El ID que se co­mió el pla­ne­ta

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krugman New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York— El bra­zo po­lí­ti­co el Con­se­jo en De­fen­sa de los Re­cur­sos Na­tu­ra­les, uno de los gru­pos am­bien­ta­lis­tas más in­flu­yen­tes de Es­ta­dos Uni­dos, hi­zo su pri­me­ra ad­he­sión pre­si­den­cial en la his­to­ria, dán­do­le el asen­ti­mien­to a Hi­llary Clin­ton. Eso sig­ni­fi­có dis­pa­rar la pis­to­la una se­ma­na an­tes con res­pec­to a su inevi­ta­ble de­sig­na­ción co­mo la pro­ba­ble no­mi­na­da de­mó­cra­ta, pe­ro sal­ta a la vis­ta que el Fon­do de Ac­ción NRDC es­tá im­pa­cien­te por se­guir con la elec­ción ge­ne­ral.

Y no es difícil ver por qué: en es­te pun­to, la per­so­na­li­dad de Do­nald Trump po­ne en pe­li­gro a to­do el pla­ne­ta.

Es­ta­mos en un pe­cu­liar mo­men­to en que lle­ga al am­bien­te; un mo­men­to tan­to de te­mor co­mo de es­pe­ran­za. Si con­ti­núan po­lí­ti­cas ac­tua­les, la pers­pec­ti­va pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co nun­ca se ha vis­to peor, pe­ro las pers­pec­ti­vas pa­ra ale­jar­se de la sen­da a la des­truc­ción nun­ca se han vis­to me­jor. To­do de­pen­de de quién ter­mi­ne ocu­pan­do la Ca­sa Blan­ca du­ran­te los pró­xi­mos años.

Con res­pec­to al cli­ma: ¿re­cuer­dan ale­ga­tos de ne­ga­do­res del cli­ma en el sen­ti­do que el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha­bía he­cho una pau­sa, que las tem­pe­ra­tu­ras no ha­bían subido des­de 1998? Ese siem­pre fue un ar­gu­men­to es­tú­pi­do pe­ro, en cual­quier ca­so, aho­ra ya fue di­si­pa­do por una se­rie de nue­vos ré­cords de tem­pe­ra­tu­ra y una pro­li­fe­ra­ción de otros in­di­ca­do­res que, to­ma­dos en con­jun­to, cuen­tan una ate­rra­do­ra his­to­ria de in­mi­nen­te desas­tre.

Pe­ro, al mis­mo tiem­po, el ace­le­ra­do pro­gre­so tec­no­ló­gi­co en ener­gía re­no­va­ble es­tá convirtiendo en ton­te­rías –o qui­zá de­be­ría de­cir, más ton­te­rías– otro mal ar­gu­men­to en con­tra de la ac­ción cli­má­ti­ca, el ale­ga­to de que na­da pue­de ha­cer­se con res­pec­to a emi­sio­nes de ga­ses de in­ver­na­de­ro sin pa­ra­li­zar la eco­no­mía. La ener­gía so­lar y eó­li­ca se es­tán vol­vien­do más ba­ra­tas ca­da año, y cre­cien­do rá­pi­da­men­te in­clu­so sin gran co­sa en la for­ma de in­cen­ti­vos pa­ra ale­jar­se de com­bus­ti­bles fó­si­les. Si se pro­veen esos in­cen­ti­vos, una re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca es­ta­ría jus­to a la vuel­ta de la es­qui­na.

Así que es­ta­mos en un es­ta­do en el que hay co­sas te­rri­bles en pers­pec­ti­va, pe­ro se pue­den evi­tar con me­di­das re­la­ti­va­men­te mo­des­tas, po­lí­ti­ca­men­te fac­ti­bles. Qui­zá us­ted quie­ra una re­vo­lu­ción, pe­ro no ne­ce­si­ta­mos una pa­ra sal­var al pla­ne­ta. Jus­to aho­ra, to­do lo que ha­ría fal­ta es que Es­ta­dos Uni­dos pon­ga en mar­cha el Plan de ener­gía lim­pia de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y otras ac­cio­nes, que ni si­quie­ra re­quie­ren de nue­va le­gis­la­ción, só­lo de una Su­pre­ma Cor­te que no se in­ter­pon­drá en su ca­mino, pa­ra de­jar que Es­ta­dos Uni­dos si­ga con el pa­pel que to­mó en el Acuer­do de Pa­rís del año pa­sa­do, guian­do al mun­do de ma­ne­ra in­te­gral ha­cia mar­ca­das re­duc­cio­nes de emi­sio­nes.

¿Pe­ro, qué pa­sa si el pró­xi­mo pre­si­den­te es un hom­bre que no cree en la cien­cia del cli­ma, o efec­ti­va­men­te en he­chos in­con­ve­nien­tes de cual­quier ti­po?

La hos­ti­li­dad re­pu­bli­ca­na a la cien­cia del cli­ma y la ac­ción cli­má­ti­ca sue­le atri­buir­se a ideo­lo­gía y el po­der de in­tere­ses es­pe­cia­les, y am­bos se­gu­ra­men­te desem­pe­ñan pa­pe­les de im­por­tan­cia. Los fun­da­men­ta­lis­tas de li­bre mer­ca­do pre­fie­ren re­cha­zar la cien­cia a re­co­no­cer que hay al­gu­na vez ca­sos en que es ne­ce­sa­ria la re­gu­la­ción gu­ber­na­men­tal. En el ín­te­rin, com­prar po­lí­ti­cos es una in­ver­sión de ne­go­cios bas­tan­te bue­na pa­ra mag­na­tes del com­bus­ti­ble fó­sil co­mo los her­ma­nos Koch.

Sin em­bar­go, yo siem­pre ha­bía te­ni­do la sen­sa­ción de que ha­bía un ter­cer fac­tor, que es esen­cial­men­te psi­co­ló­gi­co. Hay al­gu­nos hom­bres, ca­si siem­pre son hom­bres, que se en­fu­re­cen an­te cual­quier su­ge­ren­cia de que de­ben re­nun­ciar a al­go que quie­ren por el bien co­mún. Con fre­cuen­cia, la ira es des­pro­por­cio­na­da al sa­cri­fi­cio; por ejem­plo, con­ser­va­do­res pro­mi­nen­tes su­gi­rien­do vio­len­cia en con­tra de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les por­que no les gus­ta el desem­pe­ño del de­ter­gen­te exen­to de fos­fa­to. Sin em­bar­go, la ira de con­ta­mi­na­do­res no gi­ra en torno al pen­sa­mien­to ra­cio­nal.

Lo cual nos lle­va al pro­ba­ble can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia, quien en­car­na el id con­ser­va­dor de tiem­pos mo­der­nos en su for­ma más des­nu­da, des­po­ja­do de los dis­fra­ces que los po­lí­ti­cos sue­len usar pa­ra ocul­tar sus pre­jui­cios y ha­cer­los pa­re­cer res­pe­ta­bles.

Sin du­da Do­nald Trump odia la pro­tec­ción am­bien­tal, en par­te, por las ra­zo­nes usua­les. Sin em­bar­go, hay una ca­pa adi­cio­nal de ve­neno en sus pos­tu­ras a fa­vor de la con­ta­mi­na­ción que es tan­to per­so­nal co­mo alu­ci­nan­te­men­te mez­qui­na.

Por ejem­plo, él ha de­nun­cia­do re­pe­ti­da­men­te res­tric­cio­nes en­fo­ca­das a pro­te­ger la ca­pa de ozono –una de las gran­des his­to­rias de éxi­to de la po­lí­ti­ca glo­bal pa­ra el am­bien­te– por­que, ale­ga, son la ra­zón de que su ae­ro­sol pa­ra el ca­be­llo no fun­cio­ne tan bien co­mo so­lía. No es­toy in­ven­tan­do es­to.

Tam­bién es un amar­go enemi­go de la ener­gía eó­li­ca. Le gus­ta ha­blar so­bre có­mo tur­bi­nas de vien­to ma­tan aves, que a ve­ces lo ha­cen, pe­ro no más que edi­fi­cios al­tos; sin em­bar­go, to­do pa­re­ce in­di­car que su ver­da­de­ra mo­ti­va­ción es la ira en torno a in­fruc­tuo­sos in­ten­tos por blo­quear una gran­ja eó­li­ca fren­te a la cos­ta, cer­ca de uno de sus cam­pos de golf.

Ade­más, si se in­ter­po­ne evi­den­cia en su ego­cen­tris­mo, no tie­ne im­por­tan­cia. Ha­ce po­co les ase­gu­ró a di­fe­ren­tes pú­bli­cos que no hay se­quía en Ca­li­for­nia, que los fun­cio­na­rios só­lo se han ne­ga­do a abrir­le al agua.

Sé cuán ri­dícu­lo sue­na eso. ¿Pue­de real­men­te el pla­ne­ta es­tar en pe­li­gro de­bi­do a que un ti­po ri­co se preo­cu­pa por su pei­na­do? Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos se es­tán for­man­do al­re­de­dor de es­te ti­po jus­ta­men­te co­mo si él fue­ra un can­di­da­to nor­mal. Y si los de­mó­cra­tas no se reúnen de la mis­ma for­ma, él qui­zá pu­die­ra lle­gar a la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.