Apla­zan pe­na de muer­te por hip­no­sis mal prac­ti­ca­da

El Diario de El Paso - - Texas Y Nm - Jo­llie McCo­llough / The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— La eje­cu­ción de un hom­bre en cu­yo jui­cio se in­cluía el tes­ti­mo­nio de una tes­ti­go hip­no­ti­za­da fue apla­za­da por la Cor­te Pe­nal de Ape­la­cio­nes de Te­xas el vier­nes por la tar­de.

Char­les Don Flo­res, de 46 años, fue con­de­na­do en 1998 por el ase­si­na­to de Elizabeth “Betty” Black, de 64 años, du­ran­te el ro­bo a una ca­sa en un su­bur­bio de Da­llas. Flo­res es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra mo­rir el jue­ves tras ha­ber pa­sa­do 17 años en el pa­be­llón de la muer­te.

En su más re­cien­te ape­la­ción, pre­sen­ta­da an­te la Su­pre­ma Cor­te es­ta­tal ha­ce un par de se­ma­nas, sus abo­ga­dos ar­gu­men­tan que Flo­res de­be re­ci­bir un nue­vo jui­cio de­bi­do a que el ca­so ori­gi­nal del es­ta­do se ba­sa­ba en la “fun­da­men­tal­men­te fa­lli­da” hip­no­sis de la ve­ci­na de Black, Jill Ber­gai­ner, quien rin­dió tes­ti­mo­nio co­mo tes­ti­go en el jui­cio de Flo­res.

Los abo­ga­dos de Flo­res tra­je­ron al doc­tor Ste­ven Lynn, un ex­per­to en hip­no­sis y en la me­mo­ria, pa­ra eva­luar las téc­ni­cas y la con­fia­bi­li­dad de la hip­no­sis.

“Lynn di­jo que la hip­no­sis es­tu­vo muy mal he­cha… y muy pro­ba­ble­men­te oca­sio­nó que se fa­bri­ca­ra una fal­sa me­mo­ria en la que Char­les es iden­ti­fi­ca­do”, di­jo Greg Gard­ner, abo­ga­do de Flo­res.

La Cor­te Su­pre­ma acor­dó en­viar el ca­so de nue­vo a la Cor­te y sus­pen­der la

Es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que mé­to­do no se hi­zo de ma­ne­ra co­rrec­ta pa­ra lo­grar el tes­ti­mo­nio de tes­ti­go en ca­so de ase­si­na­to en 1998

eje­cu­ción.

Lo que se­gún vio

En la ma­ña­na del 29 de enero de 1998, Bar­gai­ner vio a dos hom­bres en­trar a la ca­sa de Black en Far­mers Branch, de acuer­do con los do­cu­men­tos de la Cor­te.

Ella iden­ti­fi­có al con­duc­tor de un vehícu­lo co­mo Ri­chard Childs, quien re­cien­te­men­te ha­bía sos­te­ni­do una re­la­ción ro­mán­ti­ca con la con­cu­bi­na del hi­jo de Black. Bar­gai­ner al prin­ci­pio no pu­do iden­ti­fi­car con cla­ri­dad al pa­sa­je­ro del vehícu­lo, in­clu­so des­pués de que le mos­tra­ran fo­to­gra­fías de Flo­res, de acuer­do con Gard­ner. Ella pi­dió ser hip­no­ti­za­da por la Po­li­cía en un es­fuer­zo por ayu­dar­la a re­cor­dar.

La pri­me­ra vez Bar­gain­der, des­de el es­tra­do, iden­ti­fi­có a Flo­res co­mo el pa­sa­je­ro en el vehícu­lo afue­ra de la ca­sa de Black en la ma­ña­na en que la víc­ti­ma fue ase­si­na­da.

Al ju­ra­do se le di­jo que el tes­ti­mo­nio de Bar­gai­ner se ha­bía rea­li­za­do ba­jo la hip­no­sis, es­to co­mo mé­to­do auxiliar, y los miem­bros del ju­ra­do po­dían des­car­tar di­cho tes­ti­mo­nio si con­si­de­ra­ban que no era con­fia­ble.

En el in­ten­to del es­ta­do por des­es­ti­mar las ase­ve­ra­cio­nes de Flo­res en su más re­cien­te ape­la­ción, la pro­cu­ra­du­ría del Con­da­do de Da­llas di­jo que las opi­nio­nes de Lynn no con­ta­ban co­mo nue­va evi­den­cia cien­tí­fi­ca, lo cual se ne­ce­si­ta pa­ra que la ape­la­ción sea con­si­de­ra­da, y que la fal­ta del tes­ti­mo­nio de Ber­gai­ner no se­ría su­fi­cien­te pa­ra de­cla­rar a Flo­res inocen­te.

Char­les Don Flo­res, de 46 años, iba a ser eje­cu­ta­do el jue­ves pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.