Unas 450 per­so­nas si­guen des­apa­re­ci­das por los in­cen­dios

El sal­do de muer­tos era has­ta ayer de 24, y se es­pe­ra que si­ga au­men­tan­do.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

Con la ayu­da de pe­rros de res­ca­te, los bom­be­ros bus­ca­ban ano­che otras víc­ti­mas de los fu­rio­sos in­cen­dios en Ca­li­for­nia, que ya ma­ta­ron a de­ce­nas de per­so­nas y por aho­ra no pa­re­cen ce­der.

Vien­tos se­cos y ca­si hu­ra­ca­na­dos azo­tan la re­gión del vino, obs­ta­cu­li­zan­do los es­fuer­zos de los mi­les de bom­be­ros de to­do el país que tra­tan de con­te­ner los 22 fo­cos que han arra­sa­do con 68.800 hec­tá­reas. El sal­do de fa­lle­ci­dos subió a 24, pe­ro las au­to­ri­da­des es­ti­man que con­ti­nua­rá au­men­tan­do.

El she­riff del con­da­do de So­no­ma, Rob Gior­dano, di­jo que has­ta aho­ra re­ci­bie­ron 900 re­por­tes de per­so­nas des­apa­re­ci­das, de los cua­les la mi­tad ya apa­re­ció a sal­vo. Es­pe­ra que el res­to no ha­ya po­di­do co­mu­ni­car­se por el co­lap­so en las re­des y que es­tén bien.

Pe­ro in­di­có que los cuer­pos de res­ca­te en­tra­ron en la“fa­se de re­cu­pe­ra­ción”. “Te­ne­mos pe­rros de búsqueda que bá­si­ca­men­te sien­te el aro­ma de los cuer­pos y nos ayu­dan a en­con­trar­los”. Gior­dano ad­vir­tió que se­rá “un pro­ce­so len­to” pues los in­cen­dios se man­tie­nen ac­ti­vos, com­pli­can­do la iden­ti­fi­ca­ción de las víc­ti­mas. “Te­ne­mos que en­con­trar ca­dá­ve­res com­ple­ta­men­te in­tac­tos y te­ne­mos que en­con­trar cuer­pos que no se­rán más que ce­ni­zas y hue­sos”, di­jo en una rue­da de pren­sa.“Se­ría po­co rea­lis­ta si no subie­ra”el número de fa­lle­ci­dos, in­di­có el she­riff.

Mien­tras se rea­li­zan las bús­que­das, se or­de­nó la eva­cua­ción de ciu­da­des de los con­da­dos de So­no­ma y Na­pa, muy gol­pea­dos por las lla­mas con mi­les de ho­ga­res des­trui­dos. Los re­si­den­tes de Ca­lis­to­ga, una pue­blo-re­sort de 5.000 per­so­nas en Na­pa, y Gey­ser­vi­lle, de 800 per­so­nas en So­no­ma, tie­nen que sa­lir de sus ca­sas y bus­car re­fu­gio en otro lu­gar.

Las eva­cua­cio­nes en San­ta Ro­sa, tam­bién en So­no­ma, afec­ta­ron a unas 175.000 per­so­nas. Al fi­nal, ba­rrios en­te­ros que­da­ron

“Te­ne­mos que en­con­trar ca­dá­ve­res com­ple­ta­men­te in­tac­tos y te­ne­mos que en­con­trar cuer­pos que no se­rán más que ce­ni­zas y hue­sos”.

re­du­ci­dos a ce­ni­zas.

“Ries­go de nue­vos in­cen­dios”

Ca­sas des­trui­das por los in­cen­dios en San­ta Ro­sa, Ca­li­for­nia, el 11 de oc­tu­bre de 2017© AFP Robyn Beck. El ser­vi­cio na­cio­nal del cli­ma pro­nos­ti­có en al­gu­nas áreas vien­tos de has­ta 80 km/h y que las “con­di­cio­nes cli­má­ti­cas crí­ti­cas pa­ra un incendio” con­ti­nua­rán du­ran­te el fin de se­ma­na.

El de­par­ta­men­to de bom­be­ros de Ca­li­for­nia, Cal Fi­re, in­di­có ade­más que es­tas con­di­cio­nes“au­men­tan el ries­go de nue­vos in­cen­dios ”. Cien­tos de equi­pos de bom­be­ros de es­ta­dos vecinos y el res­to del país se mo­vi­li­za­ban a Ca­li­for­nia pa­ra ayu­dar en el com­ba­te de es­ta tor­men­ta de fue­go.“He es­ta­do en Cal Fi­re 30 años y he vis­to lla­mas gran­des, pe­ro es­to es ex­tra­or­di­na­rio, te­ner tan­tas, tan gran­des y mo­vién­do­se tan rá­pi­do”, di­jo a la AFP, el ve­te­rano bom­be­ro Da­vid Shew.

El je­fe de Cal Fi­re, Ken Pim­lott, di­jo que la si­tua­ción es “se­ria, crí­ti­ca, un even­to ca­tas­tró­fi­co”, mien­tras el go­ber­na­dor Jerry Brown in­di­có que ha si­do de los peo­res in­cen­dios en la his­to­ria del es­ta­do. Pim­lott ex­pli­có ade­más que los efec­tos de una se­quía de cin­co años sir­ve de combustible pa­ra los in­cen­dios. “Te­ne­mos li­te­ral­men­te ve­ge­ta­ción ex­plo­si­va”, in­di­có.

Más de 3.500 ca­sas y co­mer­cios que­da­ron des­trui­das, in­clui­das va­rias bo­de­gas en So­no­ma y Na­pa, co­ra­zón de la pro­duc­ción de vino en Ca­li­for­nia. El pre­si­den­te Donald Trump de­cla­ró es­ta­do de desas­tre ma­yor en Ca­li­for­nia, li­be­ran­do fon­dos y re­cur­sos fe­de­ra­les pa­ra en­ca­rar la si­tua­ción, mien­tras que el go­ber­na­dor Brown de­cla­ró es­ta­do de emer­gen­cia en ocho con­da­dos.

Mi­chael Des­mond es uno de los cien­tos de re­si­den­tes del barrio Cof­fey Park de San­ta Ro­sa que per­die­ron sus ca­sas. “Me sien­to vio­la­do, co­mo asal­ta­do por un la­drón”, di­jo es­te hom­bre de 63 años mien­tras ob­ser­va­ba los es­com­bros de lo que una vez fue la ca­sa don­de cre­ció. En­tre las bo­de­gas más per­ju­di­ca­das es­tán Wi­lliam Hill Es­ta­te Wi­nery en Na­pa, Sig­no­re­llo Vi­ne­yards, Stags’ Leap y Chim­ney Rock.

Los in­cen­dios fo­res­ta­les son co­mu­nes en el oes­te de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la es­ta­ción de se­quía en los me­ses más ca­lien­tes, pe­ro es­te año es­tán en­tre lo más le­ta­les de la his­to­ria. El incendio en el parque Grif­fith en Los Án­ge­les en 1933 ma­tó al me­nos a 29 per­so­nas y 25 mu­rie­ron en el de Oa­kland Hills dos años an­tes.

CARBONIZADO. Así que­dó el barrio de Cof­fey Park, en San­ta Ro­sa, Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.