Cuando el cie­lo se ha­ce pe­da­zos

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa Eco­no­mis­ta hclet­ters@yahoo.com

El mar­tes fue un ver­da­de­ro ‘su­per­mar­tes’ pa­ra las mu­je­res. Des­pués de su de­rro­ta an­te Ba­rack Oba­ma en las pri­ma­rias de 2008, Hi­llary Rod­ham Clin­ton re­co­no­ció que el des­tino le fue un tan­to in­di­fe­ren­te a las mu­je­res nor­te­ame­ri­ca­nas.

Cuando acep­tó su de­rro­ta an­te el en­ton­ces se­na­dor Ba­rack Oba­ma, su voz es­tre­me­ció el en­torno po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano. No se re­sig­nó o acep­tó una de­rro­ta to­tal. Nos di­jo que lo me­jor es­ta­ba por lle­gar; era cues­tión de tiem­po pa­ra que el cie­lo se des­plo­ma­ra y las mu­je­res vol­vie­ran a en­con­trar la brú­ju­la que las con­du­je­ra a un fu­tu­ro pro­pi­cio.

‘A pe­sar de que es­ta vez no pu­di­mos des­tro­zar el más al­to y más só­li­do cie­lo ra­so de cris­tal, hoy lo de­ja­mos con 18 mi­llo­nes de ra­ja­du­ras’, di­jo ese día en un emo­cio­nal dis­cur­so que volvió a re­so­nar ayer en to­dos los rin­co­nes del país. Los días lú­gu­bres, que ce­ga­ban el sen­de­ro de la igual­dad de los se­xos y el gé­ne­ro, se tor­na­ron en días lu­mi­no­sos.

Co­mo re­co­no­ció en su dis­cur­so del mar­tes, es­te lo­gro his­tó­ri­co de ser la can­di­da­ta de los de­mó­cra­tas no co­rres­pon­de al tra­ba­jo de una so­la per­so­na o de las per­so­nas que la apo­ya­ron en el pre­sen­te pro­ce­so elec­to­ral, sino que ha si­do un ta­rea man­co­mu­na­da de mu­chí­si­mos años, de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res que, des­de el ini­cio mis­mo de la Re­pú­bli­ca, han lu­cha­do y han da­do la vi­da por al­can­zar la igual­dad en di­ver­sos ám­bi­tos de la so­cie­dad.

Iró­ni­ca­men­te, an­tes de que las mu­je­res pu­die­ran ejer­cer su de­re­cho al vo­to, Jean­net­te Ran­kin, re­pu­bli­ca­na del es­ta­do de Mon­ta­na, fue la pri­me­ra mu­jer de ser ele­gi­da co­mo re­pre­sen­tan­te en la Cá­ma­ra Ba­ja del Con­gre­so en 1916.

El 4 de ju­nio de 1919, la En­mien­da 19, la cual per­mi­tió a las mu­je­res su­fra­gar su vo­to en elec­cio­nes na­cio­na­les y lo­ca­les, fue apro­ba­da por el Con­gre­so. Fue una lu­cha in­ten­sa con­tra gru­pos e in­di­vi­duos que, en esos tiem­pos, to­da­vía sen­tían que las mu­je­res eran ciu­da­da­nas de se­gun­da cla­se.

El úl­ti­mo es­ta­do en apro­bar la En­mien­da 19 fue Ten­nes­see. Con su rec­ti­fi­ca­ción se da­ba cum­pli­mien­to a uno de los re­qui­si­tos más di­fí­ci­les en un pro­ce­so de en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal. El cuer­po le­gis­la­ti­vo de 3/4 de los es­ta­dos tie­ne que rec­ti­fi­car el pro­yec­to fe­de­ral de en­mien­da. Es de­cir, apar­te de una apro­ba­ción en el Con­gre­so, 38 de los 50 es­ta­dos tie­nen que dar su vis­to bueno.

En 1932 se pro­du­jo otro lo­gro im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res. Hat­tie Ca­ra­way fue ele­gi­da al Se­na­do fe­de­ral por el es­ta­do de Ar­kan­sas. Más ade­lan­te, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res em­pe­za­ron a for­mar parte del mer­ca­do la­bo­ral y se con­vir­tie­ron en el pul­món de las di­ver­sas fá­bri­cas y en­sam­bla­do­ras. A ini­cios de la Gue­rra hu­bo al­re­de­dor de 12 mi­llo­nes de mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral. Cuando ter­mi­nó la Gue­rra, el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­ras in­cre­men­tó a 18 mi­llo­nes.

En la dé­ca­da de 1950, las mu­je­res em­pe­za­ron a mo­vi­li­zar­se por los de­re­chos ci­vi­les. En di­ciem­bre de 1955, la afro­ame­ri­ca­na Ro­sa Parks rehu­só ce­der­le su asien­to a una per­so­na de ori­gen eu­ro­peo-ame­ri­cano en un bus de Mont­go­mery, Ala­ba­ma. Es­te he­cho pro­du­jo el mo­vi­mien­to ci­vil con­tra la dis­cri­mi­na­ción y la se­gre­ga­ción li­de­ra­do por Mar­tin Lut­her King.

Ten­dría­mos que es­cri­bir ho­ja tras ho­ja pa­ra re­sal­tar tan­tos lo­gros al­can­za­dos por tan­tas mu­je­res. Hi­llary tie­ne ra­zón. Dar­le cré­di­to a una per­so­na por to­do lo que ocu­rre hoy es ig­no­rar una his­to­ria lle­na de lo­gros. Sin em­bar­go, Hi­llary Clin­ton se me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to por su te­na­ci­dad, su tra­ba­jo, su fe en el cam­bio y su enor­me sue­ño de lo­grar la an­sia­da igual­dad de las mu­je­res.

Hum­ber­to Cas­pa, Ph.D., es pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de Eco­no­mics On The Mo­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.