Ma­sa­cre en Or­lan­do: ma­tan a 50 en club gay

De­ja 53 he­ri­dos peor ata­que ma­si­vo en his­to­ria de EU

El Diario de El Paso - - Portada - L. Al­va­rez/R. Pé­rez-Pe­ña/ The New York Ti­mes

Or­lan­do, Flo­ri­da— Un pis­to­le­ro que de­cla­ró su leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), abrió fue­go en un cen­tro noc­turno gay lleno de per­so­nas la ma­dru­ga­da del do­min­go, en un ti­ro­teo que de­jó 50 muer­tos y 53 he­ri­dos.

El ata­can­te, iden­ti­fi­ca­do co­mo Omar Ma­teen, ha­bía si­do in­ves­ti­ga­do dos ve­ces por el FBI por po­si­bles víncu­los te­rro­ris­tas, se­gún dio a co­no­cer el Bu­ró, aun­que nun­ca se le con­fir­ma­ron los ne­xos.

De 29 años Ma­teen –un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se cu­yos pa­dres eran ori­gi­na­rios de Af­ga­nis­tán– lla­mó al 911 y ha­bló so­bre el Es­ta­do Is­lá­mi­co po­co an­tes de la ma­sa­cre en el cen­tro noc­turno Pul­se, el peor ti­ro­teo ma­si­vo en la his­to­ria de EU, se­gún dio a co­no­cer en con­fe­ren­cia de pren­sa Ro­nald Hop­per, el agen­te a car­go de la Di­vi­sión Tam­pa del FBI.

Otros ofi­cia­les de­ta­lla­ron que Ma­teen reite­ró su leal­tad al EI.

Du­ran­te tres ho­ras, Ma­teen se atrin­che­ró en el club, man­tu­vo rehe­nes y reali­zó la ma­sa­cre. Un ope­ra­ti­vo del equi­po tác­ti­co li­be­ró el lo­cal y ma­tó al agre­sor.

“El FBI co­men­zó a es­tar pen­dien­te de él en 2013, cuan­do hi­zo co­men­ta­rios in­cen­dia­rios a com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo so­bre po­si­bles víncu­los te­rro­ris­tas”, pe­ro no en­con­tra­ron nin­gu­na evi­den­cia in­cri­mi­na­to­ria, di­jo Hop­per.

En el 2014, el FBI in­ves­ti­gó a Ma­teen de nue­vo, por po­si­bles li­gas con Mo­ner Moham­mad Abu­sal­ha, un ame­ri­cano que cre­ció en Flo­ri­da pe­ro fue a Si­ria a com­ba­tir pa­ra un gru­po ex­tre­mis­ta y de­to­nó una bom­ba sui­ci­da. Hop­per di­jo que el FBI con­clu­yó que el con­tac­to en­tre am­bos ha­bía si­do mí­ni­mo y que Ma­teen “no cons­ti­tuía en­ton­ces una ame­na­za sus­tan­cial”.

El pis­to­le­ro, de 29 años, era ciu­da­dano de EU y ju­ró leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co; Po­li­cía lo aba­te tras 3 ho­ras de ho­rror

Or­lan­do, Flo­ri­da— Las sos­pe­chas no evi­ta­ron que Ma­teen, quien vi­vía en Fort Pier­ce, Flo­ri­da, con­si­guie­ra tra­ba­jo co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad, o que com­pra­ra ar­mas. El Bu­ró de Al­cohol, Ta­ba­co, Ar­mas de Fue­go y Ex­plo­si­vos (ATF) di­jo que Ma­teen ad­qui­rió le­gal­men­te dos pis­to­las en las úl­ti­mas se­ma­nas, aun­que no que­dó cla­ro si fue­ron uti­li­za­das en el ata­que mor­tal. El hom­bre irrum­pió a las 2 a.m. en el club noc­turno Pul­se ar­ma­do con un ri­fle de asal­to ti­po AR-15 y una pis­to­la, con­vir­tien­do lo que ha­bía si­do una no­che de ce­le­bra­ción a rit­mo de sal­sa y me­ren­gue en una es­ce­na ate­rra­do­ra de una inima­gi­na­ble ma­sa­cre, el pi­so es­ta­ba lleno de san­gre, los muer­tos y he­ri­dos es­ta­ban api­la­dos unos en­ci­ma de otros.

La gen­te ho­rro­ri­za­da sa­lió apre­su­ra­da­men­te a las ca­lles os­cu­ras del cer­cano ve­cin­da­rio, al­gu­nos lle­va­ban he­ri­dos y víc­ti­mas san­gran­do pa­ra tra­tar de po­ner­los a sal­vo, las pa­tru­llas de la Po­li­cía fue­ron con­ver­ti­das en am­bu­lan­cias im­pro­vi­sa­das, cien­tos de per­so­nas se reunie­ron en hos­pi­ta­les y al­re­de­dor del cor­dón de se­gu­ri­dad que fue co­lo­ca­do pa­ra cer­car el club noc­turno, es­pe­ran­do te­ner no­ti­cias so­bre có­mo se en­con­tra­ban sus pa­rien­tes o ami­gos.

“Vi cuer­pos en el pi­so, ha­bía gen­te por to­do el lu­gar, era un ca os, to­dos es­ta­ban tra­tan­do de sa­lir”, co­men­tó Ray Ri­ve­ra, un DJ que es­ta­ba en el club y que se en­con­tra­ba re­pro­du­cien­do mú­si­ca de reg­gae­ton en el pa­tio, mien­tras que den­tro del edi­fi­cio se es­cu­cha­ba mú­si­ca la­ti­na, cuan­do em­pe­zó el ti­ro­teo.

“Es­cu­ché dis­pa­ros, así que le ba­jé el vo­lu­men a la mú­si­ca pa­ra oír me­jor por­que no es­ta­ba se­gu­ro de lo que ha­bía per­ci­bi­do. Pen­sé que eran pe­tar­dos, lue­go me di cuen­ta que al­guien es­ta­ba dis­pa­ran­do con­tra las per­so­nas en el club”.

Joel Fi­gue­roa y sus ami­gos “es­ta­ban bai­lan­do en el área del hip-hop cuan­do es­cu­ché los dis­pa­ros, bam, bam, bam, en lo úni­co que pen­sé fue en aga­char­me, pe­ro me­jor sa­lí co­rrien­do ha­cia afue­ra”, di­jo.

“To­dos es­ta­ban gri­tan­do y co­rrien­do ha­cia la puer­ta fron­tal. No pu­de ver al que es­ta­ba ha­cien­do los dis­pa­ros”.

Rehe­nes por tres ho­ras

Al­gu­nas per­so­nas que se que­da­ron atra­pa­das en el in­te­rior se es­con­die­ron en don­de pu­die­ron, lla­ma­ron al 911 o co­lo­ca­ron un men­sa­je en las re­des so­cia­les, pi­dien­do ayu­da.

El club co­lo­có un es­cue­to men­sa­je en su pá­gi­na de Fa­ce­book: “Sal­gan de Pul­se y co­rran”. Hu­bo un atrin­che­ra­mien­to que du­ró tres ho­ras des­pués del ata­que ini­cial, la gen­te que se que­dó en el in­te­rior fue to­ma­da co­mo rehén has­ta apro­xi­ma­da­men­te a las 5 a.m., cuan­do agen­cias que apli­can la ley, en­ca­be­za­das por un equi­po del SWAT, se in­tro­du­je­ron a la fuer­za al club, uti­li­zan­do vehícu­los blin­da­dos y ex­plo­si­vos di­se­ña­dos pa­ra des­orien­tar y dis­traer.

Ho­ras des­pués del ata­que, el Es­ta­do Is­lá­mi­co se atri­bu­yó el ata­que a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do que fue da­do a co­no­cer en una apli­ca­ción te­le­fó­ni­ca en­crip­ta­da uti­li­za­da por el gru­po.

Ma­ni­fes­tó que el ata­que “fue lle­va­do a ca­bo por un mi­li­tan­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co”, de acuer­do a una trans­crip­ción pro­por­cio­na­da por el Gru­po de In­te­li­gen­cia SI­TE, que se de­di­ca a ras­trear la pro­pa­gan­da jiha­di. Sin em­bar­go, ofi­cia­les ad­vir­tie­ron que aun cuan­do Ma­teen, quien se­gún los ré­cords de la cor­te mues­tran que na­ció en Nue­va York y que se ca­só y di­vor­ció, hu­bie­ra si­do ins­pi­ra­do por el gru­po, no hay in­di­cios de que hu­bie­ra si­do en­tre­na­do, ins­trui­do o tu­vie­ra al­gu­na co­ne­xión di­rec­ta con ellos. La pa­re­ja que ma­tó a 14 per­so­nas en San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia en el mes de di­ciem­bre, tam­bién pro­cla­mó su alian­za con el Es­ta­do Is­lá­mi­co, sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res no creen que ha­yan te­ni­do con­tac­to con el gru­po.

“El FBI es­tá in­ves­ti­gan­do ade­cua­da­men­te es­te ca­so co­mo un ac­to te­rro­ris­ta”, di­jo el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma des­de la Ca­sa Blan­ca.

Agre­gó que el res­pon­sa­ble es­ta­ba cla­ra­men­te “lleno de odio” y que los in­ves­ti­ga­do­res es­tán tra­tan­do de de­ter­mi­nar cual­quier víncu­lo que ha­ya te­ni­do con gru­pos te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros.

“De ca­ra al odio y la vio­len­cia, nos se­gui­re­mos que­rien­do unos a otros”, agre­gó.

“No nos da­re­mos por ven­ci­dos an­te el temor ni nos pon­dre­mos unos con­tra otros. En lu­gar de eso, va­mos a per­ma­ne­cer uni­dos co­mo es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra pro­te­ger a nues­tra gen­te y de­fen­der nues­tra na­ción, to­ma­re­mos ac­cio­nes en con­tra de aque­llos que nos es­tán ame­na­zan­do”.

Al igual co­mo lo ha he­cho en las an­te­rio­res ma­sa­cres, el pre­si­den­te di­jo que es­te ti­ro­teo de­mos­tró nue­va­men­te la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das “con sen­ti­do co­mún” con­tra las ar­mas.

“Es­ta ma­sa­cre es otro re­cor­da­to­rio de lo fá­cil que es pa­ra al­guien te­ner en sus ma­nos un ar­ma y dis­pa­rar­la con­tra per­so­nas en una es­cue­la, lu­gar de cul­to re­li­gio­so, ci­ne o club noc­turno”, se­ña­ló Oba­ma.

“Te­ne­mos que de­ci­dir si és­te es el ti­po de país en el que que­re­mos es­tar. Ha­cer na­da cons­cien­te­men­te tam­bién es una de­ci­sión”.

El ti­ro­teo fue el peor ata­que te­rro­ris­ta que ha ocu­rri­do en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se

De­ja 53 he­ri­dos peor ata­que ma­si­vo en his­to­ria de EU

des­de el 11 de sep­tiem­bre del 2001, y el más le­tal en la his­to­ria del país y es­pe­cí­fi­ca­men­te en una reunión de ho­mo­se­xua­les.

El FBI es­ta­ble­ció una lí­nea te­le­fó­ni­ca di­rec­ta pa­ra re­ci­bir pis­tas. Ofi­cia­les que apli­can la ley au­men­ta­ron la se­gu­ri­dad en los even­tos del or­gu­llo gay y lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de ho­mo­se­xua­les en ciu­da­des de to­do el país, in­clu­yen­do Was­hing­ton, Nue­va York y Chica­go.

Po­lí­ti­coS Y ac­ti­vis­tas de el Pa­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.