Lu­cha San­ta Teresa por ser un des­tino re­si­den­cial

Pe­se a in­ver­sión mi­llo­na­ria en in­fra­es­truc­tu­ra, tra­ba­ja­do­res no echan raí­ces en la zo­na

El Diario de El Paso - - PORTADA - Rus­sell Contreras/As­so­cia­ted Press San­ta Teresa, Nuevo Mé­xi­co—

Las ca­mio­ne­tas se des­pla­zan por un ári­do camino en el de­sier­to de Nuevo Mé­xi­co. Mien­tras re­co­rren San­ta Teresa, un puer­to de en­tra­da fron­te­ri­zo y un po­bla­do no in­cor­po­ra­do, pa­san por mi­llo­nes de pies cua­dra­dos de bo­de­gas que al­ma­ce­nan ro­llos de ace­ro, as­pas pa­ra ae­ro­ge­ne­ra­do­res y vi­drio es­pe­cia­li­za­do.

Es un po­bla­do que se­gún fun­cio­na­rios es­ta­ta­les le ha in­yec­ta­do mi­llo­nes de dó­la­res a la economía de Nuevo Mé­xi­co.

Pe­ro lo que le fal­ta a es­te en­cla­ve in­dus­trial son tien­das, ca­fés, ga­so­li­ne­ras y ha­bi­tan­tes. Na­die vi­ve aquí.

Aho­ra, un gru­po no lu­cra­ti­vo, que ope­ra en San­ta Teresa, es­tá tra­ba­jan­do pa­ra trans­for­mar el área de ser un lu­gar don­de la gen­te vie­ne a tra­ba­jar en uno en el que qui­zás quie­ran echar raí­ces.

Los fun­cio­na­rios es­tán bos­que­jan­do pla­nes pa­ra la cons­truc­ción de una pla­za en una pen­dien­te, ro­dea­da de vi­vien­das es­ti­lo Me­di­te­rrá­neo y res­tau­ran­tes in­ter­na­cio­na­les. Ta­les desa­rro­llos ur­ba­nos tam­bién pue­den in­cluir ho­te­les, tien­das y atrac­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to que con­ver­ti­rían es­te par­que in­dus­trial en un nuevo des­tino re­si­den­cial a só­lo un ti­ro de pie­dra de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co.

“Aún es­ta­mos en las fa­ses de pla­nea­ción, pe­ro es­to se va a ha­cer”, di­jo Jerry Pa­che­co, pre­si­den­te y director eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción In­dus­trial Fron­te­ri­za, el gru­po no lu­cra­ti­vo que fun­cio­na co­mo cuer­po gu­ber­na­men­tal en San­ta Teresa.

Ch­ris­top­her O. Lyons, quien es pro­pie­ta­rio del área in­dus­trial de San­ta Teresa, di­jo que la idea de una pla­za y vi­vien­das ha es­ta­do en el ai­re por mu­chos años. Pe­ro con la ex­pan­sión del es­pa­cio pa­ra bo­de­gas y em­pre­sas que es­tán mi­gran­do al po­bla­do, es tiem­po de to­mar los si­guien­tes pa­sos, di­jo Lyons.

“Nos gus­ta­ría con­ver­tir­nos en un des­tino re­si­den­cial y en un lu­gar en el que la gen­te pue­da ve­nir a re­la­jar­se’, di­jo Lyons. “Hay mu­cho po­ten­cial aquí”.

Re­cien­te­men­te, por ejem­plo, el pe­tro­le­ro mul­ti­mi­llo­na­rio de Te­xas, Paul Fos­ter, pre­si­den­te de Wes­tern Re­fi­ning Inc. Com­pró más de 38 acres en una zo­na in­dus­trial de San­ta Teresa por una su­ma que no fue re­ve­la­da. Su com­pa­ñía es pro­pie­ta­ria de re­fi­ne­rías en Ga­llup y El Pa­so.

La Union Pa­ci­fic de Omaha, Ne­bras­ka, tam­bién abrió una plan­ta de 2 mil 200 acres, con un va­lor de 400 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el reabas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble en lo­co­mo­to­ras y des­pla­za­mien­to de pro­duc­tos des­de trái­lers a los va­go­nes fe­rro­via­rios. El cen­tro, el cual abrió en el 2014, es uno de los más gran­des en su ti­po en Es­ta­dos Uni­dos y se es­pe­ra que atrai­ga al desa­rro­llo ur­bano en am­bos la­dos de la fron­te­ra con Mé­xi­co.

Y ha­ce dos años, la go­ber­na­do­ra de Nuevo Mé­xi­co, Su­sa­na Martínez, anun­ció el plan maes­tro pa­ra la crea­ción de una co­mu­ni­dad de 70 mil acres al­re­de­dor del cru­ce fron­te­ri­zo San­ta Teresa-San Je­ró­ni­mo en un es­fuer­zo por ex­pan­dir la cre­cien­te re­gión fron­te­ri­za. El pro­yec­to tie­ne la in­ten­ción de crear nue­vas zo­nas co­mer­cia­les, pro­gra­mas en con­jun­to pa­ra el cui­da­do de la salud y zo­nas re­si­den­cia­les al mis­mo tiem­po que se evi­ta la ex­pan­sión des­me­di­da que se ve en otros po­bla­dos fron­te­ri­zos.

El puer­to de en­tra­da de San­ta Teresa re­cien­te­men­te tam­bién pu­do ex­pan­dir su ho­ra­rio de cir­cu­la­ción de trá­fi­co con di­rec­ción al sur por cua­tro ho­ras, de las 8 p.m. has­ta la me­dia­no­che, gra­cias al fi­nan­cia­mien­to de Dell. El puer­to abre a las 8 a.m.

Pe­ro mien­tras que el po­bla­do jue­ga el pa­pel de an­fi­trión pa­ra empresarios y em­pre­sa­rias de Turquía, Ja­pón y Ca­na­dá que apro­ve­chan el po­co cos­to­so es­pa­cio de las bo­de­gas, es­tá per­dien­do al no con­ver­tir­se en cen­tro pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to con una va­rie­dad de res­tau­ran­tes y otras op­cio­nes re­crea­ti­vas, di­jo Lyons.

“Ne­ce­si­ta­mos pri­me­ra­men­te po­ner una ca­fe­te­ría”, di­jo.

El Puer­to de En­tra­da de San­ta Teresa abrió en 1998 y se pre­di­jo que com­pe­ti­ría con el puer­to ubi­ca­do al es­te en El Pa­so. Tras años de cie­rres y aper­tu­ras y una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, el es­pa­cio en las bo­de­gas re­cien­te­men­te se ha ido ocu­pan­do a ma­ne­ra que más em­pre­sas de Te­xas y Ca­li­for­nia son re­ubi­ca­das, de­bi­do a que bus­can pies cua­dra­dos más ba­ra­tos.

Al otro la­do de la fron­te­ra, Fox­conn eri­gió una ma­si­va fá­bri­ca que cons­tru­ye compu­tado­ras Dell pa­ra el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. La com­pa­ñía tam­bién ha ayu­da­do a pa­gar por la cons­truc­ción de ca­mi­nos en San Je­ró­ni­mo, se­gún di­jo Pa­che­co.

El par­que in­dus­trial ocu­pa a un es­ti­ma­do de 4 mil em­plea­dos dia­ria­men­te. Al­gu­nos via­jan de 30 a 40 mi­llas (48 a 64 ki­ló­me­tros) des­de sus ho­ga­res en el Pa­so o has­ta 50 mi­nu­tos en au­to des­de Las Cru­ces, Nuevo Mé­xi­co.

Wendy Zú­ñi­ga, ge­ren­te de ven­tas del Ho­tel En­can­to en Las Cru­ces, di­jo que ella es­pe­ra apro­ve­char el cre­ci­mien­to que se vi­ve en el po­bla­do al ofre­cer ha­bi­ta­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res que lle­gan de vi­si­ta. “No es­ta­mos muy le­jos, por lo que nos en­can­ta­ría que se que­da­ran con no­so­tros”, se­gún di­jo du­ran­te un re­co­rri­do de San­ta Teresa.

Sin em­bar­go, no to­dos es­tán fe­li­ces de que San­ta Teresa es­té re­ci­bien­do tan­ta aten­ción.

Javier Pe­rea, alcalde de Sun­land Park, di­jo que su po­bre ciudad por lo re­gu­lar es pa­sa­da por al­to y que tam­bién ne­ce­si­ta de la in­ver­sión. Un nú­me­ro de es­cán­da­los pla­ga­ron su po­bla­do fron­te­ri­zo en años re­cien­tes, in­clu­yen­do un ca­so de ex­tor­ción que fue no­ti­cia a ni­vel na­cio­nal. Pe­ro Sun­land Park ya ha pues­to sus finanzas en cla­ro y ha ele­gi­do nue­vos lí­de­res.

“No­so­tros que­re­mos cons­truir nues­tro pro­pio puer­to de en­tra­da”, di­jo Pe­rea. “Creo que eso po­dría ha­cer un cam­bio en nues­tra ciudad”.

Pe­ro Pa­che­co di­jo que cuan­do a San­ta Teresa le va­ya bien, la re­gión en­te­ra y el es­ta­do pros­pe­ra­rán.

“Es­to no se tra­ta so­la­men­te de San­ta Teresa”, di­jo.

el ob­je­ti­vo es con­ver­tir la zo­na en un lu­gar don­de la gen­te quie­ra echar raí­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.