La Be­lla Dur­mien­te

Ministerio de Diseno - - Portada - Por He­le­na Vi­ñue­la.

El ba­llet La Be­lla Dur­mien­te, en car­tel en Montevideo du­ran­te ca­si to­do mar­zo ha si­do aplau­di­do por un pú­bli­co que ha ga­na­do la ins­ti­tu­ción en par­ti­cu­lar y la dis­ci­pli­na en ge­ne­ral, gra­cias a la ges­tión de Ju­lio Boc­ca –quien fue­ra Di­rec­tor del Ba­llet Na­cio­nal del So­dre has­ta ha­ce po­co tiem­po–. Con­ti­núa su le­ga­do Igor Ye­bra quien se es­tre­nó pre­ci­sa­men­te con es­ta obra pro­ta­go­ni­za­da por Ma­ría Noel Ric­cet­to, con ves­tua­rio de la di­se­ña­do­ra es­pa­ño­la Agat­ha Ruiz de la Pra­da y es­ce­no­gra­fía de Hu­go Mi­llán, en­tre otros mu­chos par­ti­ci­pan­tes en el pro­yec­to. En es­ta no­ta, Hu­go con­ta­ba to­do el pro­ce­so crea­ti­vo pa­ra es­ta ins­tan­cia y su me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo en me­dio de una agen­da do­cen­te, crea­ti­va y de in­ter­ac­ción con pro­fe­sio­na­les de va­rias dis­ci­pli­nas.

Aho­ra el turno es pa­ra Paula Vi­llal­ba, uru­gua­ya, na­ci­da en Montevideo en 1972, de per­so­na­li­dad fuer­te y con gran­des do­tes de ne­go­cia­ción. Se en­fren­ta a los pro­yec­tos des­de la em­pa­tía y la sin­to­nía del di­se­ño pa­ra con­cre­tar sue­ños y ma­te­ria­li­zar ideas. Ha si­do in­ter­me­dia­ria del di­se­ño y len­gua­je de Agat­ha Ruiz de la Pra­da en el Ves­tua­rio de la Be­lla Dur­mien­te.

Paula ¿qué te su­ce­dió per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te con la vi­ven­cia del es­treno de la Be­lla Dur­mien­te?

Pa­ra no­so­tros es di­fe­ren­te te­ner la sen­sa­ción de no­ve­dad que tie­ne el es­pec­ta­dor que vi­ve el es­treno. Es muy dis­tin­ta la per­cep­ción de los que ve­ni­mos ab­so­lu­ta­men­te in­mer­sos de en el pro­ce­so. De he­cho, esa no­che te­nía un en­sa­yo ge­ne­ral de otra obra y no es­tu­ve pre­sen­te to­do el es­treno. Pe­ro sí pre­sen­cié to­dos los en­sa­yos ge­ne­ra­les, esos son los es­tre­nos pa­ra no­so­tros. El es­treno in­terno es cuan­do ves to­do lo que es­ta­ba en el pa­pel y que lle­vó tan­tos me­ses pa­ra con­cre­tar­se en una reali­dad fí­si­ca, in­ter­re­la­cio­na­do. To­das las crea­cio­nes de ves­tua­rio y ver có­mo se com­por­tan en el con­jun­to, ese es nues­tro es­treno, el de los di­se­ña­do­res o los que tra­ba­ja­mos en­torno al di­se­ño y la rea­li­za­ción.

Ha­bía­mos es­tre­na­do pre­via­men­te por­que el ba­llet exi­ge, den­tro de su es­truc­tu­ra, in­cor­po­rar con mu­cha an­ti­ci­pa­ción el ves­tua­rio. En­ton­ces to­dos los días lo que uno ha­ce es ob­ser­var los en­sa­yos y rea­li­zar ano­ta­cio­nes, co­mo el fi­na­lis­ta de obra que de­ta­lla la fal­ta de pas­ti­na en el azu­le­jo, es una lis­ta in­ter­mi­na­ble que vas ta­chan­do con mu­cho pla­cer y un día de­cís ¡ya es­tá! Ese “ya es­tá” es un par de días an­tes del es­treno. El ago­ta­mien­to ha­ce que se ten­ga una fal­ta de pers­pec­ti­va en re­la­ción a lo que se lo­gró, pe­ro con­fío en que se me pa­se un po­co pa­ra vol­ver a dis­fru­tar co­mo el pú­bli­co en ge­ne­ral.

Los en­sa­yos ge­ne­ra­les fue­ron días in­ten­sos, de mu­cha con­vi­ven­cia y don­de real­men­te se per­ci­be el fe­nó­meno. Es in­creí­ble ver co­mo de ca­ra al es­treno es­ta gran es­truc­tu­ra da su 180 por cien­to, ca­da per­so­na dan­do su ma­yor es­fuer­zo y per­fec­cio­nan­do ca­da una de las pren­das, en un si­len­cio se­pul­cral por­que si uno se dis­trae, se dis­traen los otros; es muy emo­cio­nan­te ver a la gen­te man­co­mu­na­da pa­ra sa­car un pro­duc­to ma­ra­vi­llo­so. Eso fue muy mo­vi­li­zan­te, mi rol era ese tam­bién: trans­mi­tir que más allá de las adap­ta­cio­nes que hi­ci­mos, la esen­cia de la di­se­ña­do­ra Agat­ha Ruiz de la Pra­da – que es­ta­ba en Es­pa­ña– no se per­die­ra. Es­tá­ba­mos to­dos muy com­pe­ne­tra­dos con el tra­ba­jo, has­ta el más re­sis­ten­te de to­dos es­ta­ba dan­do lo me­jor de sí mis­mo y ¡eso es ge­nial!

¿Qué im­pli­ca ser la in­ter­me­dia­ria del di­se­ño y el len­gua­je de la di­se­ña­do­ra Agat­ha Ruiz de la Pra­da?

Uno tie­ne que te­ner cier­ta em­pa­tía y pro­yec­ción. No por­que yo pre­ten­da lle­gar al ni­vel de Agat­ha Ruiz de la Pra­da o qui­zás sí (ri­sas) pe­ro no en ese sen­ti­do, sino en el sen­ti­do de que el día que ma­ña­na in­ter­pre­ten un di­se­ño mío qui­sie­ra que al­guien lo hi­cie­ra co­mo yo lo hi­ce con Agat­ha. Pa­ra mí ha­ber­nos mi­ra­do a los ojos me­dia ho­ra en una en­tre­vis­ta en se­tiem­bre de 2017 en Bue­nos Ai­res y que me aga­rra­ra ella la mano y yo de­cir­le “¡Con­fía! Va­mos a in­ten­tar man­te­ner la esen­cia has­ta el fi­nal” y que ella me di­je­ra “¡ok!” … Ese con­tac­to fí­si­co por suer­te el ba­llet pu­do ha­cer via­ble. Yo ne­ce­si­ta­ba que su­ce­die­ra, por­que una co­sa es la dis­tan­cia, el Sky­pe, el con­tac­to con su equi­po crea­ti­vo o con su asis­ten­te per­so­nal, pe­ro la mi­ra­da y el po­der co­no­cer­nos fue un ins­tan­te fu­gaz que me hi­zo de­fen­der a ca­pa y es­pa­da la esen­cia. Ha­bía co­sas que tal vez cos­ta­ba mu­cho: que un co­reó­gra­fo ado­ra­ble pe­ro con­ser­va­dor co­mo Ma­rio acep­ta­ra, o que un bai­la­rín opu­sie­ra me­nos re­sis­ten­cia, o que las ne­go­cia­cio­nes fue­ran so­bre lo fun­cio­nal y no so­bre el gus­to. Fui una de­fen­so­ra del con­cep­to, ese fue el tra­ba­jo más ar­duo, que el con­cep­to no se per­die­ra, que fue­ra lo su­fi­cien­te­men­te fun­cio­nal pa­ra no afec­tar lo más im­por­tan­te que es la per­for­man­ce del ba­llet.

¿Cuán­to tiem­po es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do en ese pro­ce­so?

Sa­qué las cuen­tas de que fue­ron 8 me­ses en­te­ros des­de que tu­ve la pri­me­ra en­tre­vis­ta con Ju­lio Boc­ca has­ta que es­tre­na­mos. Con di­fe­ren­tes pe­río­dos de in­ten­si­dad y de re­so­lu­ción de te­mas. To­da la par­te de de­fi­nir los ma­te­ria­les, las te­las, los pro­to­ti­pos o el ti­po de ac­ce­so­rios fue un pe­río­do muy in­ten­so. Lue­go se ar­mó un pe­río­do de cue­llo de bo­te­lla muy com­ple­jo por­que tu­vi­mos el re­par­to de­fi­ni­ti­vo un mes an­tes del es­treno y eso en ba­llet es cru­cial, por­que no se pue­de ha­cer una ma­lla en­te­ra si no te­nés el ti­ro de la per­so­na y las me­di­das de la per­so­na que lo va a usar; no po­des ha­cer ge­né­ri­cos adap­ta­bles. Tra­té de in­sis­tir pa­ra que eso es­tu­vie­ra cuan­to an­tes por­que sa­bía que to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das en la rea­li­za­ción de­pen­dían de esa in­for­ma­ción.

¿Cuán­tas per­so­nas coor­di­nas­te en es­ta in­ter­me­dia­ción del di­se­ño de Ves­tua­rio?

El equi­po de ves­tua­rio, cu­ya Je­fa es Am­pa­ro Allo­za, son 8 per­so­nas in­clu­yén­do­la a ella. Lue­go el equi­po pa­só a ser de 16 per­so­nas, más el equi­po de ac­ce­so­rios y ma­qui­lla­je di­ri­gi­do por Claudia Gon­zá­lez, que su­mó más gen­te a su plan­ti­lla es­ta­ble con la mo­da­li­dad de con­tra­ta­ción de jor­na­le­ros. Ade­más, se ar­mó un ter­cer equi­po par­ti­cu­lar­men­te pa­ra es­te ba­llet pa­ra to­do lo que es es­truc­tu­ras y el fo­rra­do de to­das las es­fe­ras en sus di­fe­ren­tes ta­ma­ños, com­po­si­cio­nes y ma­te­ria­les. Es­ta­mos ha­blan­do de al­re­de­dor de 50 per­so­nas, un equi­po muy gran­de.

Vi­sual­men­te es muy sen­ci­llo, te­ne­mos esa co­sa ba­rro­ca de los cua­dros com­ple­tos y la pro­fu­sión de co­lor y de for­ma, los di­se­ños en sí son: sen­ci­llos, mono co­lor, hay un tra­ta­mien­to so­lo en torno a la es­fe­ra y no in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des. Agat­ha po­dría ha­ber usa­do otra par­te de su ico­no­gra­fía co­mo: los co­ra­zo­nes, o las ra­yas, en­tre tan­tas for­mas que ella usa, pe­ro se de­ci­dió por tra­ba­jar en torno a la es­fe­ra co­mo cen­tro. Sin em­bar­go, es­ta ico­no­gra­fía que se­lec­cio­nó tie­ne to­do un tra­ta­mien­to, que pa­ra el es­pec­ta­dor es im­po­si­ble de des­ci­frar, pe­ro pa­ra los que es­ta­mos del otro la­do fue muy ar­duo, co­mo eva­luar las can­ti­da­des de es­fe­ras pa­ra con­tro­lar el pe­so de la es­pal­da. Tam­bién es­ta­ban plan­tea­das es­fe­ras com­ple­tas pa­ra los tu­tús, pe­ro sa­bía­mos que el tu­tú no re­sis­ti­ría el pe­so por lo que hu­bo que plan­tear me­dias es­fe­ras.

Te en­con­tras­te con los di­se­ños de Agat­ha con la es­fe­ra co­mo cen­tro con una pa­le­ta cro­má­ti­ca muy co­lo­ri­da en­ton­ces ¿có­mo ha­ces tú co­mo pro­fe­sio­nal pa­ra ba­jar a tie­rra y mol­dear en la reali­dad el di­se­ño in­tan­gi­ble?

Por suer­te ten­go un víncu­lo muy fuer­te con el co­lor, nun­ca fue un im­pe­di­men­to ma­ne­jar es­te uni­ver­so tan co­lo­ri­do, no tu­ve re­sis­ten­cias per­so­na­les, lo hi­ce en­can­ta­da, me gus­ta el di­se­ño de Agat­ha. Me di­vier­te, me pa­re­ce sú­per irre­ve­ren­te por mo­men­tos y ella se lo pue­de per­mi­tir, no así to­dos los di­se­ña­do­res. Nues­tro me­dio es muy con­ser­va­dor, muy pa­ca­to, si­gue pi­dien­do la for­ma clá­si­ca y es­to es rup­tu­ris­ta. Así se ali­nea­ba con mi for­ma de tra­ba­jo, sen­tía afi­ni­dad con el di­se­ño. Co­no­cía los equi­pos de tra­ba­jo del ba­llet sa­bía que re­sis­ten­cias, for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des po­día ha­ber de ca­ra al di­se­ño. Co­noz­co a la ma­yor par­te de la gen­te que tra­ba­ja aquí aden­tro, por­que son exa­lum­nos, son gen­te que ha co­si­do pa­ra mis pro­duc­cio­nes en otras opor­tu­ni­da­des o por­que he­mos coin­ci­di­do en otros pro­yec­tos y eso me da­ba tran­qui­li­dad de que lle­ga­ría­mos a buen puer­to. Sé lo pro­fe­sio­nal que es el ba­llet. Si no hu­bie­se te­ni­do ese co­no­ci­mien­to pre­vio, me hu­bie­ra da­do mu­cho mie­do ve­nir a plan­tear al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Den­tro de lo po­si­ti­vo que po­de­mos res­ca­tar de la in­ter­me­dia­ción, te­nía la con­fian­za de las dos par­tes y sin ello no ha­bría si­do po­si­ble.

Co­me­tí al­gu­nos erro­res de co­mu­ni­ca­ción que fue­ron sub­sa­na­dos en la mar­cha y eso no po­dés per­mi­tír­te­lo en to­dos la­dos. La ma­yor par­te los re­sol­vi­mos. Igual­men­te, si­guen exis­tien­do pro­ble­mas por­que to­do es­to es nue­vo y sur­gen so­lu­cio­nes nue­vas con gen­te crea­ti­va, com­pro­me­ti­da y preo­cu­pa­da de que no se abo­lle una so­la pe­lo­ta o de que no se pier­dan los de­ta­lles y en de­fi­ni­ti­va eso ha­bla de pro­fe­sio­na­lis­mo. Fue una par­te muy po­si­ti­va de la in­ter­me­dia­ción, y otras más com­ple­jas pa­ra no lla­mar­las ne­ga­ti­vas por­que creo que el re­sul­ta­do

es bueno co­mo ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo por to­do lo que apren­dí de ba­llet y to­do el pro­ce­so que tu­ve la opor­tu­ni­dad de acom­pa­ñar.

Se­gu­ra­men­te más ade­lan­te sea to­do pa­ra su­mar, pa­ra ca­pi­ta­li­zar­lo. Fue tan­ta la con­fian­za por par­te de Agat­ha y su equi­po al pun­to de de­cir­nos “si tie­nen que ha­cer adap­ta­cio­nes há­gan­las”, pe­ro cuan­do lle­ga el mo­men­to hay que pen­sar có­mo uno in­ter­vie­ne en al­go ajeno y cuál se­rá el lí­mi­te… ¿Cuán­to po­dré in­ter­ve­nir sin afec­tar el di­se­ño pe­ro que es ne­ce­sa­rio pa­ra que el ba­llet si­ga su pro­duc­ción? Por­que no pue­do es­pe­rar tres días por una res­pues­ta por­que qui­zás es­tén com­pli­ca­dos con otras ac­ti­vi­da­des, y con­fia­dos de que el pro­ce­so vie­ne bien. Hu­bo mo­men­tos de hon­do dra­ma­tis­mo don­de tu­ve que to­mar una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes y ahí me ayu­dó mu­cho Am­pa­ro Allo­za y los pro­duc­to­res Mai­te Gó­mez y Ro­sa­lía Mai­ra, muy res­pe­tuo­sas siem­pre y en pro de la or­ga­ni­za­ción. Fa­lla un mé­to­do, bus­ca­mos otro, muy or­ga­ni­za­das con el tra­ba­jo. 50 per­so­nas en el equi­po son mu­chas y es un tra­ba­jo com­ple­jo pa­ra re­sol­ver co­mo se en­gar­zan esos es­la­bo­nes en la ca­de­na.

En esos mo­men­tos de so­le­dad ¿van con fle­je o sin fle­je los tu­tús?

Ese de­ta­lle im­pli­có dos no­ches sin dor­mir: si re­sol­vía que iban con fle­je cam­bia­ba la co­reo­gra­fía, pe­ro si re­sol­vía que los tu­tús iban sin fle­je se iban a caer. Mu­chos di­le­mas ter­mi­nan sien­do muy có­mi­cos aho­ra a la ho­ra de com­par­tir­los, pe­ro en su mo­men­to fue­ron in­quie­tan­tes. Y me la ju­gué: los tu­tús van sin fle­je. El aro que ar­ma el tu­tú por de­ba­jo in­vi­si­ble es­truc­tu­ral es muy li­mi­tan­te cuan­do hay co­reo­gra­fías de par­te­nai­res pa­ra ar­mar de­ter­mi­na­das fi­gu­ras. Si hay por­té (cuan­do el bai­la­rín le­van­ta a la bai­la­ri­na), pue­de las­ti­mar­lo; que­da per­fec­to ar­ma­do, pe­ro com­pli­ca mu­cho la co­reo­gra­fía. Has­ta ese pun­to, to­das las de­ci­sio­nes que iba to­man­do eran en fun­ción de cuan­to po­día me­jo­rar o no com­pli­car la per­for­man­ce de los bai­la­ri­nes. Otra de las de­ci­sio­nes fue si im­por­tá­ba­mos tu­tús de co­lo­res que acá no exis­ten o nos arries­ga­mos a pin­tar con so­ple­te, y ele­gi­mos lo úl­ti­mo.

La fun­ción de Paula es la que ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre una teo­ría y la prác­ti­ca, en­tre la dia­léc­ti­ca y la eje­cu­ción, en­tre una pro­pues­ta y una reali­dad. Su in­ter­ven­ción y de­di­ca­ción a los de­ta­lles es cla­ve pa­ra el fun­cio­na­mien­to en un gru­po de tra­ba­jo he­te­ro­gé­neo, una co­ne­xión con un pro­fe­sio­nal a dis­tan­cia y la eje­cu­ción res­pe­tuo­sa de li­nea­mien­tos rup­tu­ris­tas.

El pú­bli­co ava­ló el con­jun­to de de­ci­sio­nes y la en­tre­ga que asu­mie­ron ese con­jun­to de pro­fe­sio­na­les al rom­per el ré­cord de can­ti­dad de pú­bli­co asis­ten­te, con en­tra­das ago­ta­das en to­das las fun­cio­nes.

Sin pro­po­nér­se­lo, el BNS se cons­ti­tu­ye en un pa­ra­dig­ma de las po­si­bi­li­da­des de des­ta­que no so­lo de una dis­ci­pli­na en par­ti­cu­lar, sino de las po­si­bi­li­da­des de to­do un país en ge­ne­ral. Igor Ye­bra ten­drá por de­lan­te el desafío no me­nor de la con­ti­nui­dad de un le­ga­do que ha im­pues­to un es­tán­dar muy al­to, pe­ro que sin du­das con­ta­rá con el apo­yo del mis­mo pú­bli­co que han sa­bi­do re­cu­pe­rar pa­ra una ex­pre­sión cul­tu­ral ex­cep­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.