Pos­po­ner obras, si no exis­ten las su­fi­cien­tes vías al­ter­nas

El Diario de El Paso - - Portada - El Dia­rio de El Pa­so

El trá­gi­co ac­ci­den­te de es­te lu­nes en la au­to­pis­ta In­te­res­ta­tal 10 (I-10) a la al­tu­ra de Sun­land Park, que co­bró la vi­da de dos mu­je­res y de­jó cin­co per­so­nas he­ri­das, pone en evi­den­cia la ma­la pla­nea­ción en los tra­ba­jos de am­plia­ción de la via­li­dad.

Es di­fí­cil creer que una ins­tan­cia es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de pro­yec­tos, co­mo el De­par­ta­men­to de Trans­por­te de Te­xas (TxDOT) ha­ya au­to­ri­za­do rea­li­zar de ma­ne­ra si­mul­tá­nea el pro­yec­to GO 10 –que abar­ca la re­cons­truc­ción de seis mi­llas de au­to­pis­ta en­tre North Me­sa y Exe­cu­ti­ve Cen­ter– y el Bor­der West Ex­press­way, que im­pli­ca la trans­for­ma­ción de 7.4 mi­llas por la Pai­sano, en­tre el Cen­tro y Sun­land Park.

Sien­do la Pai­sano y la I-10 ca­mi­nos pa­ra­le­los, la ló­gi­ca se­ña­la que se arre­gla­ra una de ellas an­tes de co­men­zar con cam­bios en la otra, así de sim­ple. De otra ma­ne­ra se con­de­na a los guiadores a vi­vir un cal­va­rio vial to­dos los días, por va­rios años, con el ries­go de tra­ge­dias co­mo la del lu­nes.

Con­si­de­rar que se cuen­ta con la ca­lle Me­sa co­mo ru­ta al­ter­na­ti­va re­sul­ta­ba in­ge­nuo, pues­to que ba­jo con­di­cio­nes “nor­ma­les” –sin cie­rres en la 10 o Pai­sano– era una de las ca­lles más con­ges­tio­na­das de El Pa­so.

La fal­ta de li­de­raz­go en la lo­ca­li­dad que­dó ma­ni­fies­ta an­tes y después del cho­que múltiple. Al prin­ci­pio no se al­za­ron vo­ces pa­ra pre­ve­nir so­bre lo pe­li­gro­so y tar­da­do que se­ría tran­si­tar por un ‘free­way’ aco­ta­do, ni se ad­vir­tie­ron los inevi­ta­bles em­bo­te­lla­mien­tos en la Me­sa.

Después del ac­ci­den­te, hu­bo ce­ro pro­nun­cia­mien­tos de go­ber­nan­tes –tan­to de la Ciudad co­mo del Con­da­do– an­te el cie­rre por 18 ho­ras de un tra­mo de la I-10, ba­jo el ar­gu­men­to que era una “es­ce­na del cri­men”, ol­vi­dan­do el ma­les­tar ciu­da­dano y des­con­trol vial que cau­só.

La I-10 en­la­za las cos­tas Oes­te y Es­te del país, des­de San­ta Mó­ni­ca, Ca­li­for­nia –en el Pa­cí­fi­co– has­ta Jack­son­vi­lle, Flo­ri­da, en el Atlán­ti­co. “Es­tran­gu­lar” es­ta ru­ta tie­ne un im­pac­to no só­lo lo­cal, sino na­cio­nal. En bus­ca de ca­mi­nos al­ter­nos, ayer au­to­mo­vi­lis­tas se vie­ron va­ra­dos por ho­ras en Me­sa, Pai­sano y Trans­moun­tain, sin que se vie­ra la in­ter­ven­ción de pa­tru­llas y agen­tes pe­des­tres pa­ra agi­li­zar el trá­fi­co.

Ba­jo el ar­gu­men­to de que no hay marcha atrás en la re­cons­truc­ción si­mul­tá­nea de la I-10 y de la Pai­sano –por cues­tio­nes de ex­pi­ra­ción de fon­dos pre­su­pues­ta­dos y mie­do a de­man­das– TxDOT de­ja abier­ta la puer­ta pa­ra que ocu­rra otro per­can­ce de es­ta mag­ni­tud en El Pa­so mien­tras con­clu­yen los tra­ba­jos, den­tro de cua­tro años.

La se­ma­na pa­sa­da, El Dia­rio de El Pa­so pu­bli­có re­por­ta­jes en que se ex­pre­sa el ma­les­tar de la co­mu­ni­dad an­te la fal­ta de pla­nea­ción y el des­or­den vial que los ha obli­ga­do a cam­biar in­clu­so su ru­ti­na pa­ra lle­gar a sus des­ti­nos a tiem­po. En­ton­ces to­da­vía no ha­bían ocu­rri­do fa­ta­li­da­des. Pos­po­ner las obras, has­ta que se ga­ran­ti­ce la fun­cio­na­li­dad de las vías al­ter­nas, es la so­lu­ción más con­gruen­te por el bien de la co­mu­ni­dad, más allá de la sen­sa­ción de pro­gre­so que se pre­ten­de ofre­cer con tan­to cie­rre de ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.