Ase­sor de Al­ma­gro dis­cre­pa con su de­fi­ni­ción sobre Cu­ba

Cu­ba re­pu­dió los di­chos del ex can­ci­ller que con­si­de­ró in­je­ren­cis­tas.

La Republica (Uruguay) - - NACIONALES -

Los di­chos sobre Cu­ba del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro a la que ca­li­fi­có co­mo “la peor de las dic­ta­du­ras”ge­ne­ra­ron el re­cha­zo de la pro­pia Cu­ba y del Con­se­je­ro Es­tra­té­gi­co del or­ga­nis­mo Luis Por­to.

Por­to, ex vi­ce­can­ci­ller uru­gua­yo y mano de­re­cha del ti­tu­lar de OEA, hi­zo pú­bli­ca su desave­nen­cia con Al­ma­gro a tra­vés de Fa­ce­book en una co­lum­na que re­ma­tó con una fo­to­gra­fía en la que apa­re­ce él mis­mo sa­lu­dán­do­se con el man­da­ta­rio cu­bano e his­tó­ri­co re­vo­lu­cio­na­rio Raúl Cas­tro.

“No com­par­to las apre­cia­cio­nes de Luis sobre Cu­ba res­pec­to a que es la peor de las dic­ta­du­ras, ni tam­po­co que sea un ejem­plo pe­li­gro­so pa­ra el con­ti­nen­te”, di­jo Por­to, quien tam­bién acla­ró que fue el mis­mo Al­ma­gro quien lo alen­tó a dar a co­no­cer sus di­fe­ren­cias “por­que él en­tien­de jus­to que ten­ga esa po­si­bi­li­dad; por mi his­to­ria, por mis ideas, por mis con­vic­cio­nes de per­te­nen­cia a un pro­yec­to po­lí­ti­co”.

“Una dic­ta­du­ra se ca­rac­te­ri­za por la vio­la­ción de los ele­men­tos esen­cia­les que ha­cen al ejer­ci­cio efec­ti­vo de la De­mo­cra­cia y el mas im­por­tan­te de ellos es el ac­ce­so a los De­re­chos Hu­ma­nos, a to­dos los De­re­chos Hu­ma­nos y no so­lo a los ci­vi­les y po­lí­ti­cos. Cu­ba no es una De­mo­cra­cia, pe­ro tam­po­co la peor de las Dic­ta­du­ras”, afir­mó Por­to.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA ha­bía di­cho que el ré­gi­men cas­tris­ta ha pri­va­do de los de­re­chos bá­si­cos al pue­blo cu­bano du­ran­te seis dé­ca­das y lo ca­li­fi­có co­mo la “peor cla­se de dic­ta­du­ra”que es, ade­más, un pe­li­gro­so ejem­plo pa­ra el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Ade­más, di­jo que el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la es un “bur­do in­ten­to de re­pli­car la ex­pe­rien­cia cu­ba­na”y que pa­ra en­fren­tar­lo “se de­be con­fron­tar an­tes al ré­gi­men cu­bano”. Las ex­pre­sio­nes de Al­ma­gro se dan en el mar­co del pro­ce­so elec­to­ral que vi­ve Cu­ba pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Raúl Cas­tro el próximo mes de abril. Pe­se a su in­ves­ti­du­ra, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de OEA par­ti­ci­pó de un ac­to del mo­vi­mien­to Cu­ba De­ci­de, fun­da­do por Rosa María Pa­yá, hi­ja del fa­lle­ci­do opo­si­tor Os­wal­do Pa­yá, que pro­mo­cio­na la rea­li­za­ción de un ple­bis­ci­to vin­cu­lan­te pa­ra ini­ciar una tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. “No po­de­mos ni re­mo­ta­men­te acep­tar nin­gún re­cla­mo de le­gi­ti­mi­dad he­cho por es­te ré­gi­men cu­bano. En el ojo del pue­blo cu­bano y de la opinión pú­bli­ca mun­dial no po­de­mos acep­tar una su­ce­sión no de­mo­crá­ti­ca

en Cu­ba”, di­jo en el even­to ce­le­bra­do en Mia­mi en el Cu­ban Mu­seum con la par­ti­ci­pa­ción de ac­ti­vis­tas y po­lí­ti­cos del exi­lio cu­bano. La OEA, a su vez, in­for­mó que en el ac­to se de­cla­ró el 10 de fe­bre­ro co­mo“Luis Al­ma­gro Day” por su ac­ti­vis­mo en de­fen­sa de los de­re­chos ci­vi­les y los de­re­chos ci­vi­les en la re­gión y el mun­do. A con­ti­nua­ción, se re­pro­du­ce tex­tual­men­te la res­pues­ta de Luis Por­to:

“Sobre las ex­pre­sio­nes de Luis Al­ma­gro res­pec­to a Cu­ba

Ja­mas aplau­dí ni cri­ti­qué lo que ha he­cho Luis, ni cuan­do lo acom­pa­ñé co­moVi­ceCan­ci­ller en Uru­guay, ni en los úl­ti­mos dos años y me­dio co­mo Con­se­je­ro Es­tra­té­gi­co en­la OEA.

Mis acuer­dos y dis­cre­pan­cias siem­pre se man­tu­vie­ron en­tre cua­tro paredes, co­mo en­tien­do que co­rres­pon­de a nues­tra re­la­ción per­so­nal y a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.