¿Qué es ‘ser ri­co’?

El Diario de El Paso - - Opinión - Miguel Gó­mez, CFP Con­se­je­ro fi­nan­cie­ro

To­dos te­ne­mos una ima­gen di­fe­ren­te de lo que sig­ni­fi­ca ‘ser ri­co’, pe­ro pa­ra mu­chos es­to im­pli­ca te­ner una ca­sa gran­de, un au­to­mó­vil de mo­de­lo re­cien­te, es­tar li­bre deu­das y te­ner cuen­tas ban­ca­rias abul­ta­das.

Me gus­ta­ría que con­si­de­res otra de­fi­ni­ción de ri­que­za: la ri­que­za de no que­rer más, sino de ne­ce­si­tar me­nos, co­mo bien lo pu­so el fi­ló­so­fo grie­go Epic­te­to ha­ce más de dos mil años.

¿Qué sig­ni­fi­ca ne­ce­si­tar me­nos? Sig­ni­fi­ca apre­ciar lo que tie­nes, aquí y aho­ra, co­men­zan­do por tu vi­da y la de tus se­res que­ri­dos. Sig­ni­fi­ca apren­der a vi­vir en el mo­men­to y a apre­ciar­lo por lo que es: un ins­tan­te que ja­más re­gre­sa­rá a tu vi­da. Sig­ni­fi­ca en­fo­car­te en vi­vir ex­pe­rien­cias, no en acu­mu­lar po­se­sio­nes. Sig­ni­fi­ca man­te­ner tu men­te, tu ca­sa, tu tiem­po y tu vi­da li­bre de aque­llo que no te sir­va.

¿Sig­ni­fi­ca de­jar de aho­rrar? Ab­so­lu­ta­men­te no. Sig­ni­fi­ca de­jar de com­prar co­sas que no agre­gan a tu vi­da, pa­ra que ese di­ne­ro lo aho­rres y lo acu­mu­les pa­ra po­der ha­cer más de eso que sí agre­ga a tu vi­da cuan­do lle­gue el mo­men­to en que ya no quie­res (o pue­des) tra­ba­jar.

¿Cuán­to de lo que has com­pra­do el úl­ti­mo año lo has usa­do? ¿Cuán­to de ello te ha he­cho fe­liz des­pués de que lo com­pras­te? ¿Cuán­tas com­pras has he­cho que han re­sul­ta­do en una "cru­da fi­nan­cie­ra" que te hi­zo dar­te cuen­ta de que en reali­dad no ne­ce­si­ta­bas com­prar­lo?

De­ja de com­prar co­sas inú­ti­les. De­ja de com­prar co­mi­da que vas a aca­bar ti­ran­do a la ba­su­ra. De­ja de com­prar ro­pa que ja­más te vas a po­ner pe­ro que "es­tá en des­cuen­to". De­ja de in­ten­tar cau­sar la en­vi­dia del ve­cino o del com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo. De­ja de tra­tar de que­dar bien con los de­más y de im­pre­sio­nar a tus ami­gos con tu más re­cien­te com­pra.

En lu­gar de eso, en­fó­ca­te en lo que im­por­ta, lo que te im­por­ta. Y ví­ve­lo. Ca­da día, to­dos los días. Te da­rás cuen­ta de que ten­drás más di­ne­ro y más tiem­po que an­tes, in­clu­so si si­gues ga­nan­do lo mis­mo. Es­to te per­mi­ti­rá aho­rrar más, por su­pues­to, pe­ro tam­bién te per­mi­ti­rá dar­te cuen­ta de que vi­vir co­mo ri­co (ne­ce­si­tan­do po­co) te da mu­cho más ple­ni­tud, tran­qui­li­dad y de que, iró­ni­ca­men­te, al ne­ce­si­tar me­nos ten­drás más.

¿Có­mo lo­grar­lo?

Em­pie­za por lim­piar tu ca­sa de to­do lo que ya no te sir­ve, ya no te gus­ta o ya no te que­da. Haz lo mis­mo con tus re­des so­cia­les: bo­rra a aque­llas fuen­tes de ne­ga­ti­vi­dad, en­vi­dia y de­más. De­ja de ver los programas de te­le­vi­sión que no agre­gan a tu vi­da. ¿Cuán­tas ho­ras a la se­ma­na pa­sas vien­do his­to­rias de cri­men, ase­si­na­tos y de­más? ¿Qué agre­gan a tu vi­da? ¿Qué po­drías ha­cer con to­das esas ho­ras si las usa­ras pa­ra cre­cer, pa­ra ser me­jor en tu tra­ba­jo o pa­ra te­ner una me­jor relación con tu fa­mi­lia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.