Cae en Hous­ton por ma­tar a me­nor a pu­ña­la­das

El Diario de El Paso - - Portada -

Hous­ton — Un ve­te­rano mi­li­tar de Hous­ton de 27 años fue acu­sa­do de ase­si­nar a pu­ña­la­das el mes pa­sa­do a un ni­ño de 11 años que iba ca­mi­nan­do de la es­cue­la ha­cia su ca­sa, re­por­tó la Po­li­cía el sá­ba­do pa­sa­do.

An­dré Ti­mothy Jack­son hi­jo fue arres­ta­do el vier­nes por la tar­de en el Ejér­ci­to de Sal­va­ción en el Cen­tro de Hous­ton y acu­sa­do for­mal­men­te más tar­de el mis­mo día, de­cla­ró el al­cal­de Syl­ves­ter Tur­ner en con­fe­ren­cia de pren­sa de ayer sá­ba­do. Jack­son se en­cuen­tra en la cár­cel del Con­da­do Ha­rris con fian­za de 100 mil dó­la­res.

Jack­son es­tá acu­sa­do de acu­chi­llar a Josué Flo­res cuan­do el alumno de sex­to gra­do ca­mi­na­ba de la es­cue­la a su ca­sa el 17 de ma­yo. A Josué só­lo le fal­ta­ban al­gu­nas cua­dras pa­ra lle­gar a su ca­sa.

‘No po­de­mos traer­lo de re­gre­so, pe­ro es­pe­ro que el anun­cio de hoy pue­da qui­zás traer al­go de ali­vio a aque­llos que lo aman’, di­jo Tur­ner, quien se re­fi­rió al ase­si­na­to del pe­que­ño ni­ño co­mo ’sin sen­ti­do, bru­tal y a san­gre fría’.

No hay mo­ti­vo pa­ra el ase­si­na­to ni co­ne­xión co­no­ci­da en­tre Jack­son y Josué, ex­pre­só ayer el te­nien­te John McGa­lin.

Jack­son es un ve­te­rano que ha­bía vi­vi­do en el Ejér­ci­to de Sal­va­ción des­de me­dia­dos de abril, co­men­tó McGa­lin. No se su­po de in­me­dia­to en qué ra­ma de la mi­li­cia sir­vió Jack­son.

Es­ta se­ma­na, las au­to­ri­da­des pu­bli­ca­ron un vi­deo de vi­gi­lan­cia con una ‘per­so­na de in­te­rés’ (un gra­do me­nos que sos­pe­cho­so). El vi­deo de 36 se­gun­dos mos­tra­ba a un hom­bre co­rrien­do ca­lle aba­jo no le­jos de la es­ce­na del cri­men vis­tien­do una cha­ma­rra ver­de con una pa­la­bra par­cial­men­te os­cu­re­ci­da don­de só­lo se po­dían apre­ciar las le­tras ‘LYMEN’ en la ca­pu­cha de la cha­ma­rra.

El vi­deo pro­por­cio­nó pis­tas pa­ra otro vi­deo, el cual lle­vó a los de­tec­ti­ves ha­cia Jack­son, ex­pli­có McGa­lin. Jack­son te­nía con­si­go la cha­ma­rra cuan­do lo arres­ta­ron, agre­gó McGa­lin.

Al pre­gun­tár­se­le có­mo es­ta­ba se­gu­ro de que se ha­bía arres­ta­do al hom­bre co­rrec­to, McGa­lin se­ña­ló que la coar­ta­da de Jack­son no pu­do ve­ri­fi­car­se y que ‘hi­zo una de­cla­ra­ción que co­rro­bo­ra­ba mu­chas co­sas que se sa­bía con cer­te­za y nos con­du­jo a creer que te­ne­mos al hom­bre co­rrec­to’.

Va­rios tes­ti­gos di­je­ron a los po­li­cías ha­ber oí­do fuer­tes gri­tos y vis­to a Josué for­ce­jean­do con un hom­bre. El me­nor se des­va­ne­ció y fue a dar al cés­ped cer­cano a la ban­que­ta, mien­tras que el hom­bre sa­lió co­rrien­do. Un tran­seún­te le hi­zo se­ñas a una pa­tru­lla y aler­tó a los po­li­cías so­bre el me­nor he­ri­do, quien fue tras­la­da­do al hos­pi­tal pre­sen­tan­do he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes pe­ro po­co tiem­po des­pués fue de­cla­ra­do muer­to.

Acu­san a ve­te­rano mi­li­tar de ase­si­nar a cu­chi­lla­das a ni­ño, en Hous­ton

Un cri­men ab­sur­do

Josué sa­lió de ca­sa rum­bo a la es­cue­la. Des­de la dis­tan­cia le man­dó un be­so a su ma­má, Ma­ría Flo­res, quien lo ob­ser­va­ba des­de el co­rre­dor de su vi­vien­da. Ella re­cuer­da que el ni­ño le gri­tó que re­gre­sa­ría tar­de ese día, co­mo a las 4:30. Te­nía que asis­tir a su club de cien­cias des­pués de las cla­ses.

Eso es lo úl­ti­mo que Ma­ría re­cuer­da de su hi­jo, a quien le arre­ba­ta­ron la vi­da de for­ma vio­len­ta cuan­do re­gre­sa­ba des­de su es­cue­la.

‘Co­mo a eso de las 4:50 me ha­bla­ron y me di­je­ron que ha­bían en­con­tra­do a mi hi­jo san­gran­do… pre­gun­té si se ha­bía caí­do… me di­je­ron que lo ha­bían acu­chi­lla­do’, na­rró Flo­res.

Se­gún ver­sio­nes de tes­ti­gos, el pe­que­ño Josué, a quien to­dos re­cuer­dan co­mo un ni­ño dul­ce, ve­nía ca­mi­nan­do por una ace­ra por la ca­lle Ful­ton, al nor­te de Hous­ton cuan­do fue agre­di­do.

Un hom­bre afro­ame­ri­cano ca­mi­na­ba en la mis­ma ace­ra y en un mo­men­to da­do le pro­pi­nó al me­nor al me­nos 20 pu­ña­la­das.

Ve­ci­nos del área re­por­ta­ron que es­cu­cha­ron los gri­tos des­ga­rra­do­res de Josué, quien al pa­re­cer tra­tó de de­fen­der­se del agre­sor.

Un re­si­den­te del área (quien pi­dió no ser iden­ti­fi­ca­do) lo ha­bría per­se­gui­do tras ver­lo em­pu­jar al me­nor al sue­lo. No lo­gró de­te­ner­lo, pe­ro sí pu­do iden­ti­fi­car­lo más tar­de, cuan­do fue a de­cla­rar an­te las au­to­ri­da­des.

‘Lo asal­ta­ron… (el sos­pe­cho­so) le es­ta­ba qui­tan­do al­go de la mano, (los tes­ti­gos) no sa­ben qué te­nía en las ma­nos, pe­ro no se lo qui­so de­jar qui­tar…’, di­jo Gua­da­lu­pe Flo­res, her- ma­na ma­yor del ni­ño.

‘Sa­be­mos que se de­fen­dió, que él pe­leó, no se fue (de es­te mun­do) tan fá­cil’.

Gua­da­lu­pe afir­mó que nun­ca ha­bían vis­to al sos­pe­cho­so an­tes, pe­ro es­pe­ra que pa­gue por lo que hi­zo, por ha­ber­les qui­ta­do a su her­ma­ni­to.

‘(El sos­pe­cho­so) nos hi­zo un gran da­ño, nos qui­tó al­go… de la ma­ne­ra que fue, es al­go ho­rri­ble… só­lo pen­sar que mi her­mano es­ta­ba allí so­li­to… pe­ro gra­cias a Dios las se­ño­ras que vi­ven allí sa­lie­ron… ellas es­tu­vie­ron con él, es­tu­vie­ron de­te­nien­do su mano’.

La ma­dre de Josué, quien tie­ne otros 6 hi­jos, es­tá muy afli­gi­da y mo­les­ta. ‘(Ese hom­bre) le cor­tó la vi­da a un ni­ño que te­nía mu­chos sue­ños, que que­ría ser fut­bo­lis­ta, que­ría ser doc­tor… a quien le en­can­ta­ban las ga­lle­tas… siem­pre, siem­pre es­ta­ba con una son­ri­sa’, re­cuer­da Ma­ría.

Por eso, aho­ra que sa­be que las au­to­ri­da­des lo­gra­ron de­te­ner al agre­sor y le han impu­tado car­gos, es­pe­ra que lo cas­ti­guen con se­ve­ri­dad.

‘Me gus­ta­ría (que le im­pu­sie­ran) la pe­na má­xi­ma, y la pe­na má­xi­ma aquí es la muer­te… por­que se en­sa­ñó con él muy feo, uno se sien­te enoja­do, fu­rio­so…’, afir­mó Ma­ría Flo­res.

El sos­pE­cho­so An­dré Ti­mothy Jack­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.