Te­mor por cré­di­to en lí­nea

El Diario de El Paso - - Opinión - Robert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton— ¿Po­drían los prés­ta­mos en lí­nea cau­sar la pró­xi­ma cri­sis fi­nan­cie­ra? Aun­que pa­re­ce ha­ber enor­mes pro­ba­bi­li­da­des de que no su­ce­da, la re­cien­te agi­ta­ción en Len­din­gC­lub--la prin­ci­pal en­ti­dad cre­di­ti­cia en lí­nea--obli­ga a ha­cer­se la pre­gun­ta. Exis­ten al­gu­nos in­quie­tan­tes pa­ra­le­los con las hi­po­te­cas de ries­go, que pa­re­cie­ron ser be­ne­fi­cio­sas has­ta que cier­tas prác­ti­cas cre­di­ti­cias des­cui­da­das y frau­du­len­tas des­en­ca­de­na­ron un co­lap­so ma­yor de la con­fian­za. ¿Es­ta­mos a pun­to de re­pe­tir ese ci­clo?

En teo­ría, los prés­ta­mos en lí­nea tie­nen mu­cho sen­ti­do. Los con­su­mi­do­res y las em­pre­sas que desean ob­te­ner cré­di­to pre­sen­tan una so­li­ci­tud elec­tró­ni­ca­men­te; se eva­lúa elec­tró­ni­ca­men­te el ries­go cre­di­ti­cio del so­li­ci­tan­te a par­tir de da­tos pro­vis­tos por ofi­ci­nas de cré­di­to o dis­po­ni­bles por otros me­dios; por ejem­plo, las ca­li­fi­ca­cio­nes FI­CO e his­to­rias de pa­gos. Si los fu­tu­ros pres­ta­ta­rios pa­san las prue­bas, ob­tie­nen sus prés­ta­mos. El pro­ce­so es sen­ci­llo y rá­pi­do; la fal­ta de ra­mas ban­ca­rias re­du­ce los cos­tos.

El ne­go­cio flo­re­ció, en par­te por­que al­gu­nos ban­cos de­ja­ron de ofre­cer cré­di­to a con­su­mi­do­res y em­pre­sas después de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Se­gún un es­tu­dio, los prés­ta­mos en lí­nea en Es­ta­dos Uni­dos su­ma­ron 36 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2015, el tri­ple del vo­lu­men de 2014. Los in­cre­men­tos si­guie­ron. En los tres pri­me­ros me­ses de 2016, los nue­vos prés­ta­mos de Len­din­gC­lub se ele­va­ron un 68 por cien­to, a 2 mil 750 mi­llo­nes de dó­la­res, des­de el mis­mo pe­río­do en 2015. Los prés­ta­mos en lí­nea emer­gie­ron co­mo al­ter­na­ti­va a los prés­ta­mos ban­ca­rios y de tar­je­tas de cré­di­to.

Gran par­te de los prés­ta­mos per­so­na­les es­tán di­ri­gi­dos al “re­fi­nan­cia­mien­to de deu­das exis­ten­tes, no a re­ci­bir nuevo cré­di­to,” con­clu­yó un nuevo es­tu­dio de la in­dus­tria rea­li­za­do por el De­par­ta­men­to del Te­so­ro. Len­din­gC­lub di­ce que ca­si el 70 por cien­to de sus pres­ta­ta­rios uti­li­zan prés­ta­mos de esa ma­ne­ra. Las em­pre­sas pe­que­ñas, frus­tra­das por las lar­gas es­pe­ras y se­ve­ras nor­mas cre­di­ti­cias de los ban­cos, tam­bién re­cu­rren a los prés­ta­mos en lí­nea. Un es­tu­dio de 2015 ha­lló que el 22 por cien­to de las em­pre­sas pe­que­ñas (in­gre­sos anua­les en­tre 100 mil dó­la­res y 1 mi­llón de dó­la­res) so­li­ci­ta­ron prés­ta­mos en lí­nea, in­for­ma el Te­so­ro. Pe­ro Len­din­gC­lub dio una sor­pre­sa. A prin­ci­pios de ma­yo, sus di­rec­to­res des­pla­za­ron al fun­da­dor y director eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa, Re­naud La­plan­che. Se­gún ex­ce­len­tes re­por­ta­jes del Wall Street Jour­nal, la di­vi­sión apa­ren­te­men­te re­fle­jó una pérdida de con­fian­za en­tre los di­rec­to­res y La­plan­che. La­plan­che pre­sun­ta­men­te no pro­por­cio­nó a la jun­ta in­for­ma­ción so­bre va­rios asun­tos en el tiem­po de­bi­do. Una in­ves­ti­ga­ción tam­bién ha­lló que el rá­pi­do cre­ci­mien­to de la fir­ma com­pro­me­tió al­gu­nos de sus con­tro­les fi­nan­cie­ros.

Nor­mal­men­te, ese ti­po de dispu­ta es co­rrien­te en cual­quier em­pre­sa. Lo que le con­fie­re im­por­tan­cia es que Len­din­gC­lub, apar­te de ser una de las prin­ci­pa­les en­ti­da­des cre­di­ti­cias en lí­nea, te­nía una ex­ce­len­te repu­tación, se­ña­la Ram Ah­lu­wa­lia, director eje­cu­ti­vo de Pee­rIQ, una fir­ma de soft­wa­re fi­nan­cie­ro. Sus pro­ble­mas cau­sa­ron in­quie­tud en to­da la in­dus­tria, que de­pen­de del re­clu­ta­mien­to de in­ver­so­res ex­ter­nos –in­di­vi­duos ri­cos, fon­dos de co­ber­tu­ra, pen­sio­nes– pa­ra fi­nan­ciar nue­vos prés­ta­mos o com­prar­los di­rec­ta­men­te. “Se­rá más di­fí­cil atraer in­ver­so­res”, di­ce Ah­lu­wa­lia.

La pre­gun­ta ma­yor es si el cré­di­to en lí­nea es via­ble a lar­go pla­zo. La cues­tión fun­da­men­tal re­si­de en la ca­pa­ci­dad de las en­ti­da­des cre­di­ti­cias pa­ra pre­de­cir la con­duc­ta de pa­go de los pres­ta­ta­rios con su­fi­cien­te pre­ci­sión co­mo pa­ra evi­tar in­cum­pli­mien­tos de pa­gos ge­ne­ra­li­za­dos, que cau­sa­rían gran­des pér­di­das pa­ra los ac­tua­les in­ver­so­res y di­sua­di­rían a los fu­tu­ros in­ver­so­res. ¿Pue­den las en­ti­da­des cre­di­ti­cias crear nor­mas de ga­ran­tía que iden­ti­fi­quen a bue­nos pres­ta­ta­rios, re­cha­cen a los ma­los y ase­gu­ren que los da­tos sub­ya­cen­tes sean fia­bles?

Na­die lo sa­be. El in­for­me del Te­so­ro ad­vier­te que las nue­vas “he­rra­mien­tas [elec­tró­ni­cas] de ga­ran­tías se crea­ron en un pe­río­do de ta­sas de in­te­rés muy ba­jas, [y] “no han si­do ve­ri­fi­ca­das en un ci­clo cre­di­ti­cio com­ple­to” de ta­sas de in­te­rés más al­tas y des­em­pleo.

Ése es el pa­ra­le­lo más cer­cano a la de­ba­cle de las hi­po­te­cas de ries­go, que adop­ta­ron nor­mas po­co rea­lis­tas pa­ra es­ta­ble­cer las ga­ran­tías y su­pu­sie­ron pre­cios de vi­vien­das que no se ajus­ta­ban a la reali­dad. En es­te mo­men­to hay in­di­cios de un cli­ma si­mi­lar. In­for­ma el Te­so­ro:

“Al­gu­nas en­ti­da­des cre­di­ti­cias acep­tan so­li­ci­tu­des sin las ca­li­fi­ca­cio­nes de FI­CO o con his­to­rias cre­di­ti­cias breves y to­man de­ci­sio­nes de cré­di­to so­bre la ba­se de la uni­ver­si­dad, la es­cue­la y los in­gre­sos ac­tua­les del so­li­ci­tan­te”.

Co­mo en la de­ba­cle de las hi­po­te­cas de ries­go, la ex­plo­sión de los prés­ta­mos en lí­nea de­ja mu­cho li­bra­do a la ima­gi­na­ción. Com­pa­ra­do con los ban­cos, que se so­me­ten a exá­me­nes re­gu­la­res del go­bierno y su­per­vi­sión re­gu­la­to­ria, los prés­ta­mos en lí­nea es­tán re­la­ti­va­men­te li­bres de re­gu­la­cio­nes. Aun­que al prin­ci­pio mu­chos pres­ta­ta­rios te­nían ca­li­fi­ca­cio­nes cre­di­ti­cias al­tas, se­gún las ca­li­fi­ca­cio­nes de FI­CO, qui­zás cuan­do el nú­me­ro de pres­ta­ta­rios au­men­tó, su sol­ven­cia cre­di­ti­cia ca­yó.

Aún así, so­bre la ba­se de lo que sa­be­mos aho­ra, pa­re­ce du­do­so que los prés­ta­mos en lí­nea va­yan a pre­ci­pi­tar una cri­sis fi­nan­cie­ra en un fu­tu­ro cer­cano. Aun­que 36.000 mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos en lí­nea el año pa­sa­do es mu­cho, re­pre­sen­ta só­lo un 1 por cien­to del mer­ca­do de cré­di­to al con­su­mi­dor –ex­clu­yen­do las hi­po­te­cas de ca­sas– de 3.5 bi­llo­nes de dó­la­res, se­gún cálcu­los de la Re­ser­va Fe­de­ral. Es tam­bién di­mi­nu­to com­pa­ra­do con el vo­lu­men de las hi­po­te­cas de ries­go, que ex­ce­die­ron 1 bi­llón de dó­la­res en 2007. Las pér­di­das plau­si­bles en es­ta ins­tan­cia pa­re­ce­rían mu­chí­si­mo me­no­res.

Lo que es­tá en cues­tión es el fu­tu­ro del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. ¿El cré­di­to más com­pe­ti­ti­vo be­ne­fi­cia­rá a los con­su­mi­do­res? ¿Su­pe­ran los be­ne­fi­cios de las res­pues­tas rá­pi­das los pe­li­gros de da­tos en­ga­ño­sos y ata­ques ci­ber­né­ti­cos? Son pre­gun­tas fun­da­men­ta­les. Nos gus­te o no, se es­tá crean­do un fu­tu­ro di­fe­ren­te an­tes nues­tros ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.