La in­no­va­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla Ana­lis­ta so­cial glo­ba­li­za­ción.2016@gmail.com

El hu­mano pen­san­te, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, es­tá en la bús­que­da de la me­jo­ra con­ti­nua; as­pi­ra con ello a una vi­da me­jor, más có­mo­da y lle­va­de­ra, es por ello que en­cuen­tra la ma­ne­ra pa­ra lo­grar ese pro­pó­si­to, apor­tan­do a la so­cie­dad a tra­vés de los si­glos con in­ven­tos y es­tu­dios in­no­va­do­res.

Por otro la­do, el pro­gre­so de un país se mi­de por el gra­do de pro­mo­ción y apo­yo que és­te le dé a la in­no­va­ción y a la cien­cia.

Al res­pec­to, he­mos re­co­gi­do unas in­tere­san­tes de­cla­ra­cio­nes de Roberta Ja­cob­son, la pri­me­ra mu­jer em­ba­ja­do­ra de los Es­ta­dos Uni­dos en Mé­xi­co, quién fue ra­ti­fi­ca­da al puesto nue­ve me­ses des­pués de ha­ber si­do pro­pues­ta por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Du­ran­te su to­ma de pro­tes­ta y an­te el vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, re­fi­rió que “Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos tie­nen la opor­tu­ni­dad de ser so­cios en edu­ca­ción pa­ra la fuer­za la­bo­ral del si­glo XXI, con la ca­pa­ci­dad de su­pe­rar a cual­quie­ra en el mun­do; así co­mo de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to, pa­ra que pue­dan ven­cer cual­quier pro­ble­ma trans­na­cio­nal, con la opor­tu­ni­dad de ex­pan­dir los be­ne­fi­cios de un mun­do glo­ba­li­za­do a aque­llos a los que no se han be­ne­fi­cia­do to­da­vía. Los re­tos son de com­pe­ti­ti­vi­dad, ener­gé­ti­cos, cli­má­ti­cos, cri­mi­na­les y de dro­gas, por lo que las so­lu­cio­nes de­ben ser trans­na­cio­na­les”.

La in­no­va­ción tie­ne sus enemi­gos de­cla­ra­dos, aqué­llos que no pue­den acep­tar las bon­da­des del pro­gre­so, aqué­llos que ven en la aca­de­mia, pro­mo­to­ra de la cien­cia, co­mo su peor enemi­ga y aqué­llos que pre­fie­ren vi­vir en su “zo­na de con­fort” an­tes que en­trar­le al cam­bio. ¿Creen us­te­des que esas men­tes re­tró­gra­das no exis­ten en un mun­do de avan­ce con­ti­nuo?

Pues sor­prén­da­se por­que pu­lu­lan por aquí y por allá ese ti­po de gen­te opues­ta a la mo­der­ni­dad, por el so­lo he­cho de pro­mo­ver cam­bios, son gen­tes que los odian y se so­la­zan vi­vien­do ais­la­dos e iner­tes.

Es por ello que el pre­si­den­te Oba­ma en la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, an­te unos 12 mil gra­duan­dos, al re­fe­rir­se a la ace­le­ra­ción na­tu­ral del pla­ne­ta, di­jo: “No ha­brá mu­ro alguno que la pa­re”, tra­yen­do a co­la­ción el que Trump ha pro­pues­to cons­truir en­tre Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos, agre­gan­do, sin men­cio­nar­lo por su nom­bre que tal per­so­na, “desaprue­ba los co­men­ta­rios acer­ca de los mu­sul­ma­nes y los mi­gran­tes, co­mo de la opo­si­ción a los acuer­dos del li­bre co­mer­cio, des­cri­bien­do más apa­sio­na­da­men­te cuan­do se opo­nen a los he­chos, cien­cia e in­te­lec­tua­lis­mo”. Aña­dió que “en la po­lí­ti­ca y en la vi­da, la ig­no­ran­cia no es una vir­tud, no es bueno no sa­ber de lo que se es­tá ha­blan­do”.

El maes­tro Jo­sé Cas­ta­ñón, del gru­po “Pal­co”, es­pe­cia­li­za­do en el Co­mer­cio Ex­te­rior, en una de sus re­cien­tes con­fe­ren­cias, nos afir­ma que “la in­no­va­ción es un cam­bio que in­tro­du­ce no­ve­da­des, en los cam­pos de la mo­da, cul­tu­ra, ser­vi­cio, pro­duc­to, tec­no­lo­gía, trá­mi­tes, ali­men­tos, sis­te­mas, pro­ce­sos, et­cé­te­ra”. Es por eso que Cas­ta­ñón acu­ñó un slo­gan que di­ce: “In­no­var, en oca­sio­nes se en­cuen­tra en lu­ga­res me­nos ines­pe­ra­dos”. ¿Dón­de in­no­var?, se pre­gun­ta, for­mu­lan­do la res­pues­ta: “Bus­can­do el em­pleo, pa­ra su­pe­rar­se en el mis­mo, en los equi­pos de trabajo, en las pro­pues­tas, en los ne­go­cios”. Fi­na­li­zan­do al de­cir apro­pia­da­men­te que “fui­mos y so­mos di­se­ña­dos pa­ra in­no­var”.

El Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT) re­qui­si­ta pa­ra es­tar en­tre las 50 fir­mas más in­no­va­do­ras, lo si­guien­te: “la em­pre­sa de­be con­tar con una tec­no­lo­gía real­men­te in­no­va­do­ra y un mo­de­lo de ne­go­cio prác­ti­co y am­bi­cio­so; lo an­te­rior de­be dar co­mo re­sul­ta­do que ha­ya mar­ca­do el rit­mo de su área du­ran­te los últimos 12 me­ses”.

En nues­tro ám­bi­to lo­cal, la re­vis­ta “Ti­me” re­co­no­ció a la pre­si­den­ta de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so (UTEP), Dia­na Na­ta­li­cio, co­mo una de las 100 lí­de­res más in­flu­yen­tes del país por la in­no­va­ción que ha traí­do a la uni­ver­si­dad. Son he­chos pal­pa­bles con tan só­lo vi­si­tar es­ta uni­ver­si­dad, se ven los cam­bios a sim­ple vis­ta de unos tres años pa­ra acá, exis­tien­do, ade­más, la Ofi­ci­na de In­ves­ti­ga­ción y Pro­yec­tos pa­tro­ci­na­dos de UTEP.

Ciu­dad Juá­rez, nues­tra ciu­dad ve­ci­na, con­ti­nua­men­te par­ti­ci­pa en los even­tos y con­cur­sos de In­no­va­ción y Tec­no­lo­gía, sus tec­no­ló­gi­cos y uni­ver­si­da­des se ha­cen pre­sen­tes, tal co­mo fue el ca­so re­cien­te del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ciu­dad Juá­rez (ITCJ), que en­vió a un con­cur­so así a na­da me­nos que 111 alum­nos, cu­yos ga­na­do­res ten­drán de­re­cho de par­ti­ci­par en el con­cur­so re­gio­nal.

Las ideas gran­dio­sas fre­cuen­te­men­te re­ci­ben una vio­len­ta opo­si­ción de las men­tes me­dio­cres” —Al­bert Eins­tein, Pre­mio No­bel de Fí­si­ca

Post Scrip­tum En Mé­xi­co, los pro­ble­mas de fal­ta de per­so­nal se agu­di­zan, los cos­tos de con­tra­ta­ción (Cos­tos de ca­li­dad) es­tán por las nubes (350 dó­la­res por per­so­na) al in­cluir des­de la pu­bli­ci­dad, las ac­cio­nes de con­tra­ta­ción, los ma­te­ria­les y mano de obra ne­ce­sa­ria pa­ra ello, has­ta el pe­río­do de en­tre­na­mien­to im­pro­duc­ti­vo (Cur­va de apren­di­za­je). Es­ta si­tua­ción ha dis­pa­ra­do la ro­ta­ción de per­so­nal has­ta un 6.5 por cien­to y más, por lo que los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos, no so­la­men­te tien­den a ele­var los be­ne­fi­cios, sino tam­bién ha­cer un aná­li­sis de sa­la­rios, y ele­var­los en sus ran­gos pa­ra po­der atraer a la mano de obra. Asi­mis­mo, en­con­trar una y mil co­sas nue­vas (ofre­cer una za­naho­ria ape­te­ci­ble) pa­ra que sea atrac­ti­vo pa­ra el co­la­bo­ra­dor tra­ba­jar pa­ra la or­ga­ni­za­ción.

“In­no­var­se o mo­rir” re­za el nue­vo di­cho, mis­mo que de­be­ría po­ner­se en un lu­gar es­pe­cial de los ne­go­cios, sin lo cual se con­ti­nua­ría en una ago­ni­zan­te iner­cia que in­ca­pa­ci­ta re­ba­sar a la com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.