Ha­cer­se car­go

La Republica (Uruguay) - - OPINIÓN - Camilo Ál­va­rez Ló­pez Ana­lis­ta

El gri­to de la des­cen­tra­li­za­ción es tan vie­jo co­mo di­ver­so en sus mo­ti­vos. La eta­pa del ca­pi­ta­lis­mo de ca­si to­do el si­glo XX fue mar­ca­da a fue­go por el cen­tra­lis­mo en pro­pios y aje­nos. Des­de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, has­ta los go­bier­nos, se vie­ron con­for­ma­dos por el cen­tra­lis­mo en for­ma or­ga­ni­za­ti­va. La to­ma de de­ci­sio­nes es­ta­ba muy vin­cu­la­da a la con­cen­tra­ción de po­der, y a la cons­ti­tu­ción de ejér­ci­tos de tra­ba­ja­do­res, de bu­ró­cra­tas, etc. que de­bían obe­de­cer sin más las de­fi­ni­cio­nes.

So­bre fi­nes del si­glo XX co­men­zó a ins­ta­lar­se con fuer­za en los paí­ses de Amé­ri­ca Latina, la idea de des­cen­tra­li­zar los Es­ta­dos. Pa­ra una par­te de la izquierda, la des­cen­tra­li­za­ción era una ban­de­ra his­tó­ri­ca, aso­cia­da al co­mu­ni­ta­ris­mo, a la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar es­pa­cios geo­grá­fi­cos don­de la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar atra­vie­se las ta­reas de go­bierno.

Sin em­bar­go, en ese mo­men­to, un im­pul­so fuer­te de des­cen­tra­li­za­ción de los paí­ses sa­lió des­de los mis­mos cen­tros de po­der mun­dial. El FMI y el Ban­co Mun­dial fue­ron gran­des co­mi­sio­nes cen­tra­les de pro­pa­gan­da de des­cen­tra­li­za­ción.

Pro­po­nían su­mas de di­ne­ro pa­ra quie­nes desea­ran ad­he­rir­se a su idea de des­cen­tra­li­za­ción, y por cier­to mu­chos ten­die­ron la mano. Una des­cen­tra­li­za­ción del po­der del Es­ta­do ha­cia el mer­ca­do y los gru­pos eco­nó­mi­cos.

Así, en pleno au­ge del neo­li­be­ra­lis­mo, sa­lie­ron a dispu­tar la des­cen­tra­li­za­ción, ya que veían ahí una gran po­si­bi­li­dad de pri­va­ti­za­ción.Y así fue que la pro­pues­ta de des­cen­tra­li­za­ción im­pul­sa­da por esas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, te­nían por cen­tro pri­va­ti­zar la vi­da co­ti­dia­na, ba­jo el ar­gu­men­to de la in­efi­cien­cia de los Es­ta­dos na­cio­na­les pa­ra go­ber­nar, pro­po­nían que lo lo­cal se pa­se a ha­cer­se car­go de la ad­mi­nis­tra­ción de al­gu­nas ta­reas del Es­ta­do. Aque­llas “lo­ca­li­da­des” que tu­vie­ran de­ter­mi­na­do desa­rro­llo y ca­pa­ci­da­des po­drían ad­mi­nis­trar de una for­ma, y otras, don­de sec­to­res de la po­bla­ción se fue­ron ins­ta­lan­do ex­pul­sa­dos de los ba­rrios cen­tra­les y la for­ma­li­dad ha­bi­ta­cio­nal se po­drían ad­mi­nis­trar de otra for­ma: ¡suer­te en pi­la!, pa­re­cía la con­sig­na.

De es­te con­tex­to se des­pren­de gran par­te de las crí­ti­cas que rea­li­za­mos a mo­de­los des­cen­tra­li­za­do­res que ha­blan del desa­rro­llo lo­cal co­mo nue­vo pa­raí­so, tan­to po­lí­ti­co co­mo eco­nó­mi­co.

Una de las me­jo­res crí­ti­cas que sur­gie­ron en ese mo­men­to, va­le de­cir, sur­gió co­mo pro­pues­ta (¿aca­so hay me­jor crí­ti­ca a una idea que una pro­pues­ta su­pe­ra­do­ra?) fue el ol­vi­da­do “do­cu­men­to 6”, del que ya na­die ha­bla, aca­so que­dan en al­gu­nos ca­jo­nes o bi­blio­te­cas de co­mi­tés de ba­se, im­pre­so en hoja de dia­rio, con ta­pa ro­ja y azul, un po­co des­te­ñi­do. Ese do­cu­men­to, fue uno de los apor­tes más gran­des que hi­zo el FA a la in­ter­pre­ta­ción de esa eta­pa. Un do­cu­men­to codiciado por fuer­zas po­lí­ti­cas de izquierda en la re­gión, por­que da­ba pau­tas cla­ras pa­ra en­fren­tar el mo­de­lo des­cen­tra­li­za­dor del neo­li­be­ra­lis­mo en el que mu­chos caían por gra­cia y otros tan­tos por des­gra­cia.

An­te el desas­tre que vie­ne ha­cien­do el hom­bre so­bre la tie­rra, afe­rra­do a una éti­ca de la he­te­ro­no­mía y del des­pil­fa­rro, a una mo­da­li­dad de abu­so de la na­tu­ra­le­za y sus com­po­nen­tes, co­rre­mos con suer­te si nues­tros bis­nie­tos tie­nen ai­re pa­ra res­pi­rar y agua pa­ra to­mar y la­var­se. Pa­re­ce que va­mos ca­mino a un pre­ci­pi­cio.

La reali­dad es que cuan­to más ca­pi­ta­lis­mo me­nos na­tu­ra­le­za, es­to es así. La pro­pia na­tu­ra­le­za del ca­pi­ta­lis­mo im­pli­ca el desas­tre de la na­tu­ra­le­za.

An­te es­te pa­no­ra­ma, muy re­du­ci­da­men­te plan­tea­do (an­tes que me sal­gan a pe­gar por in­ge­nuo o apo­ca­líp­ti­co de va­rios ban­dos), lo que nos va que­dan­do co­mo sa­li­da es des­cen­tra­li­zar. Des­cen­tra­li­zar to­do lo que po­da­mos des­cen­tra­li­zar, des­de el es­ta­do has­ta las em­pre­sas, el de­por­te, nues­tras ca­be­zas.

No co­mul­ga­mos mu­cho con la idea de desa­rro­llo lo­cal co­mo pro­pues­ta de des­cen­tra­li­za ción.Lo“l ocal” que­da re­du­ci­do aun cor­te de la geo­gra­fía, una par­te del te­rri­to­rio, se­lec­cio­na­do des­de al­gu­na ofi­ci­na cen­tral, pú­bli­ca o pri­va­da, a tra­vés de goo­gle earth. En esa idea de lo­cal no hay más que gen­te jun­ta, no hay cons­truc­ción de co­mu­ni­dad ni de pro­ce­sos par­ti­ci­pa­ti­vos, iden­ti­ta­rios. Por otro la­do, el te­ma del“desa­rro­llo”y nues­tra pers­pec­ti­va ilu­so­ria del desa­rro­llo li­neal co­mo acu­mu­la­ción de ob­je­tos a tra­vés del con­su­mis­mo co­mo mo­do de vi­da. Y peor aún co­mo me­di­da de la fe­li­ci­dad.

El im­pul­so de la des cen­tra­li­za­ción de­be dar­se tí­mi­da­men­te des­de lo ins­ti­tu­cio­nal y arre­me­ter des­de los ba­rrios y pue­blos, na­die me­jor que quie­nes vi­ven en una zo­na pa­ra de­fi­nir so­bre sus asun­tos y me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de su en­torno e ins­ti­tu­cio­nes. Es­te pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción no va en ca­mino de pri­va­ti­zar ni des­apa­re­cer el Es­ta­do Na­cio­nal, sino más bien co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de sal­var­lo an­te los em­ba­tes que nos lle­ga­rán des­de el ex­te­rior en el fu­tu­ro.

Im­pli­ca­rá no pe­dir tan­to per­mi­so a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ha­cer en ca­da co­mu­ni­dad, sino ha­cer­se car­go de las di­fi­cul­ta­des y so­lu­cio­nar, pa­ra que se pue­da te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Las huer­tas co­mu­ni­ta­rias pue­den abas­te­cer pue­blos y ba­rrios, hor­nos de ba­rro pue­den co­ci­nar pan, a tra­vés de pa­ne­les so­la­res y co­lec­to­res, ha­cer­se de la elec­tri­ci­dad, ma­ne­jar mo­ne­das lo­ca­les co­mo for­ma de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a pro­duc­tos, or­ga­ni­zar los cui­da­dos y en­fren­tar las de­sigual­da­des. Pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar des­de el va­mos, pro­mo­ver la pú­bli­ca fe­li­ci­dad des­de ca­da lu­gar, or­ga­ni­zar­se pa­ra man­te­ner la es­pe­ran­za y apren­der la li­ber­tad.

Co­mo di­ce el poe­ta es­pa­ñol,“yo no sé mu­chas co­sas es ver­dad, so­lo di­go lo que he vis­to...” y por suer­te es­tas co­sas hoy las po­de­mos ver ya en ac­ción, en ba­rrios y pue­blos. Por tan­to, pa­ra uto­pía a es­ta co­lum­na le fal­tó ima­gi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.