Re­sol­ver di­fe­ren­cias en el Fren­te Am­plio

La Republica (Uruguay) - - OPINIÓN - Al­ber­to Cou­riel

El Fren­te Am­plio na­ce en 1971 fru­to de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca del Uru­guay y no­to­rios avan­ces so­cia­les y po­lí­ti­cos de la iz­quier­da en la dé­ca­da del 60. Ela­bo­ra un pro­gra­ma pa­rar me­jo­rar la si­tua­ción na­cio­nal, pe­ro por so­bre to­do mar­ca un mo­vi­mien­to de uni­dad po­lí­ti­ca. No es un acuer­do elec­to­ral ex­clu­si­va­men­te. Es un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra ju­gar po­lí­ti­ca­men­te en for­ma per­ma­nen­te. Ello se re­fle­ja tam­bién en la es­pon­ta­nei­dad y di­na­mis­mo en la crea­ción de los co­mi­tés de ba­se, don­de se jun­ta­ban di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos que com­po­nían el FA y los in­de­pen­dien­tes. Era la pri­me­ra vez que se unían po­lí­ti­ca­men­te el par­ti­do co­mu­nis­ta y la de­mo­cra­cia cris­tia­na y se des­ga­ja­ban los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, por­que sus alas pro­gre­sis­tas par­ti­ci­pa­ron en la crea­ción del FA. El acuer­do re­fle­ja­ba la com­ple­ji­dad del fe­nó­meno, las na­tu­ra­les des­con­fian­zas y la ca­pa­ci­dad de crea­ción e in­no­va­ción que sig­ni­fi­ca­ba el na­ci­mien­to de es­ta fuer­za po­lí­ti­ca. Ya no es­ta­mos en 1971 ni en 1984. Ga­na­mos tres ve­ces las elec­cio­nes na­cio­na­les y va­rios go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les. En Mon­te­vi­deo ga­na­mos per­ma­nen­te­men­te des­de las elec­cio­nes de 1989. La or­gá­ni­ca del FA pro­vie­ne del pa­sa­do y re­quie­re una es­pe­cie de ade­cua­ción a la nue­va reali­dad, de pues­ta al día, de ac­tua­li­za­ción al mun­do ac­tual. Sus ór­ga­nos no tie­nen la cre­di­bi­li­dad in­dis­pen­sa­ble y los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de los dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos, los que sa­len en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, no par­ti­ci­pan de las de­ci­sio­nes fren­tis­tas. No hay de­ba­tes ade­cua­dos pa­ra re­sol­ver di­fe­ren­cias.

Ha­ce mu­cho tiem­po que no hay una ade­cua­da ar­ti­cu­la­ción po­lí­ti­ca en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo, la ban­ca­da par­la­men­ta­ria fren­tis­ta y la fuer­za po­lí­ti­ca. El Po­der Eje­cu­ti­vo de­be go­ber­nar aten­dien­do a los pro­gra­mas fren­tis­tas y a las nue­vas cir­cuns­tan­cias que sur­gen de la reali­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, por ejem­plo, los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. Pe­ro la fuer­za po­lí­ti­ca no so­lo de­be apo­yar las ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, sino que tam­bién pue­de orien­tar e in­clu­si­ve con­tro­lar sus ras­gos cen­tra­les. En la prác­ti­ca na­da de es­to ocu­rre. El pre­do­mi­nio del eje­cu­ti­vo es enor­me, con el mo­no­po­lio de la in­for­ma­ción de to­do ti­po. Pon­ga­mos un ejem­plo no­to­rio en es­tos días, pa­ra en­ten­der el fe­nó­meno: los acuer­dos co­mer­cia­les y los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (TLC). En el pro­gra­ma del FA hay al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes ní­ti­das y en otros ca­sos el pro­gra­ma de­ja cier­tos va­cíos, que en la reali­dad son fru­to de di­fe­ren­cias in­ter­nas. Mien­tras el FA fue opo­si­ción no vo­ta­mos los acuer­dos de pro­mo­ción y pro­tec­ción de in­ver­sio­nes, por­que las con­tro­ver­sias en­tre el in­ver­sor y el Es­ta­do se re­sol­vían en tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les, ti­po Cia­di, que ge­ne­ral­men­te de­ci­día en fa­vor de los in­ver­so­res. Sin em­bar­go, en el tratado so­bre el te­ma con EEUU, des­pués de un año de dis­cu­sio­nes en 2005, a pe­di­do ex­pre­so del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez, fue vo­ta­do afir­ma­ti­va­men­te. En 2006 fue­ron no­to­rias las di­fe­ren­cias a pro­pó­si­to de un TLC con EEUU. El Pre­si­den­te lo apo­ya­ba fer­vien­te­men­te, pe­ro com­pren­dió que afec­ta­ba la uni­dad del FA y que le ge­ne­ra­ba di­fi­cul­ta­des con los pre­si­den­tes de Bra­sil y Ar­gen­ti­na. En­con­tró la fór­mu­la de que no era una ne­go­cia­ción sino una im­po­si­ción de EEUU, que que­ría obli­gar­nos a fir­mar un tratado si­mi­lar al que EEUU ha­bía fir­ma­do con Pe­rú.Y se en­con­tró la sa­li­da del TIFA que ha te­ni­do efec­tos fa­vo­ra­bles pa­ra el país con co­lo­ca­cio­nes de cí­tri­cos y car­ne ovi­na. Lue­go vino la par­ti­ci­pa­ción de Uru­guay en el TISA, so­bre li­be­ra­li­za­ción de ser­vi­cios. El Po­der Eje­cu­ti­vo le so­li­ci­tó a la fuer­za po­lí­ti­ca que ana­li­za­ra el te­ma y és­ta re­sol­vió ne­ga­ti­va­men­te la par­ti­ci­pa­ción de Uru­guay en di­chas ne­go­cia­cio­nes. En esen­cia, hay no­to­rias di­fe­ren­cias en es­tos te­mas y hay que en­con­trar for­mas de sal­dar­las.

El nue­vo go­bierno de­cla­ra per­ma­nen­te­men­te la ne­ce­si­dad de acuer­dos co­mer­cia­les bi­la­te­ra­les o plu­ri­la­te­ra­les, con el Mer­co­sur o sin el Mer­co­sur. El Po­der Eje­cu­ti­vo tie­ne la ini­cia­ti­va pa­ra di­chas ne­go­cia­cio­nes. Fir­mó un acuer­do de li­be­ra­li­za­ción de ser­vi­cios con Chi­le y pa­re­ce­ría cier­to gra­do de cer­ca­nía pa­ra fir­mar con la Unión Eu­ro­pea, jun­to con los paí­ses del Mer­co­sur. El pre­do­mi­nio del eje­cu­ti­vo es to­tal. El Par­la­men­to no pue­de mo­di­fi­car los acuer­dos y tra­ta­dos. Los vo­ta fa­vo­ra­ble­men­te o ne­ga­ti­va­men­te o no los vo­ta. Tie­ne de­re­cho a cier­to gra­do de par­ti­ci­pa­ción an­tes de su fir­ma. La fuer­za po­lí­ti­ca de­ri­vó en la co­mi­sión de asun­tos in­ter­na­cio­na­les (la Ca­ri­fa) el acuer­do con Chi­le, co­mo una for­ma de ayu­dar al FA a to­mar de­fi­ni­cio­nes. Del acuer­do Mer­co­sur-Unión Eu­ro­pea no hay no­ti­cias ni en la in­ter­na ni en el ám­bi­to par­la­men­ta­rio.

En de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa el can­ci­ller uru­gua­yo con­si­de­ra que el Po­der Eje­cu­ti­vo es el que ne­go­cia y to­ma la pri­me­ra de­ci­sión; lue­go la ban­ca­da par­la­men­ta­ria de­ci­de si vo­ta los acuer­dos o no. Con­si­de­ra que la fuer­za po­lí­ti­ca no de­be in­ter­ve­nir, aun­que lue­go le pe­di­mos apo­yos so­bre de­ter­mi­na­dos asun­tos.

En la no­ta de la se­ma­na pa­sa­da ana­li­cé las di­fe­ren­cias en los acuer­dos y tra­ta­dos co­mer­cia­les. No es que no nos gus­te el tér­mino TLC. Lo he­mos es­tu­dia­do con se­rie­dad. No es­ta­mos ha­cien­do per­fil sec­to­rial con es­tos te­mas, por­que de­mos­tra­mos que nos in­flu­yen so­bre los mo­de­los eco­nó­mi­cos del fu­tu­ro. Que­re­mos acuer­dos co­mer­cia­les que nos fa­vo­rez­can. Pa­ra ex­por­tar re­cur­sos na­tu­ra­les con más va­lor agre­ga­do y con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co y pa­ra po­der par­ti­ci­par en ca­de­nas de va­lor, en la par­te de avan­ces tec­no­ló­gi­cos y co­lo­car ru­bros de al­ta y me­dia tec­no­lo­gía.

La ar­ti­cu­la­ción en­tre el Eje­cu­ti­vo, la ban­ca­da par­la­men­ta­ria y la fuer­za po­lí­ti­ca es esen­cial, es vi­tal y de­bie­ra ser par­te de la iden­ti­dad del fren­tis­mo. La fuer­za po­lí­ti­ca Fren­te Am­plio de­be en­con­trar el ám­bi­to más ade­cua­do pa­ra de­ba­tir y de­fi­nir di­fe­ren­cias. El diá­lo­go con el eje­cu­ti­vo no es sen­ci­llo. Nun­ca pu­de de­ba­tir se­ria­men­te (sal­vo en la re­for­ma tri­bu­ta­ria) las ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. El pre­do­mi­nio del eje­cu­ti­vo en ma­te­ria pre­su­pues­tal y de Ren­di­ción de Cuen­tas es to­tal.

Re­sol­ver te­mas cen­tra­les, en los que sa­be­mos que hay his­tó­ri­cas di­fe­ren­cias, re­quie­re de una flui­da ar­ti­cu­la­ción en­tre el Eje­cu­ti­vo, la ban­ca­da fren­tis­ta y la fuer­za po­lí­ti­ca. Re­sol­ver en el ám­bi­to in­terno es fun­da­men­tal, por­que si ello no ocu­rre se­gui­rán los de­ba­tes por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que afec­tan la ima­gen del FA y po­nen en te­la de jui­cio el ele­men­to vi­tal de iden­ti­dad que es la uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.