Mi­nis­te­rio de di­se­ño

[ Li­festy­le | Di­se­ño | Ar­qui­tec­tu­ra | Ges­tión Urbana | Via­jes | Ar­te | Gas­tro­no­mía | Tech ]

Ministerio de Diseno - - Portada -

Ha­ce unas se­ma­nas se die­ron a co­no­cer los ocho prototipos pa­ra el mu­ro que Trump quie­re cons­truir en la fron­te­ra en­tre EE. UU y Mé­xi­co y có­mo se ven des­de el la­do me­xi­cano. Las prue­bas du­ra­rán has­ta dos me­ses y pos­te­rior­men­te los fun­cio­na­rios con­clui­rán qué ele­men­tos de los nu­me­ro­sos di­se­ños de­ben de uti­li­zar­se pa­ra cons­truir un mu­ro efec­ti­vo.

John Kelly, or­de­nó a la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za que co­mien­ce de ma­ne­ra in­me­dia­ta la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co. “La Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za tie­ne que co­men­zar in­me­dia­ta­men­te la pla­ni­fi­ca­ción, di­se­ño, cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to del mu­ro, in­clu­yen­do ilu­mi­na­ción y tec­no­lo­gía (con sen­so­res), pa­tru­lla­je y vías de ac­ce­so a lo lar­go de la fron­te­ra te­rres­tre con Mé­xi­co de acuer­do con la ley vi­gen­te”, se­ña­la el me­mo­ran­do.

Se van a cons­truir ocho prototipos, de cua­tro em­pre­sas dis­tin­tas que as­pi­ran a lo­grar el con­tra­to pa­ra cons­truir el even­tual mu­ro. Cua­tro de los prototipos tie­nen que ser de ce­men­to y los otros cua­tro de “otros ma­te­ria­les”. Trump ha re­co­no­ci­do, por re­co­men­da­ción de la po­li­cía de fron­te­ras, que el mu­ro no pue­de ser só­li­do, pues es im­pres­cin­di­ble pa­ra las ta­reas de vi­gi­lan­cia que se pue­da ver lo que pa­sa al otro la­do.

El De­par­ta­men­to de In­te­rior es­pe­ra que la cons­truc­ción de los prototipos es­té ter­mi­na­da en “unos 30 días” des­pués de la or­den de em­pe­zar los tra­ba­jos, se­gún una no­ta de pren­sa pu­bli­ca­da el mar­tes.

Los módulos pa­ra tes­teo ten­drán en­tre 5,5 y 9,1 me­tros de al­tu­ra y una lon­gi­tud de 9 me­tros “y es­ta­rán di­se­ña­dos pa­ra de­te­ner los cru­ces ile­ga­les en el área en la que se han cons­trui­do”. Es­tos prototipos se usa­rán co­mo ba­se pa­ra el “fu­tu­ro estándar de di­se­ño” se­gún va­yan evo­lu­cio­nan­do las ne­ce­si­da­des de la Po­li­cía de Fron­te­ras, afir­ma la no­ta. “Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con la se­gu­ri­dad de la fron­te­ra y eso in­clu­ye cons­truir mu­ros. Nues­tra es­tra­te­gia mul­ti­sec­to­rial in­clu­ye ba­rre­ras, in­fra­es­truc­tu­ra, tec­no­lo­gía y per­so­nas”, di­ce en la no­ta el res­pon­sa­ble de la Po­li­cía de Fron­te­ras, Ro­nald Vi­tie­llo.

Las cua­tro em­pre­sas que com­pi­ten por el con­tra­to son Cad­dell Cons­truc­tion Co. LLC, de Mont­go­mery, Ala­ba­ma; Fis­her Sand & Gravel Co., DBA Fis­her In­dus­tries, de Tem­pe, Ari­zo­na; Te­xas Ster­ling Cons­truc­tion Co., de Hous­ton, Te­xas; y W. G. Ya­tes & Sons Cons­truc­tion Com­pany, de Phi­la­delp­hia, Mis­sis­sip­pi. Las ofer­tas que pre­sen­ta­ron iban des­de los 300.000 a los 500.000 dó­la­res.

La cons­truc­ción del mu­ro en Ca­li­for­nia tie­ne una im­por­tan­te opo­si­ción ins­ti­tu­cio­nal. Apar­te de las declaraciones po­lí­ti­cas, el Es­ta­do mis­mo ha pre­sen­ta­do una de­man­da en los tri­bu­na­les pa­ra tra­tar de con­se­guir la de­ten­ción pro­vi­sio­nal de los tra­ba­jos por or­den ju­di­cial. Apar­te, el Ayun­ta­mien­to de Los Ángeles exi­ge a los con­tra­tis­tas que re­ve­len si tie­nen al­go que ver con el mu­ro. El Le­gis­la­ti­vo ha es­tu­dia­do una ley pa­ra ve­tar en el Es­ta­do a las constructoras que par­ti­ci­pen. El Ayun­ta­mien­to de San Die­go, en ma­nos re­pu­bli­ca­nas, apro­bó una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal en la que se opo­nía a la cons­truc­ción del mu­ro.

Una vez cons­trui­dos los prototipos, el res­to del pro­yec­to es­tá en el ai­re. Trump aún no ha con­se­gui­do que el Con­gre­so le aprue­be los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra cum­plir su gran es­lo­gan de cam­pa­ña, cu­yo cos­to to­tal se es­ti­ma en 22.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Por el mo­men­to, la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes ha apro­ba­do 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro el pro­yec­to pa­re­ce te­ner me­nos sim­pa­tías en el Se­na­do. Trump ha uti­li­za­do cues­tio­nes co­mo el fi­nal del pro­gra­ma pa­ra jó­ve­nes DA­CA o la ayu­da de emer­gen­cia a Te­xas pa­ra tra­tar de pre­sio­nar al Par­ti­do Re­pu­bli­cano pa­ra que fi­nan­cie el mu­ro.

En su cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos de 2016, el a la pos­tre elec­to pre­si­den­te Do­nald Trump se com­pro­me­tió a cons­truir un mu­ro que abar­ca­rá to­da la fron­te­ra sur de los Es­ta­dos Uni­dos, y en re­pe­ti­das oca­sio­nes reite­ró que Mé­xi­co pa­ga­ría por su cons­truc­ción a tra­vés del au­men­to de las ta­ri­fas de cru­ce de fron­te­ra y aran­ce­les de tra­ta­dos.

En abril de 2017, Trump tu­vo que re­nun­ciar a cons­truir el mu­ro en su pri­mer año fis­cal co­mo pre­si­den­te, co­mo era su pro­me­sa. El Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos no es­ta­ba dis­pues­to a per­mi­tir la in­clu­sión de una partida en los pre­su­pues­tos pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro, y el go­bierno tu­vo que re­ti­rar esa partida pa­ra fa­ci­li­tar la apro­ba­ción del pre­su­pues­to. A es­te obs­tácu­lo se aña­die­ron otros, co­mo la re­sis­ten­cia de los pro­pie­ta­rios de tie­rras en la zo­na fron­te­ri­za a ser ex­pro­pia­dos.

Pe­ro es­te mu­ro no es una no­ve­dad: de he­cho, la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos cuenta hoy con un ter­cio de su lon­gi­tud cons­trui­da de­fen­si­va­men­te.

El mu­ro de la Tor­ti­lla, lla­ma­do así iró­ni­ca­men­te por los in­mi­gran­tes da­do que “allí los fríen”, se ex­tien­de a lo lar­go de más de mil ki­ló­me­tros de los tres mil y pi­co que mi­de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Es un con­ti­nuo des­de el Pa­cí­fi­co en Ca­li­for­nia has­ta Yu­ma, en Ari­zo­na, y pos­te­rior­men­te exis­ten va­rias sec­cio­nes más en Te­xas. La al­tu­ra de la ba­rre­ra os­ci­la en­tre los cua­tro y los seis me­tros; en la ma­yor par­te de su re­co­rri­do es una ba­rre­ra me­tá­li­ca, y en la par­te te­ja­na tam­bién con­sis­te en re­jas de alam­bre.

Si bien es­tá ins­ta­la­do en una lon­gi­tud fron­te­ri­za con­si­de­ra­ble, las con­se­cuen­cias de la ex­ten­sión de esa cons­truc­ción son va­ria­das:

_ En cuan­to a la mi­gra­ción pon­dría en jue­go mi­les de vi­das ya que los mi­gran­tes bus­can pun­tos más ale­ja­dos o arries­ga­dos pa­ra sor­tear y al­gu­nos in­clu­yen pa­sos en el de­sier­to con mu­cha am­pli­tud tér­mi­ca.

_ Al­gu­nos ex­per­tos creen que un mu­ro de cua­tro me­tros de al­tu­ra co­mo el que pro­po­ne Trump re­sul­ta­ría inú­til ya que en el ca­so de los tra­fi­can­tes cuen­tan con múl­ti­ples ma­ne­ras de eva­dir­lo, lo úni­co que ge­ne­ra es que es más cos­to­so cru­zar­lo. Una prue­ba de ello es que mien­tras el mer­ca­do de la droga cre­ce, la Agen­cia de Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de EE.UU., que com­ba­te el trá­fi­co ile­gal en las fron­te­ras, re­por­tó una ba­ja en los de­co­mi­sos en lu­ga­res co­mo en Ca­li­for­nia.

_ Con res­pec­to a las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les: “Ha­ría mu­cho más difíciles la coope­ra­ción y las re­la­cio­nes del go­bierno me­xi­cano y de los go­bier­nos lo­ca­les. Y esas re­la­cio­nes exis­ten in­de­pen­dien­te­men­te de las re­jas o mu­ros “di­cen in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ya­le.

_ En cuan­to a la eco­no­mía, ca­da día cru­zan la fron­te­ra unos 300.000 vehícu­los y un mi­llón de per­so­nas que tra­ba­jan, es­tu­dian, co­mer­cian o vi­si­tan por tu­ris­mo el otro la­do. Tam­bién 15.000 ca­mio­nes de trans­por­te pa­san por ahí dia­ria­men­te.

El in­ter­cam­bio co­mer­cial en la fron­te­ra es de US$1.000 mi­llo­nes dia­rios, se­gún el Re­por­te del Es­ta­do de la Fron­te­ra del Cen­tro Wil­son, un cen­tro de es­tu­dios in­de­pen­dien­te de EE.UU.

So­lo San Die­go, en EE.UU., tie­ne una eco­no­mía más fuerte que su ve­cino, Ti­jua­na. El res­to de las ciu­da­des, co­mo El Pa­so, No­ga­les, La­re­do, McA­llen o Browns­vi­lle de­pen­den de la eco­no­mía de sus ve­ci­nos del sur.

En tér­mi­nos de an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos, en la cons­truc­ción por eta­pas de es­ta pa­red fron­te­ri­za en­tre EEUU y Mé­xi­co han es­ta­do in­vo­lu­cra­dos tan­to el par­ti­do re­pu­bli­cano co­mo el de­mó­cra­ta y nun­ca ha de­ja­do de ser una obra con­tro­ver­sial.

A la idea se le opo­nen to­do ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes, des­de las que abo­gan por los de­re­chos de los in­do­cu­men­ta­dos has­ta los ac­ti­vis­tas me­dioam­bien­ta­les que mi­ran el mu­ro co­mo al­go pre­ju­di­cial pa­ra la fau­na de la re­gión.

Sin em­bar­go, es­to no es una idea nue­va. To­do comenzó en 1909, el úl­ti­mo año del man­da­to de Theo­do­re Roo­se­velt, que or­de­nó la cons­truc­ción de una pe­que­ña ba­rre­ra de dos millas en Ca­li­for­nia pa­ra im­pe­dir el in­gre­so de los ‘ban­di­dos’, pe­ro que más pa­re­cía una cer­ca pa­ra guar­dar re­ces que pa­ra im­pe­dir los ata­ques irre­gu­la­res.

Du­ran­te gran par­te del si­glo XX, el te­ma fue más cen­tro de con­tro­ver­sias y no se avan­zó na­da en la cons­truc­ción. Ni si­quie­ra, cuan­do el ex­pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan de­cre­tó una am­nis­tía pa­ra 3 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, que tu­vo un fuerte im­pac­to en el mer­ca­do la­bo­ral con la aper­tu­ra de mi­llo­nes de em­pleos y lo­gró re­du­cir la cri­mi­na­li­dad en un 5%, prin­ci­pal­men­te en los es­ta­dos fron­te­ri­zos.

No fue has­ta 1994 que las autoridades co­men­za­ron a con­si­de­rar en se­rio el desa­rro­llo del mu­ro co­mo un me­dio de freno a la in­mi­gra­ción ile­gal y el nar­co­trá­fi­co.

Fue pre­ci­sa­men­te de la mano del ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton que la obra lle­vó un im­pul­so. Los de­mó­cra­tas siem­pre han si­do más du­ros con la in­mi­gra­ción ile­gal que los re­pu­bli­ca­nos – al ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, las or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa de los in­do­cu­men­ta­dos acos­tum­bran a lla­mar­le ‘de­por­ta­dor-en-je­fe’ – y Clin­ton no se que­dó atrás en esas ac­cio­nes.

Tras fir­mar una or­den eje­cu­ti­va y lo­grar la apro­ba­ción de los fon­dos por el Con­gre­so, Clin­ton man­dó edi­fi­car tres ba­rre­ras, pri­me­ro en Ca­li­for­nia y des­pués en Te­xas y Ari­zo­na. En to­tal, fue­ron cons­trui­dos 365 millas de una ba­rre­ra me­tá­li­ca de 25 pies de al­to.

Tal vez por es­to es que la pos­tu­ra de la ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton res­pec­to a te­mas de in­mi­gra­ción so­nó pa­ra al­gu­nos ob­ser­va­do­res co­mo una hi­po­cre­sía. No so­lo su es­po­so Bill Clin­ton en su eta­pa co­mo pre­si­den­te le dio un im­pul­so al mu­ro, o ba­rre­ra, fron­te­ri­zo tras ca­si 90 años de pa­ra­li­za­ción, mien­tras Hi­llary Clin­ton era se­na­do­ra por Nue­va York, vo­tó va­rias ve­ces por el for­ta­le­ci­mien­to del mis­mo,

co­mo es el ca­so de la vo­ta­ción en 2006 del ‘Ac­ta de una Cer­ca Se­gu­ra’. “Hi­llary no es di­fe­ren­te a lo que fue

su es­po­so. Es de lí­nea du­ra en ese sen­ti­do pe­ro en es­ta cam­pa­ña qui­so di­fe­ren­ciar­se de Do­nald Trump”, re­cuer­da Dick Mo­rris, el ex ase­sor del pre­si­den­te Clin­ton.

El ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma no in­cre­men­tó el mu­ro, pe­ro du­pli­có los re­cur­sos de pro­tec­ción de la fron­te­ra, tan­to en per­so­nal de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, co­mo en ma­te­rial elec­tró­ni­co de de­tec­ción del pa­so de per­so­nas.

………………………………………………………

Re­fe­ren­cias glo­ba­les

El con­tro­ver­sial mu­ro ame­ri­cano no es úni­co en su cla­se: los hay en­tre Su­dá­fri­ca y Zim­ba­we, en Ucra­nia en fron­te­ra con Bie­lo­rru­sia o Es­lo­va­quia.

Tras los dis­tur­bios de 1969, y pa­ra evi­tar en la me­di­da de lo po­si­ble la vio­len­cia sec­ta­ria en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes se al­za­ron una se­rie de mu­ros en ciu­da­des co­mo Bel­fast, Derry o Por­ta­down, al­gu­nos de has­ta cin­co ki­ló­me­tros de lar­go, co­no­ci­dos co­mo Pea­ce Li­nes o Lí­neas de Pa­ci­fi­ca­ción. Es­tos mu­ros, he­chos de la­dri­llo u hor­mi­gón, se al­zan has­ta sie­te me­tros se­pa­ran­do las dos co­mu­ni­da­des. Exis­ten puer­tas en al­gu­nos de ellos que per­mi­ten cru­zar de un la­do a otro, pe­ro se cie­rran du­ran­te la no­che.

………………………………………………………

Co­mo com­ple­men­to de lo an­te­rior, El­bit Sys­tems, la em­pre­sa que cons­tru­yó el mu­ro que se­pa­ra Pa­les­ti­na e Is­rael en Cis­jor­da­nia-Je­ru­sa­lén, ha re­ci­bi­do un con­tra­to de 145 mi­llo­nes dó­la­res del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS, por sus si­glas en in­glés) pa­ra cons­truir una cer­ca ‘vir­tual’ a lo lar­go de la fron­te­ra de Ari­zo­na con Mé­xi­co.

El sis­te­ma, co­no­ci­do co­mo el Pro­yec­to To­rre Fi­ja In­te­gra­da (IFT, por sus si­glas en in­glés), for­ma­rá par­te de una se­rie de pun­tos de vi­gi­lan­cia de se­gu­ri­dad equipado con cá­ma­ras de al­ta sen­si­bi­li­dad y ra­da­res a lo lar­go de la fron­te­ra EEUU-Mé­xi­co. El­bit tam­bién ha re­co­men­da­do que, ade­más del sis­te­ma de IFT, los EEUU de­be­rá “adop­tar un sis­te­ma de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za más com­ple­ta, que com­bi­ne… sis­te­mas aé­reos no tri­pu­la­dos y vehícu­los de tie­rra con o sin tri­pu­la­ción pa­ra me­jo­rar la fle­xi­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de los agen­tes”.

El­bit, que ac­tual­men­te es el prin­ci­pal pro­vee­dor is­rae­lí de tec­no­lo­gías mi­li­ta­res y de vi­gi­lan­cia, es tam­bién uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res del mun­do de avio­nes mi­li­ta­res no tri­pu­la­dos. Bloom­berg, sis­te­ma de

no­ti­cias, re­cien­te­men­te in­for­mó que el con­tra­to ini­cial de El­bit por 145 mi­llo­nes de dó­la­res “even­tual­men­te lle­ga­rá a 1000 mi­llo­nes de dó­la­res si la le­gis­la­ción pa­ra re­es­cri­bir las le­yes de in­mi­gra­ción de los EEUU es

apro­ba­da por el Con­gre­so y ayu­da a fi­nan­ciar la ex­pan­sión del pro­yec­to en el su­r­oes­te del país”.

Pa­ra aque­llos fa­mi­lia­ri­za­dos con los efec­tos de los sis­te­mas de mu­ro y vi­gi­lan­cia de El­bit en Cis­jor­da­nia, la no­ti­cia del con­tra­to re­cien­te en la fron­te­ra, lle­ga co­mo una no­ti­cia no desea­da.

“No es nin­gu­na sor­pre­sa que es­te­mos vien­do la ex­por­ta­ción de tác­ti­cas y tec­no­lo­gías re­pre­si­vas is­rae­líes lle­gan­do a los EEUU”, di­jo La­ra Kis­wa­ni, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del Cen­tro de Re­cur­sos y Or­ga­ni­za­ción Ára­be, “ve­mos ejem­plos de es­to des­de el uso de la tec­no­lo­gía is­rae­lí en la fron­te­ra Mé­xi­co- EEUU pa­ra las ca­pa­ci­ta­cio­nes con­jun­tas en­tre la po­li­cía de Oa­kland y el ejér­ci­to is­rae­lí”.

Ade­más del con­tra­to de fron­te­ra DHS, en el úl­ti­mo año, El­bit tam­bién ha ase­gu­ra­do 229 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra me­jo­ras a los sis­te­mas de de­fen­sa de Aus­tra­lia, así co­mo un con­tra­to de 290 mi­llo­nes de dó­la­res por par­te de una na­ción aún sin nom­bre en el con­ti­nen­te asiá­ti­co.

En los úl­ti­mos años, mu­chas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras en to­do el mun­do se han da­do cuenta de la co­ne­xión de El­bit a la ocupación de Is­rael. Al­gu­nas em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Deuts­che Bank, el Fon­do No­rue­go de Pen­sio­nes, y Folk­sam (el ma­yor ad­mi­nis­tra­dor de ac­ti­vos en Sue­cia) han de­ci­di­do ex­cluir a El­bit (no con­si­de­rar­lo una op­ción de in­ver­sión) o ven­der su in­ver­sión de­bi­do a su com­pli­ci­dad al pro­por­cio­nar equi­pos de vi­gi­lan­cia en el mu­ro ile­gal en Cis­jor­da­nia.

El con­tra­to ori­gi­nal pa­ra la crea­ción del sis­te­ma elec­tró­ni­co de vi­gi­lan­cia fron­te­ri­zo en Ari­zo­na del DHS, co­no­ci­do co­mo Se­cu­re Net­work Bor­der Ini­tia­ti­ve (SBI­net), fue ga­na­do por Boeing y se ini­ció en 2006. SBI­net fue pen­sa­do ini­cial­men­te pa­ra cu­brir la to­ta­li­dad de la fron­te­ra EEUU-Mé­xi­co, pe­ro cuan­do un in­ten­to fa­lli­do de las pri­me­ras 53 millas le cos­tó a los con­tri­bu­yen­tes 1 bi­llón de dó­la­res, el DHS de­ci­dió ter­mi­nar el pro­yec­to en el 2011.

“Los ari­zo­nen­ses han es­ta­do es­pe­ran­do más de una dé­ca­da pa­ra que el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal

co­lo­que la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria a lo lar­go de nues­tra fron­te­ra pa­ra apo­yar a la pa­tru­lla fron­te­ri­za y ple­na­men­te ase­gu­rar nues­tra fron­te­ra sur”, di­jo el Se­na­dor John McCain. “Des­pués de mu­chos me­ses de re­tra­so, la

ad­ju­di­ca­ción de es­te con­tra­to a Sis­te­mas El­bit de Amé­ri­ca es un desa­rro­llo im­por­tan­te… y un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta”, de­cla­ró.

Pa­ra aque­llos crí­ti­cos de la re­la­ción de los EEUU con Is­rael, las conexiones no se ven li­mi­ta­das a sim­ple­men­te alia­dos mi­li­ta­res, sino tam­bién re­fle­jan un in­te­rés com­par­ti­do en la ma­ni­pu­la­ción de re­cur­sos y fuer­zas de tra­ba­jo.

………………………………………………………

Ini­cia­ti­va Ma­de in Me­xi­co

El pro­yec­to de la ofi­ci­na me­xi­ca­na ra­di­ca­da en Guadalajara Es­tu­dio 3.14 tie­ne lista su in­ter­pre­ta­ción del mu­ro de Trump, ins­pi­ra­da en Ba­rra­gán en cuan­to a su vi­si­bi­li­dad cro­má­ti­ca pe­ro que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser­vir tam­bién co­mo pri­sión de in­do­cu­men­ta­dos, en con­so­nan­cia con el pro­pó­si­to de Trump de aprehen­der a 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les. El lu­gar pre­ten­de ser au­to­sus­ten­ta­ble y cuenta con fá­bri­cas, sa­na­to­rios, y sec­to­res de ad­mi­nis­tra­ción y se­gu­ri­dad. Del la­do de Es­ta­dos Uni­dos pue­de ver­se, y ac­ce­der a un cen­tro co­mer­cial: una ver­sión muy sui ge­ne­ris y po­lé­mi­ca que ha da­do con el ti­ming de la no­ti­cia y tras­cen­di­do fron­te­ras.

Mi­nis­te­rio de Di­se­ño con­sul­tó a Nor­ber­to Mi­ran­da, Ge­ren­te de Co­no­ci­mien­to del Es­tu­dio 3.14 acer­ca de es­ta ini­cia­ti­va:

_ La pro­pues­ta de mu­ro es­ti­lo Ba­rra­gán con pe­ni­ten­cia­ría y shop­ping in­clui­dos en su es­truc­tu­ra, ¿es en sí una res­pues­ta iró­ni­ca y en cla­ve hu­mor y exa­ge­ra­ción si ca­be así pen­sar­lo o es una ju­ga­da in­ter­pre­tan­do la ca­be­za de Trump? ¿Hu­mor, mar­ke­ting o se­ria pro­pues­ta ya que “al­guien lo ha­rá”?

_ La pro­pues­ta de Pink Wall es un ex­pe­ri­men­to me­diá­ti­co en el que bus­ca­mos po­ner la ar­qui­tec­tu­ra en pri­me­ra pla­na, a par­tir de la for­mu­la­ción de un ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co que es­ta­ba en me­dio de la po­lé­mi­ca, el mu­ro fron­te­ri­zo. Se tra­ta de una res­pues­ta iró­ni­ca con un com­po­nen­te se­rio, la ma­te­ria­li­za­ción por me­dio de la ima­gen del dis­cur­so po­lí­ti­co de odio, re­pre­sión y mie­do que Do­nald Trump im­pul­só des­de el ori­gen de su cam­pa­ña. Es di­fí­cil que un ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co co­mo un mu­ro se en­cuen­tre en el cen­tro de la dis­cu­sión internacional, eso fue una mo­ti­va­ción cla­ve pa­ra desa­rro­llar la pro­pues­ta.

Que­ría­mos mos­trar por me­dio de las imá­ge­nes el en­car­go que Trump hi­zo con sus palabras y sus dis­cur­sos. Un mu­ro que de­bía ser be­llo, im­pe­ne­tra­ble, al­tí­si­mo, en me­dio de un es­ce­na­rio po­lí­ti­co don­de de­por­ta­rían a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, que en­ce­rra­rían a to­dos es­tos “bad hom­bres”, y los pu­si­mos en es­ta lú­ci­da ca­ri­ca­tu­ra tra­ba­jan­do pa­ra pagar el mu­ro, que ha si­do otra de sus con­di­cio­nes.

Si es­ta pro­pues­ta pa­re­ce ri­dí­cu­la, se de­be en sí a lo ab­sur­do de la pro­pues­ta del en­ton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial.

_ ¿Cuál es­ti­man es el rol de los ar­qui­tec­tos en es­te ti­po de si­tua­cio­nes de de­man­dan es­truc­tu­ras de in­to­le­ran­cia?

_ To­do ré­gi­men ha te­ni­do a su ar­qui­tec­to, la his­to­ria nos ha en­se­ña­do eso, y no so­lo son los edi­fi­cios que al­ber­gan el po­der, sino los gran­des di­se­ños que el po­der de­man­da. La ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño siem­pre han es­ta­do al ser­vi­cio de las ideo­lo­gías, con múl­ti­ples desen­la­ces, des­de Egip­to has­ta la gui­llo­ti­na (que por cier­to aca­bó con su crea­dor), na­die es­tá exen­to de ser par­te de un sis­te­ma de va­li­da­ción del po­der. Po­dría­mos in­clu­so ha­blar del es­ta­dio de Zaha Ha­did que se con­vir­tió en una ma­qui­na pro­ce­sa­do­ra de mano de obra “es­cla­vi­za­da”.

El ar­qui­tec­to tie­ne un rol ac­ti­vo de­ter­mi­nan­te en la con­cre­ción del po­der, ejem­plos so­bran.

_ ¿Han te­ni­do al­gún con­tac­to con el go­bierno ame­ri­cano des­de vues­tra pro­pues­ta?

_ Nin­gu­na, pen­sá­ba­mos que nos con­tra­ta­rían por ad­ju­di­ca­ción di­rec­ta, pe­ro no, ja­ja

_ ¿Al­gu­na anéc­do­ta que ha­ya ge­ne­ra­do a ni­vel glo­bal vues­tro pro­yec­to?

_ La pro­pues­ta ge­ne­ró mu­cho im­pac­to a ni­vel glo­bal, fue tra­du­ci­da a 52 idio­mas y he­mos de­tec­ta­do unas 270 pu­bli­ca­cio­nes en me­dios de pren­sa im­pre­sa y di­gi­tal al re­de­dor del mun­do, el vi­deo que rea­li­za­mos fue un trend en Fran­cia por un día, y tu­vi­mos mu­cho im­pac­to en la co­mu­ni­dad de ha­bla his­pa­na en Amé­ri­ca (el con­ti­nen­te), en­tre­vis­ta­dos por cnn y uni­vi­són en es­ta­dos uni­dos.

Han exis­ti­do dis­tin­tos mo­men­tos don­de la no­ti­cia ha co­bra­do re­le­van­cia: en su lan­za­mien­to, du­ran­te las se­ma­nas cer­ca­nas a las vo­ta­cio­nes, cuan­do Trump ganó y en al­gu­nas re­tros­pec­ti­vas de su man­da­to.

He­mos es­ta­do muy aten­tos a lo su­ce­di­do, al ana­li­zar los da­tos que he­mos com­pi­la­do so­bre las pu­bli­ca­cio­nes di­gi­ta­les rea­li­za­das so­bre el mu­ro lo­gra­mos en­ten­der un fe­nó­meno muy in­tere­san­te don­de el di­se­ño se vol­vió re­le­van­te cuan­do los me­dios de eco­no­mía y ne­go­cios re­pli­ca­ron la no­ti­cia, en ese mo­men­to se vol­vió vi­ral y múl­ti­ples agencias de no­ti­cias vol­tea­ron a ver lo que es­ta­ba su­ce­dien­do de cier­to mo­do el ci­clo de la in­for­ma­ción fue:

Pu­bli­ca­cion de Blogs de di­se­ño mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, de­sign­boom – bus­si­ness in­si­der, wi­red – li­festy­le – agencias de no­ti­cias.

Las reac­cio­nes a la pro­pues­ta han si­do muy va­ria­das, The Pink Wall ha si­do co­men­ta­do co­mo opor­tu­nis­ta, ge­nial, irre­ve­ren­te y has­ta te­rri­ble. Pa­ra no­so­tros fue una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar des­de nues­tro me­dio co­mo di­se­ña­do­res, es de­cir, la ima­gen so­bre un te­ma que le ata­ñe al mun­do.

La ima­gen nos ha per­mi­ti­do ga­nar­le a la reali­dad, y si no apro­ve­cha­mos ese po­der pa­ra ha­cer al­go de ac­ti­vis­mo, en­ton­ces no me­re­ce­ría­mos un lu­gar en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.