Qui­zás se in­vo­que en es­ta elec­ción a Fran­klin D. Roo­se­velt

El Diario de El Paso - - OPINÍON - Rubén Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts– El pre­si­den­te nú­me­ro 32 de la na­ción no tie­ne un mu­si­cal de éxi­to con su nom­bre. Pe­ro Fran­klin De­lano Roo­se­velt (FDR) qui­zás se pon­ga pron­to de mo­da.

To­do es­tá lis­to. Va más allá de lo su­per­fi­cial, co­mo la de­ci­sión de Hi­llary Clin­ton de anun­ciar su cam­pa­ña pre­si­den­cial en Roo­se­velt Is­land, Nue­va York. O el he­cho de que Do­nald Trump. Otro neo­yor­quino, cor­te­je lo que en otra épo­ca se hu­bie­ra con­si­de­ra­do co­mo el elec­to­ra­do de FDR, de es­ta­dou­ni­den­ses de cla­se obre­ra.

Mu­chos de los temas con que FDR li­dió du­ran­te su pre­si­den­cia vol­vie­ron con ple­na fuer­za en la elec­ción de 2016. Y mien­tras el Se­ñor de Hy­de Park es un ícono de­mó­cra­ta, es­ta vez, esos asun­tos son un desafío pa­ra los lí­de­res de am­bos par­ti­dos.

Después de to­do, és­ta no es la pri­me­ra vez que oí­mos un fuer­te gri­to del gru­po “Es­ta­dos Uni­dos Pri­me­ro”.

En la épo­ca de Roo­se­velt, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban can­sa­dos de la gue­rra, después de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y re­sis­tie­ron to­do ti­po de in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra, a pe­sar de las his­to­rias de ho­rror que lle­ga­ban de Eu­ro­pa a fi­nes de la dé­ca­da de 1930. Si el ata­que de Pearl Har­bor no hu­bie­ra re­suel­to la cues­tión, no sa­be­mos cuán­to tiem­po Es­ta­dos Uni­dos se ha­bría man­te­ni­do al mar­gen –pa­ra su gran ver­güen­za.

“Éra­mos tan ais­la­cio­nis­tas”, se­ña­ló Jed Wi­lliams, director del FDR Cen­ter for Glo­bal En­ga­ge­ment, “que es­tá­ba­mos dis­pues­tos a de­jar a Fran­cia ¬–el país que bá­si­ca­men­te nos in­ven­tó– li­bra­da al po­der na­zi”.

Ubi­ca­do en Har­vard, el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes de Wi­llard se de­di­ca a ha­llar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas del si­glo XXI.

Ocho dé­ca­das después, los es­ta­dou­ni­den­ses aún se pe­lean por el te­ma de si Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría adop­tar una pos­tu­ra ais­la­cio­nis­ta o un pa­pel ac­ti­vo en los asun­tos glo­ba­les. Trump co­que­tea con lo pri­me­ro, mien­tras Clin­ton abra­za lo úl­ti­mo.

Ade­más, es­ta elec­ción no re­pre­sen­ta la pri­me­ra vez en que la cau­sa de los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses ha si­do adop­ta­da por un miem­bro del 1 por cien­to más ri­co del país.

Roo­se­velt na­ció en un mun­do de ri­que­za y pri­vi­le­gio. Mien­tras es­ta­ba en Har­vard co­mo miem­bro de la cla­se de 1904, su fa­mi­lia pa­gó mu­cho di­ne­ro pa­ra que pu­die­ra vi­vir en West­morly Court (hoy, Adams Hou­se), uno de los edi­fi­cios más lu­jo­sos de la uni­ver­si­dad. Mien­tras otros es­tu­dian­tes re­si­dían en otras par­tes en for­ma es­par­ta­na, Roo­se­velt dis­fru­tó de lo que en­ton­ces eran co­mo­di­da­des de lujo, co­mo la elec­tri­ci­dad, la ca­le­fac­ción cen­tral, las co­mi­das pre­pa­ra­das y un ho­gar.

Sin em­bar­go, co­mo pre­si­den­te, cons­tru­yó su le­ga­do co­mo de­fen­sor de los po­bres y ar­qui­tec­to de la gran red de se­gu­ri­dad so­cial co­no­ci­da co­mo el New Deal. Du­ran­te la Gran De­pre­sión, en los ho­ga­res más po­bres de Es­ta­dos Uni­dos, to­da una fa­mi­lia se api­ña­ba en torno a la ra­dio pa­ra es­cu­char lo que “Mr. Roo­se­velt” te­nía que de­cir.

Los his­to­ria­do­res di­cen que John Ken­nedy fue el pre­si­den­te de la te­le­vi­sión. Si es así, Roo­se­velt, sin du­da, fue el pre­si­den­te de la ra­dio. FDR, que te­nía el don de la co­mu­ni­ca­ción, ha­bla­ba con se­gu­ri­dad y te­nía la ca­pa­ci­dad de cal­mar los te­mo­res de la po­bla­ción –es­pe­cial­men­te en mo­men­tos in­cier­tos.

A pe­sar de una crian­za pri­vi­le­gia­da, Roo­se­velt se de­di­có a cui­dar de los po­bres y opri­mi­dos. Y por eso, pa­gó un pre­cio.

Mien­tras Trump, has­ta el mo­men­to, no ha ex­pe­ri­men­ta­do nin­gún ti­po de reac­ción ne­ga­ti­va por de­fen­der los in­tere­ses de los obre­ros en es­ta­dos afec­ta­dos por, di­ga­mos, la pérdida de pues­tos de tra­ba­jo ma­nu­fac­tu­re­ros, Roo­se­velt fue con­si­de­ra­do du­ran­te dé­ca­das un trai­dor a su cla­se. Se­gún Wi­llard, es uno de los mo­ti­vos por los que Har­vard –du­ran­te gran par­te del si­glo XX– no hi­zo más por ce­le­brar a uno de sus fa­mo­sos alum­nos.

“Roo­se­velt lo­gró que su­pe­rára­mos la De­pre­sión sin con­ver­tir­nos en un es­ta­do fas­cis­ta ni co­mu­nis­ta”, di­jo Wi­llard. “In­ven­tó las Na­cio­nes Uni­das y el sis­te­ma ban­ca­rio fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal. Creó so­lu­cio­nes que per­du­ra­ron”.

FDR tam­bién co­me­tió erro­res, co­mo su in­ten­to de au­men­tar el nú­me­ro de jue­ces en la Cor­te Su­pre­ma co­no­ci­do co­mo “court pac­king”, y los cam­pos de de­ten­ción pa­ra los ja­po­ne­ses-ame­ri­ca­nos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Aún así, en su con­jun­to, los his­to­ria­do­res lo ca­li­fi­can co­mo uno de los tres me­jo­res pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos jun­to con Geor­ge Was­hing­ton y Abraham Lincoln.

Wi­llard no cree que ve­re­mos ese ti­po de grandeza otra vez.

“Ne­ce­si­ta­mos un pre­si­den­te que pue­da reavi­var la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo. “Fran­ca­men­te, creo que va a lle­var su tiem­po. En la ac­tua­li­dad, so­le­mos de­mo­ni­zar a aque­llos con los que di­sen­ti­mos, y eso crea una ba­rre­ra es­truc­tu­ral pa­ra ha­cer con­ce­sio­nes y lo­grar acuer­dos”.

Tie­ne ra­zón. Ne­ce­si­ta­mos can­di­da­tos que com­pren­dan la ge­nia­li­dad de Es­ta­dos Uni­dos y acep­ten que tie­nen una in­cal­cu­la­ble deu­da con el país –y no a la in­ver­sa.

La­men­ta­ble­men­te, es­te año, no es pro­ba­ble que ha­ya un in­di­vi­duo tal en la bo­le­ta elec­to­ral.

Re­gre­san mu­chos temas que se tra­ta­ron en su man­da­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.