Amor de fa­mi­lia

El Diario de El Paso - - Opinión - Is­mael Ca­la @CA­LA www.Is­mae­lCa­la.com Pre­sen­ta­dor de CNN

Mia­mi— Una ima­gen que ha sal­ta­do en las re­des so­cia­les me ha he­cho con­fir­mar lo que di­ce Sir John Bow­ring: "Una fa­mi­lia fe­liz no es sino un pa­raí­so an­ti­ci­pa­do". Se tra­ta de una fo­to­gra­fía vi­ral en la que apa­re­cen cua­tro per­so­nas. Un pa­dre y su hi­jo acos­ta­dos, con dos pe­que­ños be­bés pre­ma­tu­ros so­bre el pe­cho.

Los ni­ños pre­ma­tu­ros tan só­lo tie­nen 700 gra­mos. El pa­dre y el her­mano ha­cen de in­cu­ba­do­ras hu­ma­nas, una prác­ti­ca in­no­va­do­ra en paí­ses co­mo Sue­cia y Di­na­mar­ca. Ver­da­de­ra­men­te, amar es com­par­tir. La fo­to­gra­fía, to­ma­da ori­gi­nal­men­te en 2008, pe­ro re­pu­bli­ca­da en Fa­ce­book por la or­ga­ni­za­ción NINO Birth, ya ha su­pe­ra­do los 25.000 "me gus­ta".

Esa má­qui­na per­fec­ta que lla­ma­mos cuer­po ad­quie­re in­for­ma­ción des­de el pre­ci­so mo­men­to en que na­ce­mos. In­clu­so, en su in­te­rior, es­cu­chan­do los la­ti­dos del co­ra­zón de la ma­dre. Por ello, co­mo se des­pren­de de la ini­cia­ti­va, la fa­mi­lia crea un es­tre­cho la­zo. Nor­mal­men­te su­ce­de con la ma­dre; pe­ro, si ella ne­ce­si­ta una ce­sá­rea, otro fa­mi­liar pue­de ocu­par­se con la mis­ma pasión.

La "téc­ni­ca can­gu­ro" ya co­mien­za a adop­tar­se a lo lar­go del mun­do. Se­gún la guía pa­ra pa­dres del hos­pi­tal es­pa­ñol Vall d'He­bron, es­te mé­to­do "pro­mue­ve el víncu­lo afec­ti­vo ma­dre/ pa­dre-hi­jo/a, dis­mi­nu­ye su ni­vel de an­sie­dad y au­men­ta su con­fian­za y su par­ti­ci­pa­ción". Ade­más de pro­pi­ciar gran­des be­ne­fi­cios en la sa­lud y el bie­nes­tar del pe­que­ño.

El ges­to trans­mi­te ca­ri­ño y pro­tec­ción a dos per­so­nas que han lle­ga­do al mun­do an­tes de tiem­po. ¡Cuán­tas ve­ces es­ta­mos cie­gos an­te las opor­tu­ni­da­des de ha­cer más fe­li­ces a quie­nes nos ro­dean! Son ac­ti­tu­des que mar­can una gran di­fe­ren­cia en la vi­da de los de­más.

Esta vez ha si­do el con­tac­to a tra­vés de la piel, que ma­te­ria­li­za el amor en­tre her­ma­nos, pa­dre e hi­jos; un ges­to que po­de­mos ade­cuar a nues­tro día a día. Ser una per­so­na em­pá­ti­ca nos ayu­da­rá a pro­vo­car reacciones en los de­más. Un to­que de apo­yo en el hom­bro, una mano de con­sue­lo o el sim­ple he­cho de mi­rar la vi­da con una son­ri­sa, pa­ra que otros se con­ta­gien de nues­tra fe­li­ci­dad.

So­lo rea­li­za­re­mos es­tas ac­ti­tu­des, de for­ma cons­cien­te, cuan­do al­can­ce­mos el con­trol emo­cio­nal. La ima­gen del pa­dre-in­cu­ba­do­ra, co­bi­jan­do a sus hi­jos en el pe­cho, es un ejem­plo de có­mo las emo­cio­nes pue­den trans­for­mar la vi­da, in­clu­so de los que aca­ban de lle­gar.

Aun­que el no­ve­lis­ta Ma­teo Ale­mán ase­gu­ra que "no hay pa­la­bra ni pin­cel que lle­gue a ma­ni­fes­tar amor de pa­dre", esta vez sí exis­te una fo­to­gra­fía que re­co­rre to­do el mun­do y da fe de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.