­vés de es­tas em­pre­sas, lo que re­ne­ga­mos es la sus­ti­tu­ción del tra­ba­jo y de los ser­vi­cios que brin­da el Ban­co Re­pú­bli­ca a tra­vés de los co­rres­pon­sa­les”.

“Las de­cla­ra­cio­nes del BROU no se ajus­tan a la reali­dad”

Lo­re­na La­vec­chia, in­te­gran­te del Con­se­jo del Sec­tor Fi­nan­cie­ro de AEBU, de­cla­ró a LA RE­PÚ­BLI­CA que el BROU com­pa­re­ció el pa­sa­do mar­tes an­te la Co­mi­sion de Le­gis­la­cion del Tra­ba­jo en el Par­la­men­to. “Que­re­mos ha­cer al­gu­nas acla­ra­cio­nes: hay al­gu­nas cues­tio­nes plan­tea­das por par­te del di­rec­to­rio del Ban­co Re­pú­bli­ca que no se ajus­tan con la reali­dad”.

Afir­mó que el BROU no re­co­no­ce que exis­te pri­va­ti­za­cio­nes en de­ter­mi­na­das áreas y que las mis­mas au­men­tan los cos­tos del Ban­co Re­pú­bli­ca. “Es­ta­mos pa­gan­do 600 pe­sos la ho­ra por ca­da tra­ba­ja­dor cuan­do ellos ter­mi­nan re­ci­bien­do en­tre 87 y 100 pe­sos. Sin em­bar­go, el sa­la­rio de un tra­ba­ja­dor en la ban­ca ofi­cial es de 250 la ho­ra. En­ton­ces, hay to­do un pi­co que se es­tán que­dan­do es­tas em­pre­sas que son con­tra­ta­das por el Ban­co Re­pú­bli­ca”.

Men­cio­nó que el di­rec­to­rio ne­gó el he­cho de que el Ban­co Re­pú­bli­ca tie­ne me­nos ga­nan­cias que los pri­va­dos.“Es­tá cla­ro que el BROU es­tá de­jan­do mer­ca­do ha­cia los pri­va­dos, lo que es­tá re­per­cu­tien­do no so­la­men­te en los in­gre­sos de una em­pre­sas del es­ta­do que se de­be dis­tri­buir en­tre to­dos los uru­gua­yos, sino que tam­bién es­tá pre­ca­ri­za­do el tra­ba­jo y eli­mi­na­do ser­vi­cios en el In­te­rior y en Mon­te­vi­deo”.

“Ade­más, la ciu­da­da­nía se es­tá vien­do im­pul­sa­da a otros ca­na­les de aten­ción por­que no le atien­den las lla­ma­das o los mails. Mu­chos di­cen que el pú­bli­co es res­pon­sa­ble del cie­rre de las agencias y es­to es una bar­ba­ri­dad, sin du­da es una ne­ga­ti­va ab­sur­da a lo que es la reali­dad. Lo que es­tá ha­cien­do el Ban­co Re­pú­bli­ca es ex­pul­san­do a los clien­tes ha­cia los co­rres­pon­sa­bles”, agre­gó.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, de­nun­ció que es­tas ac­cio­nes re­dun­dan en un au­men­to en los gas­tos del ban­co es­ta­tal, por lo que los uru­gua­yos “pa­gan más por me­nos ser­vi­cios”a la vez que los tra­ba­ja­do­res es­tán re­ci­bien­do me­nos di­ne­ro por las mis­mas ta­reas. “Eso pa­ra no­so­tros es muy gra­ve. Es­ta­mos aler­tan­do a la po­bla­ción. No que­re­mos un con­flic­to, pre­ten­de­mos ne­go­ciar de bue­na fe. Pe­ro tam­po­co que­re­mos re­so­lu­cio­nes to­ma­das a puer­tas ce­rra­das en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, don­de ni si­quie­ra se nos plan­tea cuál es la de­ci­sión”.

Asi­mis­mo, La­vec­chia men­cio­nó que la re­es­truc­tu­ra­ción es­tá mos­tran­do una pér­di­da “preo­cu­pan­te” de pues­tos de tra­ba­jo. Se­gún sus pa­la­bras, en el 2013 ha­bían 4.260 tra­ba­ja­do­res, mien­tras que ac­tual­men­te exis­ten unos 3.700. “La fun­ción de tra­ba­jo se si­gue ha­cien­do, pe­ro la ha­cen los be­ca­rios de“Yo es­tu­dio y tra­ba­jo”, que ga­nan 14 mil pe­sos. Ellos es­tán sus­ti­tu­yen­do a to­dos los porteros”.

“Si­guen sin exis­tir fun­da­men­tos so­bre por qué el ban­co cie­rra las su­cur­sa­les cuan­do es­tán pro­li­fe­ran­do ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras en los mis­mos lu­ga­res. Cree­mos que el Ban­co Re­pú­bli­ca tie­ne un rol so­cial y de fo­men­to fun­da­men­tal. Te­ne­mos la do­cu­men­ta­ción pa­ra que los par­la­men­ta­rios se­pan cuál es la reali­dad que es­ta­mos vi­vien­do, no so­la­men­te res­pec­to a las pri­va­ti­za­cio­nes y al mal uso de los di­ne­ros pú­bli­cos sino tam­bién a la re­pre­sión sin­di­cal que los tra­ba­ja­do­res he­mos su­fri­do. Ade­más, ca­be men­cio­nar que el di­rec­to­rio no quie­re ne­go­ciar por­que no nos pro­por­cio­na la in­for­ma­ción. Por tan­to, se­gui­re­mos rea­li­zan­do pro­pues­tas al di­rec­to­rio.Va­mos a ne­go­ciar de bue­na fe, no so­bre la ba­se de fal­sas pre­mi­sas. El Ban­co Re­pú­bli­ca tie­ne que re­co­no­cer que hay pri­va­ti­za­cio­nes, des­pués nos sen­ta­mos a ne­go­ciar cua­les ame­ri­tan una pre­su­pues­ta­ción per­ma­nen­te y cuá­les no”, agre­gó.

La re­pre­sión sin­di­cal

Se­gún Al­bi­zu, en el úl­ti­mo pa­ro ge­ne­ral del PIT-CNT, cuan­do el sin­di­ca­to de­fi­nió el cor­te de me­dia ho­ra an­tes del ho­ra­rio ha­bi­tual, el BROU ame­na­zó a las tra­ba­ja­do­res con la apli­ca­ción del de­cre­to 401 y a los ge­ren­tes de las de­pen­den­cias con el ini­cio de una in­ves­ti­ga­ción su­ma­ria en ca­so de que no se in­for­ma­ra qué tra­ba­ja­do­res ha­bían de­ja­do de rea­li­zar la ta­rea. Sin em­bar­go, men­cio­nó que el ban­co re­sol­vió no uti­li­zar el de­cre­to ni la in­ves­ti­ga­ción an­te la de­ci­sión fir­me de los tra­ba­ja­do­res de se­guir con la me­di­da. Re­sal­tó que el di­rec­to­rio de­jó la puer­ta abier­ta pa­ra rea­li­zar di­cha ame­na­za en fu­tu­ras opor­tu­ni­da­des.

“Es fun­da­men­tal in­for­mar, a tra­vés de car­te­le­ría, al pú­bli­co so­bre to­do lo que es­tá su­ce­dien­do, por­que la po­bla­ción es alia­da nues­tra de la de­fen­sa de las em­pre­sas del Es­ta­do. Sin em­bar­go, el ban­co re­ti­ró el ma­te­rial sin­di­cal que es­ta­ba a la vis­ta del pú­bli­co. Es­te he­cho es preo­cu­pan­te y no ha­bía ocu­rri­do ba­jo nin­gu­na otra ad­mi­nis­tra­ción. In­clu­so, en épo­cas más com­pli­ca­das se per­mi­tió la in­for­ma­ción en las mos­tra­do­res co­mo fue, por ejem­plo, en los 90. Por tan­to, no en­ten­de­mos es­te po­si­cio­na­mien­to y lo ca­ta­lo­ga­mos de re­pre­sión sin­di­cal”, agre­gó.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, men­cio­nó que se lo­gra­ron reivin­di­ca­cio­nes de ha­ce mu­chos años co­mo es el ca­so de la ca­pa­ci­ta­ción, la cual de­be ser rea­li­za­da en ho­ra­rio de tra­ba­jo y no co­mo el ban­co la for­za­ba a efec­tuar: fue­ra del ho­ra­rio de tra­ba­jo.

“Tan­to el de­cre­to 401 o la apli­ca­ción de la esen­cia­li­dad que se han es­ta­ble­ci­do en al­gu­nas em­pre­sas del Es­ta­do ha si­do mo­ne­da co­rrien­te en los úl­ti­mos con­flic­tos. Evi­den­te­men­te es un ac­to de re­pre­sión y un in­ten­to de evi­tar cual­quier ti­po de mo­vi­li­za­ción. No que­re­mos afec­tar al pú­bli­co, pe­ro nos man­ten­dre­mos fir­mes en la de­fen­sa de las em­pre­sas pú­bli­cas, de los pues­tos de tra­ba­jo, del ban­co ofi­cial y en contra del achi­que y de las pri­va­ti­za­cio­nes”, de­cla­ró.

“Es­tá cla­ro que el BROU es­tá de­jan­do mer­ca­do ha­cia los pri­va­dos. Ade­más, es­tá pre­ca­ri­za­do el tra­ba­jo y eli­mi­na­do ser­vi­cios en el In­te­rior y en Mon­te­vi­deo”.

“Lo que es­tá ha­cien­do el Ban­co Re­pú­bli­ca es ex­pul­san­do a los clien­tes ha­cia los co­rres­pon­sa­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.