Re­mem­bran­zas de au­ges de an­ta­ño

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— Si Hi­llary Clin­ton ga­na en no­viem­bre, Bill Clin­ton ten­drá una fun­ción do­ble­men­te úni­ca en la his­to­ria po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos: no so­lo co­mo el Pri­mer Ma­ri­do, sino, tam­bién, co­mo el Pri­mer Cón­yu­ge que so­lía ser pre­si­den­te. Es ob­vio que no pa­sa­rá el tiem­po hor­nean­do ga­lle­tas. ¿En­ton­ces, qué ha­rá?

La se­ma­na pa­sa­da, Hi­llary Clin­ton pro­vo­có una rá­fa­ga de co­men­ta­rios cuan­do su­gi­rió que Bill Clin­ton es­ta­ría “en­car­ga­do de re­vi­ta­li­zar a la economía”. Se pue­de ver por qué que­rría de­cir eso, ya que la gen­te to­da­vía re­cuer­da los bue­nos tiem­pos que pre­va­le­cie­ron cuan­do él es­tu­vo en el car­go. El có­mo se po­dría de­fi­nir su pa­pel en la prác­ti­ca es­tá mu­cho me­nos cla­ro.

Sin em­bar­go, eso no im­por­ta. Lo que yo quie­ro ha­cer en es­te mo­men­to es ha­blar de las lec­cio­nes que el au­ge de Clin­ton I tie­nen real­men­te pa­ra un po­ten­cial go­bierno de Clin­ton II.

An­tes que na­da, real­men­te fue un au­ge muy im­pre­sio­nan­te y, en cier­to sen­ti­do, es ra­ro que los de­mó­cra­tas no ha­blan más so­bre ello. Después de to­do, los re­pu­bli­ca­nos cons­tan­te­men­te in­vo­can los mi­la­gros de San Rea­gan pa­ra jus­ti­fi­car su fe en la economía de la ofer­ta. No obs­tan­te, la ex­pan­sión en la épo­ca de Clin­ton su­peró a la economía de Rea­gan en ca­da di­men­sión. Bill Clin­ton no so­lo pre­si­dió una ma­yor crea­ción de em­pleos y un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más rá­pi­do, sino que su ges­tión es­tu­vo mar­ca­da por al­go de lo que ca­re­ció no­ta­ble­men­te la épo­ca de Rea­gan: un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en los sa­la­rios reales de los tra­ba­ja­do­res co­mu­nes.

¿Pe­ro por qué fue tan bue­na la economía de Clin­ton? No fue por­que él tu­vie­ra un to­que má­gi­co, aun­que sí hi­zo un buen tra­ba­jo al res­pon­der a la cri­sis. En su ma­yor par­te, tu­vo la bue­na suer­te de ocu­par el car­go cuan­do co­sas bue­nas es­ta­ban pa­san­do por ra­zo­nes no re­la­cio­na­das a la po­lí­ti­ca.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la de los años de 1990 fue una dé­ca­da en la que los ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses fi­nal­men­te des­ci­fra­ron qué ha­cer con las compu­tado­ras –la dé­ca­da en la que las ofi­ci­nas se in­ter­co­nec­ta­ron, en la que los de­ta­llis­tas, co­mo Wal Mart, apren­die­ron a usar la in­for­má­ti­ca pa­ra ad­mi­nis­trar los in­ven­ta­rios y coor­di­nar­se son los pro­vee­do­res. Es­to lle­vó a un au­men­to en la pro­duc­ti­vi­dad, la cual ha­bía cre­ci­do só­lo con mu­cha len­ti­tud en las dos dé­ca­das an­te­rio­res.

El arran­que de la tec­no­lo­gía tam­bién ayu­dó a im­pul­sar un au­men­to en la in­ver­sión em­pre­sa­rial, la que, a su vez, pro­du­jo crea­ción de em­pleos a un rit­mo que, pa­ra fi­na­les de los 1990, lle­vó a que Es­ta­dos Uni­dos tu­vie­ra pleno em­pleo de ver­dad. Y el em­pleo pleno fue la fuer­za de­trás de los sa­la­rios en au­men­to en los 1990.

Oh, y sí, hu­bo una bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca al fi­na­li­zar la dé­ca­da, pe­ro esa fue una par­te bas­tan­te me­nor en la his­to­ria ge­ne­ral –y, de­bi­do a que no hu­bo un gran au­men­to en la deu­da pri­va­da, el da­ño que se hi­zo cuan­do re­ven­tó la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca fue mu­cho me­nor que la des­truc­ción que de­jó tras de sí la bur­bu­ja inmobiliaria de la épo­ca de Bush.

Sin em­bar­go, de vuel­ta al au­ge: ¿Cuál fue el pa­pel de Bill Clin­ton? De he­cho, fue bas­tan­te li­mi­ta­do ya que él no cau­só el arran­que tec­no­ló­gi­co. Por otra par­te, sus po­lí­ti­cas ob­via­men­te no se in­ter­pu­sie­ron en el camino de la pros­pe­ri­dad.

Y va­le la pe­na re­cor­dar que en 1993, cuan­do Clin­ton au­men­tó los im­pues­tos a los acau­da­la­dos, en ge­ne­ral, los re­pu­bli­ca­nos pro­nos­ti­ca­ron el desas­tre.

Una gran lec­ción del au­ge de Clin­ton, en­ton­ces, es que la con­clu­sión que los conservadores quie­ren que se ex­trai­ga de su in­ce­san­te reaga­no­la­tría –que los ge­ne­ro­sos re­cor­tes fis­ca­les a los ri­cos son la cla­ve de la pros­pe­ri­dad y que cual­quier au­men­to en las ta­sas fis­ca­les más al­tas pro­vo­ca­ra el cas­ti­go di­vino de la mano in­vi­si­ble– es com­ple­ta­men­te fal­so. Hi­llary Clin­ton es­tá pro­po­nien­do apro­xi­ma­da­men­te mil bi­llo­nes de dó­la­res en im­pues­tos adi­cio­na­les al uno por cien­to de has­ta arri­ba, pa­ra pa­gar pro­gra­mas nue­vos. Si ella lle­ga al car­go y tra­ta de im­ple­men­tar esa po­lí­ti­ca, los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les emi­ti­rán las clá­si­cas ad­ver­ten­cias te­rri­bles, pe­ro no exis­te ab­so­lu­ta­men­te nin­gu­na ra­zón pa­ra creer que su pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca da­ña­ría a la economía.

La otra gran lec­ción del au­ge de Clin­ton I es que, si bien hay mu­chas for­mas en las que los for­mu­la­do­res de po­lí­ti­cas pue­den y de­be­rían tra­tar de au­men­tar los sa­la­rios, la úni­ca co­sa más im­por­tan­te que pue­den ha­cer pa­ra ayu­dar a los tra­ba­ja­do­res es bus­car el em­pleo pleno.

Des­afor­tu­na­da­men­te, no po­de­mos con­tar con otro au­men­to es­pon­tá­neo en la in­ver­sión pri­va­da, mo­ti­va­do por la tec­no­lo­gía, pa­ra que im­pul­se la crea­ción de em­pleos. Sin em­bar­go, al­gu­nos ti­pos de in­ver­sión pri­va­da po­drían cre­cer rá­pi­da­men­te si da­mos pa­sos que de­bie­ron dar­se ha­ce mu­cho pa­ra re­sol­ver el cam­bio cli­má­ti­co.

Y, en cual­quier ca­so, no to­da la in­ver­sión pro­duc­ti­va es pri­va­da. Ne­ce­si­ta­mos de­ses­pe­ra­da­men­te re­pa­rar y ac­tua­li­zar nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra; en­tre tan­to, el go­bierno fe­de­ral pue­de pe­dir pres­ta­do di­ne­ro in­creí­ble­men­te ba­ra­to. Así es que hay ar­gu­men­tos abru­ma­do­res pa­ra que ha­ya un au­men­to en la in­ver­sión pú­bli­ca y un be­ne­fi­cio se­cun­da­rio de tal au­men­to se­ría el em­pleo pleno, lo que ayu­da­rá a re­du­cir otra era de suel­do al al­za.

¿Así es que, Bill Clin­ton ten­drá una fun­ción im­por­tan­te si ga­na Hi­llary Clin­ton? No ten­go la me­nor idea y ni me im­por­ta mu­cho. Sin em­bar­go, se­rá im­por­tan­te re­cor­dar lo que sa­lió bien y por qué du­ran­te la ges­tión de Bill.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.