HON­RAN FA­MI­LIA­RES A CAí­DOS EN COM­BA­TE

El Diario de El Paso - - Portada - Luis Her­nán­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Co­mo es tra­di­ción, el pan­teón de la ba­se mi­li­tar fue de­co­ra­do con ban­de­ras de EU du­ran­te el fin de se­ma­na del Me­mo­rial Day, que se con­me­mo­ra hoy. Des­cen­dien­tes de sol­da­dos en­te­rra­dos ahí los vi­si­ta­ron pa­ra re­cor­dar su va­lor

Du­ran­te es­te fin de se­ma­na de re­mem­bran­za a los sol­da­dos que sir­vie­ron en las fuer­zas ar­ma­das y quie­nes die­ron sus vi­das en ser­vi­cio a la na­ción, fa­mi­lias fron­te­ri­zas acu­die­ron al ce­men­te­rio de la ba­se mi­li­tar Fort Bliss pa­ra re­cor­dar y ho­me­na­jear a sus se­res que­ri­dos.

La con­me­mo­ra­ción del Me­mo­rial Day se rea­li­za ca­da año du­ran­te el úl­ti­mo lu­nes del mes de ma­yo. Co­mo ya es tra­di­ción, den­tro de los ce­men­te­rios nacionales se de­co­ran las lá­pi­das de los va­lien­tes sol­da­dos que rea­li­za­ron el má­xi­mo sa­cri­fi­cio du­ran­te su ser­vi­cio o que vi­vie­ron sus vi­das den­tro del ser­vi­cio.

Fa­mi­lias vi­si­tan a sus se­res que­ri­dos y aña­den de­co­ra­cio­nes adi­cio­na­les, con­vi­ven y com­par­ten his­to­rias de aque­llos que ya no es­tán aquí. Con más de 50 mil lá­pi­das, ca­da una cuen­ta con un his­to­ria y ca­da una cuen­ta con una fa­mi­lia.

“Mi abue­li­to esta en­te­rra­do aquí, éel era ciu­da­dano me­xi­cano y fue vo­lun­ta­rio en el Ejér­ci­to pa­ra que le die­ran la ciu­da­da­nía a mi ma­má y a mi abue­li­ta. Él fue de la Di­vi­sión Aé­rea nú­me­ro 82”, di­jo Hum­ber­to Ley­va, nie­to del sol­da­do Clemente Es­pi­no­za, quien lu­chó du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

“Yo ven­go ca­da año y esta es una fa­mi­lia, to­dos so­mos igua­les aquí. Yo ten­go un hi­jo, un yerno y amis­ta­des aquí. Es una fa­mi­lia en­tre to­dos y mu­chos no lo com­pren­den. Es­tas no son tum­bas, son fa­mi­lia”, co­men­tó.

El se­ñor Ley­va con­si­de­ró co­mo un be­llo de­ta­lle el de­co­ra­do de las lá­pi­das pe­ro de ma­ne­ra emo­ti­va di­jo que se­ría me­jor po­der te­ner­los pre­sen­tes.

“Se­ría me­jor te­ner­los aquí, pe­ro al­gún día nos los to­pa­mos”, de­cla­ró.

Su es­po­sa Ch­ris­ti­na Wal­ker tie­ne tíos y pri­mos en­te­rra­dos en el ce­men­te­rio de Ft. Bliss y re­co­no­ce la co­ne­xión que exis­te en­tre su fa­mi­lia y el ser­vi­cio ha­cia las fuer­zas ar­ma­das. “Hay tíos que nun­ca lle­gué a co­no­cer pe­ro me cuen­tan mu­chas his­to­rias de có­mo pe­leó du­ran­te la gue­rra de Viet­nam y có­mo le man­da­ba car­tas a mi ma­má pa­ra que le die­ra áni­mos pa­ra se­guir”, afir­mó.

Pa­ra Wal­ker, es­te pe­rio­do de re­mem­bran­za sig­ni­fi­ca li­ber­tad y un sen­ti­do de agra­de­ci­mien­to. “Mu­cha gen­te hoy en día no re­co­no­ce el es­fuer­zo que es­tos hom­bres y mu­je­res rea­li­za­ron. Me preo­cu­pa có­mo la nue­va ge­ne­ra­ción da por des­aper­ci­bi­do el es­fuer­zo y sa­cri­fi­cios de sus pre­de­ce­so­res. La mi­tad de es­tas fa­mi­lias nun­ca lle­ga­ron a co­no­cer a sus fa­mi­lia­res”.

Acom­pa­ñan­do a la pa­re­ja es­ta­ba su tía Ofe­lia Gon­zá­lez, quien es­ta­ba vi­si­tan­do a su her­mano Ar­man­do Li­món y su pri­mo Ra­món Her­nán­dez, los cua­les fa­lle­cie­ron du­ran­te la gue­rra de Viet­nam el mis­mo año, en el mis­mo mes, a es­ca­sos días de di­fe­ren­cia.

“An­tes de que ellos se fue­ran a la gue­rra, uno sir­vien­do en el Navy y el otro en el Army, fui­mos con nues­tros ami­gos pa­ra te­ner un día de con­vi­ven­cia. Be­bi­mos, reí­mos y nos di­ver­ti­mos. Al fi­nal de la no­che, al mo­men­to de des­pe­dir­nos, mi her­mano y pri­mo co­men­za­ron a bro­mear y di­je­ron que si al­go le lle­ga­ra a pa­sar a cual­quie­ra de los dos, el otro lo se­gui­ría”, ex­pli­có.

Du­ran­te su ser­vi­cio, Ar­man­do per­dió su vi­da jun­to con los de­más ma­ri­nos den­tro de la ba­se na­val USS En­ter­pri­se. “Él era uno de los ma­ri­nos que mu­rie­ron du­ran­te el in­cen­dio en el mes de enero, des­pués de unos días le in­for­ma­ron a mi ma­dre que el escuadrón de mi pri­mo ha­bía si­do em­bos­ca­do. To­do es­to pa­so ha­ce 40 años y has­ta es­te día, des­pués de tan­to tiem­po, aún due­le”, ase­gu­ra.

Gon­zá­lez co­no­ce so­bre los sa­cri­fi­cios que han vi­vi­do los hom­bres y mu­je­res den­tro de las fuer­zas ar­ma­das y ade­más de las di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan al re­gre­sar las­ti­ma­dos. Los es­tra­gos y pro­ble­mas al mo­men­to de re­ci­bir asis­ten­cia y la con­ti­nua pe­lea por se­guir ade­lan­te.

En su ca­so, la se­ño­ra Gon­zá­lez si­gue su lu­cha por­que el nom­bre de su her­mano Ar­man­do Li­món sea re­co­no­ci­do den­tro del mo­nu­men­to na­cio­nal de aque­llos que die­ron su vi­da en la gue­rra de Viet­nam.

“El Con­gre­sis­ta Be­to O’Rour­ke nos esta ayu­dan­do a lo­grar nues­tra me­ta que ini­ció mi ma­má y la que yo voy a ter­mi­nar”, afir­ma.

El pro­ce­so bu­ro­crá­ti­co le pi­dió a la se­ño­ra Gon­zá­lez que se es­pe­re al­re­de­dor de 6 a 8 me­ses pa­ra tra­mi­tar una nue­va res­pues­ta en su ca­so, pe­ro ella res­pon­dió de ma­ne­ra se­gu­ra y desafian­te, “si ya nos he­mos es­pe­ra­do 40 años, qué son 6 me­ses".

Du­ran­te el Me­mo­rial Day, fa­mi­lia­res de mi­li­ta­res caí­dos acu­den al ce­men­te­rio pa­ra hon­rar­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.