Com­par­ten ar­mo­nía en fiesta mu­si­cal fron­te­ri­za

Pa­se­ño de na­ci­mien­to y cria­do en Juá­rez, fun­dó Fes­ti­val en 2007, que ca­da año une a per­so­nas de Mé­xi­co y EU en Ti­jua­na al son de mú­si­ca ja­ro­cha y za­pa­tea­dos

El Diario de El Paso - - Opinión - Pa­tri­cia Leigh Brown / New York Ti­mes News Ser­vi­ce

San Die­go — Una zo­na res­guar­da­da pa­re­ci­da a una pri­sión no es la ubi­ca­ción más ob­via pa­ra una reunión mu­si­cal. Pe­ro el sá­ba­do, tal co­mo lo han he­cho ca­da año des­de el 2008, los mú­si­cos se reunie­ron a am­bos la­dos de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, por­tan­do ins­tru­men­tos de cuer­da tra­di­cio­na­les me­xi­ca­nos y za­pa­tos de dan­za con ta­co­nes de ma­de­ra.

A tra­vés de la ma­lla me­tá­li­ca de la ver­ja, de rom­bos de­ma­sia­do es­tre­chos por los que no pa­sa ni el de­do me­ñi­que, los mú­si­cos reuni­dos en el la­do es­ta­dou­ni­den­se se las in­ge­nia­ron pa­ra re­co­no­cer las ca­ras de ami­gos y co­le­gas mu­si­ca­les que acu­die­ron a la reunión por el la­do de Ti­jua­na.

El sá­ba­do, unos 60 mú­si­cos via­ja­ron a la zo­na al­ta­men­te vi­gi­la­da, cu­rio­sa­men­te co­no­ci­da co­mo “Friends­hip Park” (Par­que de la Amis­tad) pa­ra un even­to anual de­di­ca­do a la mú­si­ca co­no­ci­do co­mo Fan­dan­go Fron­te­ri­zo.

En un am­bien­te en el que se mez­cla el jú­bi­lo de la fiesta con la so­brie­dad de la ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca, el Fan­dan­go es una va­lien­te afir­ma­ción del son ja­ro­cho, una tra­di­ción mu­si­cal de cien­tos de años de an­ti­güe­dad pro­ve­nien­te de las zo­nas ru­ra­les de Ve­ra­cruz, el es­ta­do su­re­ño que co­lin­da con el Gol­fo de Mé­xi­co, que tie­ne fuer­tes raí­ces es­pa­ño­las, afri­ca­nas e in­dí­ge­nas.

El Fan­dan­go en la fron­te­ra no co­men­zó co­mo un ac­to abier­ta­men­te po­lí­ti­co.

Pe­ro con los años, a ma­ne­ra que el de­ba­te na­cio­nal en torno a la in­mi­gra­ción se con­vier­te ca­da vez más con­tro­ver­sial y mien­tras con­ti­núa la vio­len­cia en Mé­xi­co, el sim­bo­lis­mo del even­to se ha tor­na­do más agri­dul­ce y se­rio.

El fan­dan­go en sí es una cos­tum­bre co­mu­ni­ta­ria en­tre mú­si­cos que se reúnen en un círcu­lo, la cual en turno dio ori­gen al son ja­ro­cho.

La idea del even­to fue de Jor­ge Castillo, un bi­blio­te­ca­rio y mú­si­co de 57 años, de bar­bas ca­no­sas que na­ció en El Pa­so, Te­xas, y cre­ció en Ciu­dad Juá­rez, Mé­xi­co.

Castillo com­pró su pri­me­ra ja­ra­na, un ins­tru­men­to de cuer­da, en el 2007 y co­men­zó a asis­tir a los fan­dan­gos en San Die­go.

Al igual que mu­chos aquí, pron­to se sin­tió frustrado por el he­cho de que mu­chos de sus co­le­gas no con­ta­ban con pa­pe­les y no po­dían cru­zar la fron­te­ra.

Un día que tra­ba­ja­ba co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra la lim­pie­za de una pla­ya cer­ca de la fron­te­ra, Castillo tu­vo una re­ve­la­ción: “Cuan­do vi la cer­ca, y a la gen­te del otro la­do, pen­sé. ‘¡Wow, es­te es el lu­gar per­fec­to pa­ra un fan­dan­go!”.

Cuan­do el even­to tu­vo su de­but, “No sa­bía­mos có­mo nos íba­mos a sen­tir”, se­gún re­cuer­da Castillo.

“Fue al­go muy po­de­ro­so. Lo úni­co que pue­de cru­zar la fron­te­ra, a par­te de los pá­ja­ros y el viento, es la mú­si­ca”.

‘Es­pian’ por el hue­qui­to

Des­de en­ton­ces, la cer­ca se ha tor­na­do ca­da vez más mi­li­ta­ri­za­da: Los agu­je­ros, que so­lían es­tar lo su­fi­cien­te­men­te gran­des pa­ra pa­sar pa­le­tas de hie­lo y man­gos pre­pa­ra­dos des­de el la­do me­xi­cano han si­do ta­pa­dos.

A ma­ne­ra que el mu­ro se ha­ce ca­da vez más grue­so y al­to, “hay ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner una sin­cro­ni­za­ción en am­bos la­dos de la fron­te­ra”, di­jo Adrián Flo­ri­do, un or­ga­ni­za­dor de mu­chos años. Pa­ra ver a nues­tros ami­gos a tra­vés de la cer­ca, hay que ce­rrar un ojo y es­piar al otro la­do”. Or­ga­ni­zar un even­to bi­na­cio­nal en un es­pa­cio al­ta­men­te po­li­ti­za­do y con­tro­la­do por la fe­de­ra­ción no es co­sa fá­cil. (El año pa­sa­do el Fan­dan­go por po­co fue can­ce­la­do de­bi­do a que exis­tían in­quie­tu­des de que se me­tía con­tra­ban­do al país den­tro de los es­tu­ches pa­ra los ins­tru­men­tos).

Su pla­nea­ción to­ma seis me­ses, y por lo re­gu­lar se ha­ce por Sky­pe.

Pa­ra lle­gar al de­pri­men­te mu­ro de me­tal —en la es­qui­na al ex­tre­mo sur del te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de EU— los mú­si­cos de­ben car­gar con sus ins­tru­men­tos por una mi­lla y me­dia (2.4 ki­ló­me­tros) des­de un es­ta­cio­na­mien­to, si­guien­do las mar­cas de neu­má­ti­cos de los vehícu­los de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za di­bu­ja­das so­bre la are­na de la pla­ya Im­pe­rial Beach a lo lar­go del Océano Pa­cí­fi­co.

Sus fi­las es­tán con­for­ma­das por per­so­nas que pue­den cru­zar le­gal­men­te la fron­te­ra y por aque­llas que no tie­nen per­mi­so. “El Fan­dan­go es una ma­ne­ra de trans­for­mar al­go que es muy do­lo­ro­so pa­ra los in­mi­gran­tes en un es­pa­cio que tie­ne la ca­pa­ci­dad de dar­nos la sa­na­ción”, di­jo Ca­ro­li­na Mar­tí­nez, una mú­si­ca de 34 años ori­gi­na­ria de Me­de­llín, Co­lom­bia, cu­yos pa­dres aún re­si­den en su ciu­dad na­tal.

Por cos­tum­bre el even­to es una amal­ga­ma en­tre la mú­si­ca, el ver­so poé­ti­co y la per­cu­sión que se rea­li­za con los pies, crea­da por las bai­la­ri­nas en tra­jes tí­pi­cos, con am­plias fal­das za­pa­tean­do ela­bo­ra­dos rit­mos so­bre una pla­ta­for­ma de ma­de­ra.

El Fan­dan­go es una ma­ne­ra de trans­for­mar al­go que es muy do­lo­ro­so pa­ra los in­mi­gran­tes en un es­pa­cio que tie­ne la ca­pa­ci­dad de dar­nos la sa­na­ción”

Ca­ro­li­na Mar­tí­nez Mú­si­ca de 34 años ori­gi­na­ria de Me­de­llín, Co­lom­bia

Mú­si­cos to­can del la­do de ti­jua­na jus­to al pie de la ma­lla me­tá­li­ca que di­vi­de a las dos na­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.